Diciembre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Calendario Calendario


La dulce tranquilidad no podría ser interrumpida... ¿O si? [+18]

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

default Re: La dulce tranquilidad no podría ser interrumpida... ¿O si? [+18]

Mensaje por Night el Dom Jun 10, 2012 3:25 pm

No era la primera vez que el inglés se encontraba en una situación tan interesante, sabía cómo jugar sus cartas en cada momento, ¿Era eso una ventaja? Claro, probablemente la psicología y los modales no son tan necesarios a la hora de jugar Debía admitir que le resultaba bastante difícil controlarse después de semanas sin haber tenido actividad alguna en ese sentido, pasaba el día aburrido y por las noches buscaba diversión en contra de los Yakuza, era bastante entretenido pelear en su contra. Más nunca llegó a tener sexo con ninguno de estos. ¿Qué clase de asesino tiene relaciones antes de tomar la vida de una víctima? Él no.

Su lengua terminó de lamer con tal simpleza y lentitud ante las palabras de Zack, no por tener el papel dominante tendría que seguir órdenes aún en el acto. Sus manos seguía posadas en el la espalda ajena, jugando con los cabellos del mayor de una manera divertida y probablemente traviesa. Tal vez el peli azul esperaba al típico pasivo esperando misericordia; para su mala suerte quizás, Night era todo lo contrario a la regla, lo que lo convertía en un masoquista. -Ya veremos quien cae primero...- Murmuró nuevamente en un tono divertido, se relamió el labio inferior y posteriormente el superior, era un gesto bastante provocativo, lo mejor era que todo era tan natural viniendo del oji carmín.

No era tan tedioso permanecer con ambas manos atadas, podría ser incluso un método de confianza; es decir: Night podría matar a Zack luego de ello, pero ¿Qué era lo que podría salvarlo a él luego de ello? Ya habían pasado bastante, no ganaba ni perdía nada matándolo, lo mejor era seguir con el plan y mantener una fría estrategia en mente durante la noche. Las manos ajenas se posaban entre su cintura, su rostro seguía dibujando esa sonrisa tan común de él; poco a poco aquellas extremidades empezaron a invadir su piel pasando por debajo de aquella camiseta. -No hables, le quitas emoción al momento... sólo hazlo- Susurró, provocando aún más al contrario.

¿Una amenaza? Quería reír en ese momento, él podría incluso superar al peli azul en ese ámbito, no era una gran dificultad a primera vista, aunque necesitaba ver que tan potente sería Zack. Pocos segundos más tarde se percató de la mirada ajena, cargada de una lujuria incontenible, ¿Tanto deseaba probarlo? Tal vez le dolería la primera embestida por el tiempo que pasó sin tener sexo, por cuestiones obvias lo disfrutaría bastante. Pronto un beso surgió provocando silencio en la habitación, lo tomó desprevenido por lo que no tuvo tiempo para responder de manera similar a las mordidas ajenas; sería todo un reto el hecho de hacerlo gemir nuevamente.

La forma en la que Zack quería deshacerse de aquella ropa no funcionaría en absoluto, no lo había pensado pero resultaba más divertido si éste se deshacía personalmente de aquella camiseta; y así fue. El sonido de la tela destrozarse con fuerza lo encendía aún más. Era complicado tener libertad de movimientos por las esposas, pero era aún más divertido estar así y ver lo que su "jefe" podría hacer. Aunque no fue muy divertido el empujón, terminó por mostrar una sonrisa leve mientras un hilo de saliva recorría la comisura de sus labios, lamió ésta divertido. -¿Siempre eres tan impaciente, Bossu~?- Preguntó antes de ser besado nuevamente en una manera similar a la anterior, no forcejeaba por el momento, no había necesidad de hacerlo, más esta vez tenía más dominio que la anterior.


avatar
Night
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 60
Localización : No es algo que te importe.

Ver perfil de usuario http://kuroi-karasu.activo.ws/t53-relaciones-night-black#159

Volver arriba Ir abajo

default Re: La dulce tranquilidad no podría ser interrumpida... ¿O si? [+18]

Mensaje por Zack Fleischer el Vie Jul 06, 2012 10:07 am

U: Como me alegro de que hayas vuelto >w<

Zack tenía muy mal pronto y muy poco autocontrol, así que sí lo que Night quería era enfadarlo lo conseguiría con suma facilidad. De momento no le gustó nada que le dijera que se callara, ¿qué forma era esa de tratar a su nuevo jefe? Night estaba demostrando ser un gatito con mucha falta de adiestramiento… pero el alemán gustosamente solucionaría con el tiempo ese problema. Estaba dispuesto a darlo todo para que el chico cayera rendido a sus pies.

El beso fue brusco y demandante, y ambos acabaron sobre la cama. Ahora que la camiseta yacía hecha girones en un lado de la cama, Zack tenía una magnífica vista en la penumbra del hermoso torso blanco del inglés. Por supuesto le dedicaría toda su atención, pero eso sería más tarde.

-Sí.- respondió simplemente, y buscó su cuello para morderlo con brusquedad sobre la herida que le había hecho antes, haciéndole sangrar de nuevo. Notó el sabor metálico en la boca y eso no hizo más que excitarle. El entrenamiento de Night necesitaba de cierta… brusquedad.- ¿No te parece que ya he esperado bastante para follarte? ¿Cuántas horas más creías que iba a poder aguantar solo correteando estúpidamente detrás de ti? Ahora te harás responsable…- colocó su rodilla izquierda entre las piernas del menor y presionó con cierta fuerza, buscando darle esa mezcla de dolor y placer que solo un masoquista sabría disfrutar en todo su esplendor. Por supuesto no se conformó con eso y la fue frotando contra la entrepierna ajena una y otra vez.- Voy a darte bien duro, toda la noche, hasta que no recuerdes ni tu nombre. ¿Lo has entendido, mi estratega?

Tomó las manos del chico y las alzó sobre su cabeza, manteniéndolas sobre la almohada con fuerza (seguramente le quedarían cardenales al día siguiente). Atacó de nuevo su cuello y luego siguió el fino rastro carmesí por su clavícula, mordiéndola también y succionando aquí y allá para marcar esa fina y suave piel. Ser tan pálido tenía sus desventajas, estaba claro. Por el camino que el peliazul seguía no tardaría en llegar a su pecho y a esos tiernos pezoncitos que, a su modo de ver, le esperaban ansiosos.


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: La dulce tranquilidad no podría ser interrumpida... ¿O si? [+18]

Mensaje por Night el Vie Jul 06, 2012 3:11 pm

Curiosamente no sentía frío alguno recorrer su torso a pesar de tener aún unos cuantos pedazos de tela en cintura y pequeñas porciones del abdomen. Quizás era un estúpido o alguien que jugaba bastante con su suerte, pero vamos... ¿Quien desperdiciaría la oportunidad de mandar varios comentarios a su futuro jefe? Aquel beso no dejaba nada que desear, podía sentir y disfrutar cada uno de los movimientos dentro de la cavidad bucal propia tanto como la ajena. Ese sabor dulce mezclándose con un sabor ácido era simplemente excitante, culpa de devorar al menos quince golosinas por día.

Lo siguiente fue acto que todo masoquista disfrutaría, y él no era la excepción. Cualquiera podría gemir pero era tan orgulloso que le costaría bastante al peliazul lograr tal cosa. ¿Por qué demonios mordía nuevamente la herida de hace unas horas? ¿Que intentaba hacer? ¿Qué tenía planeado sobre él? Su garganta se cerró a voluntad antes de dejar escapar cualquier sonido íntimo. Ante la mordida sentía como el líquido carmín resbalaba por su piel, estando en sus cinco sentidos aquella sensación se volvía magnifica aumentando el dolor de una mordida, su rostro se ruborizaba lentamente, el calor de su cuerpo ascendía poco a poco. Sus ojo izquierdo se cerró y el derecho se entre-cerró dejando ver la silueta de su "jefe".

Ante las palabras ajenas dibujó una sonrisa débil acompañada de sarcasmo, bastante común viniendo del pelinegro. -No lo sé... esperaba que lograras soportar al menos un par de horas más...- Entonces aumentó su sonrisa y a su vez la ironía en su voz llegando a mostrar un poco de inocencia. -Se gentil... ¿si?- Preguntó como si estuviera burlándose de las palabras ajenas, definitivamente sería divertido lidiar con aquel en la cama. Entonces sintió como la rodilla del mayor se posaba sobre su entre pierna, nuevamente comprimió el gemido antes de salir en su garganta, no le daría el placer de escuchar semejante cosa tan rápido. Su cuerpo mostraba indicios de desearlo, mordió su labio inferior sin herirse a sí mismo, simplemente el escenario era mágico para un masoquista. La manera en la que Zack frotaba su rodilla continuamente despertaba una erección en él, era una especie de tortura sexual, lo que lo divertía aún más.

Las palabras del contrario provocaban risa en él, una risa traviesa que surgía desde lo más profundo de sí mismo, riendo entre dientes al sentir como aquel succionaba y mordía mientras sus manos eran forzadas a permanecer arriba de él sin estorbarle al peliazul. -En... tendido...- Susurró lamiéndose el labio inferior sin borrar esa enorme sonrisa.


avatar
Night
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 60
Localización : No es algo que te importe.

Ver perfil de usuario http://kuroi-karasu.activo.ws/t53-relaciones-night-black#159

Volver arriba Ir abajo

default Re: La dulce tranquilidad no podría ser interrumpida... ¿O si? [+18]

Mensaje por Zack Fleischer el Jue Ago 09, 2012 4:47 am

Night se estaba resistiendo. No literalmente, pero sí estaba conteniendo esos gemidos de placer que eran el auténtico premio que Zack buscaba. Por mucho que mordiera y lamiera, por mucho que su rodilla le provocara una cada vez más evidente erección, el pelinegro se negaba a darle más que medias sonrisas sarcásticas y alguna que otra risilla prepotente. Esos ojos carmesíes, semicerrados en un intento de contener lo que estaba sintiendo, le decían que lo disfrutaba, pero también que no se rendiría tan fácilmente. Y desde luego el peliazul aceptaba el desafío: haría lo que fuera necesario para obligar a Night a gritar de placer. No le importaba cuánto tiempo le costara porque al final lo conseguiría. Hasta ahora nunca había fallado cuando se proponía algo como eso.

-¿Gentil, eh?- Zack sonreía de una forma maliciosa que denotaba que había pillado la ironía del otro. Por un segundo detuvo su rodilla ejerciendo un poco más de presión que antes, un gesto amenazante y quizás un poco doloroso, pero aún así excitante.- Tú no quieres que sea gentil. Lo que quieres es que te folle como a un perro, que te dé bien duro hasta que pierdas el sentido. Quieres que te trate con brusquedad, que te muerda, que te marque, que te ensucie…- los ojos azules del alemán estaban llenos de lujuria y cierta sombra de maldad. Sonrió y después se inclinó sobre el pecho de Night, justo sobre uno de sus pezones.- Y aunque no fuera eso lo que quisieras, me temo que es lo que pretendo hacer de todas formas.

Zack le dio un lento lametazo a la sensible zona antes de atraparlo con sus labios y tironear un tanto. No se privó de usar los dientes y la lengua a placer, sin preocuparse por ser brusco. No, Night no era ninguna princesita a la que hubiera que tratar con delicadeza: Zack estaba seguro de que ese tipo de abuso le gustaría al pelinegro. Y, si no le gustaba, que se jodiera: se lo había ganado por provocarlo. Mantuvo fijas sus muñecas en alto con una sola mano, liberando así la otra para poder atender como se merecía al otro pezón, entre caricias, tirones y pellizcos. Pronto aquellos dos puntitos estarían rojos y erectos… Casi tan erectos como la entrepierna ajena ahora que había empezado a mover su rodilla de nuevo. Con el tiempo su mano abandonó el pecho y se dedicó a acariciar la suave piel de su abdomen y vientre, usando las uñas para dejar rojos caminitos por la presión que enseguida desaparecían. Su boca pasaba de uno a otro pezón, sin querer desatender ninguno de los dos.

¿Cuánto tiempo más podría Night resistir tanta atención? ¿Se vería Zack obligado a tomar medidas más drásticas? Él mismo notaba ya la presión en sus pantalones debido a lo sexy que le resultaba ese altanero y orgulloso gatito negro… Pero no se rendiría: ese mocoso terminaría llorando su nombre y suplicando por más.


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: La dulce tranquilidad no podría ser interrumpida... ¿O si? [+18]

Mensaje por Night el Jue Ago 09, 2012 6:41 pm

Si en realidad el pelinegro tuviese intención alguna de escapar o golpear al contrario, probablemente ya lo hubiera hecho, sin embargo ¿Qué clase de diversión obtendría haciendo aquello cuando estaba satisfaciendo su mayor fetiche? Probablemente aquel británico tendría desventaja, era sencillo saberlo juzgando por la posición en donde jugaba, sin mencionar las esposas atando ambas manos y la propia del contrario sosteniéndolo. Era un poco irónico el no pensar en alguna estrategia dentro de ese momento, solo había dos cosas bastante claras en la cabeza del oji carmín: "No le daré el placer de escucharme gemir" y "Veremos quien sucumbe primero al placer..." El orgullo de Night podría vencer con facilidad las provocaciones del otro por un largo periodo, de eso no había duda alguna.

¿Y por qué no? Podía provocar al peliazul con facilidad, solo debía actuar con un poco más de naturalidad; fingir sería necesario en este caso. Una sonrisa adornaba su rostro con tan solo pensar en ello, pondría el plan en marcha a partir de ahora. La excitación en su entre pierna era enorme ante la presión brindada por el mayor. Su respiración era algo agitada, pocas veces sucedía tal cosa. El rostro del inglés denotaba falsa inocencia, acompañado de un gesto doloroso, tal vez el dolor era real ante la presión de aquella zona. Giró su cuello a un costado, para darle o no el espacio que el mayor necesitaba. En ese momento aparentaba ser una bestia siendo dominada, o al menos eso quería mostrar. Aunque en realidad era todo lo contrario, debía saber el límite que Zack tenía, y de no haber alguno, terminaría cayendo ante el placer por cuenta propia.

Los primeros movimientos en contra de sus pezones fueron placenteros, definitivamente el peliazul tenía experiencia; tal vez más de la que él tenía. Sin embargo, Night no podría quedarse atrás, era bueno disimulando demasiadas cosas y una de ellas era el mismísimo placer. Sus mejillas se llenaban de un rubor rosado, podría notarse debido al color de su tez. Mordía su labio de una manera provocativa, y aún así, no había rastro alguno de los sonidos que tanto deseaba el contrario. Solo una simple risa entre dientes acompañada de una enorme sonrisa era lo que podría escuchar. Sí, tenía el descaro de reírse en medio de una situación así. -Puede ser... ¿Pero sabes lo que yo quiero en realidad...?- Preguntó en un tono intrigante, su voz sonaba demasiado natural, era raro escuchar ese tono de voz dentro del contexto.

-No lograrás eso, Zack...- Susurró divertido, enarcó una ceja al ver como una de las manos ajenas se dirigía hacia su vientre, era el momento de mostrar un poco de inocencia, su sonrisa se borró dibujándose un gesto simple y natural. La presión de su miembro era un factor que no permitía actuar. Cada una de las caricias iban acompañadas de un pequeño pero punzante dolor, lo que brindaba más placer al pelinegro. -Puedo pasar toda la noche de esta manera, y no conseguirás mucho, Jefe. After all... this kitten will not fall- Murmuró forcejeando un poco, su sonrisa volvió a salir ante las palabras dedicadas al peliazul, quería saber qué es lo que haría al escucharlo, sabía bien que las cosas empeorarían para él, y también sabía que el placer aumentaría con las consecuencias de sus actos.


avatar
Night
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 60
Localización : No es algo que te importe.

Ver perfil de usuario http://kuroi-karasu.activo.ws/t53-relaciones-night-black#159

Volver arriba Ir abajo

default Re: La dulce tranquilidad no podría ser interrumpida... ¿O si? [+18]

Mensaje por Zack Fleischer el Jue Ago 30, 2012 3:32 am

Ni uno solo de esos gemidos que tanto ansiaba escuchar. Habría sido frustrante de no ser porque allí había otras señales que denotaban que al pelinegro aquello le estaba gustando. Su pecho subiendo y bajando rápidamente se veía realmente excitante, por no hablar de su rostro sonrojado y esa erección entre sus piernas. Night podía negarse a darle los gemidos, incluso podía sonreír de esa forma tan altanera y tratar de provocarle con su tono natural y sus palabras. Pero ahí donde él mentía, su cuerpo no tardaría en traicionarle. Zack, lejos de enfadarse, sonrió de una forma más amplia, lobuna. Afirmó su agarre en las muñecas ajenas pero dejó por un momento sus pezones tranquilos.

-Dices que puedes aguantar, ¿eh? Pues lo vamos a comprobar.- le aseguró sin perder la sonrisa. Aquello era un reto, uno más de los que Night le ponía esa noche, pero esta vez agradecía que no se lo pusiera fácil: así el premio sería mucho mejor.- Si no dejas salir tu voz peor para ti, yo tengo intención de disfrutar de lo lindo con tu cuerpo igualmente.

Comenzó a descender por el torso del estratega entre lametazos y besos. A pesar de su propia excitación iba sin prisa, asegurándose de dejar muchas y bonitas marcas rojas en esa piel tan deliciosamente blanca. Al llegar al ombligo se entretuvo un tanto, jugando con su lengua con él. Pero ese no era su objetivo. Su mano libre dio un fuerte tirón de la fina tela de los pantalones de Night y ésta se rasgó como ya lo había hecho la de la camiseta. Zack dejó una última marca en el vientre del chico mordiendo y succionando hasta que la piel se puso rojo brillante. Sujetar a Night en aquella postura era demasiado incómodo así que había llegado el momento de soltarlo. Pero no importaba porque ahora el peliazul tenía un nuevo “rehén”: bajo la tela de la ropa interior el miembro de Night se alzaba en busca de placer.

-Vamos a ver que tal se defiende el gatito cuando juegan con esta parte, ¿sí?- propuso con falso tono inocente presionando muy levemente la punta de aquel miembro con su índice, sobre la fina tela. Retrocedió en la cama para abrir sin miramientos las piernas ajenas, sujetando ambos muslos por la cara interna e inclinándose hacia delante con un objetivo claro. Sus ojos celestes centellearon clavados en los de Night mientras daba la primera lamida al miembro ajeno.- Aquí abajo estás ya bastante húmedo… Que gatito tan pervertido…

Rio maliciosamente antes de empezar con su juego. Con una lentitud que era en si una tortura comenzó a lamer y presionar con su boca por toda la zona, tentando a Night. La tela pronto estuvo totalmente pegada a la piel dejando muy poco a la imaginación. Cuando lo consideró oportuno la retiró y tomó el pene con su mano, masturbándolo con firmeza. Seguía muy pendiente del momento en el que al fin Night perdiera el control y empezara a gemir. ¿O su amenaza sería en serio? ¿Cuánto podría resistir realmente?

-Dime Night-kun, ¿es suficiente con mi mano…- dio un tirón algo brusco, buscando darle un poco más de aquella mezcla de dolor y placer.-… o prefieres que utilice mi boca? Si me lo pides tú puede que te deje hasta correrte en ella, ¿qué me dices?

Sus ojos y sus labios ardían de lujuria. De alguna manera la técnica de Night de ponérselo difícil había dejado de molestarle para ponerle mucho más cachondo. No era común que se encontrara con alguien así.


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: La dulce tranquilidad no podría ser interrumpida... ¿O si? [+18]

Mensaje por Night el Dom Sep 02, 2012 1:27 pm

Era una cuestión de orgullo para ser precisos. Night no era la clase de persona que gemía escandalosamente a la hora de tener sexo, incluso le parecía algo repulsivo viniendo de él. De ser así, la tortura de Zack sería larga, lo curioso ahora era el tiempo que el pelinegro debía soportar. Cuando la tranquilidad llegó nuevamente la sonrisa del británico permaneció firme en todo segundo, no esperaba que Zack continuara con sus pezones, al final ya había tenido suficiente en lo que respectaba a esa zona. Sin embargo ¿Por qué sentía ese pequeño presentimiento sobre algo que detonaría su garganta? Su pulso estaba acelerado, su erección era demasiado notoria, las esposas eran un factor que, desde un principio, jugaban por el lado de Zack otorgándole ventaja al peliazul.

Debía admitir que Zack Fleischer era un experto en el campo sexual o al menos eso era lo que deducía por cuenta propia. Lo peor era imaginar el deseo de su cuerpo ante el tacto brindado por el contrario. ¿Por qué demonios insistía tanto en hacerlo gemir? Las palabras por su parte sobraban en ese instante. Tratando con un tipo testarudo sería imposible sacarlo de quicio en una situación como ésta, pero debía tener un punto débil... No era algo psicológico, de hecho carecía de oportunidades usando esa clase de juegos teniendo al peliazul besando y lamiendo su cuerpo respectivamente mientras descendía hacia... -¿Qué demonios...- Ni siquiera terminó de preguntar, el sonido de la tela desgarrándose provocó un escalofrío en la columna del mismo dejándolo desnudo completamente; y a merced de aquel hombre...

Nuevamente las palabras de quien sería su "jefe" hicieron acto de presencia sacando de quicio -o lo poco que quedaba- al pelinegro de ojos carmesíes en menos de lo esperado. Los movimientos del contrario fueron rápidos, incluso no lo esperaba. Tal acción lo había obligado a jadear de una manera leve al sentir el tacto en la punta de su hombría, sus ojos se entre cerraron y su sonrisa se borró en poco tiempo. -M-Maldito...- Murmuró frunciendo un poco el entrecejo mientras Zack lamía su miembro provocando que sus caderas retrocedieran, aunque era imposible evitarlo. ¿El deseo lo consumiría lentamente?

La masturbación se sentía magnífica, después de todo había pasado bastante tiempo desde la última vez que prestó atención a esa zona por cuenta propia y más aún por manos ajenas. Sus ojos se cerraban con fuerza mientras su mandíbula ejercía una presión considerable, cerrando su garganta mientras interponía su propia lengua ante cualquier posible gemido. Todas sus palabras iban en serio, si Zack deseaba ir más allá y arrancar gemidos por parte del inglés, debía esforzarse aún más. -Vete al demonio... Zack...- Susurró con dificultad ¿Correrse en su boca? ¿Y lo había llamado a él un pervertido? Ironía... Y pronto cruzó la idea de patearlo, era bastante flexible.

-¿Sabes? En esta posición me siento superior a ti en muchos aspectos, Jefe... Aunque, claramente fuera de esto sigo siendo superior a ti excluyendo esa jerarquía sin sentido. Aunque, ¿Debería vengarme de algún modo luego de esto?- Preguntó en un tono lascivo, esperando el momento preciso para golpear al contrario, solo por simple diversión; y quizás un poco de venganza.


avatar
Night
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 60
Localización : No es algo que te importe.

Ver perfil de usuario http://kuroi-karasu.activo.ws/t53-relaciones-night-black#159

Volver arriba Ir abajo

default Re: La dulce tranquilidad no podría ser interrumpida... ¿O si? [+18]

Mensaje por Zack Fleischer el Vie Sep 28, 2012 11:54 am

Un jadeo no era un gemido, pero estaban considerablemente cerca. Night no era de piedra y al final sucumbiría a las técnicas expertas del peliazul. Zack tenía muchos fetiches y uno de ellos era que sus compañeros de cama gimieran su nombre con aquel tono lloroso y desesperado de quien no puede aguantar más tanto placer. Por eso lamió sobre la tela de la ropa interior y lo masturbó después, cuando se deshizo de ésta. Oír a Night maldiciéndolo solo consiguió sacarle una carcajada ronca y sensual. ¿Qué se fuera al demonio, eh? ¿Y si fuera tan cruel como para escucharlo y lo dejara allí en la cama, solo y abandonado con su erección? ¿Estaría entonces contento su caprichoso gatito? Quizás… pero en cualquier caso a Zack nunca se le ocurriría largarse así, pues tendría que sacrificar su propio placer y eso era intolerable. Sentía su propia erección apretar contra sus pantalones pidiendo atención. Pero aún tendría que esperar para aliviarse.

-¿Realmente te sientes superior?- le preguntó con esa sonrisa suya tan socarrona. Colocó entonces su índice sobre el glande del muchacho y presionó sobre la uretra, jugueteando con aquel punto tan sensible.- Puede parecerlo por eso de que esté arrodillado ante tu polla, pero piénsalo bien tú que eres tan listo, ¿acaso no sales perdiendo tú si me detengo? Mi teoría es que solo tratas de fingir que no te gusta que yo sea el que lleve el control. Pero en realidad…- Zack se inclinó y lamió lentamente la punta del miembro.-… te encanta la idea de que te someta. Te humedeces solo de pensar en lo fácil que sería que te empotrara contra la pared y te violara este bonito trasero pálido. Te niegas a darme lo que quiero pero no puedes esconderme lo que realmente quieres tú. ¿Por qué si no te esposarías tú mismo? Quieres tener una excusa para poder decir después que tú tenías el control.- aquella deducción era sin lugar a dudas una de las más complejas que había hecho ese chico en toda su puñetera vida.- Que tú elegiste ser tomado. Eres un jodido masoquista, Night.

Zack volvió a reír por lo bajo, pero luego decidió que ya estaba bien de cháchara y era el momento de seguir con el juego. Se llevó tres de sus dedos a la boca y los lamió mientras aún mantenía una de las piernas del pelinegro abierta con la otra. Dejó que Night le viera hacerlo para que supiera lo que venía a continuación. Llevó esos dedos húmedos a la entrada del otro, tanteando la zona a modo de provocación.

-¿Serás un buen chico y admitirás lo que quieres o me vas a tener esperando una vez más? ¿Es esa la venganza de la que hablas?- le preguntó con sorna, y ahora soltó la pierna de Night para volver a masturbarlo. Ya no estaba sujetando de ninguna forma al chico, así que su postura era mucho más vulnerable… La pregunta era si después de todo aquello el pelinegro seguía deseando patearlo.


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: La dulce tranquilidad no podría ser interrumpida... ¿O si? [+18]

Mensaje por Night el Dom Dic 30, 2012 10:28 pm

Sí, tenía la razón y odiaba esa parte del alemán. Pero no solo eso, su venganza comenzaba a jugar en contra del propio británico de una manera cruel. Estaba molesto, y por otro lado disfrutaba como uno de los pequeños placeres de la vida hacía sucumbirlo ante la desesperación de gemir el nombre del mayor al menos una vez. Su respiración iba de mal en peor conforme los segundos daban paso al tiempo. Su cuerpo gritaba sumiso ante la necesidad del ahora dominante Fleischer... Sus ojos se cerraban lentamente una vez más mientras gotas de sudor frío caían desde su cuello hasta la retaguardia del inglés. Huír a esas alturas no era un camino disponible para el minino de ojos carmín, al menos no durante esa noche tan miserable para el joven Black. ¿Cómo lo había logrado? Además de descifrar parte de su teoría y derrumbar la misma con quizás el mejor monólogo de su vida, había encerrado al gato negro en una jaula donde no era capaz de salir por voluntad.

La forma en la que el peliazul tocaba su hombría producía dolor, una exquisita y emocionante sensación corporal. Pero ese no era el punto, en absoluto. Tragó saliva cuando Zack lamió parte de la ya mencionada entre pierna del pelinegro, sus ojos se negaban a ver la realidad. Había un contrato por firmar la misma mañana, ninguno de los dos sería capaz de escapar ante ello, era molesto... Y luego la tortura definitiva, ver al mayor lamerse los dedos con una expresión sensual y lasciva fue la gota que derramó el vaso. Sus mejillas adquirieron un rojo intenso y su respiración profundizó lo suficiente para volverse fuerte, acaparando grandes lapsos de tiempo. Los dedos del alemán lo colocaban en medio de la tentación y la culpa, ¿Cuanto tiempo estaba decidido a ocultarlo? Tarde o temprano sería el tiempo de reconocerlo por que de lo contrario su misión como estratega se volvería añicos.

A pesar de ser masturbado poco después, las palabras de aquel resonaban en su cráneo, sus planes habían sido destrozados y un par de hilos de saliva recorrían las comisuras de sus labios. Apretó su puño derecho con fuerza, se sentía inútil y vulnerable. Le era difícil hablar por la cantidad de jadeos que escapaban en la escena. -Sí, tienes razón...- Murmuró incorporándose a la altura del contrario, dejando caer ambas manos sobre su pecho, luego una sonrisa torpe surgió. -Ese es mi castigo, ¿No es verdad? Enamorarte de alguien y fingir solo sexo es más complicado de lo que creí en el instituto- Susurró, intentando evitar el contacto visual en ese momento, pues lo físico ya había roto barreras. Nuevamente tragó saliva, y sus cejas mostraron la furia consigo mismo ante la debilidad. -¡Así es Zack! Por primera vez me tragaré el orgullo y admitiré lo que quiero, ¡A ti!- Exclamó, sus cabellos comenzaban a cubrir su rostro y en un intento inútil de desatar ambas manos con habilidad terminó por retroceder hasta quedar en contra del respaldo, elevó la vista al techo, inhaló y exhaló lo necesario. -¿Es lo que querías oír? Usa la llave, si voy a hacerlo, lo haré como debe ser...- Murmuró, quizás Zack abandonaría la habitación en ese momento, parte de su 'confesión' le daba la probabilidad de una noche de soledad, no muy diferente al resto...
Perdón:

Perdón perdón perdón perdón perdón perdón perdón perdón perdón perdón perdón perdón perdón perdón D: lamento muchísimo la demora, no sabía cómo responder y al final terminé usando la mejor idea que, se me ocurrió hace pocos días por cierto, para la escena. Mil disculpas...


avatar
Night
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 60
Localización : No es algo que te importe.

Ver perfil de usuario http://kuroi-karasu.activo.ws/t53-relaciones-night-black#159

Volver arriba Ir abajo

default Re: La dulce tranquilidad no podría ser interrumpida... ¿O si? [+18]

Mensaje por Zack Fleischer el Lun Dic 31, 2012 5:05 am

Lo vio. Ahí estaba: la sumisión. Night apenas podía soportar el placer y la excitación que el peliazul le provocaba. Zack tenía toda la razón del mundo y lo sabía: Night podía seguir resistiéndose pero él quería aquello. Quería tener al mayor sobre él, follándolo con fuerza, empujándolo una y otra vez hacia el precipicio… Para caer en el más absoluto placer. Puede que Zack Fleischer no entendiera de nada más, pero era un experto en lo que a bajos instintos se refería. Y esos ojos llorosos, esas mejillas carmesíes, ese cuerpo sudoroso y esos jadeos desesperados eran inconfundibles. Finalmente el gatito había caído en su trampa. Y ya no había escapatoria para él.

Tenía sus manos bastante ocupadas “trabajando” sobre el gatito. Con una le masturbaba mientras que con la otra, de dedos húmedos, acariciaba su pequeña entrada, sin hacer más que eso todavía. Su sonrisa era lobuna, carnívora. Solo le faltaba relamerse ante el espectáculo de caída en la sumisión que tenía justo delante. Deseaba más que nunca que las últimas defensas de Night cayeran y el muchacho al fin admitiera en voz alta lo que quería. No podría aguantar mucho más las ganas de follárselo, su polla estaba palpitando tan duro entre sus piernas…

Pero algo iba mal. Lo notó por la forma en la que Night desvió la mirada mientras le daba la razón. Cuando posó sus manos sobre el amplio y marcado pecho de Zack, éste se quedó estático unos segundos. “Enamorado”. No le gustaba esa palabra. No le gustaba nada de nada y debió verse claramente en la expresión de su rostro. ¿De qué iba Night? ¿Era otra de sus bromitas para desestabilizarlo y burlarse de él? No lo parecía… Maldición, no lo parecía. No cuando Night se veía tan jodidamente avergonzado y vulnerable. Lo vio allí, repentinamente lejos de él y extendiendo sus delgadas muñecas mientras le pedía que le soltara. Daba la sensación de que se echaría a llorar en cualquier momento… ¡¿Cómo diablos habían terminado las cosas así?!

Zack no se fue. En lugar de eso se arrastró hacia Night, empujándolo con su cuerpo contra el respaldo de la cama para inmovilizarlo allí. Con una mano tomó las esposas y obligó al chico a alzar sus brazos por encima de su cabeza, sin importarle hacerle daño por la brusquedad del movimiento. Su otra mano agarró la mandíbula de Night con fuerza para obligarle a mirarle a los ojos. Sus ojos azules estaban que echaban chispas.

-¿Amor? No me toques los huevos, Night-kun. Nadie está hablando de amor. Esto es sexo. Solo sexo.- su voz era amenazante, pero había un toque de oscura diversión. Ver al muchacho de aquella manera despertaba sus instintos más “depredadores”. Pero las cosas tenían que quedar claras desde el principio.- Necesito un estratega, no una novia, ¿lo entiendes, verdad? Ahora date la vuelta contra la pared, voy a follar tu bonito trasero hasta que se te olviden esas tonterías.

Zack estaba siendo cruel, y lo sabía. Pero la mayor parte de él seguía pensando a pesar de todo que aquello era una broma más de Night. No podría burlarse de él si se comportaba de aquella manera. Y la otra parte, la que creía que tal vez era cierto y alguien tan orgulloso como el gatito podía enamorarse de él (cosa totalmente comprensible porque Zack era jodidamente sexy y perfecto) estaba convencida de que debía dejar las cosas claras. Lo último que el peliazul quería era un novio que lo atara.

-Muéstrame tu trasero, gatito.- le ordenó mientras lo soltaba para que le obedeciera.- Si eres bueno te quitaré las esposas después.

Spoiler:
¡No te preocupes! ^^ Me alegra mucho que hayas vuelto *_* Y, aunque no quisiera perdonarte, después de tu post sería jodidamente difícil no hacerlo xDD Me ha encantado *^*

Aunque siento que Zack sea tan malote uU *en realidad no lo siente (?)*


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: La dulce tranquilidad no podría ser interrumpida... ¿O si? [+18]

Mensaje por Night el Lun Dic 31, 2012 5:06 pm

Realmente no sabía cuanto tiempo más podría soportar el simple hecho de encontrarse en una situación tan estúpida y ridícula siendo él un asesino experimentado. No, era mucho más que un simple asesino, tenía el cerebro, la habilidad, y probablemente la fuerza. ¿Vacío? ¿Soledad? La maldita psicología de una persona común lo obligaba a arrinconarse dentro de la jaula. Su fuerza se desvanecía y era reemplazada por el deseo de poseer a alguien en su totalidad, aparentemente eran deseos que no podría satisfacer ni ahora ni después. No, no era una trampa donde él saldría vencedor, al contrario, si el plan maestro ideado en el momento exacto donde entró a su mansión terminaba de este modo, todo comenzaría a derrumbarse.

Pero no podía soportarlo, esa incompetencia lo había arrastrado a un nivel donde jamás creyó terminar. Aquel juego comenzaba a disiparse, similar a una neblina, dejando ver al británico la situación actual. Quería continuar, pero si lo hacía tal vez una espada atravesaría su pecho dejando heridas mortales al simple contacto de la helada hoja metálica. Tampoco pretendía matarlo, lo llevaría al mismo camino y todo lo hecho esa noche provocaría una culpa en el pelinegro. Malditos y miserables dilemas existenciales; ¿Qué podía hacer? ¿Cómo podía ganarle a la mismísima realidad? No podía solo, los juegos psicológicos comenzaba a provocar en él un intenso calor, o quizás se trataba del acto que las manos de Zack cometían.

No iba a llorar, eso sería patético. Ni siquiera el dolor físico más grande podría arrancarle una simple lágrima. ¿Y qué tal un dolor emocional? Nunca había experimentado un rechazo, era algo comprensible ¿No? Algo andaba mal, si el peliazul no se había largado con las palabras de hace un momento, eso no implicaba tener consideración sobre el inglés en ningún momento. Sus expresiones se borraron lentamente, en especial cuando observó con algo de dificultad ante la posición el movimiento del alemán acercándose hacia él. ¿Era peligroso dejar de jugar y fingir?

Sus brazos fueron elevándose a voluntad del mayor, y posteriormente fue obligado a entablar un contacto visual, donde no deseó abrir los ojos, siendo así un acto contradictorio. Poco después fue liberado, ahora la duda era seguir las absurdas órdenes de aquel, pero todo se resumió a un -No...- Sonrió con un poco de sutileza. Aún si las esposas limitaban sus movimientos, no resultaba ser algo que los impidiera del todo. -No me importa si me vuelvo una simple marioneta, para alguien como tú es conveniente tomar el paquete dos por uno ¿No es así? La lealtad y la ventaja de tener a alguien que te proteja ciegamente es impresionante, después de todo soy un asesino. En ningún momento mencioné atarte, esa clase de relación enfermiza me provoca nauseas; y hablando en serio- No había terminado, su cuerpo se lanzó sobre el de Zack para hacerlo retroceder y quedar encima de él, la textura, la sensualidad del momento, y ese maldito rubor regresaron en menos de lo esperado. -Deberías considerar la oferta- Sentenció, colocando ambas manos en los extremos del cuello, limitando al mismo tiempo al alemán para después dar un beso sencillo, el cual, poco a poco terminó tornándose como algo salvaje. "Sí, lo deseo..."


avatar
Night
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 60
Localización : No es algo que te importe.

Ver perfil de usuario http://kuroi-karasu.activo.ws/t53-relaciones-night-black#159

Volver arriba Ir abajo

default Re: La dulce tranquilidad no podría ser interrumpida... ¿O si? [+18]

Mensaje por Zack Fleischer el Miér Ene 02, 2013 3:02 am

Las cosas no estaban yendo como él quería. Night no solo no le miró a los ojos, sino que además se negó a obedecerlo. Se negó a seguirle el juego. Zack tuvo ganas de suspirar pesadamente y gritarle algo como: ¿por qué diablos no echamos un polvo y ya, joder? No quería cosas complicadas. No estaba para cosas complicadas. Había menos sangre en su cerebro de la habitual (que tampoco es que fuera mucha) y en lo único que podía pensar con claridad era en que necesitaba correrse. ¿Se había acaso Night cuánto tiempo llevaba Zack aguantándose las ganas? ¡Desde la puñetera discoteca! Si quería hablar de amor, definitivamente ese no era el momento. No para Zack.

Tampoco entendía lo que le proponía el pelinegro. ¿Marioneta? ¿Haría ciegamente todo lo que el peliazul dijera sí…? ¿Sí qué? ¿Qué tenía que hacer si el chico no buscaba atarlo en exclusividad? Confundido, dejó que Night lo empujara sobre la cama y se sentara sobre él. Por un momento el trasero desnudo del chico entró en contacto con su entrepierna y Zack jadeó de deseo. Pero se esforzó por permanecer allí, consciente, con Night. Se esforzó por no violarlo en ese instante. Y con ese sonrojo tan tierno era difícil.

Los ojos de Zack, fríos y duros, se mantuvieron totalmente calmos cuando las manos del menor se cerraron sin fuerza sobre su cuello. Tampoco se movió cuando el chico lo besó, primero con timidez y después con más intensidad, tratando quizás de seducirlo. “Está desesperado” comprendió Zack “vive en esta enorme casa él solo y lo han convertido en un niño asesino… ¿por qué tipo de cosas ha tenido que pasar para desear tan desesperadamente tener a alguien a su lado?”. Finalmente Zack se cansó de aquello y tomó las muñecas de Night, rompiendo el beso pero sin separarse demasiado de él. Sus ojos azules buscaron de nuevo los carmesíes del otro.

-No quiero una marioneta. No quiero alguien que siga mis órdenes ciegamente sin cuestionarlas. Al menos no quiero eso de ti.- le dijo firmemente.- Quiero que pienses. Quiero que me detengas cuando vaya a hacer una estupidez. Quiero que cubras mi espalda mientras yo cubro la tuya. Quiero tu lealtad, pero no la quiero a través de una mentira: me seguirás por tu propio pie y no porque te chantajee con un poco de amor y cariño falso. Tal vez te haya confundido con todo eso del contrato Night, pero yo estoy buscando crear una banda como el Dokusei no ha visto jamás: una basada en la confianza, el compañerismo, y no en el miedo. Yo seré el líder porque soy el más fuerte, y probablemente golpearé a muchos para que se den cuenta de esto. Pero no dejaré que nadie me siga solo por cobardía o por conveniencia: esos son los que antes se vuelven contra ti y te traicionan. La traición ya me ha dejado marcado para siempre, chico.- no hacía falta que el peliazul señalara su pecho para entender a qué marca se refería.

Probablemente ese era uno de los discursos más largos e inteligentes que Zack Fleischer había dicho y diría en toda su vida. Pero aún no había acabado.

-Ponle palabras a tu deseo, Night. Dime exactamente qué quieres de mí y yo te diré exactamente qué estoy dispuesto a darte. No soy precisamente un lumbreras así que sé lo más claro posible. Y sé rápido, porque estoy jodidamente cerca del límite de mi paciencia.

Como si quiera dejar claro esto último alzó sus caderas para que Night pudiera sentir todo el “poder” de su erección contra su pequeño y pálido trasero.


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: La dulce tranquilidad no podría ser interrumpida... ¿O si? [+18]

Mensaje por Night el Miér Ene 02, 2013 8:32 am

Pocas veces podía sentir ese nudo en la garganta torturándolo sin piedad. Tampoco sabía muy bien qué hacer con Zack en cuanto a lo que él deseaba; o al menos pretender que todo terminaría bien. No podía estar consciente de todo, pues en sus condiciones. Tanto física como psicológicamente estaba cansado y lo mejor aún no daba inicio. Conociendo a Zack por tan solo una noche diría que era el tipo de persona que no se corría una sola vez por noche. Sería algo doloroso, aunque eso lo sabía desde hace tiempo. Por otra parte ¿Qué necesitaba hacer y decir para poder conseguirlo? Aunque no lo pareciera, la tensión lo devoraba por dentro, las ansias de poseer a alguien al menos una vez sin importar las condiciones comenzaban a provocar un sudor frío recorriendo cada centímetro de su cuerpo. No estaba nervioso, y la necesidad de hablar comenzaba a desvanecerse, al igual que las penas con las que cargaba desde su llegada a Japón.

Disfrutaba besar a alguien de manera repentina a pesar de ser un acto predecible tomando en cuenta el contexto. Ese néctar en la saliva del alemán provocaba una llama en su interior. Tan solo podía llegar a la misma conclusión, repetitiva y jodida en muchos sentidos.

Por tan solo un instante sonrió. No podía hacer nada para evitar que Zack lo retirara de sí mismo. Muchas de las cosas que se desplomaban durante la noche, irónicamente era la voluntad para seguir intentándolo una y otra vez. ¿Por qué? Dos míseras palabras arrinconaban al británico en la necesidad de responder a todo lo que el mayor decía. Tan vulnerable... tan débil, tan tranquilo y patético. Nunca lograrás pertenecer a la familia con una mentalidad de esa clase. Maldecía el momento donde fue instruido para asesinar sin otro motivo que no fuesen las órdenes de la familia.

No quería verlo directamente a los ojos porque sabía muy bien la manera en la que sería visto. El simple hecho de estar sonrojado era humillante. Sus ojos fueron abriéndose lentamente, tan solo un poco para poder distinguir la fría mirada azul observándole; tenía una buena visión en la oscuridad. Parecía imposible conseguir un poco de cariño u afecto. "Prefiero vivir en una falsa fantasía, que en una deprimente realidad" Pensó, siendo incapaz de responder las palabras ajenas durante ese momento. No deseaba dar lástima, era ridículo, pero no estaba del todo consciente de su situación actual. Una buena caminata nocturna podría relajarlo, si no fuera por un enorme mastodonte con apetito sexual hasta el cielo juraría que saldría en menos de treinta segundos.

¿Por qué? ¿Para qué? Podía sentir la erección del peliazul bajo su trasero, aunque con tantas cosas pasando por su cabeza ésta pasaba inadvertida. Estaba duro, también el contrario, pudo notar con facilidad la erección ajena bajo la tela de los pantalones. Pero un minino moriría intentando cruzar la barda repleta de púas -Todo...- Susurró como respuesta, volteándose mientras descendía lentamente, quedando recostado a merced de aquel. Sonará estúpido viniendo de mí, pero quiero todo de ti. Sólo eso, y nada más- Sí, sonaba absurdo en demasía. Ahora Zack podría hacer lo que deseara con él y Night no opondría el más mínimo gramo de resistencia. Un asesino siempre aborrecía la porción de humanidad que, con el tiempo deseaba deshacerse.


avatar
Night
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 60
Localización : No es algo que te importe.

Ver perfil de usuario http://kuroi-karasu.activo.ws/t53-relaciones-night-black#159

Volver arriba Ir abajo

default Re: La dulce tranquilidad no podría ser interrumpida... ¿O si? [+18]

Mensaje por Zack Fleischer el Dom Ene 13, 2013 9:48 am

No entendía al Night que veía ahora, a ese que esquivaba sus ojos por miedo al rechazo, a las palabras crueles, a las burlas… A ese tan vulnerable. Pero en realidad era sencillo: la máscara había caído. Night, por alguna razón que se le escapaba, se estaba mostrando cual era. Sirviéndole su corazón en bandeja de plata cuando a todas luces Zack podría solo mordisquearlo y escupirlo. Triste, patético. Night no reaccionaba a sus palabras, ignorando sus advertencias aún cuando él se estaba tomando la molestia de explicarle la situación claramente. Y eso le molestó, era frustrante que todo su discurso fuera contestado con una mera mirada de cachorrito abandonado.

Lo observó soltar su cuello y bajar por su cuerpo, recostándose de nuevo sobre la cama. Ofreciéndose silenciosamente a sus deseos, entregándose a sí mismo como sacrificio aún cuando no había seguridad de que recibiera a cambio lo que quería. Y Night era inteligente, así que Zack no podía creer que no se diera cuenta de lo que iba a pasar. Así que tomó su decisión: tomaría a Night, en cuerpo y alma, lo ataría a su lado tanto como el otro deseaba ser retenido… Pero no lo amaría. Las cosas no eran tan fáciles, Zack no se había enamorado nunca pero sabía que no era simplemente “decidir” amar a alguien. Era algo mucho más complejo. Mucho más espontáneo. “Yo no soy el hombre que buscas” quiso decirle, pero comprendió que no era lo que el chico quería escuchar. Pues bien, ambos vivirían una mentira.

-Muy bien. Ya que tanto lo deseas voy a tomarte como mío.- le anunció con seriedad, con una frialdad en el tono y en la mirada que rallaba la crueldad. Zack se incorporó en la cama quedando de rodillas y se coló a la fuerza entre las piernas ajenas, separándolas con sus manos. Lamió apresuradamente tres de sus dedos y los dirigió a la entrada del otro, presionando sobre ésta pero aún sin entrar.- Eso significa que no dejarás que nadie más te toque: cuando necesites alivio vendrás a buscarme. Obedecerás mis órdenes y harás lo que espero de ti, y a cambio yo te mantendré a mi lado.- sin previo aviso introdujo dos de sus dedos cuan largos eran en el estrecho y cálido interior de Night. Se le había acabado la paciencia y no tardó ni cinco segundos en empezar a moverlos hacia afuera y hacia dentro, abriendo al pelinegro a la fuerza.- Te daré “todo”, pero no esperes ni por un instante que vayas a ser el único que reciba “todo” de mí. No voy a darte fidelidad, ya que dices que no la necesitas. Pero tampoco voy a dejarte solo, gatito caprichoso.

Aquella era una promesa, y todo lo que Zack Fleischer tenía para ofrecer. Le daba igual si a Night le parecía bien o no, los detalles tendrían que esperar a que saciara su apetito sexual. Si Night quería una conversación tenía que haberlo pensado antes de calentarle la polla durante horas. Zack abrió entonces su pantalón y sacó su miembro semi erecto para empezar a frotarlo con firmeza mientras aún seguía preparando al chico para recibirlo, ahora con el tercer dedo.

-No pierdas detalle porque aquí mi amiguito, aunque no lo creas, va a penetrar bien adentro en este apretado culito tuyo.- le advirtió, la sonrisa de depredador de nuevo en el rostro. Y la verdad, viendo el tamaño del “amiguito” era para que Night se fuera preparando mentalmente…- Vamos a firmar esta promesa con sudor y semen, Night.


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: La dulce tranquilidad no podría ser interrumpida... ¿O si? [+18]

Mensaje por Night el Dom Ene 13, 2013 5:04 pm

De manera consciente por parte de su familia, e inconsciente por la propia, había sido adiestrado para tener una especie de dueño dominándolo y ordenando tareas, en éste caso resultaba ser nada más y nada menos que el asesinato. Ironía era pensar que él creía ser libre hasta abrirse los ojos por sí mismo en ese momento. No había salidas o alternativas para el joven británico, su palabra resultaba ser el factor que firmaría una sentencia o quizás un contrato. Su cuerpo estaba cubierto en una delgada y suave capa de sudor, lubricante que después serviría para sumergirlo en los océanos de placer.

Se sentía pesado, y ligero al mismo tiempo sobre la dulce textura de un hogar. Y ahora teniendo compañía había una minúscula razón para sonreír, a pesar de ser una falsedad tarde o temprano podría aceptarse como tal. Por ahora bastaba con dejarse llevar por el momento y las provocaciones que él mismo había efectuado hace menos de unas horas. Al sentir el tacto dentro la zona trasera, el pelinegro cerró los ojos lentamente; por algún motivo sin explicación pretendía dejar una visión en oscuridad absoluta contra la almohada en el acto, mientras guardaba silencio. Sin importar cuanto tiempo pasara, sabía bastante bien que toda la noche no sería suficiente para resistir en esa situación. Las manos ajenas se abrieron paso hasta llegar al punto de tocar su entrada y ejercer mediante la presión una especie de escalofrío que, recorrió lentamente desde la cintura hasta el cuello. Junto a las palabras del peliazul todo era una bebida cargada de emociones para el pelinegro en ese instante, lo que lo acorraló a sonreír disimuladamente.

Poco a poco su rostro comenzó a recuperar el tono rojizo en sus mejillas, al mismo tiempo un hilo de saliva comenzó a brotar desde la comisura derecha de sus labios mientras el alemán jugaba con sus dedos en el interior. El simple estímulo sexual provocaba que los pezones marcados por Zack comenzaran a endurecerse al igual que su hombría. Dejaba escapar pequeños pero continuos jadeos en contra de la almohada, sus manos se aferraban a ésta. A pesar de todo no sentía la inútil necesidad de gemir, tan solo lo rebajaría más de lo normal; pero... ¿Ahora sólo Zack podría tocarlo, no es verdad?

Entre el silencio y el ruido que los dedos de Zack bañados en una mezcla de saliva y fluidos corporales de, probablemente ambos, comenzaba a sentir que su cuerpo necesitaba ser atendido de cualquier forma. No importaba el dolor, ya había sido sometido a demasiadas torturas físicas, tampoco era virgen pero la última vez que había tenido relaciones se centraba hace más de siete meses. Tiempo suficiente para que su entrada regresara al tamaño correspondiente y natural lo que significaba que dolería casi tan fuerte como su primera vez. Sin mencionar al amiguito del que tanto hablaba el mayor... En un instante giró su rostro un poco para dejarlo viendo uno de los costados, no estaba viendo al alemán, tan solo afirmó con la cabeza un par de veces. -We do what we have to when we fall in love...- Susurró con una debilidad en las cuerdas vocales notable. No iba a dar ninguna queja, tan sólo iba a seguir las órdenes para complacer al que ahora estaba a punto de penetrarlo. Por ahora bastaba esperar lo peor tal vez.


avatar
Night
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 60
Localización : No es algo que te importe.

Ver perfil de usuario http://kuroi-karasu.activo.ws/t53-relaciones-night-black#159

Volver arriba Ir abajo

default Re: La dulce tranquilidad no podría ser interrumpida... ¿O si? [+18]

Mensaje por Zack Fleischer el Mar Ene 15, 2013 7:37 am

Zack había perdido un poco de “empuje” con toda aquella charla. Para él pensar y follar eran cosas incompatibles, y si le daban a elegir tenía claro cuál prefería. Pero ver a Night tumbado contra la cama, con el rostro medio escondido sobre la almohada dejando solo visible su perfil, la piel blanca temblando y sudando bajo su contacto, y esa entrada succionando con fuerza sus dedos cada vez que trataba de sacarlos, eran estímulos más que suficientes para ponerle cachondo del todo de nuevo. La sumisión siempre lo excitaba. Sentía su polla dura y húmeda en su mano mientras se masturbaba, consiguiendo así que su preseminal actuara después como lubricante. Normalmente Zack podía ser un cabrón egoísta durante el sexo pero en aquella ocasión se lo estaba tomando con relativa calma para prepararle. Porque era Night. Nada más, ni nada menos.

Lo vio estremecerse y jadear por sus atenciones, aún tan reacio a gemir como al principio. Pero su cuerpo no podía esconder el intenso placer que se acumulaba en él poco a poco. Le oyó susurrar algo en inglés y frunció un poco el ceño: ya estaba otra vez con eso del enamoramiento. ¿Por qué diablos le ponía tan nervioso y molesto ese tema? La duda rápidamente se diluyó en su mente: no tenía tiempo para eso. No tenía tiempo para nada más que no fuera hundirse en el cuerpo del gatito negro. Así que eso mismo hizo: sacó sus dedos y los sustituyó por su miembro, presionando levemente, tanteando al principio, antes de empezar a penetrarlo.

-Hmmm…- dejó escapar un gruñido de gusto conforme las cálidas y estrechas paredes de Night se fueron cerrando alrededor de él, envolviéndolo. Se tomó su tiempo para hundirse enteramente en aquel trasero hermoso. Pero desde aquella postura no podía llegar todo lo profundo que quería.- De rodillas Night, y alza bien tu culo para mí.- le ordenó, y en su tono de voz se podía ver lo caliente que estaba.

En cuanto el otro obedeciera (cosa que tendría que hacer con la polla de Zack dentro, porque no tenía intención de sacarla) empezaría a moverse. Había sido una noche larga y muy intensa en la que habían pasado tantas cosas que casi parecía imposible: la riña en la piscina, el baile en la discoteca, la posterior matanza, la llegada a la mansión, aquel juego del ratón y el gato… Pero ahora era su turno de cobrarse todo aquello. Era lo justo, o así lo veía él. Y por la sumisión que estaba mostrando el pelinegro, también él debía pensarlo. Pero Night no tendría que dejarse sumisamente follar sin obtener nada a cambio: Zack le iba a hacer disfrutar como no lo había hecho en toda su maldita vida.


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: La dulce tranquilidad no podría ser interrumpida... ¿O si? [+18]

Mensaje por Night el Mar Ene 29, 2013 2:29 am

Dolor, una sensación placentera; resultaba bizarro confundir algo dañino con el paraíso. Pero al final de cuentas siempre deseó saber qué se sentía pertenecer a algo. Y ahora estaba siendo sometido por los dedos de un alemán con el cabello teñido a una sincronía asombrosa con el color de esos macabros orbes de porte dominante. Sus manos seguían aferrándose con sutileza a la almohada. Jamás se degradaría a moderla. Intentaba calmarse y pensar que todo estaría bien, porque así debería ser, nada más por ello.

El frío tarde o temprano terminaría por desaparecer ante el estímulo físico empleado por el mayor, su entrada podía succionar los dedos ajenos por el gusto y la necesidad de tener a Zack dentro de él. ¿En serio estaba pensando todo ésto de una manera tan ligera? ¿Qué había sucedido con el Night que se abstenía rotundamente a acostarse con el peliazul en un comienzo? ¿Por qué había dejado de mostrarse a la defensiva? Quizás el punto débil del británico había sido revelado. La soledad es un camino de doble filo capaz de llevar a la serenidad o en su defecto a la locura. Pero ya no estaría sólo, no le importaba creer que sería la sombra y el estratega de Fleischer. Claro que, acaparar espacios de más nunca había pertenecido a sus gustos. Sus jadeos terminaron cuando los dedos salieron y, posteriormente fueron sustituidos por el amigo de aquel hombre. Sus ojos se abrieron, sí; era grande, más de lo esperado. Estaba duro, y húmedo, las presiones provocaban en él un rubor anormal, y el sudor comenzó a presentarse con mayor continuidad.

Ante la demanda del supuesto dueño una idea corrió por su mente. Levantándose con cuidado para colocarse en rodillas sin afectar la posición de la hombría ajena. Entonces, en un movimiento lento comenzó a girar hacia la izquierda para quedar mirando el techo en una expresión extasiada. Mordía su labio inferior con fuerza, estaba a punto de cumplir con uno de los placeres peculiares que el alemán había esperado desde hace tiempo. Terminó recostándose, mientras colocaba con una habilidad inigualable sus piernas sobre los hombros ajenos. Aún podía moverse y mantener un porte decente. La penetración a esa capacidad sería más profunda y placentera. Y entonces... -Siempre me pregunté cómo se sentiría ser besado cuando tienes sexo, ¿Podrías... satisfacer mi curiosidad?- Cuestionó, sonriendo. Entonces con la cintura comenzó a acercarse, siendo penetrado cada vez más fuerte hasta llegar al fondo. Porque eso era lo que quería.

-A-Ah...- Jadeó, y luego... -¡Z-Za...ck- Gimió entre jadeos el nombre del ahora su acompañante por aquella noche. Y lo sería a partir de ahora, ya que era parte de su propiedad. -¡Zack! ¡¡Mmgh... Zack!!- Gemía cerrando ambos ojos con fuerza, mientras sus manos sujetaban las sabanas con intensidad. ¿Podría ese hombre satisfacer esa curiosidad?


avatar
Night
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 60
Localización : No es algo que te importe.

Ver perfil de usuario http://kuroi-karasu.activo.ws/t53-relaciones-night-black#159

Volver arriba Ir abajo

default Re: La dulce tranquilidad no podría ser interrumpida... ¿O si? [+18]

Mensaje por Zack Fleischer el Dom Feb 03, 2013 5:32 am

Cuando Night empezó a moverse el peliazul pensó que sería para obedecer su demanda, pero no fue así. Sin moverse lo más mínimo, solo observando atentamente, Zack vio a Night incorporarse y girar sobre sí mismo. El mayor ahogó un fuerte jadeo por la placentera presión que aquel movimiento le supuso a su miembro, pero siguió quieto a la espera de ver lo que pretendía el otro. Mirándole con esas pálidas mejillas sonrojadas y la boca semi abierta para poder tomar todo el aire que necesitaba, Night le pasó las piernas por encima de los hombros y Zack agarró esos suaves muslos para mantenerlos en aquel lugar. Iba a abrir la boca para decir algo pero entonces el pelinegro empezó a empujar con sus caderas, empalándose por propia cuenta. Zack respiró hondo una y otra vez, conteniendo el placer que se acumulaba en su vientre.

La petición de Night fue pronunciada con tanta inocencia y sencillez que por unos momentos el peliazul no supo qué responder (tampoco era que los movimientos constantes del gatito le ayudaran a centrar su atención en otra que no fuera empezar a embestir su culo). A Zack no le importaba besar, de hecho le gustaba mucho porque lo veía como un gesto muy íntimo y erótico durante el sexo, pero debía recordarse que su propia “petición” no había sido cumplida por el otro chico.

-Me debes algo primero, ¿no crees?- le cuestionó con malicia, pero el menor empezó a cumplir su deseo incluso antes de que terminara de pronunciar aquellas palabras. Los gemidos de Night, tan esperados, fueron como un catalizador para la excitación de Zack: empezó a embestir fuerte y constantemente contra el chico, sumándose a los movimientos de éste. El gatito estaba tan apretado como una virgen y eso solo hizo que los jadeos de Zack se hicieran más seguidos y notables. La forma en la que gemía desesperadamente su nombre era condenadamente erótica.- ¿Ves como no era tan difícil?- le cuestionó con una sonrisa maliciosa sin dejar de empujar, de hundirse en ese cuerpo que le succionaba como si no deseara dejarlo ir. Sin soltar sus blancos muslos se inclinó hacia delante, forzando la flexibilidad del muchacho con el fin de llegar peligrosamente cerca de sus labios.- Si tú eres bueno conmigo, yo seré bueno contigo gatito.

Lamió su labio inferior y luego el superior, pintándolos con saliva y haciéndolos ver aún más apetitosos. No hizo esperar mucho a Night antes de asaltar su boca con la fiereza de la pasión. No tenía tiempo para mariconadas como besos dulces y cariñosos, él solo buscaba asaltar la boca del pelinegro, “violarla” como estaba “violando” la parte inferior de su cuerpo. La lengua de Zack demandó y tomó sin pedir permiso ni perdón. Sus manos acariciaban de abajo a arriba los muslos ajenos y su polla se movía dentro de Night cada vez más rápido y profundo. Sentía el placer acumularse en su vientre pero lo contendría todo el tiempo posible para disfrutar de aquello. Su poderoso torso estaba perlado de sudor excepto sobre la cicatriz, pues aquella piel muerta ya había perdido la capacidad de sudoración.

Un tiempo indeterminado después Zack dejó de besar al pelinegro para mirarlo muy de cerca, sonriendo ante la visión de esos labios ahora hinchados y rojos además de brillantes.

-¿Qué tal? ¿Ha sido como te lo imaginabas, gatito? Cuéntame más de tus fantasías y yo las cumpliré todas para ti…- en su tono de voz se notaba la ardiente excitación y las caderas no se detenían en ningún momento.


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: La dulce tranquilidad no podría ser interrumpida... ¿O si? [+18]

Mensaje por Night el Vie Mar 15, 2013 8:39 pm

Escalofríos, mezclándose lenta pero intensamente con la tensión del frío entre la helada habitación comenzaban a invadir cada parte terrenal de su fisionomía, eso y el enorme amigo del alemán penetrándolo constantemente generaba éxtasis y dolor. Más dolor que éxtasis sí, probablemente, pero el mismo éxtasis le hacía sentir incomodidad en el sexo siendo contradictorio a sus deseos e irónico por el anhelo que en un principio mostró. Aunque no todo era una especie de historia trágica de amores tensados en una cuerda de vulnerabilidad donde cualquiera podría caer en cualquier momento. O eso era al menos, lo que quería esperar de sí mismo.

Sus ojos se cerraban lentamente, escuchando cada uno de los detalles que el escenario podría ofrecer al agudo oído de un asesino sin piedad alguna con dos caras dentro de sus parámetros; ¿Quién más podría ejercer un trabajo tan eficaz sin tener algún talón de Aquiles? No lo entendía, esa mísera dependencia surgiendo como una burbuja desde el lago llamado olvido para detonar y crear más burbujas le molestaba, retóricamente hablando estaba convirtiéndose en una especie de estorbo y él jamás podría llegar a fallar a su código de honor adiestrado por la familia Black. Aunque no podría poner en desventaja la parte egoísta en donde debía enfocarse en sus sentimientos (si es que aún quedaba algo de ellos). Sus manos, lentamente fueron subiendo sintiendo el sudor propio recorrer cada centímetro de las mismas entre una mezcla con la piel contraria.

Se encontraba entre un punto donde no era capaz de interpretar de manera correcta sus movimientos o percepciones, encontrándose con la textura de labios propios humedecidos por la saliva del mayor. Tenía algo que le atraía; y eran demasiados factores en contra de algo que podría ser llamado relación común; pero no sabía qué demonios contenía el campo magnético que arrastraba su existencia a la del peliazul. Sus gemidos eran inusuales, le incomodaban; incluso esa molestia no superaba el jodido dolor en la entrada con las embestidas de Zack, la excitación le brindaba erección más esa escena donde el contrario invade la cavidad bucal en un beso apasionado y agresivo al mismo tiempo a su criterio. Sus manos se sujetaban del cuello, mientras las ajenas recorrían su anatomía desde la parte trasera produciéndose placer.

"Necesito saberlo..." Pensó entre la desesperación del clímax en aquél pequeño acto repleto de erotismo, sabiendo perfectamente que la noche estaba comenzando y por primera vez estaría odiando su nombre. -Es imposible- Susurró entre jadeos pequeños dando gemidos contenidos en la garganta, ruidos que plasmaban el placer contenido para tomar un poco de seriedad a pesar de tener a alguien dentro de sí mismo generando más dolor de lo esperado a causa de un tamaño no previsto. -Z-Zack... ¿Sólo lo haces por placer?- No pudo terminar de decir lo que cruzaba por su cabeza, definitivamente no podía preguntarle, era incapaz de hacerlo. Pero tampoco estaba muy lejos de la realidad, atrapado entre las fantasías del pasado y el sueño del presente; ironía, dolor... Todo fue un método en cadena que provocó una sonrisa para acercarse lentamente al hombro ajeno y colocar el cuello como medio de apoyo ahí. Eso y adjuntar ambas manos al cráneo ajeno siendo posesivo con algo que no le pertenecía ¿Cómo había llegado a ese punto? -Te quiero- Aún si lo despedazaran, asimilar la realidad después de esa noche sería sencillo. -¿Me quieres?- Finalizó, pues desafortunadamente esa era su fantasía.
♥:
Feliz Aniversario (más vale tarde que nunca :3)


avatar
Night
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 60
Localización : No es algo que te importe.

Ver perfil de usuario http://kuroi-karasu.activo.ws/t53-relaciones-night-black#159

Volver arriba Ir abajo

default Re: La dulce tranquilidad no podría ser interrumpida... ¿O si? [+18]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.