Octubre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031     

Calendario Calendario


La dulce tranquilidad no podría ser interrumpida... ¿O si? [+18]

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

default Re: La dulce tranquilidad no podría ser interrumpida... ¿O si? [+18]

Mensaje por Zack Fleischer el Lun Mar 12, 2012 4:04 am

Pudo escuchar a la perfección el jadeo que soltó Night cuando acarició sus muslos. Y probablemente algunos de los tipos de ahí abajo también. Ese jadeo inevitablemente le hizo pensar en la forma que tendría el chico de gemir en la cama. ¿Sería escandaloso? Zack no se lo había imaginado si quiera hasta verlo sobre la tarima. Pero ahora se daba cuenta de que para Night aquel tipo de ambientes, o quizás la música, eran como una drogan: lo intoxicaban y lo desinhibían. Y eso abría la puerta a múltiples posibilidades. Posibilidades que posiblemente Night no rechazaría, o al menos eso le daba a entender con esa sonrisa provocativa y esos movimientos obscenos. Puede que estuviera tratando de calentarlo, y de hecho lo estaba consiguiendo, pero estaba loco si pensaba que después de eso Zack simplemente aceptaría un “no” por respuesta.

La música había cambiado a una más alocada y machacona. A Zack no le gustaba tanto como la anterior pero era la excusa perfecta para seguir en su línea de acoso. El pelinegro giró entre sus brazos para encararlo cuando las luces empezaron a parpadear dando la sensación de que todo iba a cámara lenta. El hecho de que esos ojos lascivos aparecieran y desaparecieran a cada instante era en sí excitante. Cada vez que la luz se iba daba la impresión de que cualquier cosa podía ocurrir. Allí estaba de nuevo ese subidón de peligro. Notó que los brazos de Night buscaban su cuello y él se acercaba. Mas no le besó con la pasión que Zack habría esperado y deseado, sino que simplemente se acercó a susurrarle justo lo que él quería oír. Sonrió con cierto aire de victoria y lujuria a la vez: obviamente él también lo deseaba.

Y estaba a punto de decírselo cuando el chico se separó de él y bajó a la pista de baile, entre las fieras. Zack se quedó unos segundos totalmente quieto observando como aquellos tipejos cerraban filas alrededor de Night, que era justo lo que aquel chico quería por la forma en la que sonreía y bailaba con ellos. “Incluso ahora sigue provocándome y desafiándome” pensó Zack y una sonrisa maligna adornó sus labios, “pero yo no cedo mi presa tan fácilmente, Night”. De un saltó bajó de la tarima de los tubos y a empujones de sus amplios hombros accedió al círculo de hombres que bailaban con Night. Sin pedir permiso lo tomó de la cintura y con un brusco movimiento lo acercó a él, posesivo.

-Tienes una extraña forma de demostrar ese deseo.- le reprochó, pero no había ira en su voz, sino más bien sarcasmo.- Si lo que querías esta noche era que un montón de desconocidos te follaran te has equivocado al traerme. No voy a ceder: si vas a ser de alguien esta noche serás mío.- y entonces tiró de sus cabellos hacia atrás con algo de fuerza y se abalanzó sobre su cuello, hundiendo sus dientes en él. Con aquello mataba dos pájaros de un tiro: cumplía su promesa de hacerlo sangrar y lo “castigaba” por encenderlo de deseo y después largarse. Se relamió los escasos restos de sangre de sus labios antes de mirar con ferocidad sus orbes carmesíes.- Delicioso. Siento unas ganas terribles de corromperte y ensuciarte aún más de lo que ya de por sí estás… Así que si sólo estás jugando conmigo te aconsejo que te largues de aquí ahora.

Porque si se quedaba lo interpretaría como que él también quería lo mismo que Zack: una noche de sexo salvaje. A veces la música, el calor y el olor a sudor que desprendían los cuerpos de decenas de hombres bailando eran un estímulo mucho más poderoso que el alcohol y las drogas. Los movimientos de Night habían conseguido lo que se proponían: excitar en extremo al peliazul. Ya no había marcha atrás.


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: La dulce tranquilidad no podría ser interrumpida... ¿O si? [+18]

Mensaje por Night el Jue Mar 15, 2012 11:45 pm

El ambiente dentro del lugar comenzaba a crear una especie de tensión en el aire, su cuerpo seguía moviéndose y ahora al parecer lo hacía un poco inconsciente, sus ojos giraban observando a todos y cada uno de los hombres que estaban ahí rodeandolo, comenzaba a molestarse. Unos cuantos se atrevían a acercarse más a él ignorando cualquier distancia, frunció el ceño un poco, manteniendo ese gesto un tanto superior a los demás, sin detener en ningún momento su cuerpo siguió bailando, sus movimientos seguían siendo bastante ritmicos y a la vez rápidos.

-¿Oye, qué te parece si te invito a mi departamento hoy?, te follaría muy bien...- Dijo uno de los tipos, sonrió sarcásticamente, mirando de manera profunda los ojos ajenos con dificultad debido a la iluminación, -Vete al infierno, miserable bastardo sin cerebro- Sentenció provocando que aquel hombre se enojara, o al parecer eso quería mostrar. Pero aún así, sentía un escalofrío, un presentimiento le advertía que algo malo pasaría; no podía explicar detalladamente aquella sensación, aún con su Katana sobre su espalda cubierta en esa funda carmesí, no podía utilizarla en contra de civiles. Quizás esos hombres no eran civiles del todo, es decir: un escenario como aquel no era del todo tan público como parecía ser... Entre cerró la mirada buscando de alguna forma juzgar la apariencia de los otros.

Seguía bailando, manteniendo una distancia, más sin embargo, ¿dónde estaba Zack? Quizás se había ido, ya que al voltear a ver el lugar donde se encontraba previamente él no estaba, suspiró y en un descuido propio sintió como lo sujetaban desde la cintura siendo atraído a probablemente el peli-azul, y a juzgar por esa voz que ya recordaba a la perfección sonrió de manera ironica sin oponerse a la acción de Zack. -Si fuese una forma normal de demostrar aquello, definitivamente sería aburrido- Musitó sin borrar esa sonrisa, su cuerpo se había detenido en aquel momento por culpa del otro, eso era indudable.

-Hablando de aquello- Respondió -Parece que estamos corriendo peligro aquí, como verás, estos tipos no son de fiar...- Murmuró y sólo logró sentir como los dientes de Zack penetraban su piel, no gimió o nada por el estilo, sus ojos carmesíes se abrieron un momento ante la impresión, ¿qué intentaba hacer? Sólo escapó un jadeo de sus labios, uno profundo y fuerte. -Z-zack...- Susurró con difícultad, sentía como el líquido carmín corría por su cuello, dejando pequeños restos sobre el mismo, al parecer los demás se incomodaron y la música se detuvo.

Ese momento definitivamente se volvió bastante incómodo, maldecía en su interior aquella acción por parte de Zack, las luces se encendieron, y los demás mostraban una expresión algo... sádica -Ustedes, serán asesinados esta noche, par de bastados- Esas fueron las palabras que salieron de uno de aquellos tipos, los otros sólo murmuraban, y aún siendo sujetado por Zack, Night dibujó una enorme sonrisa en su rostro -Sabes, podrás corromperme todo lo que gustes si salimos de esta situación con vida, mi "departamento" no está muy lejos de aquí, podríamos ir allá- Con departamento se refería a la residencia Night, obviamente tenía un enorme espacio dentro de ella.


-Parece que será necesario usar la fuerza...- Susurró para sí mismo retirándo la mano de Zack sobre sí mismo, dió un par de pasos hacia delante, sin borrar esa enorme y quizás sádica sonrisa, giró su rostro para ver de reojo al peli-azul, guiñandole un ojo. -Sólo no te entrometas en mi camino, Fleischer- Musitó en un tono alto, pronto varios hombres se acercaron a Night de forma rápida, sin difícultad alguna tomó a uno de la muñeca con algo de fuerza, haciendolo caer sobre su peso, pisó su estomago con fuerza empleando un fuerte salto, para después sacar la preciada espada de su funda y sin retirar la parte métalica que la cubría comenzó el divertido juego, varios gritos cargados de la agonía de los demás se escuchaban, ¿qué haría Zack en aquel escenario? Night parecía divertirse, tal parecía que ninguno era un reto en particular.


avatar
Night
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 60
Localización : No es algo que te importe.

Ver perfil de usuario http://kuroi-karasu.activo.ws/t53-relaciones-night-black#159

Volver arriba Ir abajo

default Re: La dulce tranquilidad no podría ser interrumpida... ¿O si? [+18]

Mensaje por Zack Fleischer el Dom Mar 18, 2012 12:27 pm

El alemán era totalmente ajeno a la trama para acabar con sus vidas que se estaba urdiendo allí. Para él la advertencia de peligro que le había dado Night antes de que le mordiera había caído en saco roto. Como cada vez que se excitaba, sólo podía pensar en lo que pensaba: sexo. Sexo con Night. Sexo en cualquier parte de aquel maldito local (no era una persona escrupulosa). Y darse cuenta de pronto que sus anhelos no serían satisfechos no le sentó precisamente bien.

Le gustó el jadeo que soltó el pelinegro pero no lo tenso que se puso. Tampoco le gustó nada que la música parada de golpe y las luces se encendieran. Cuando aquel tipo habló Zack simplemente se lo quedó mirando con cara de “¿me estás vacilando?”. Y realmente pensaba que aquello era algún tipo de broma. Night volvió a captar su atención y le hizo entender que aquello era real, que por alguna inexplicable razón esos hombres querían matarlos. Pero al menos iba a haber un premio después de todo aquello. Dejó ir al muchacho de su abrazo y lo observó desenvainar su katana.

-Espero que no olvides esas palabras porque yo no lo haré, Night.- le aseguró mientras se crujía tranquilamente los nudillos y el cuello, preparándose para entrar en acción. Hizo girar un par de veces cada brazo para calentar las articulaciones de los hombros y al mismo tiempo recorrió a los presentes con la mirada. Estaba demasiado tranquilo, como si no hubiese entendido que estaba en peligro. Pero si lo entendía: lo que pasaba es que se la traía bastante floja.- Vamos a ver, hijos de puta, me habéis cortado el royo de mala manera. ¿Es que no veías que estaba a punto de liarme con él? Ahora estoy cabreado, que lo sepáis. Y cuando yo me cabreo…- sonrió de una forma increíblemente amplia y sádica, sus ojos brillando con la emoción de la lucha.-… suelo perder el control.

Night había empezado a moverse y él también. Dejó que el primer tipo se lanzara sobre él y lo esquivó con facilidad para soltarle un buen puñetazo en la boca del estómago que lo hizo doblarse; después un codazo en la nuca lo tumbó y ya no se levantó. Zack alzó entonces sus puños en la posición de defensa típica del boxeo.

-Vamos nenazas, venid a mí.

Él no tenía una katana pero tampoco la necesitaba. Tenía suficiente experiencia en artes marciales y peleas callejeras para saber dónde golpear para dejar rápidamente K.O. a un contrincante. Por los gritos que oía a sus espaldas Night no estaba siendo tan “compasivo”, pero a Zack no le importaba: él no mataba, pero no tenía reparo en que otros lo hicieran. Comenzaron a abalanzarse sobre él, a veces de uno en uno y otras varios a la vez. Pero podía con todos sin problemas con sus puñetazos y patadas rápidos y fuertes. A lo mejor visualmente no se le veía tan estiloso como al de los ojos carmesíes, pero era igualmente certero y dañino. Afortunadamente aquella noche estaba totalmente sobrio y con sus sentidos al máximo, así que los golpes que se llevaba eran pocos y casi siempre porque venían a traición.

Acababa de hundirle la nariz a un tipo golpeándole en toda la cara con los nudillos extendidos cuando se dio cuenta de que eran demasiados. Puede que Night y él fueran muy buenos luchadores (y que aquella katana fuera toda una ventaja) pero varios de los tipos que quedaban en pie habían empezado a sacar armas y la cosa se iba a poner más difícil.

-¡Ey, estratega!- gritó para hacerse oír mientras pateaba en el estómago a un hombre para lanzarlo contra otros dos, acabando los tres en el suelo.- ¿Tienes algún plan concreto? Porque no es que no me esté divirtiendo pero esto empieza a ponerse peliagudo.

Esquivó el primer navajazo, que iba directo a su pecho, y bloqueó la mano del rival con una llave, golpeando después su codo de fuera a dentro para romperle el brazo y dejarlo caer gritando de dolor al suelo. Esperaba que en su delirio sanguinario Night no hubiera perdido el norte.


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: La dulce tranquilidad no podría ser interrumpida... ¿O si? [+18]

Mensaje por Night el Dom Mar 18, 2012 2:11 pm

Lastimeramente el campo de "batalla" no era lo suficientemente entretenido para el peli-negro, aquel mantenía una expresión fría en todo momento. Todos y cada uno de los segundos estaban siendo algo incómodos dentro del enorme local, observaba de izquierda a derecha, detrás hacia delante, y aún así los hombres seguían de pie. "De estar en sus zapatos hubiese huído antes" Pensó ironicamente, no comprendía el motivo por el cual aquellos hombres lo buscaban. ¿Sería a él o a Zack?

Pronto los diez tipos que quedaban delante de él sacaron unas cuantas navajas, otros katanas de menor longitud a la que Night mantenía en su brazo derecho, sonrió al ver que las cosas se volvían más complicadas en aquel momento, y entonces uno de ellos habló -y curiosamente era el mismo que quería llevarlo a su "departamento"- con una sádica sonrisa en sus labios -Night Black. El Asesino de la Oscuridad ¿así te haces llamar, no?, te hemos estado buscando desde aquella noche, sabes... no es muy cortés acabar con mis hombres, pagarás caro- No podía evitar esa risa entre dientes, ¿eran los tipos de Londres? Suspiró aburrido, y tomó una posición más relajada al escuchar como crujían los huesos de los demás, culpa de Zack al parecer.

-Es un "honor", no esperaba ser perseguido por tales idiotas como lo son ustedes, diganme una cosa; ¿han mejorado al menos un poco? Me sería bastante aburrido acabar con su existencia si no será difícil- Musitó con sumo sarcasmo, uno de aquellos hombres no midió las consecuencias y se acercó rápidamente con una navaja en sus manos, ¿porqué son tan impulsivos? Fue un movimiento rápido, a los ojos de Night éste era lento, esquivó el corte, más no del todo. Una fisura se formó en su pecho, sólo el cuero resultó dañado. Giró de una forma veloz, su cuerpo dio una patada en las espinillas de aquel tipo, derribandolo en cuestión de segundos, y al hacer esto otro movimiento intervino en la acción, ahora esto era personal, ¡Zack no tenía nada que ver en esto! Una sádica expresión invadió el rostro de Night, estaba por cometer un acto sumamente cruel -Es mi vida, o la tuya...- Murmuró; su padre le había enseñado aquello, el mejor motivo para asesinar a alguien, hasta el momento los hombres que habían caído por su culpa permanecían inconscientes, pero eso se había terminado ahora.

Insertó la hoja de la espada en el cuello del hombre derribado ahí, su cuerpo escupió la sangre que necesitaba ver, mostraba una mirada interesante; aquella reflejaba desprecio e ira. Aquel tipo no había logrado si quiera gritar o emitir algún sonido, que pena.

Luego de eso dejó una enorme tensión en el aire, los demás delante de sí estaban asombrados, e incluso sus rostros mostraban temor. No había remordimiento, tenía que acabar con ellos por órdenes familiares, nada podría evitarlo. Mantuvo una posición firme, los observaba lentamente, ¿escaparían o se quedarían a morir? Silencio, a excepción por Zack y sus "amigos", era la dulce melodía dentro de los oídos de Night, pronto los demás no dudaron en acercarse rápidamente, éste los esquivó a todos y cada uno, no eran lo suficiente para poder cortar a Night, mucho menos con armas tan pequeñas.

Escuchó el grito de Zack, ladeó su cabeza a duras penas, pues la situación no era favorable para aquel, no era problema del peli-azul lidiar con esos hombres. No podía voltear a verlo, pero sabía que él estaba bien. -Claro que tengo un plan- Exclamó mientras su Katana derribaba las demás armas de filo. -
¡Sal de aquí! ¡¡Este no es tu problema Zack!!- Gritó con fuerza retrocediendo rápidamente hasta quedar al lado del peli-azul esquivando un par de golpes. Observó curioso aquella ropa cortada, ladeó su cabeza y frunció un poco el ceño -Es la segunda vez que arruinan mi ropa el día de hoy...- Murmuró para sí mismo. Pronto miró detenidamente el entorno, debía encontrar una salida para que el otro saliera de ahí.

Un interruptor... eso serviría -Yo siempre tengo un plan. Zack, necesito que vayas al interruptor de la izquierda, se encuentra justo en la esquina de este repugnante lugar, destrozalo y quedate ahí, estos tipos perderán la cabeza, literalmente... y quizás después yo pierda la cordura- Guardó un tono un tanto cómico en su voz, ahora que se había fijado en su espada, aún quedaban restos de sangre derramada en batalla, sonrió con una expresión bastante sádica, suspiró profundamente. -Luego de ello, necesito que me detengas a como de lugar, tú sabrás el momento preciso para detenerme, sólo habrá silencio y bastante sangre derramada. Por favor...- Murmuró en un tono más serio, sujeto aquella katana con ambas manos y mantuvo una posición tradicional de aquel arte, esperando que Zack ayudase en la pequeña "petición".



avatar
Night
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 60
Localización : No es algo que te importe.

Ver perfil de usuario http://kuroi-karasu.activo.ws/t53-relaciones-night-black#159

Volver arriba Ir abajo

default Re: La dulce tranquilidad no podría ser interrumpida... ¿O si? [+18]

Mensaje por Zack Fleischer el Lun Mar 19, 2012 5:48 am

Esquivar. Golpear. Esquivar. Golpear. Golpear… Se estaba volviendo un poco monótono. No sabía porque pero aquellos tipos se lanzaban sobre él llevados por la ira, lo que provocaba que no pensaran con frialdad y cometieran errores de principiante. Así que ya estaban la mitad en el suelo con algo roto y Zack sólo tenía el labio partido y un par de futuros moretones en la espalda. El primer subidón de adrenalina ya empezaba a caer y eso le permitía al alemán pensar con más claridad y llegar a la conclusión de que aquello no pintaba muy bien. Podía manejar con facilidad a un tipo armado pero, ¿a seis o siete? Sacó a Susan, su navaja, y la esgrimió con habilidad aun sabiendo que ni con esas la balanza dejaría de estar tan desequilibrada a su contra.

Le llegó la respuesta de Night en forma de grito, pues él también andaba bastante ocupado con sus cosas, y solo logró hacer que frunciera el ceño.

-¡Pues tu plan es una puta mierda, que lo sepas!- replicó enfadado. ¿De verdad pensaba que lo abandonaría allí? No conocía a Zack Fleischer. Él no era un puto cobarde que huyera dejando a los suyos atrás. Y desde que Night había anunciado que sería su estratega había pasado a ser su protegido.- ¡Claro que es mi problema!

Esquivó un nuevo navajazo por centímetros y su camiseta quedó con un horrible roto de más de diez centímetros. Genial, tendría que tirarla. Pateó la cara de aquel tipo y al retroceder notó la espalda de Night. El pelinegro pasó a explicarle mejor el plan, pero éste no terminó de gustarle ya que suponía que Night se encargara solo de todo, lo cual él veía peligroso. Mas parecía muy seguro de sí mismo. Zack se paró un segundo tan solo en pensar lo que estaba a punto de pasar: iba a presenciar una masacre. No imitó el tono divertido de Night cuando contestó:

-Me sigue pareciendo una mierda de plan, pero está bien. Te detendré a como dé lugar.- le prometió, sus ojos azules brillando con una determinación férrea. Luego se relajó un tanto y hasta sonrió.- Pero como me cortes a mí, te mato, ¿entendido?

Confiaría en el pelinegro. Aquella era su prueba de iniciación, por así decirlo. Vería quién era realmente aquel chico y decidiría si mantenerlo a su lado o no. Se estaba jugando la vida, pues nada le aseguraba que a Night no se le fuera la cabeza y lo matara también. Tendría… fe, por así decirlo.

-A la de tres. Uno… Dos… ¡Tres!

Zack echó a correr y derribó con una embestida al tipo que le bloqueaba el camino. Inmediatamente los otros hicieron amago de seguirlo pero tropezaron con sus gimientes compañeros en el suelo, lo que los retrasó lo suficiente como para que Zack alcanzara a la carrera el interruptor. Le pegó tal puñetazo que la placa de plástico se partió. Saltaron algunas chispas y de pronto se hizo la oscuridad. Zack no se movió ni un centímetro, incluso contuvo el aliento inconscientemente.

“Muéstrame quién eres, Night”.


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: La dulce tranquilidad no podría ser interrumpida... ¿O si? [+18]

Mensaje por Night el Mar Mar 20, 2012 10:46 pm

Finalmente y después de varios meses esperando aquel momento, finalizaría con la existencia de aquellos que alguna vez intentaron matar a su familia, liberaría suficiente rencor como para hacer pagar a todos y cada uno de esos hombres. "Debo hacer esto con cautela" Pensó. Sin retirar sus ojos de aquellos blancos, visualizó a todos incluso a los heridos por sí mismo y aquellos de los que Zack se había encargado, debía recordar las posiciones de todos, no era sencillo cortar cabezas en la oscuridad, pero era divertido. -No, no lo es Zack...- Murmuró sosteniendo aquella Katana con ambas manos y a su vez imponiendo una fuerza superior a la normal en éstas. Debía admitir que sentía una enorme presión sobre sus hombros, no podía descartar la idea de tener que detenerse a la hora de poder toparse con su "compañero" y posiblemente asesinar por error a aquel tipo, era un error que no podía cometer bajo ninguna circunstancia.

Los rostros ajenos mostraban terror, aún no sentían la hoja de Night cortar sus cuellos y ya estaban temblando, eso dibujaba una sádica sonrisa en su rostro. Notó que Zack había percatado su orden a la perfección. "Bien, un problema menos". Lo primero que debía hacer como un asesino profesional era disminuir su pulso hasta el punto de hacerlo desaparecer, solo tenía un minuto para realizar la masacre. En cualquier segundo las luces se apagarían dando comienzo a semejante acto. Comenzaba a perder pulso, sus ojos brillaron con un destello asesino, aún guardando aquella postura la cual se volvía más salvaje a cada segundo, había sido un éxito memorizar las localizaciones del enemigo; no había escape alguno ante el sable japonés y el dueño del mismo. Segundos antes de ser extinguida todo rastro de luz aumentó su sonrisa -¿Saben ver en la oscuridad? ¿No? que pena... Dark Black Night...- Murmuró girando su cuello generando un sonido extraño, como si uno de sus huesos se hubiese roto; sin perder el enfoque en los demás estaba a punto de perder la cordura. -¡¡¡HAHAHAHAHAHAHAHAH ES HORA DE MORIR SABANDIJAS!!!- Gritó con fuerza, en aquel momento la luz finalmente se había terminado, dejando una simple linea a lo lejos, indicando la salida.

Su movimiento fue bastante rápido, sus sentidos aumentaron a causa de la perdida de pulso generando una especie de maquina asesina en sí. Ahora sostenía esa espada con la diestra, y pronto comenzó a degollar al enemigo, incluso a aquellos que permanecían inconscientes generando gritos entre cortados a causa de la pequeña agonía, sentía como la sangre salpicaba su cuerpo
"Mueran... mueran... ¡¡MUERAN!!" Era lo único que cruzaba por su mente, la respiración de aquellos que permanecían con vida relataban su ubicación y aún si estaban corriendo evitando el destino cruel de perder la vida, no funcionaría. Cortaba la cabeza de aquellos que estaban en el suelo del repulsivo local, aquellos que permanecían de pie eran atravezados por la hoja de la Katana, y después de quedar paralizados por el dolor la retiraba con fuerza y rapidez para después generar un sangriento corte y patear el cadaver con fuerza. Solo tomaba un par de segundos asesinar a cada hombre, uno por uno, era divertido para Night, aún si la locura se apoderaba de él poco a poco. No debía olvidar la presencia de Zack, podía escuchar un latido en la esquina donde el interruptor se encontraba hace un momento, cueste lo que cueste, no se acercaría a aquella zona.

Ahora bien, después de haber pasado exactamente un minuto, y haber dejado un profundo y enorme silencio en el lugar comenzó a jadear con fuerza, se sujetó a sí mismo con dificultad, envainando el arma con la que había tomado la vida de al menos treinta personas aquella noche. ¿Culpa alguna? No... en ese momento la mente de Night había quedado en blanco, su cuerpo comenzó a caer lentamente hasta quedar de rodillas, colocó sus manos en aquel suelo, podía sentir la sangre que habían derramado sus víctimas. Le costaba dificultad respirar, no cabía duda alguna de ello...
-Sólo... quiero salir de aquí...- Susurró a duras penas. Cabía destacar que esa lunatica sonrisa seguía dibujada en su rostro, su cuerpo temblaba a causa de contener una carcajada, solo se escuchaba ese sonido atrapado entre los dientes del peli-negro, su cuerpo comenzó a sentir frío."Maldición..." pensó sin cambiar condición alguna en la que se encontraba. Después de dejar salir su instinto asesino, aprisionó al mismo recuperando lentamente la cordura, debían escapar lo antes posible de ese lugar, a futuro sería la escena del crímen perfecto.


avatar
Night
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 60
Localización : No es algo que te importe.

Ver perfil de usuario http://kuroi-karasu.activo.ws/t53-relaciones-night-black#159

Volver arriba Ir abajo

default Re: La dulce tranquilidad no podría ser interrumpida... ¿O si? [+18]

Mensaje por Zack Fleischer el Miér Mar 21, 2012 10:12 am

Todo ocurrió muy rápido, pero al mismo tiempo fue como si el tiempo se hubiese detenido. Las luces se extinguieron y Zack pudo escuchar a la perfección la carcajada y el grito que soltó Night en el silencio imperante del lugar. Fue… inquietante. Se negaba a aceptar otro adjetivo más específico. Pero aunque no le pusiera palabras a lo que sintió al empezar a escuchar los gritos de agonía y las salpicaduras de sangre los signos estaban en su cuerpo: corazón acelerado, pulso tembloroso, sudor frío. A duras penas podía respirar por la emoción contenida. A pesar de que fuera de tipo duro y experimentado aquella era la primera matanza que presenciaba en su vida. Había visto cadáveres, sí, pero no en las condiciones en las que encontraría los de aquellos tipos cuando las luces volvieran.

Y de repente todo quedó en silencio. Un último gemido ahogado se escuchó a lo lejos mientras la última víctima agonizaba. Zack dejó los segundos pasar a la espera de esa señal que supuestamente debía esperar… y la escuchó a modo de un simple susurro ahogado. Recuperando la compostura comenzó a andar a ciegas hacia donde escuchaba la respiración de Night. Trató de no pensar en la razón por la que el suelo se sentía húmedo y pegajoso, ni en porqué sus pies tropezaban con cosas tiradas cada poco. Otro con menos estómago que él ya estaría sufriendo una crisis nerviosa o vomitando… pero él simplemente se centró en Night. La respiración de Night, la voz de Night… Ahora era él quien necesitaba ser salvado.

El pelinegro hacía un sonido muy raro, como si quisiera reír pero no pudiera. En silencio Zack se arrodilló a su lado y, muy lentamente, tomó su diestra para pasarle el brazo por encima de sus fuertes hombros. Lo tomó de la cintura con la otra mano y tiró levemente de él hacia arriba, con delicadeza, pues notaba que el estado mental del chico era precario.

-Vamos Night… Nos vamos de aquí…- le susurró al oído tratando de sonar lo más normal posible. El olor a sangre era increíblemente intenso.-… Todo ha terminado… Vámonos…

Tenían que alejarse de allí cuanto antes: no quería acabar en un reformatorio por ser acusado de cómplice de asesinato. A tientas volvió a recorrer aquel camino de cadáveres cargando a Night consigo. El silencio era sepulcral, tan intenso que podía escuchar el pitido de sus oídos. ¿Qué había pasado con la música? ¿Cómo podía ser que hacía solo unos minutos estaban allí mismo, magreándose en la pista? ¿De dónde habían salido esos tipos? ¿Tan importante era para ellos buscar venganza que hasta habían sacrificado sus vidas? ¿Y para qué, para que un adolescente esparciera sus vísceras por la pista de baile?

“Para lo único que ha servido todo esto es para que yo me dé cuenta de que quiero a este chico a mi lado. O, mejor dicho, para saber que no quiero estar en el bando contrario a él”.

El aire frío de la noche los envolvió al salir por la puerta de atrás. Daba a un pequeño callejón donde estaban los contenedores de basura y demás porquerías. Zack soltó allí al otro, ayudándole a apoyarse contra la pared. Sus nuevas vestimentas estaban rasgadas y cubiertas de salpicaduras de sangre. Y bien sabía Zack que no era el momento y que era un pensamiento enfermizo pero… a su parte sádica le parecía que se veía incluso más sexy que antes.

-¿Estás bien? ¿Puedes caminar?- le preguntó para distraerse de aquel improductivo pensamiento. Aun se sentía muy extraño con todo aquello, no sabía qué pensar.- Tenemos que irnos lo más lejos de aquí posible. Si necesitas un descanso iré a por la Harley y volveré a por ti lo más rápido que pueda…


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: La dulce tranquilidad no podría ser interrumpida... ¿O si? [+18]

Mensaje por Night el Miér Mar 21, 2012 12:43 pm

Aún en aquel estado Night permanecía consciente de su entorno y todo lo que sucedía a su alrededor, estaba seguro de haber sido invadido por el cansancio o un efecto secundario por actuar, ejecutar y forzarse a sí mismo en aquella situación. Pero, no podía ignorar el profundo hedor a sangre emanado desde los alrededores, ¿porque había llegado tan lejos? ¿Acaso aquellos tipos en realidad merecían morir? Decenas de preguntas cruzaron por su mente, un verdadero asesino no mataba por gusto, todos necesitan de un fin, nadie puede hacer algo sin motivo alguno, nadie...

Esa risa contenida fue desapareciendo poco a poco con dificultad, finalmente estaba recuperándose a sí mismo después de tal incidente. Quizás después de todo había una especie de culpa, seguía siendo una, por más mínima que fuese. Apretó con fuerza ambos puños tomando una expresión fría, su pulso comenzaba a regresar a aquello que podría llamarse normal. Ese líquido carmín recorrer cada centímetro de sus dedos, despreciaba aquel color, lo peor de todo era la tonalidad de sus ojos,
¿Night estaba destinado a ser un asesino desde un principio? Una pregunta bastante vieja, años de tenerla dentro de su cabeza, y aún no conseguía una respuesta coherente y compleja.

Sus ojos estaban entre-cerrados, ahora que había regresado a la realidad podía experimentar un poco de la culpa, "Tomar la vida de alguien puede ser difícil. Pero debes hacerlo si es por tu bien" Lección número dos, antes de haber comenzado con ese enorme entrenamiento, y esa no fue una orden del todo. Pronto escuchó unos pasos, no movió ni un solo músculo, aún seguía pensando aquellas cosas, después del acto que había provocado debía meditar un poco el siguiente paso. Normalmente la culpabilidad desaparece. "Me sorprende que aún siga aquí... por qué...
¿por qué no escapaste de mi, Zack? Pude haberte matado..." Luego de aquel pensamiento sintió un escalofrío en su diestra, así mismo su brazo fue colocado sobre los hombros de aquel hombre, frunció el ceño un poco, nunca le había agradado la idea de ser una carga, nunca. Al ser tomado de la cintura esa expresión cambió.

En unos dos minutos para ser exactos podría caminar como antes de haber llegado a ese lugar, salieron por la puerta trasera, Night tenía una visión un tanto borrosa. El clima no era favorable, y mucho menos por las ropas con las que cargaba. Quizás el único lado positivo era su visión; ahora podía ver mejor. El lugar conservaba ese ambiente tan degradante para el pelinegro, suspiró al ser apoyado sobre una pared. Miró a Zack con naturalidad, aquel tenía una expresión algo... diferente a la común.
-Estoy bien...- Murmuró estirando sus extremidades, estaban algo adormecidas y eso le incomodaba. -
¿Tú, estás bien?- Preguntó en un tono similar al del otro. Después de un par de segundos más finalmente su visión recobró la perfección, se miró a sí mismo, repleto de sangre y con la camiseta cortada, aquel líquido había manchado esa zona.

Gruñó un poco, regularmente no terminaba en aquellas condiciones, era molesto, bastante para él.
-No hace falta... puedo caminar- Murmuró acercándose al peli-azul, se acercó demasiado, quizás jugaba con su suerte. -
¿Procedemos?-.


avatar
Night
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 60
Localización : No es algo que te importe.

Ver perfil de usuario http://kuroi-karasu.activo.ws/t53-relaciones-night-black#159

Volver arriba Ir abajo

default Re: La dulce tranquilidad no podría ser interrumpida... ¿O si? [+18]

Mensaje por Zack Fleischer el Jue Mar 22, 2012 12:43 pm

Night tenía una expresión ausente en el rostro y sus ojos estaban descentrados, apagados. Era como si estuviera en algún lugar muy lejano, perdido en sus pensamientos. Pero la voz de Zack y el aire fresco de la noche parecieron traerlo de nuevo a la realidad. Trataba de comportarse con toda la normalidad posible pero no acababa de lograrlo; Zack se preguntaba qué estaría sintiendo en aquellos momentos… ¿Qué se sentía al saber que habías acabado con la vida de casi treinta hombres? Se le veía tan tranquilo por fuera… ¿lo estaría también por dentro? La única forma de saberlo sería preguntándole a Night, pero no consideraba que fuera adecuada.

-Sí, estoy bien. Unos pocos golpes y un par de cortes, pero no es nada grave.- contestó, rascándose la cabeza con algo de incomodidad. Sus pensamientos eran confusos y no lograba centrarlos, ¿estaba tal vez en algún tipo de shock post-traumático? Prefería pensar que no ya que sonaba muy de tipo débil. Pero inevitablemente ya no podría ver a Night igual nunca más.- Eso de ahí dentro ha sido realmente… increíble.

Sí, era un buen adjetivo. Observó al pelinegro volver poco a poco a la realidad y mirar con asco las múltiples manchas de sangre de su piel y ropa. El chico se incorporó, dispuesto a caminar, pero a Zack le dio la sensación de que quería que lo volviera a ayudar a caminar, tal vez por lo mucho que se había acercado… En cualquier caso no se lo pensó dos veces y le pasó el brazo por la cintura, posando su mano sobre la delicada cadera de Night.

-Vale, procedemos.- convino, y comenzó a andar hacia donde habían dejado la motocicleta.- Será mejor que te quites esas ropas y te des una ducha para deshacerte de… bueno, de las pruebas.- añadió con una significativa mirada a las manchas de sangre.- ¿Dónde queda tu departamento?

Al decirlo recordó la promesa que el pelinegro le había hecho antes: si salían con vida de allí tendría vía libre para ensuciarle, metafórica y literalmente hablando. ¡Qué lejos quedan ya esos roces en la pista de baile! A penas habían pasado unos minutos y él tenía la sensación de que había sido una eternidad… No estaba seguro de que Night aun tuviera ánimos para seguir con lo que habían dejado a medias allí dentro. ¿Y él, aún le quedaban ganas?

“Claro que sí. Yo siempre tengo ganas de echar un buen polvo… Aunque sea con un peligroso joven asesino”.


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: La dulce tranquilidad no podría ser interrumpida... ¿O si? [+18]

Mensaje por Night el Jue Mar 22, 2012 10:31 pm

Tiempo; en aquel entonces serían las 11:00 pm. Seguramente y a juzgar por la posición de la luna escondida detrás de aquellas oscuras nubes navegando por el enorme cielo nocturno. Aquel joven de ojos carmesíes suspiró profundamente, eliminando toda clase de culpa dentro de su cabeza, si bien ya era costumbre de él evitar sentimiento sobre los actos que debería o había cometido como un Asesino, si esa sería su profesión además de manejar a la familia Black en un futuro, debía manejar su mente de manera profesional.

Aún conservaba ese desagradable y profundo olor a sangre en su piel y ropas, quería tomar una ducha lo antes posible... Las acciones de Zack parecían mostrar algo de temor disimulado, no le sorprendía en absoluto, sólo dibujó una sonrisa leve en su rostro para después mirar fijamente a aquel "compañero". Ladeó su cabeza un par de veces intentando recuperar un tono más natural en su voz. -No es tan divertido como parece serlo- Murmuró dejando un pequeño silencio y en el transcurso aumentó su sonrisa -Miento, lo es...- Susurró.

Notó como el brazo de Zack pasaba a estar en un costado y así mismo colocaba su mano en la cintura del peli-negro. Pronto comenzaron a caminar hacia la Harley de aquel tipo, escuchó atentamente las palabras del aparente peliazul, aquella pequeña mentira de vivir en un simple departamento no causaría daño en absoluto,
¿por qué debería mencionar aquello? -Tengo frío...- Susurró buscando las palabras adecuadas para "competir" con aquel.

-Al parecer está a dos kilometros de aquí, podría decirse que al norte del Dokusei...- Observó el cielo sin perder el paso -Por cierto...- Rodó la mirada un par de veces sin establecer contacto visual con Zack -No he olvidado mi promesa, Zack...- Susurró con un tono quizás sensual, a propósito claro estaba. A lo lejos podía ver la Harley después de haber salido de ese callejón. Se separó de Zack un momento adelantándose para poder sentarse en el lugar donde antes lo había hecho. Para su suerte sus pertenencias seguían ahí.

Se quitó la chaqueta manchada de sangre, afortunadamente sus brazos permanecían "limpios", a diferencia de la primera vez, ahora no tenía suficientes ganas de conducir, quizás las reservaría para otra situación. Después de aquellos movimientos en la pista de baile podría figurarse la situación que pasaría a futuro. Tiró aquella chaqueta, no tenía nada que identificase al joven Night como el asesino del lugar, dejandolo con la camiseta de cuero, más sin embargo su maleta permanecía en la parte trasera de aquella motocicleta. Miró de reojo a Zack sonriendo de manera sarcástica -Zack, mueve tu humanidad
¿quieres?-.


avatar
Night
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 60
Localización : No es algo que te importe.

Ver perfil de usuario http://kuroi-karasu.activo.ws/t53-relaciones-night-black#159

Volver arriba Ir abajo

default Re: La dulce tranquilidad no podría ser interrumpida... ¿O si? [+18]

Mensaje por Zack Fleischer el Mar Mar 27, 2012 10:45 am

Se le contagió la sonrisa de Night cuando bromeó sobre el tema de si era o no divertido asesinar. Había que ser muy descarado e inhumano para bromear con algo así, y eso chico lo era. Parte de su encanto natural, supuso Zack. Se rozó el corte del cuello, ya casi formada la costra, y recordó de quién era aquel recuerdo. Siguió sonriendo pues no había problema: también le gustaba esa parte salvaje e imprevisible de Night.

-En la Harley llegaremos en seguida.- respondió el alemán, mas entonces escuchó el resto de las palabras de Night, sorprendiéndose. Pues sí, al parecer si que seguía teniendo ganas de “juerga”. O eso, o como él ponía mucho empeño en cumplir sus promesas. En realidad al peliazul poco le importaba con tal de probar la suave piel de ese asesino sanguinario. Se le escurrió de entre los brazos antes de que pudiera hacerle algo pervertido como respuesta, así que tuvo que conformarse con sonreír sensualmente y usar las palabras.- Me alegro de escuchar eso. Me alegro mucho…

Aquella última frase fue casi un susurro que acompañaba al camino que recorrían sus ojos por el trasero de Night. Llevándolo por delante tenía una fantástica visión de su anatomía posterior. Casi fue una pena llegar a la moto y que tuviera que sentarse.

-Ya voy, ya voy… ¿Qué prisas te han entrado de golpe?- se acercó hasta él y se inclinó hacia delante para hablarle al oído, dejando que su aliento rozara la oreja ajena.- ¿Tantas ganas tienes de dejar que te pruebe, Mr. Hitman?

Se apartó y se quitó la chaqueta, echándosela al otro sobre los hombros pues le había oído decir que tenía frío. Después se puso el casco y montó tras Night, exactamente igual que antes. Esta vez el otro no dijo nada sobre que le dejara conducir, lo que le sorprendió. Se le veía más normal pero… no debía olvidar lo que acababa de hacer. Tal vez Night aun luchaba con sus propios demonios dentro de él. Pero ese no era su problema. Arrancó la moto y la puso en marcha, saliendo hacia la carretera.

-Ve indicándome el camino.- le pidió, alzando la voz para que pudiera oírlo aun con el casco.

La expectación comenzaba a crecer en él. Después de una buena pelea siempre le gustaba echar un polvo… y su cuerpo empezaba a recordarlo conforme su mente se terminaba de despejar.


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: La dulce tranquilidad no podría ser interrumpida... ¿O si? [+18]

Mensaje por Night el Sáb Mar 31, 2012 11:38 pm

Bajo esa tranquilidad escondía un plan, obviamente éste tendría éxito, de alguna u otra manera conduciría al menos un poco aquella Harley, no dudaría en hacerlo, nada lo impediría, y al parecer Zack se había tragado de una forma excelente aquella pequeña mentira piadosa. Las incomodidades sobre aquella Harley respecto a la ropa que portaba en esos momentos eran peores a las que sentía en un principio de la noche. Lamentablemente no había tiempo de despojarse del cuero, cosa que haría en su momento; de eso no cabía duda alguna. También estaba la situación de querer tomar una ducha, una prolongada y caliente ducha.

Si la mejor forma de relajar su cuerpo era teniendo sexo con Zack, tomaba dos pájaros por un solo tiro, afortunadamente. No podía ocultar esa sensación eléctrizante provocada por el susurro de Zack, el tacto que el aliento del peliazul producía era más sensible ante el oído del pelinegro, quizás por el cansancio que éste último tenía en su momento. Sus ojos intentaron observar el rostro de aquel de reojo, para su mala suerte no logró establecer un contacto visual, por lo que se formó una curva en su espalda logrando entrar en un contacto físico con la anatomía frontal del motociclista.


-Dejaré que lo averigues tú mismo, Fleischer- Murmuró en un tono lascivo, enfermizo, provocativo... Más sin embargo aquella expresión bastante sensual en su rostro se vio interrumpida por una más "sorpresiva" ante la acción que Zack había hecho. Colocar su chaqueta encima de los hombros de Night era un gesto algo romántico, no le molestó, pero le incomodó de alguna u otra forma, si algo no era de su agrado era ser una carga para el resto, y ese era uno de los motivos por el que se había decidido a ser un Asesino Profesional, quien a futuro se encargaría de los negocios que su familia encabezaba por ende.

«Ve indicándome el camino» Fueron las palabras que resonaban en su mente, ¿acaso Zack creía que no conduciría? Nada, absolutamente nada impide que la voluntad de Night Black se lleve a cabo. Cuando la moto arrancó, adornó su rostro con una sarcastica sonrisa. -Claro, aunque será mejor que dirija ésto por mi cuenta, mi estimado- Exclamó colocando ambas manos sobre las del peliazul, logrando manipular de alguna forma los controles, y así mismo; acelerando la velocidad de la Harley a propósito. El viento lograba mover con fuerza los cabellos oscuros del ojicarmesí pero eso le importaba un bledo, ahora tenía el control.

Retrocedió un poco de manera inconsciente, llegando a tocar profundamente la entrepierna de Fleischer con su trasero, se percató de eso, pero lo único que logró aquello fue que su sonrisa aumentase. Probablemente Zack tendría una mueca de disgusto en su rostro, no podía verlo aún cuando giraban por aquellas calles repletas de oscuridad gracias a aquel casco. La velocidad comenzó a disminuir conforme el tiempo pasaba, dando un aspecto agradable al cielo nocturno y así mismo al ambiente dominante de las siniestras calles de japón.

Al cruzar a un costado de Dokusei, Night giró su rostro a su derecha, logrando ver el edificio a la perfección.
"No está muy lejos de aquí..." Había pasado, según sus calculos; diez o quince minutos talvez. Sus habilidades como conductor eran buenas, pero no podía manejar con total comodidad por dos simples razones: su ropa de cuero, y la motocicleta en sí. A lo lejos podía ver su mansión gracias a la luz de la luna. ¿Qué diría Zack sobre aquella edificación? Frenó con suavidad hasta llegar a la enorme entrada, sacó un control remoto de la maleta con la que cargaba -tenía varios, por el momento sólo cargaba con ese- y abrió aquellas compuertas; las mismas se cerraron al entrar, avanzando tranquilamente a un enorme interior repleto de cesped. Dejó de manipular el vehículo.

-Es aquí...- Murmuró esperando por la reacción del tipo detrás de él.


avatar
Night
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 60
Localización : No es algo que te importe.

Ver perfil de usuario http://kuroi-karasu.activo.ws/t53-relaciones-night-black#159

Volver arriba Ir abajo

default Re: La dulce tranquilidad no podría ser interrumpida... ¿O si? [+18]

Mensaje por Zack Fleischer el Lun Abr 02, 2012 6:00 am

Le gustaba cuando Night respondía a sus provocaciones con más de lo mismo. Que se hiciera el difícil y el incitante a la vez era genial: aumentaba más la llama del deseo del peliazul. Ya se estaba muriendo de ganas por hundirse en ese sensual cuerpo… Se sentía excitado, lleno de energías dispuestas para ser quemadas en una noche de pasión. ¿Se lo había ganado, no? Night le haría olvidar el “trauma” de una manera muy, pero que muy placentera. Esos roces del cuerpo ajeno contra el suyo eran un buen aperitivo.

Zack acababa de arrancar la moto cuando sintió que las manos del pelinegro se posaban sobre las suyas con determinación. Tan solo un instante tardó en ver lo que pretendía, justo el tiempo necesario para que Night girara el acelerador. Pues no, al parecer no desistía en su intención de conducir la moto. Su primera reacción fue de enfado, ¿quién se creía que era para tocar así su Harley sin permiso? Maldito mocoso prepotente… Pero claro, a posta o sin querer, Night había encontrado la forma de distraer al alemán. Sentir el bien formado trasero del pelinegro contra su entrepierna era un estímulo lo suficientemente poderoso como para que cediera un poco de terreno en el tema de la conducción. Zack mantuvo, no obstante, sus manos sobre los comandos dispuesto a tomar el control del todo si fuese necesario. Quitarle las riendas a Night habría sido muy sencillo pero por esta vez lo dejaría pasar… ya tendría tiempo de “castigarlo” en su cama.

El asesino mantuvo el ritmo hasta llegar al instituto y siguió adelante. Zack memorizó la ruta por si algún día tenía que volver allí, bien por ser invitado o bien por no tener a dónde ir a dormir (no sería la primera ni la última vez que se colaba sin permiso en casa de sus colegas). Pero cuando vio dónde se detenían se quedó algo perplejo: ¿qué diablos pintaban ante ese caserón señorial? Entonces recordó que Night le había dicho que su padre era multimillonario.

-El concepto de “departamento” no lo tienes muy claro, ¿verdad?- fue su respuesta cuando Night abrió las verjas del enorme jardín y le volvió a ceder los comandos de la moto. Miraba aquella imponente casa con una mezcla de reverencia y envidia.- Menuda choza… No entiendo que mierda hace un niño rico como tú en el Dokusei.- siguió conduciendo por los jardines hasta la entrada principal, aparcando por allí cerca y quitándose el casco para poder ver mejor la edificación.- ¿Estarán tus padres? No sé si estoy preparado para ser presentado en sociedad.- terminó por bromear, aunque en el fondo no tenía ni las más mínimas ganas de conocer al hombre que había convertido a su propio hijo en un asesino.

Se bajó de la Harley y esperó a que Night hiciera lo propio y le guiara por el interior de la mansión. Poco a poco se iba reponiendo de la sorpresa inicial.

“Este Night es un tipo lleno de secretos…”.


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: La dulce tranquilidad no podría ser interrumpida... ¿O si? [+18]

Mensaje por Night el Lun Abr 02, 2012 6:37 pm

Un factor importante y a su vez interesante era la situación entre aquel par, algo irónica era la verdad; bien dicen que lo contrario a la mentira debe doler o provocar al menos una reacción. El enorme terreno y la edificación misma abarcaban hectáreas enormes, un formidable trabajo para haber tardado tres años mínimo en construirla. Un estilo bastante moderno, con una mezcla de colores neutros como lo son el negro y el blanco eran los que predominaban en el edificio. También, al fondo un pasillo, éste daba a una piscina, interesante a decir verdad y aún más por el simple hecho de enviar su propio diseño ahora vuelto una completa realidad.

Suspiró bajando del vehículo ajeno con una sonrisa leve en su rostro. -Una pequeña mentira no hace daño a nadie, Zack- Ahora estando cerca de la entrada habían logrado evitar recorrer tal sendero -Digamos que he estado en otros institutos similares al Riyu Maindo, debo decir que me desagrada la idea de ingresar a un lugar así de nuevo...- Murmuró encogiendo los hombros ante el comentario ajeno, bajando la mirada. Aún estaban sumergidos en una oscuridad algo considerable, un resplandor blanquecino alcanzaba a la Harley logrando ver las siluetas del inglés y el peliazul. Definitivamente aquel comentario sobre sus padres lo sacó de su órbita, de cualquier manera no era preferible que aquellos viviesen con él, tenían bastantes asuntos que atender.

-Ellos no viven conmigo... están en Inglaterra. Hace tiempo les pedí que construyeran una mansión para mí, por lo que solo hay un habitante en éste enorme edificio- Sonrió para sí mismo bostezando por aquel horario y el cansancio previo talvez. Estiró su cuerpo en toda extremidad posible, pronto comenzó a caminar hacia la entrada, las puertas se abrían con un código específico, a un costado derecho podía encontrarse ese dispositivo instalado por el mismo pelinegro, quién se acercó a él lentamente; tocó unas cuantas veces la pequeña pantalla táctil ingresando así una contraseña específica de cuatro dígitos. Pronto las puertas se abrieron, encendiendo las luces del exterior, iluminando un completo campo repleto de aquella vegetación, podían admirarse centenas de camelias en todo el entorno.

Volteó a ver al peliazul, sabía muy bien que después de todo lo que habían pasado aquella noche ambos tendrían que terminar teniendo sexo, por más de una razón talvez; una de éstas era la promesa que le había hecho, y hasta el momento pensaba cumplirla al pie de la letra. Las puertas aún seguían abiertas pero eso no importaba, algo era seguro dentro de aquella mansión ya fuese por el exterior o inferior: ambos estaban completamente solos... Se acercó lentamente a él, según su memoria aquel había mordido su cuello, probablemente una cicatriz ya estaba formada en la zona mencionada, no se tomaría el tiempo para tocar aquel punto en su cuerpo. Al quedar a un par de centímetros rodeó con su brazo derecho su cuello, dejando el brazo y mano izquierdos a su costado.

-Zack, te propongo un juego para hacer las cosas un poco más divertidas e interesantes- Susurró acercando sus labios a los del otro, sabía muy bien que ambos deseaban comenzar a plasmar el deseo que surgió en aquella piscina dentro del Dokusei. A medida en la que el beso se prolongaba, Night decidió intensificar un poco las cosas, no dudaba que el otro también lo haría, por lo que tomó la iniciativa de transformar aquel beso a uno más intenso y profundo, introdujo su lengua en el paladar ajeno, saboreando indudablemente la escena, todo duro unos cuantos segundos para provocar lo suficiente al peliazul, su plan era algo complejo, se disolvía en varias partes.

Se separó en un solo golpe del peliazul, girando hacia atrás gracias a una leve acrobacia, quedando de rodillas en una posición algo erótica a un par de metros delante de Zack -Ésta es la única regla: la Mansión Black versión 2. está diseñada por mí, por lo que el interior es similar a un laberinto de pasillos, el juego consiste en "cazarme", si logras conseguirlo, podrás hacer lo que quieras conmigo y no me opondré ante ello, buena oferta ¿no crees?- Exclamó con una enorme sonrisa en su rostro, las cosas en bandeja de plata no eran algo que a Night le gustasen del todo, sería divertido ver la reacción de Zack, ¿aceptaría participar dentro de aquel juego-fetiche del peliazul?


avatar
Night
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 60
Localización : No es algo que te importe.

Ver perfil de usuario http://kuroi-karasu.activo.ws/t53-relaciones-night-black#159

Volver arriba Ir abajo

default Re: La dulce tranquilidad no podría ser interrumpida... ¿O si? [+18]

Mensaje por Zack Fleischer el Sáb Abr 07, 2012 4:29 am

-¿Una pequeña mentira? Una pequeña mentira sería que yo te dijera a ti que me mide 23 cm, y esa mentira sí que puede “hacer daño” a alguien.- no pudo evitar aquel comentario obsceno, ni tampoco la significativa mirada que le dirigió al pelinegro. Zack tenía la mala costumbre de no desaprovechar ni una oportunidad para hacer bromas de gusto dudoso.- Yo también di tumbos por varios institutos antes de llegar al Dokusei. Pero sinceramente creo que es el mejor instituto del mundo: no ha pasado un solo día sin que me divierta desde que estoy en él.

Habían llegado ante la imponente casa y la Harley ya estaba aparcada. Ambos se bajaron de la moto y Zack guardó el casco sin quitarle el ojo a la casa. Realmente lo estaba flipando en colores. Pero aún lo flipó más al escuchar que Night vivía completamente solo allí.

-¿Estás de coña? ¡Pero qué desperdicio!- vio que Night pasaba bastante de él y, tras desperezarse cual gato, iba hacia la entrada para desbloquearla.

El peliazul lo siguió lentamente, ocupado en observar cada detalle del moderno edificio y plantearse todas las posibilidades que ofrecía. Para empezar ya sabía a dónde podía empezar a ir a dormir esas noches de soledad y alcohol en las que no le apetecía volver a casa. Y también sería un estupendo cuartel general para la futura banda. Estaba tan distraído con todo aquello que no se dio cuenta de que Night lo miraba juguetonamente y caminaba hacia él, abrazándose a su cuello y cintura. Zack tardó un instante en corresponder, tomándolo también de las caderas con ambas más y pegándose más a él para que sus cuerpos entraran en contacto. Aquello ya le gustaba más: casi perdía de vista el por qué estaba allí.

-¿Un juego? ¿Qué tipo de-…?- los labios del pelinegro sellaron los suyos con un beso que se hacía más y más ardiente por momentos. En su ímpetu inicial Night logró acceder a su boca, pero tan pronto Zack reaccionó comenzó una húmeda y caliente batalla por el dominio de aquel beso. Una de sus manos recorrió todo el camino entre sus caderas y su cuello, deleitándose con las suaves curvas de Night y la firmeza de su cuerpo bajo la ropa. En un instante el alemán había recuperado todo su ímpetu sexual… pero Night destruyó la magia del momento.- ¡Ey!- aquel quejido, algo infantil, le había salido solo al verse de pronto privado de aquellos sensuales labios.

Observó con el ceño fruncido al otro de rodillas ante él, en una posición que le habría resultado muy erótica de no ser porque empezaba a sospechar que aquel “juego” no le iba a gustar. Y efectivamente no le gustó, porque conllevaba a que su deseo tuviera que ser pospuesto indefinidamente. Zack Fleischer no era un hombre que se caracterizara por su paciencia.

-Hubiese preferido algún juego que conllevara cuerdas o cosplay eróticos, ¿sabes?- le reprochó, cruzándose de brazos frente al otro.- Se supone que ya puedo hacer lo que quiera contigo, ¿has olvidado la promesa que me hiciste? No perderé mi tiempo para conseguir algo que ya es mío…- parecía que iba a rechazar el juego pero entonces sonrió maliciosamente.- Así que tú vas a tener que apostar algo más, querido amigo mío. Yo te “cazaré” si a cambio tú me juras que trabajarás para mí y no me traicionarás. No te hablo de servirme como si fueras mi esclavo o algo así, hablo de una relación de iguales… en la que la última palabra la tengo yo. Sé que ya habías aceptado unirte a mi banda pero ahora hablo totalmente en serio: para mí la palabra de un hombre es sagrada. Si la rompes, si me traicionas, haré todo lo que esté en mi mano para destruirte.

De repente el ambiente se había tensado. Aquellas no eran las palabras que debía decir alguien que estaba planeando un juego erótico con otra persona. Pero ya que había salido el tema prefería aclarar las cosas cuanto antes. Sus ojos azules solo expresaban seriedad y autoridad, dejado su deseo por Night de lado por un momento. Dio un paso hacia él otro y extendió su diestra hacia él.

-¿Tenemos un trato entonces?

Una vez zanjado aquel asunto el león peliazul con gusto daría caza a esa hermosa y grácil gacela.


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: La dulce tranquilidad no podría ser interrumpida... ¿O si? [+18]

Mensaje por Night el Sáb Abr 07, 2012 5:01 pm

Interesante, si esa era la palabra perfecta para describir el escenario en el que ahora mismo se encontraba, bastante incómodo y degradante para su gusto. Aceptar aquel trato conllevaría bastantes posibilidades, positivas o negativas, todas tenían diferentes fines a base de un propósito tan simple. Se mostró bastante pensativo unos cuantos segundos, debía meditar sin ningún error la elección que tomase. Bastante difícil era el simple hecho de asimilar aquello; ser "aprisionado" de alguna manera por Zack, era algo que de alguna manera no le agradaba, en absoluto. Situaciones como esas lo acorralaban en profundos pensamientos repletos de una tensión incomparable... Sólo cerró sus ojos a medida en la que tomaba una posición bastante formal, era lo adecuado para responder a aquel trato, ya sea declinando la oferta o aceptando la misma. -Hablas exactamente como mi padre...- Murmuró y después de eso suspiró profundamente cruzando ambos brazos, debía conseguir suficientes argumentos para aceptar el trato que ahora mismo se presentaba ante él.

-Si hablas de una relación entre iguales no puedo ser solamente un simple estratega, Zack. Iría en contra de mi orgullo ceder ante tu palabra en un cien por ciento, lo cual, sólo cedería a mi pareja... y realmente dudo que quieras tomar ese puesto- Musitó sonriendo con esa sarcástica sonrisa dibujada en su rostro, sus ojos se enfocaron a los ajenos, estaba a punto de firmar un contrato por así decirlo. -¿Debería preguntar cuales son los beneficios que me otorgas aceptando este "contrato"?- Ahora debería proceder ante aquel juego, sería divertido... Colocó ambas manos en su cintura, correspondiendo cada una al costado respectivo. -Debes saber que aún si trabajo para ti, soy un arma de doble filo, por ello; si fuera tú no me ofrecería semejante oferta, aunque si ésto es lo que quieres... está bien, no obstante formularé un contrato escrito mañana; y sí, eso significa que dormirás aquí esta noche, y no es una sugerencia- Exclamó en un tono "elegante", retrocediendo lentamente, y a su vez, adentrándose en el laberinto con una enorme sonrisa en su rostro, pronto recordó todos y cada uno de los rincones del interior, él había creado aquel edificio, lo conocía perfectamente.

-Quizás esto sirva para conocer un poco la "base" de tu banda, Zack, por cierto... la contraseña es Yoru...- Murmuró dando un salto hacia atrás y a su vez tocando la pantalla táctil en el punto exacto para que la puerta fuese cerrada. Una vez dentró, se quitó aquella camisa de cuero, ahora sólo restaba limpiar la sangre derramada en batalla por aquellos hombres. Comenzó a correr por los largos pasillos de aquella mansión, a cada paso dejaba boca-abajo todos y cada uno de los cuadros fotográficos de su familia, no había motivo para que Zack conociera a sus padres, simplemente no lo había. En el camino dentro del supuesto laberinto, se detuvo de un solo golpe, debía concentrarse en evitar ser atrapado. No sería fácil con más de 60 habitaciones, incluyéndo baños, salas, dormitorios. Definitivamente era una dulce y suculenta tarea para el contrario.

Decenas de escalones, habían pasado ya varios minutos, sin nada que cubriera su cuerpo desnudo en la zona superior, comenzaba a sentir un escalofrío, quizás por el helado clima nocturno, las luces estaban apagadas en la zona donde actualmente se encontraba. Bien lo sabía; debería moverse constantemente para evitar ser atrapado. "Ha pasado tiempo desde la última vez que tuve sexo..." Pensó sonriendo y a su vez ladeando su cabeza. Su respiración comenzaba a acelerarse por el simple hecho de pensar en eso. Por el momento seguía caminando, como si de un alma atrapada se tratara, esperando toparse con el cazador, y enfrentarlo como era debido.


avatar
Night
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 60
Localización : No es algo que te importe.

Ver perfil de usuario http://kuroi-karasu.activo.ws/t53-relaciones-night-black#159

Volver arriba Ir abajo

default Re: La dulce tranquilidad no podría ser interrumpida... ¿O si? [+18]

Mensaje por Zack Fleischer el Lun Abr 16, 2012 12:18 pm

Una cierta tensión se extendió entre ellos después de las serias exigencias de Zack. Al oír como lo comparaba con su padre y suspiraba pensó que Night se negaría, pero al menos no lo hizo inmediatamente. Empezó a hablar mucho, dándole muchas vueltas a sus palabras, algo que conseguía sacar de quicio a un chico sencillo (tonto) como Zack: ¿por qué coño no decía simplemente sí o no? ¡Qué ganas de liar a la gente con charlas insulsas! Pero igual que criticaba mentalmente aquella actitud sabía que se equivocaba al hacerlo: ese era precisamente su punto débil, que no hablaba sino que pasaba directamente a la acción. Que no pensaba bien las cosas antes de hacerlas. Por eso necesitaba a alguien como Night, una persona sensata e inteligente… aunque peligrosa.

-No creo que tú y yo funcionáramos como pareja, Night.- le respondió en el mismo tono sarcástico del otro. Ambos sabían que no le estaba rechazando, simplemente era cierto que no podría funcionar ni intentándolo. No merecía la pena ni tomárselo más que a broma.- Pero estoy dispuesto a ofrecerte un puesto mejor que el de estratega una vez que me demuestres tus habilidades en el campo de batalla… No en una pelea como la de hoy, sino en una contra los Riyu-Maindo. Tengo que comprobar si sabes hacer algo más que asesinar, ¿no?

No le gustó que no le diera la mano para cerrar el pacto. Para él un maldito papel no valía más que la palabra de un hombre, y le gustaba sellarla con un buen apretón de manos porque se podía saber mucho de una persona solo con ese gesto. Pero lo harían al estilo del pelinegro.

-No pienso quejarme respecto a eso.- admitió alzando las manos y negando con la cabeza mientras sonreía pícaramente ante la idea de dormir en aquel caserón.- Nos vemos entonces en un rato, Night.- lo despidió con una mirada confiada y un gesto de la mano.

La puerta se cerró tras el chico y Zack se tomó su tiempo para seguirle, pues no tenía prisa ninguna llegados a ese punto. Cierto era que quería follar y que aún seguía bastante excitado… pero tendría que reorientar su excitación hacia aquel nuevo juego. Metió la clave y las puertas se abrieron. Lo primero que encontró fue la camiseta en el suelo, iluminada por la luz que llegaba desde el jardín. La casa estaba totalmente a oscuras salvo por la luz de la luna que se colaba por las ventanas. Imaginó a Night corriendo semidesnudo por aquel caserón y sonrió ladinamente.

-Muy bien: que comience el juego.

Zack analizó el entorno que le rodeaba tratando de hallar pistas que le indicaran por donde había ido Night. Se sorprendió al ver los cuadros vueltos del revés. ¿De verdad le había dejado una pista tan fácil de seguir? Giró uno de ellos y vio que se trataba de una foto familiar, pero no le dio más importancia. Aquel sería el primer camino que tomaría. No encendió las luces para no alertar al otro de su posición y caminó lo más sigilosamente posible en la oscuridad (lo que no dejaba de ser complicado pues hasta que su visión no se adaptó no paraba de chocar con todo).

Poco tardaron los cuadros en dejar de ser una pista sólida que seguir. De repente se encontró en una encrucijada: ¿derecha o izquierda? Tendría que dejarse llevar por su instinto a partir de allí. Aguzó el oído y caminó lentamente, todos sus sentidos totalmente alerta al más mínimo indicio de presencia humana. La casa se iba mostrando poco a poco como un laberinto de cuartos cerrados. Si tenía que buscar en todos uno a uno jamás acabaría, sobre todo porque no esperaba que Night fuera un buen chico y se quedara quietecito.

“¿Dónde estás, gatito?”.

Spoiler:
Usser: Siento muchísimo el retraso >.< Me dio un parón inspiracional, pero ya lo he solucionado òwó


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: La dulce tranquilidad no podría ser interrumpida... ¿O si? [+18]

Mensaje por Night el Lun Abr 16, 2012 10:41 pm

Aún si Night se encontraba oculto dentro del velo llamado Oscuridad, podía familiarizar su entorno por el simple hecho de conocer como la palma de su mano aquella mansión, era una excelente ventaja dentro del juego, una casi perfecta por lo que un aire de confianza lo invadió notablemente. Se dibujó en su rostro una sonrisa ladina, aún seguía caminando lentamente, sus pasos no podían ser escuchados; era un Maestro dentro de aquella cacería. Por otra parte había una simple idea en su mente, la cual torturaba su ser cada segundo que pasaba: "No puedo aceptar ese trato..." Pensó, si bien había escapado de los mandatos de su padre, ¡que clase de libertad tendría a futuro! No podía permitirse a sí mismo aceptar la oferta del mayor, por más tentadora que fuese, necesitaba tiempo para pensarlo mejor, de eso estaba completamente seguro.

Siguió caminando, su mano izquierda se posó sobre su frente, incómodo ante la idea de quedar a total disposición de Zack, él no pretendía ser utilizado, pensandolo mejor, le iría de una manera excelente trabajando por cuenta propia, ¿qué tenía que ver Night con la disputa entre Dokusei y Riyu Maindo?

-Tsk...- Chasqueó su lengua, no necesitaba de arma alguna para enfrentar a Zack, como toda presa enfrentaría al cazador, mostraría de lo que estaba hecho, probablemente quería probar una cosa: ¿sería Zack superior a él? de ser así ¿por qué? Pronto apretó ambos puños a medida en la que su mente entraba en suficientes dudas, le costaba trabajo creer que alguna vez encontraría a un "Jefe" también estaba consciente de que el trabajo en equipo no era lo suyo, otra desventaja para la banda de "Zacky".

Observaba detenidamente el moviliario colocado perfectamente en los pasillos oscuros con puertas a unos costados, si bien recordaba la ruta hacia la habitación principal, la tomaría en cuanto le fuese posible, quería tomar un baño, uno caliente para poder despejar su mente de aquellas dudas. Afirmar con un simple "sí, acepto el trato" sería estúpido viniendo de alguien como él, ceder su libertad no era una cosa lo suficiente sencilla como para responder una pregunta de tal grado en tan poco tiempo. Podría servir a Zack de otra forma, eso era indudable, pero el peli azul pedía bastante a cambio de "nada".

Su respiración se alteraba lentamente, en realidad no sabía exactamente qué hacer dentro de aquella situación... -¿Qué harías tú, Padre?- Susurró observando directamente el enorme y largo pasillo repleto de oscuridad frente a él. Bostezó de manera leve, cubriendo su boca ante la acción propia. Pronto giró en uno de los pasillos, topándose con la sala de la segunda planta, donde obviamente se encontraba su reproductor musical, lo que le dio una enorme idea para jugar con el contrario, curiosamente a un par de metros detrás del sofá había un pequeño compartimiento, el cual abría camino directo a su habitación, dudaba mucho que Zack tuviese idea sobre aquello, y dudaba aún más en que lograra descubrirlo, dando un camino relajante por el cual podría recorrer con toda la libertad a su disposición dentro de aquella noche.

Música:

Movió su cabello de manera leve, al notar que Zack no se encontraba dentro de aquella sala, sólo dibujó una sonrisa leve en su rostro, tal cual felino victorioso. Entonces se acercó al control con el que podría encender el reproductor, y a su vez lo tomó, de igual manera se abrió paso al compartimiento secreto. Encendió el aparato electrónico y a su vez entró en aquel compartimiento bastante estrecho, donde comenzó a avanzar gracias al esfuerzo de sus manos. Debido al sonido en su mayor esplendor y a la música en sí, le sería difícil a Zack encontrar a Night en su habitación, ahora que no podría guiarse en el oído, y mucho menos en la vista, estaría bastante ocupado intentando localizar al peli negro, cosa que le causaba bastante gracia, por lo que no dejaba de sonreír.

Abrió aquel pequeño conducto, dando con su habitación; había un baño ahí, no pasó mucho tiempo para que retirara toda ropa de encima y entrase a darse una ducha, sería relajante con aquella tonada, al menos para él, poco después entró en aquella bañera. Al dejar fluir el agua, la cual salía fría desde un principio, sentía como su cuerpo se relajaba lentamente ante la tensión producida por su mente. -Ahh...- Soltó un gemido leve, dudaba mucho que Zack lo encontrase, no obstante aquel cuarto se ubicaba en el centro de la segunda planta, y la iluminación era leve, como si de una pequeña vela se tratase.


avatar
Night
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 60
Localización : No es algo que te importe.

Ver perfil de usuario http://kuroi-karasu.activo.ws/t53-relaciones-night-black#159

Volver arriba Ir abajo

default Re: La dulce tranquilidad no podría ser interrumpida... ¿O si? [+18]

Mensaje por Zack Fleischer el Jue Abr 26, 2012 9:16 am

La casa estaba oscura y silenciosa pero recordaba a la calma que precede a la tempestad. No debía confirmarse: aquello era la boca del lobo. Y su querido gatito Night podía convertirse en el lobo en cualquier momento. Zack recordó el sonido, el olor de la matanza que había hecho aquel chico en la oscuridad… ¿Pensaría matarle a él también? ¿Era una astuta trampa para eliminar al único testigo de la noche? Aquella idea no se le había ocurrido al peliazul hasta ahora. Pero, en lugar de asustarle, ese pensamiento le hizo sonreír: todo era mucho más divertido así. Su excitación no paraba de crecer, casi podía sentir la adrenalina pulsar en su sangre. Aquello era muy divertido.

No había ni rastro del chico y ya había pasado un buen rato. Zack más o menos tenía controlada la disposición de la primera planta y ahora ascendía por las escaleras para revisar detalladamente la segunda (había llegado a la conclusión tras perder la pista de los cuadros de que aquello era lo más inteligente).

Fue entonces cuando escuchó la música, un atronador estallido en medio del más profundo silencio. Zack echó a correr hacia la fuente y abrió las puertas de la sala con un gran empujón. Pero allí no había nadie, por supuesto. Solo un reproductor de música torturándole con aquella canción tan jodidamente machacona. El alemán estudió la habitación detenidamente. No se había cruzado con Night en el pasillo así que si no estaba allí, ¿dónde coño se había metido? ¡No podía sencillamente haberse desmaterializado!

-¡Joder, para ya!- exclamó muy molesto hacia el reproductor, y como no encontraba el modo de apagarlo y le estaba sacando de quicio acabó por arrancarlo de la pared con un brutal tirón y lanzarlo lejos. La música se detuvo en cuanto los cables cedieron y se rompieron con un leve chisporroteo.- Qué descanso… Un poco de electro en la discoteca está bien, pero esto ya me estaba tocando los huevos.

Claro que aquello no le ayudó para nada… aparentemente. Hasta que el peliazul se dio cuenta de que escuchaba algo más en el silencio de la noche. ¿De dónde venía aquel extraño eco? Al asomar la cabeza por el pasillo se dio cuenta de que aumentaba, aunque aun era levísimo (no lo habría escuchado si no fuera porque el anormal silencio de la casa magnificaba cualquier mísero ruido). Siguiendo aquel sonido llegó hasta una puerta cerrada, bajo la que se veía un pequeña franja de luz. Ahora podía distinguir perfectamente aquello: agua.

“Bingo”.

Zack abrió la puerta muy lentamente y entró de una manera alarmantemente silenciosa para alguien de su tamaño. De todas formas cualquier pequeño sonido se habría visto oculto por el del agua cayendo en la ducha. Se acercó a la puerta del baño y vio las prendas de Night en el suelo. Se asomó sabiendo ya la gran visión que le esperaría allí dentro.

Se escuchó un largo y sugerente silbido en el cuarto de baño.

-Vaya, vaya, ¿te habías cansado de esperarme y por eso has decidido darte una ducha o simplemente has subestimado exageradamente mi sentido del oído?- apoyando uno de sus brazos en lo alto del marco de la puerta y el otro en su cadera, Zack tenía mirada y pose de depredador. Sus ojos, descarados, se comían casi literalmente aquel joven cuerpo desnudo y bañado por el agua.- ¿Significa esto que gano yo o aún tengo que “tocarte” para que estés oficialmente cazado?

Zack pensaba en el juego pilla-pilla de los niños, donde no bastaba ver al otro para eliminarlo: había que correr tras él y atraparlo. Y Zack estaba más que dispuesto a cogerlo y correrse, que no era lo mismo pero sí parecido, ¿no? La única diferencia era que su juego era solo para adultos… o semiadultos, como era su caso.

-Ahora sí que quiero mi premio…- exigió con un tono caliente y seductor, comenzando a desabrocharse la camisa del uniforme mientras caminaba hacia la ducha. La prenda acabó en el suelo y el torso imponentemente musculado y masculino del alemán quedó totalmente descubierto, su cicatriz por bandera.- ¿Prefieres que te folle en la ducha o en la cama?

Bruto, salvaje, malhablado, obsceno… así era Zack Fleischer.


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: La dulce tranquilidad no podría ser interrumpida... ¿O si? [+18]

Mensaje por Night el Sáb Abr 28, 2012 1:53 am

La dulce tranquilidad no podría ser interrumpida, ¿o si? Las temperaturas en su cuerpo ascendían notablemente, incluso su tez comenzaba a tomar una tonalidad rojiza, culpa del calor producido dentro de aquella bañera. Sería molesto tener que lidiar con Zack de aquella forma, la música aún seguía en pie por lo que no había nada alarmante por el momento; todo era un plan perfecto, bastante a decir verdad. Siempre estaría un paso delante del peli-azul, eso no era nada dudable, y a su juicio las cosas se pondrían más "interesantes" y "divertidas" a partir de ahora. Era como jugar un juego repleto de estrategia. ¿Zack podría participar?

Esa enorme tranquilidad recorriendo cada parte de su ser comenzaba a despejarlo de toda duda, a su vez analizaba con cautela una simple cosa: ¿Dokusei y Riyu? ¿Le importaba entrar en una guerra sin razón? No. No... ¿Qué sentido tenía entrar en una guerra de la cual sólo observaría como cada bando recibe lo que merece? ¿Para qué? No tenía sentido entrar en una guerra que no le correspondía, sus negocios eran contra la Mafia Inglesa y probablemente contra la Japonesa, nada más, nada menos. Aunque no podía negar probabilidades. Jugar en contra de Riyu Maindo sería tentador, pero... sólo sería un juego, uno simple y quizás patético en base al juicio de Night.

La sangre que había quedado como comprobante del acto sanguinario efectuado aquella noche se había borrado de su cuerpo, y la culpa de hace una hora también. No sentía nada en favor a aquellos que se entrometían en su camino, así debería ser, siendo un asesino profesional no podría confiar en nadie, y Zack lo sabía probablemente. Pero de ser así, ¿Qué era lo que Zack quería? -Hahahahah...- Soltó una leve carcajada ante la primera idea que le vino a la mente, era algo bastante obvio, bastaba un par de horas para conocer a Fleischer.

Si tener sexo era lo que quería, Night no cedería tan fácil, no era el tipo de hombre que dejaba dominarse por cualquiera, claro ejemplo era la caza que ahora mismo se estaba efectuando en esos momentos, consciente de todo movimiento, seguía esperando para proceder con un plan "casi perfecto".

-Jugar con un gato negro es de mala suerte...- Susurró sonriente, esa sonrisa comenzaba a crecer, a su vez sus ojos carmesíes tomaban cierto brillo, Night le haría la noche imposible a Zack, si todo salía como estaba planeado, definitivamente se volvería divertido sacar de quicio al extranjero. No había olvidado esa pregunta enviada al carajo dentro del Instituto. Entonces, en un momento esperado, el reproductor fue apagado, o talvez destruido, conociendo al mayor. Eso sólo aumentó aquella sarcástica sonrisa en el rostro del inglés.

Pasaron unos cuantos segundos para que la puerta de tal habitación principal fuese abierta, inhaló un poco de aire, ahora se encontraba más relajado, e inclusive actuaba tan natural como en un principio. Ese silbido... ¿Era tan necesario repetirlo? Sólo provocaba la aparición de una risa en su interior, era divertido e inclusive le daba un toque de comedia a tal escenario, por más erótico que fuese. Escuchó las palabras de aquel tipo lentamente, en el transcurso cerró sus ojos, sabía que Zack lo vería gracias a la vela que sostenía.

-De hecho, creo que has sido tú el que me ha subestimado, Zack- Musitó sonriente, saliendo de aquella bañera lentamente, al salir tomó una toalla de color negro, envolvió su anatomía inferior, dejando desnudo el resto de su cuerpo, aunque le dió tiempo al peli-azul para observar su parte trasera. Cuando salió, no dejó de mantener esa sonrisa un tanto burlona en su rostro, era divertido, y el plan aún seguía en pie. -Aún tienes que tocarme- Murmuró. Ahora se encontraba apartado del contrario, acorralado aparentemente en contra de aquella pared.

El último comentario fue la gota que derramó el vaso, provocó que Night se burlara en la cara de aquel tipo, mostrando su blanca dentadura, habló nuevamente, en un tono francamente inocente, con una falsedad bastante obvia, e incluso colocó su indice en el labio inferior. -Pero Zack...- En un gesto infantil señaló con la otra mano -zurda para ser más exactos- un interruptor a un costado de aquel tipo.

-¿Acaso crees que soy tan idiota como para dejar las cosas de una forma tan simple?- Preguntó sacudiendo un poco sus cabellos, en ese pequeño espacio de tiempo sus pies se secaron gracias al piso del lugar. -No he terminado de jugar- Susurró, ésta vez sopló aquella vela, la Mansión Black estaba diseñada para situaciones similares a las que a continuación sucederían. -Run devil run run, devil run run, run devil devil run run~- Al terminar de "cantar" aquella frase en un tono algo burlesco pero a su vez provocativo apretó uno de los botones al fondo, y ¡sorpresa sorpresa!.

Aquella pared dio un giro de ciento ochenta grados en menos de dos segundos, -No me odies por ser listo, Zacky~ Well... Bye Bye~- Guiñó un ojo como dedicatoria además de hacer el clásico gesto con su diestra un par de veces, ¡quería sacarlo de sus casillas! Al estar en un pasillo de la segunda planta, comenzó a correr sosteniendo aquella toalla con una de sus manos, cinco segundos después la pared regresó a la normalidad, dejando a Zack solo en la habitación, ese profundo silencio se había deshecho.

Las luces fueron encendidas por Night, quien ahora corría por cada rincón de la Mansión, dejando sin rastro alguno más que unas pocas gotas de agua a Zack. -Si tanto anhelas tu premio, ven por el...- Susurró lamiendo con sutileza su labio inferior, debía conseguir un cambio rápido. Night Black, un premio difícil de conseguir.


avatar
Night
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 60
Localización : No es algo que te importe.

Ver perfil de usuario http://kuroi-karasu.activo.ws/t53-relaciones-night-black#159

Volver arriba Ir abajo

default Re: La dulce tranquilidad no podría ser interrumpida... ¿O si? [+18]

Mensaje por Zack Fleischer el Miér Mayo 16, 2012 3:54 am

Por supuesto el juego no había acabado. Night estaba demostrando ser casi tan cabezota como el propio Zack. “Puede que sea más listo que yo” pensó el alemán con una sonrisa prepotente “pero le gusta tan poco perder como a mí. No somos tan diferentes”. A pesar de las palabras y gestos del pelinegro, que trataban de demostrar que en todo momento era él quien llevaba las riendas de la situación, Zack no se amedrentó. Estaba, en cualquier caso, demasiado ocupado devorando con los ojos a Night como para sentirse amedrentado.

Lo acorraló para exigir su premio, pensando que ya no tenía a donde huir. Por mucho que le jodiera al inglés, el juego iba a acabar allí y en ese instante. Y Zack recibiría su premio en forma del cuerpo de Night a su entera disposición. O eso creía él.

-Esa carita de niño bueno no va a salvarte ahora.- le informó con un leve risa prepotente. El peliazul malinterpretó el gesto del otro y pensó que ahora trataría de “negociar” con él.- Si no respondes a mi pregunta elegiré yo mismo el lugar…

La débil luz de la sala se apagó entonces y Zack perdió de vista a Night, mas su voz seguía escuchándose justo donde lo había dejado. Frunció un tanto el ceño al reconocer la canción que estaba cantando: ¿Kesha? Desde luego el inglés tenía unos gustos de lo más variados para la música.

Sentía que tenía la situación controlada y ese fue su gran fallo. Si se hubiera echado sobre él en cuanto la luz se apagó, Night no habría tenido oportunidad de escapar. Pero no lo hizo, y la risita del otro junto al inconfundible sonido de una pared moviéndose lo dejaron con un palmo de narices.

-¡No!- exclamó furioso, golpeando la pared con ambos puños sin conseguir moverla ni un centímetro. Escuchaba los mecanismos reajustarse y hasta que lo hicieran del todo no podría seguir por allí a Night.- ¡Joder! ¡Maldito gato escurridizo!

Pero a pesar de su enfado (y frustración de ver que se le volvía a escapar su polvo de la noche) tenía que reconocer que el chico jugaba bien sus cartas. Cuando la luz eléctrica se encendió Zack decidió salir de nuevo al pasillo y echar a correr en busca de su presa. Ahora era mucho más fácil que antes porque no tenía que conformarse con la luz de la luna, pero su paciencia tampoco era la misma de antes. “Cálmate” se dijo “si no piensas con la cabeza fría nunca le encontrarás”. Se detuvo en medio de un pasillo y observó a su alrededor en busca de pistas, debía de haber un rastro de agua por algún sitio ya que Night a penas se había secado… Y entonces se le ocurrió otra forma de dar con él: cámaras de seguridad. La Mansión de Night había demostrado estar diseñada para ser un laberinto que capturara a quien se atreviera a colarse, por lo que era lógico pensar que estaría plagadas de cámaras para que el chico pudiera vigilar (y jugar) con sus presas. Si encontraba el centro de vigilancia tendría acceso directo a todas las cámaras de la mansión y entonces localizar a Night sería pan comido.

Bien. Iba a probar por ese método. Mucho mejor que jugar eternamente al gato y al ratón, pues nada le prometía a Zack que no hubiera un pasadizo secreto en cada cuarto que permitiera escapar al chico cada vez que lo acorralara. Ahora que conocía mejor la disposición de la casa sería fácil pensar un plan una vez lo tuviera localizado. “Una trampa dentro de una trampa” pensó el peliazul, orgulloso de su brillante idea (no estaba acostumbrado a que se le encendiera la bombilla así). Empezaría a buscar por el piso de abajo la sala de control. Solo cabía esperar que no estuviera cerrada con llave… y que de ser así pudiera derribar la puerta sin demasiados problemas.


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: La dulce tranquilidad no podría ser interrumpida... ¿O si? [+18]

Mensaje por Night el Sáb Mayo 19, 2012 7:00 pm

No había pasado bastante tiempo desde aquel excelente escape, a juzgar por el grito de Zack, aquel se había cabreado lo suficiente, eso era divertido para él en todo aspecto posible, debía admitir que prefería estar ahí y observar detenidamente todas y cada una de las expresiones que podrían estar dibujadas en el rostro del peli azul. Tan solo pensar en ello le surgía esa sonrisa burlona en su rostro. A pesar de estar caminando con tranquilidad por los iluminados pasillos de la mansión, seguía planeando más estrategias en contra del contrario. En ese momento no le importaba sentir las débiles ventiscas impactar contra su cuerpo, se estaba secando de cualquier forma, aunque prefería tener algo encima, quizás un pijama o algo por el estilo.

Buen plan, debía conseguir algo de ropa primero, aunque por un momento creyó en que Zack rompería tal ropa en el acto, estaba decidido a tener sexo con aquel, pero ¿Por qué debería darle las cosas en bandeja de plata? No era su estilo, nunca lo sería. Ahora caminando por los pasillos comenzaba a verificar que todo estuviese en orden; ¿Qué clase de anfitrión sería si todo estuviese sucio? El hecho de no tener mayordomo o al menos una sirvienta lo obligaba a limpiar. Algunas veces era divertido, otras... no tanto como parece. Posó su dedo en un pequeño cuadro fotográfico, estaba perfectamente limpio. Aún sostenía la toalla con la otra mano, era algo tan estúpido para él hacer tal cosa. ¿Y si se entregaba? Era algo en lo que debía considerar y pensar, es decir; tarde o temprano terminaría jadeando por tal acto, no era su costumbre gemir, quizás Zack tenía esa idea.

Había gran cantidad de habitaciones integradas con una cama y un mobiliario diferente, ahora no podía volver a su recamara principal por cuestiones bastante obvias. Sin embargo... ¿Qué era lo que pasaba por la cabeza de Zack en ese momento? ¿Tenía cerebro suficiente como para descubrir algún plan? Era hora de entrar en uno de dos zapatos que poseía aquel, figurativamente. Viéndolo así; probablemente Zack estaría consciente de las cámaras dentro del "laberinto", así que estaría buscando el panel de control ubicado en el centro justo debajo de su habitación principal. Interesante, muy interesante... Entonces sólo debía fingir no saber nada y continuar con la diversión, no ganaba ni perdía nada otorgando una contraseña, sí... Había cometido el gran descuido en manejar una sola contraseña entre la entrada y el software que activa el código de seguridad, desbloqueando tal panel.

Entró en una de las puertas a su costado, y tomó lo necesario vistiendo algo de ropa interior bastante sencilla, unos bóxers de color negro debajo de una pijama con tela sencilla y bastante sutil, lo suficiente como para destrozarla en un movimiento fuerte. Una camiseta de color rojo carmín acompañando tal vestimenta, ahora se sentía un poco mejor, aunque le causaba bastante interés el saber cómo aquel tipo lo atraparía utilizando solo cámaras, o en todo caso jugar al espía recorriendo cada centímetro de la mansión en busca de una pista. Cerró la puerta con delicadeza, tanta que era imposible escuchar ese sonido. Continuó su camino, con ambos brazos entre cruzados quizás debía ir a un lugar donde pudiese esperar y huir con suma facilidad. Algo estaba claro, no debía ir en busca del panel de control para observar a Zack con cada cámara posible.

Quizás era un idiota, o talvez jugaba bastante con su suerte, pero regresaría a su habitación. Quizás por primera vez jugaría de una manera justa o sólo quizás cambiaría de ideales en el último momento escapando antes de "hacerlo". Nuevamente tomó dirección a su recamara, ésta vez incluiría otro de sus más profundos fetiches en tal cosa: Bondage. Al llegar abrió uno de los cajones del tocador, sacó un par de esposas y las colocó en sus manos, la llave permaneció sobre tal mueble. Se recostó sobre la cama y pronto cayó en un profundo sueño, estaba actuando, más sin embargo, siendo él lo hacía de una buena manera, sus manos seguían atadas entre sí y la posición en la que se recostó comenzaba a tomar una buena cantidad de erotismo. Sus ojos se cerraban lentamente así mismo susurró de manera débil. -El aburrimiento me ha obligado a hacerlo...-


avatar
Night
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 60
Localización : No es algo que te importe.

Ver perfil de usuario http://kuroi-karasu.activo.ws/t53-relaciones-night-black#159

Volver arriba Ir abajo

default Re: La dulce tranquilidad no podría ser interrumpida... ¿O si? [+18]

Mensaje por Zack Fleischer el Mar Mayo 29, 2012 12:09 pm

Cuando Zack vio que la puerta solo se abría con una clave de acceso en un panel informático estuvo a punto de ponerse a gritar como un energúmeno. Si había algo que a ese chico se le diera mal eso era todo lo que tuviera que ver con la tecnología. Solo de pensar en que tal vez tendría que “pelear” con el panel le daba dolor de cabeza… Pero afortunadamente todo salió bien y se abrió al meter la misma contraseña que en la entrada. Y aprovechando que no había nadie cerca, Zack suspiró de alivio.

La sala era fría y estaba a oscuras salvo por la luz de los múltiples monitores. Entre todos ellos buscó la figura de Night y la halló caminando por uno de los pasillos. Se había vestido, algo que no terminó de agradar al alemán. Había tardado tanto en encontrar el lugar que le otro había tenido tiempo de buscarse ropa. Pero, ¿a dónde se dirigía? Con mirar unos segundas más Zack tuvo su respuesta: de nuevo al cuarto principal. Y, ¿qué estaba haciendo? No podía verlo porque Night se había quedado de espaldas a la cámara. Pero lo que sí vio fue como después se dirigió hacia la cama y se tumbo. Y allí se quedó.

-No puede ser que se haya dormido…- susurró Zack, a medio camino entra la estupefacción y la ira.

No, tenía que tener algún tipo de plan para reírse de nuevo en sus narices. Y el peliazul ya estaba bastante harto de eso. Había probado a jugar al estilo de Night: con paciencia, pensando las cosas, tratando de elaborar una estrategia… Pero si eso se le diera bien no estaría allí esa noche, para empezar. Él quería que Night fuera su estratega. ¿Qué sentido tenía toda esa prueba? ¿Ridiculizar a Zack ante el pelinegro con algo que él mismo ya había confesado que no se le daba bien? “Se acabó” decidió, “ahora voy a hacer las cosas a mi manera”.

Zack salió de allí y se dirigió a la enorme cocina de la mansión. Una vez allí registró hasta encontrar lo que quería: una botella de alcohol (que resultó ser vodka). Ya que estaba le dio un largo trago para “entrar en calor”; luego lanzó el tapón lejos y empapó uno de los paños de cocina que había por allí con la bebida. Lo introdujo por el cuello de la botella hasta que estuvo en contacto con el líquido y admiró su obra satisfecho: un magnífico y sencillo cóctel molotov. Palpó el mechero en sus pantalones. Ahora sí se sentía el mismo: haciendo las cosas a lo grande, en plan destruyámoslo todo. A Night nunca podría ganarle en su propio terreno salvo que se rindiera, así que le obligaría a rendirse amenazándolo con quemarle la casa. Y Zack era lo suficientemente irresponsable y estúpido como para quemar la casa de verdad. Si Night ponía a prueba la determinación de su palabra… mejor que tuviera a mano el número de los bomberos.

Cuando Zack daba su palabra siempre la cumplía. Y pensaba darla esta vez.

Así que de aquella guisa se plantó de nuevo ante la puerta de la habitación de Night. Que fuera lo que tuviera que ser. Entró en el cuarto dispuesto a buscar al chico pero se encontró con que seguía tumbado en la cama, aparentemente dormido. “¿Qué clase de truco es este? Y eso de sus muñecas… ¿son esposas?”. Bien, ahora sí que no entendía nada. No obstante caminó hacia la cama sin molestarse en ocultar su presencia y se sentó en el borde, sin soltar la botella. Posó su mano libre directamente sobre la entrepierna de Night, apretándola levemente a modo de castigo por ignorarle, provocativamente.

-Bien Mr. Hitman, ya te he tocado. ¿Acaba aquí el juego o quieres que te dé un besito en los labios para despertarte, princesa?

Seguía sin entender nada. De hecho cada vez entendía menos al propio Night. Pero algo le decía que no iba a necesitar su “plan B”.


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: La dulce tranquilidad no podría ser interrumpida... ¿O si? [+18]

Mensaje por Night el Sáb Jun 02, 2012 1:26 am

Dentro del aparente sueño de Night, o lo que al menos quería mostrar para las cámaras pensaba muy bien respecto al trato que Zack proponía, ahora que estaba más despejado que de costumbre, su respiración regresó a ser tranquila, lenta, pasible. Su cuerpo no se movía un centímetro, definitivamente lo estaba haciendo a la perfección, es decir, engañar a alguien con no tanto cerebro además de ser alguien muy impulsivo a primera impresión resultaba bastante sencillo en todo aspecto posible. ¿Ironía? Ninguna, la realidad era esa, nada más, nada menos.

Su cuerpo sentía cada una de las temperaturas variantes en el clima, la mansión era algo fría por naturaleza y preferencia del anfitrión, le agradaban los climas helados; podría decir que le recordaba a su hogar. ¿Qué estaría haciendo Zack Fleischer en ese momento? ¿Había accedido correctamente al panel general? Era un poco cabeza hueca como para no recordar tal contraseña, inclusive lo imaginaba rompiéndose la cabeza contra una pared o utilizando alguna especie de objeto para abrirla, sería estúpido de su parte. De cualquier manera, ¿Si no había escuchado algún ruido, era por que había entrado a la sala?

Era una hipótesis interesante, algo creíble bajo esas circunstancias, sus manos se veían atadas bajo el frío metal de aquellas esposas, era una especie de fetiche relacionado con el bondage, realmente lo encendía y además servía como una especie de arma, es decir; de ser necesario estrangularía al peli azul, ¿No? Una sonrisa se dibujó en su rostro, pronto comenzó a frotar lentamente sus manos entre sí, brindando una especie de movimiento erótico, lo mismo sucedió con sus pies y piernas, aquel frenético escenario comenzaba a encenderlo de alguna manera, quizás sólo necesitaba un poco de motivación.

Una pequeña sonrisa se formó en su rostro, y comenzó a reir entre dientes de una manera provocativa, juguetona, atractiva en cualquier aspecto, tal vez ahora estaba despejado como para responder a unas cuantas preguntas. ¿Qué sentía? ¿Qué haría siendo estratega de Zack Fleischer? ¿Acaso se vería involucrado en la estúpida contienda de ambos institutos? Preguntas que, lamentablemente necesitaban de una respuesta justificada, no podía actuar por instinto, después de todo ¿Qué clase de ejecutivo, asesino, dueño y señor de las empresas Black en Inglaterra sería?

No debíamos dudar en un hecho bastante interesante y divertido, así mismo Night Black tenía contactos propios de la mismísima familia Anarchy, aunque eso era punto y aparte, ¿Verdad? Quizás aquel par podría servir de una manera, de algún modo había un lazo especial entre ellos tres. Aunque ahora debería considerar más su papel dentro del juego, el puesto ofrecido por aquel era tentador en muchos términos. Pero es que Zack no había conocido a alguien que le fuese de utilidad como estratega, ¿O qué? ¿Por qué él? ¿Sería por haber abierto la boca? Probablemente no había escape alguno a menos de manipular cierto contrato con aquel hombre, ¿Sería lo más adecuado marcar ciertos puntos? No le interesaba ensuciar la hoja de su Katana por una simple pelea callejera, simplemente no era su estilo andar por ahí de día cargando con aquella espada en la espalda, definitivamente sería ridículo.

Guardó silencio nuevamente. Escuchó los pasos del peli azul, ahora mantenía una actuación perfecta, casi similar a las vistas anteriormente por aquella cámara, no abrió los ojos, más sólo escuchó cuando el cuerpo ajeno se apoyó en la cama, no muy lejos de él. "¿Qué pretendes, Zack?" Y entonces sintió la mano de aquel tipo en su entre pierna, lo que escapó de sus labios fue una especie de gemido ahogado, cubrió éstos en unas cuantas décimas de segundos, sonrojándose a propósito. Abrió los ojos y retiró con una rodilla aquella mano, su ceño se mostraba entre-fruncido. Se acercó a Zack en cuatro, como si fuese una especie de felino.

-If you want it done right, I hope you're ready to go all night- Murmuró en el oído ajeno, era difícil mantenerse en esa posición a causa de las esposas, por lo que rodeó el cuello ajeno con ambas manos, pronto comenzó a lamer el cuello ajeno, la temperatura corporal del inglés ascendía lentamente. Su lengua recorría cada centímetro de esa zona, su cuerpo se apegaba cada vez más al torso desnudo del peli azul, por la parte superior, ahora se dirigía a los labios ajenos, el inicio de la diversión comenzaría con un beso salvaje y lascivo ¿Cómo lidiaría Night con su apetito sexual?


avatar
Night
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 60
Localización : No es algo que te importe.

Ver perfil de usuario http://kuroi-karasu.activo.ws/t53-relaciones-night-black#159

Volver arriba Ir abajo

default Re: La dulce tranquilidad no podría ser interrumpida... ¿O si? [+18]

Mensaje por Zack Fleischer el Mar Jun 05, 2012 12:24 pm

Zack sonrió satisfecho al escuchar el leve gemido que Night soltó ante el apretón a su entrepierna. Al parecer eso no se lo había esperado. Y aquel pensamiento se sintió como una pequeña victoria para el alemán, aunque rápidamente se lo sacó de la cabeza: era una estupidez. Prefería pensar en esa rodilla que le apartaba con movimientos suaves y sensuales, o en la lasciva mirada del pelinegro cuando “despertó” y se arrastró por la cama hacia él. Había algo indudablemente sensual en el cuerpo de ese chico, algo que denotaba experiencia. Algo que prometía diversión, mucha diversión. Y placer… Pero también peligro.

“No te despistes” se aconsejó a sí mismo cuando el otro comenzó a susurrarle al oído y lamer su cuello “no caeré dos veces en el mismo juego”. Pero una cosa era decirlo y otra muy diferente hacerlo: ¿cuánto tiempo podría aguantar Zack Fleischer sin dejarse arrastrar por la inconsciencia e irresponsabilidad de la pasión? Al menos intentaría mantenerse centrado. Y no iba a necesitar su amenaza, así que dejó la botella sobre la mesita de noche.

Soltó una leve risilla, un sonido gutural y masculino. Posó sus manos en la cintura ajena acariciando sobre la tela de la camiseta esa zona y la espalda baja.

-Me gusta tu juego de palabras.- le susurró de vuelta en un tono caliente y lascivo, girando su rostro para darle mejor acceso a su cuello.- Te aseguro que te tendré entretenido toda la noche, Night.- sus manos se colaron ahora bajo la fina tela, acariciando esa piel que tanto le había tentado y, hasta ahora, tan poco había disfrutado.- Solo espero de que estés a mi altura. Una vez que empiezo…- los labios de ambos estaban a penas a unos centímetros, los ojos de Zack echaban chispas de deseo y lujuria.-… no me detengo por nada. Ni por nadie.

Había cierto grado de amenaza en su tono, pero todo quedó acallado en ese salvaje y demandante beso en el que se envolvieron. Toda su frustración por horas de perseguir a aquel condenado adolescente se fueron en aquel beso: Zack lamió, mordió, tironeó y volvió a lamer. Asaltó la boca ajena de manera dominante, sin esperar ser invitado. Una caricia muy húmeda y muy poco delicada. Como tampoco eran delicadas sus manos en el cuerpo ajeno. Quiso quitarle la camiseta sin dejar de besarlo pero se dio cuenta de que con las esposas sería igualmente imposible, así que terminó por hacer lo que el inglés esperaba: rasgar la prenda de un fuerte tirón. El crujir de la tela se le antojó excitante y terminó por empujar a Night hacia atrás, tumbándolo en la cama y posicionándose encima, atacando de nuevo sus labios con apenas un margen mínimo de diferencia.

No, ya había esperado demasiado por Night como para andarse ahora por las ramas.


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: La dulce tranquilidad no podría ser interrumpida... ¿O si? [+18]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.