Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Registro del grupo
Ayer a las 5:28 am por Director Dokusei

» Registro del físico
Ayer a las 5:14 am por Director Dokusei

» Civiles — Sociedad
Ayer a las 4:46 am por Director Dokusei

» Políticos —Gobierno
Ayer a las 4:44 am por Director Dokusei

» Policía — Ley
Ayer a las 4:43 am por Director Dokusei

» Pandilleros — Bandas
Ayer a las 4:42 am por Director Dokusei

» Famosos — Idol's
Ayer a las 4:36 am por Director Dokusei

» Instituto Lotto
Ayer a las 3:52 am por Director Dokusei

» Academia Sakuranomori
Ayer a las 3:50 am por Director Dokusei


El peso de la culpabilidad [Priv. Tsuya]

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ir abajo

default Re: El peso de la culpabilidad [Priv. Tsuya]

Mensaje por Invitado el Dom Mar 11, 2012 1:15 am

-Yo... Yo sólo... -Trató realmente de resistirse a decirlo directamente, pero cuando Zack preguntó, lo dejo acorralado por completo - S-Sólo deseaba saber si estabas bien...- Aunque bueno, saber que estaba parado y derecho delante suyo era suficiente para saber que estaba bien. Esa excusa acababa de desaparecer... Y recién ahora caía en cuenta de la situación por delante.

De todas formas, miró la cabeza del mayor cuando este le ofreció la oportunidad, produciendo un leve sonido de dolor al notar los puntos. Había tenido puntos antes, y no era nada agradable. No era realmente doloroso, pero si que eran molestos y picaban a veces... Suspiró, liberando un poco de la tensión que antes tenía acumulada. Habían sido varios días buscando a Zack, disimulando su interés al tratar de interrogar a alguno de los de tercero sobre el tema. Costó lo suyo, pero finalmente, todo había llegado a su fin. Su búsqueda había acabado... Ya no tenía temas pendientes con Zack, de ningún tipo. Bien podía darle un saludo y salir de allí, un lugar que le traía malos recuerdos, para no volver jamás.

Y entonces, una pequeña sonrisa. Una expresión de alivio sincera, como si un nudo muy grande se hubiese desatado de su garganta.- Sabía que un golpe como ese no iba a vencerte, seguro haz tenido un montón más de peleas... Por algo estas en una pandilla en el Gokusei -Admitió con suavidad, pero igual, con algo de nervios, tuvo que agregar- Eso no quita que... Es preocupante ver sangre. Siempre es un signo malo y...

Tomó valor, y finalmente, se atrevió a dar por lo menos un comentario parcial o velado de la situación que los había puesto tan fríos el uno con el otro- Y cuando salí del baño, ya te habías ido... N-Ni siquiera estabas saliendo de mi hogar... La Harley ya no estaba. -Prefería no decir la palabra orfanato, ni mencionarla en voz alta. Ya era mucho que Zack lo supiera, y no estaba dentro de su interés el que todo el bar se enterase.

Estaba por decir algo más sobre el tema cuando un hombre se acercó a su pequeño grupo, obviamente buscando hablar con Zack. Tsuya no lo conocía, y ni tenía idea de quien era, así que rápidamente se inhibió en su presencia, guardando un profundo y nervioso silencio. Tal vez era el momento de irse, de dejar de estar en el medio. Zack parecía totalmente recuperado, tanto que hasta, por lo que escuchaba, estaba dispuesto a correr una carrera por dinero...

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

default Re: El peso de la culpabilidad [Priv. Tsuya]

Mensaje por Zack Fleischer el Sáb Mar 10, 2012 11:14 am

En un principio malinterpretó el nerviosismo de Tsuya y pensó que el chico estaba asustado de él. Aquella idea le dolió más de lo que jamás admitiría, pero en el fondo pensó que se lo merecía. Zack siempre había sido un cabrón egoísta; lo sabía y lo aceptaba, incluso estaba orgulloso de ser así. Al menos la mayor parte del tiempo. Pero los chicos como Tsuya, lindos en más de un aspecto, lo desestabilizaban completamente. Podía decirse que eran su mayor debilidad. Con ellos le salía esa vena protectora tan molesta que terminaba por hacerlo querer protegerlos de hasta él mismo. Y era justo lo que le estaba pasando ahora con el pelirrosa.

Sabía que lo mejor para ambos habría sido irse de allí y no volver a mezclarse con aquel chico. Pero una vez más su parte egoísta se impuso. “¡No me da la gana de alejarme de él! ¿Por qué mierda debería hacerlo en cualquier caso! No he hecho nada malo, joder…”. Autoengañarse era a veces la forma más fácil de lidiar con uno mismo.

-¿Herida?- el peliazul reaccionó tarde y un tanto perdido (intentar tener pensamientos profundos cuando iba bebido no era fácil). Miró entonces a Tsuya y abrió los ojos de golpe. Lo signos estaban allí, bien claros, y él los había interpretado mal. Poco a poco fue comprendiendo que Tsuya no estaba asustado realmente sino que estaba avergonzado. Apurado, tímido… preocupado.- ¿Estabas preocupado por mí?

En su voz se notaba que aquella idea le parecía del todo descabellada y sorprendente. Pero allí estaba el temblor involuntario por los nervios, el sonrojo por la vergüenza, los movimientos nada fluidos por estar en un terreno desconocido e inseguro… ¿Cómo no lo había notado antes? Se apresuró en agachar la cabeza y retirarse el pelo para mostrarle a Tsuya la pequeña cicatriz de su cabeza.

-Al final tuve que ir al hospital porque no dejaba de sangrar pero por suerte un amigo mayor de edad vino conmigo y me ahorré que llamaran a mis padres.- le explicó para tranquilizarlo.- Me dieron un par de puntos pero no pasa nada.- volvió a incorporarse y sonrió con lo que esperaba fuera naturalidad y buen rollo.- Tengo la cabeza muy dura, estaba claro que sobreviviría, jajaja.

No quería que Tsuya siguiera sintiéndose preocupado por él porque no quería mostrar debilidad ante él… pero también porque quería ver cuanto antes de nuevo su radiante sonrisa. “El alcohol me está volviendo un mamonazo sensiblero” se sermoneó mentalmente.


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 283
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: El peso de la culpabilidad [Priv. Tsuya]

Mensaje por Invitado el Vie Mar 09, 2012 1:52 pm

- Si, estaba buscando a ... -Pero se quedo perdido a mitad de frase, ya que, como por arte de magia, justo lo que buscaba aparecía a su vista sin siquiera tener que nombrarlo. El bartender miró en la dirección de los ojos de Tsuya, y se sorprendió un poco de encontrar a Zack al otro lado ¿Esos dos...juntos? Eran sin duda una pareja algo dispareja. Tuvo la sensibilidad de retirarse y dejar al joven de cabellos rosados solo, a la espera del otro. El joven en cuestión tragó saliva, algo nervioso, y se repasó los labios en un claro tic. Sin embargo, se retuvo en su sitio, y esperó.

Por un momento, había temido que Zack huyera ni bien verlo. No... No había terminado bien la última vez, y había sido a penas su primer encuentro. Tendría toda la razón del mundo para no querer verlo de nuevo.

- Hola -Le saludó, prefiriendo esquivar la mirada al enfocarse en el suelo, algo temeroso de cruzarse directamente con los ojos penetrantes del mayor. Se acomodó nervioso la remera de color claro, tratando también de buscar que podía decir ahora. Zack se le adelantó, tomando la iniciativa, pero eso realmente no lo ayudo en mucho ¿Qué iba a hacer ahora? Lo había encontrado muy pronto... ¿Siquiera estaba listo para hablar con él de nuevo? Tal vez debió esperar, hubiese sido mejor encontrarlo una semana o dos después. Pero... Pero...

- No... N-No me trae buenos recuerdos... -Tuvo que admitir, pero no ahondo más en el asunto. Si hablaba de la pelea o de lo demás ocurrido, quedo como una duda permeable entre ambos. Era el momento, debía de hablar. Tomó aire, tembloroso de los nervios- Pero... P-Pensé que podría encontrarte y... Cuando te fuiste. Te... T-T-Tenías una herida muy fea en la cabeza... Y... Y entonces... -Estaba trastabillando con las palabras como un niño, y se sonrojó, mordiendo su labio. El hecho que no llevara gorro, ni ropa que pudiera cubrirlo o disimularlo hacían un cambio enorme en él. Era imposible no notar sus gestos, su rostro completo, su cuerpo al moverse...

No pudo decir nada más, simplemente no se atrevió. Le daba una vergüenza terrible el tener que seguir explicándose. Además... Odiaba tener que admitir que, desde el momento en que se fue del orfanato, estaba preocupado por él y su herida. Ni siquiera el enfado de la situación que Zack le había hecho vivir había podido mitigar ese llano interés, demostrado en desear saber sobre el bienestar del otro. Creía que una vez lo supiese por fin podría olvidarse del otro y avanzar...

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

default Re: El peso de la culpabilidad [Priv. Tsuya]

Mensaje por Zack Fleischer el Vie Mar 09, 2012 4:29 am

Seguía mirando distraídamente la pista de baile. Necesitaba pensar en otra cosa y olvidarse de una maldita vez de Tsuya y su cara contraída por la decepción y el miedo. Pero, ¿qué tipo de distracción podía ser? Buscó con la mirada a Takawa entre la multitud pero no había ni rastro de él; conociéndolo estaría tratando de cerrar el trato de la carrera y subir las apuesta. Takawa era un colega que Zack había conocido allí mismo hacía un año y pico, y ahora se podía decir que era su manager: cualquier carrera que hiciera era organizada por él. Takawa se llevaba una importante comisión, claro está, pero a Zack le daba igual porque lo que él quería era correr. El dinero se la soplaba bastante. Pero no había ni rastro de él.

-Mierda…- masculló de mal humor, tamborileando ansiosamente sobre la barra con sus dedos. Necesitaba más alcohol.- ¿Dónde diablos está mi bebida, Sato?

Pero Sato estaba demasiado ocupado en la barra hablando con alguien como para escucharlo. Zack no podía ver a la persona con quien hablaba porque había más gente delante. Pero justo cuando iba a pasar del tema se movieron y entonces lo vio. Era Tsuya. Tsuya estaba en el antro, vestido con unas ropas que se pegaban maravillosamente a su cuerpo. Movió un tanto la cabeza pensando que aquello tenía que ser producto de su borrachera creciente, mas allí seguía, tan nítido como cualquier otro. ¿Qué estaba haciendo el chico precisamente en aquel bar? No podía ser coincidencia, era imposible que hubiese olvidado que fue ante las puertas de ese local donde tuvieron la pelea (él tampoco lo había olvidado, los puntos que al final le habían tenido que dar en la cabeza eran una buena forma de recordarlo).

¿Qué debía hacer? Lo primero que pensó fue huir y llevarse su cubata. No estaba seguro de estar preparado para enfrentar de nuevo el desprecio de Tsuya. Pero eso habría sido increíblemente cobarde por su parte, y si Zack Fleischer no era algo eso era cobarde. Se puso en pie y se adecentó la camisa negra que llevaba aquella noche (junto a unos ajustados jeans claros, casi blancos), comprobando como tenía la costumbre que los botones abiertos no mostraran la enorme cicatriz de su pecho. Se pasó la mano por el pelo y suspiró con fuerza: mejor dar la cara antes de que fuera el pelirrosa quien le viera a él.

-Hola.- saludó, demasiado seco, demasiado serio, demasiado… forzado. Tenía que añadir algo rápido o parecería un idiota. Pero tenía problemas de concentración porque, joder, que guapo estaba... Esos pantalones ajustados le hacían un trasero… “¡Céntrate y deja de comértelo con la mirada, coño!”.- Esto… que sorpresa verte por aquí.- fantástico: lo más ingenioso del mundo. Debía relajarse, no tenía sentido estar tan tenso. Se suponía que a él esas cosas no le afectaba. Desvió la mirada hacia una mancha super interesante de la bara y añadió.- Pensé que este lugar no te traería buenos recuerdos.

Se refería a la pelea, pero lo cierto es que se podía extrapolar a lo que ocurrió después en el orfanato. En cualquier caso lo que Zack quería era comprobar si se equivocaba al pensar que Tsuya estaba allí por él.


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 283
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: El peso de la culpabilidad [Priv. Tsuya]

Mensaje por Invitado el Miér Mar 07, 2012 8:20 pm

Había sido una semana bastante mala.

Desde lo de Zack... Todo se había vuelto realmente extraño para Tsuya. Había regresado derrotado al orfanato sólo para ser acosado por las niñas y pre adolescentes del sitio, quienes estaban cotilleando sobre él y su "cita" desde hacía un par de minutos. Cuando logró librarse de ellas siendo lo menos grosero posible, no le quedo de otra que regresar a su habitación. Y ni bien entrar, la visión del botiquín le hizo parar en seco, como si estuviese recibiendo un reproche constante de él. Es... ¿Estaría bien Zack? Se había ido conduciendo sin haberse tratado la herida, sin siquiera limpiar la zona. Al final, con todo lo que había sucedido, no había logrado curarle como prometió.

Pero estaba enfadado. En realidad, estaba rojo de ira por lo que había sucedido. También había pasado por la parte de golpear la pared con todas sus fuerzas para quitarse de la maldita sensación de impotencia y debilidad. Había dado tantos golpes que los nudillos le habían quedado heridos, y con ello, había apaciguado sus deseos de romperle la cara a Zack por su atrevimiento.

Y aunque sonara imposible... El descargar su ira había sido peor. Al quitarse el enfado de encima, a Tsuya sólo le quedo la vergüenza y la sensación de inferioridad, mezclada con la preocupación latente por el otro, que aun y con su molestia permanecía. No podía entender por que... ¡Estaba realmente enojado con él...! Pero no deseaba de verdad que algo malo le sucediese. Se prometió a si mismo no pensar en ese maldito, que aunque se había disculpado, aun no se ganaba su confianza para nada.

Al tercer día ya estaba buscándolo por el instituto como una colegiala enamorada, tratando de disimular a la hora de mirar entre los alumnos por la menor señal de cabello azul. No lo podía evitar ¡No podía! ¡Desde la primera noche a la última había pensado en el muy maldito! Se había preocupado principalmente por su bienestar, pero también, en el fondo, deseaba verlo y hablarle de nuevo. Tal vez... Tal vez en verdad podrían llegar a algo más que conocidos.

Y por eso, aquella noche, estaba en la puerta del sitio de mala muerte al que Zack había tratado de traerlo la última vez. Los intentos de rastreo en el colegio habían fallado, y no se atrevía a preguntar a nadie directamente por él, temiendo ocasionar preguntas por su repentino interés en uno de los matones más grandes de tercero. Sólo le quedaba buscarlo por si mismo, y si eso significaba meterse en ese maldito lugar... Pues bueno, iba a tener que ir juntando valor.

Entró al fin al bar escondido, nervioso y vigilando atentamente el sitio. Estaba mucho mejor vestido esa vez: Había deseado mezclarse entre la multitud, y lucía uno de los pocos conjuntos que diría que era para "bailar". Una remera entallada y un pantalón algo más ajustado, de color negro oscuro, de los que solía usar. Avanzó, inseguro, buscando llegar a la barra para preguntar al Barman por Zack. Recordaba que el mayor le había dicho que eran buenos amigos... O al menos, esperaba que tuviera algún dato de él. Justo por la gente que había en medio, Tsuya no notó a la persona que buscaba justo en el sitio a donde se dirigía.

-Disculpe... Quería preguntarle algo...

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

default El peso de la culpabilidad [Priv. Tsuya]

Mensaje por Zack Fleischer el Miér Mar 07, 2012 3:20 pm

Había pasado una semana desde que Zack conoció a Tsuya Uremashi, y en todo ese tiempo no había podido parar de pensar en él. Eso lo tenía increíblemente cabreado, por no hablar de frustrado. ¿Por qué no podía dejar de darle vueltas a sus ojos brillantes por las lágrimas? ¡Él no era de los que sentía compasión por nadie! Mucho menos si el mal de esa persona lo había provocado el propio Zack. Odiaba sentirse así de extraño y no poder reconocerse a sí mismo. No importaba qué hiciera, siempre acababa por acordarse de alguna parte de la tarde que habían pasado juntos. ¡Pero si hasta cuando había salido a dar un simple paseo con su Harley había acabado pasando por la puerta del orfanato inconscientemente! ¿Es que era eso normal? No, no lo era.

Ahora ahogaba sus “penas” en el quinto cubata de la noche. Y ni si quiera el alcohol le ayudaba a relajarse porque, imbécil él, había escogido el mismo garito al que aquel día había pretendido ir con Tsuya. Miraba con el ceño fruncido a la gente que bailaba en la pista mientras pensaba: “yo lo sé hacer mucho mejor que ese” o “yo me habría rozado mucho más con él aprovechando la música”. Apuró su jodido cubata de un trago.

-Ponme otro.- exigió al camarero, un tipo de veinte y pocos del cual se había hecho amiguete después de tantas noches pasadas en aquel lugar.

-¿No crees que hoy estás bebiendo mucho, Zack?- le preguntó él con algo de preocupación.- Ya sabes que me da igual que acabes como una cuba, pero tu cuenta no para de crecer… El jefe va a matarme si te dejo que sigas bebiendo por la cara.

-Te pagaré en cuanto consiga dinero.- replicó, molesto.- A lo mejor me sale una carrera esta noche. Estoy esperando que Takawa venga a avisarme…

-Zack, tío, no puedes conducir borracho…

-Cállate, no eres mi puta madre. Ponme el cubata, hostias.

-Vale, vale…- el camarero alzó las manos en son de paz.- Vaya humor de perros tienes estos días, Zack.

-Qué te calles…- repitió, desviando la mirada de nuevo a la pista con una mezcla de enfado y aburrimiento.- Y pónmelo cargadito.


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 283
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: El peso de la culpabilidad [Priv. Tsuya]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.