Noviembre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930   

Calendario Calendario


¿Desenfreno? ...No Scared [18+ , Privado con Aiko ]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

default ¿Desenfreno? ...No Scared [18+ , Privado con Aiko ]

Mensaje por Giulio di Bondone el Jue Jun 13, 2013 11:16 pm

Había una suave bruma que se levantaba por las calles escondiendo aquel terrorífico suceso debajo de sus manos, una escena donde el carmesí se recargaba en el reflejo de sus ojos como un espejo evidenciando sus mas ocultos pecados y no es que hubiera arrepentimiento en él más bien… aun más deseo en esa macabra mente que circulaba por esos días en su mente -…se supone que… no debía haber aceptado…- susurro para si mismo mirando a lo bajo sus manos con el recuerdo de una nueva vida presente, pero que sin mucho compromiso se había roto, ¿y que más hubiera podido hacer?... a donde fuera el trabajo lo seguía sin darle mas pasión que otra cosa.
 
Sacudió sus manos, las metió a sus bolsillos, apuro su paso en contra dirección y en unos tantos de segundos su sombra había desaparecido completamente del sitio. En casa las luces se mantenían apagadas, seguramente su compañero seguía en sus encargos y la noche así tal cual estaba en su estado, se le habían tediosas y más teniendo en cuenta que en su cuerpo aun corría mucha energía por lo que sin planear mucho tomo una ducha, se deshizo de aquella ropa y cambiando por completo su apariencia bajo por las escaleras tomo algunas cosas y comenzó su marcha envuelto por una muy larga bufanda de tono rojizo en su cuello ¿qué mas iba a necesitar? Buena música quizás…
 
El ambiente, la música y la compañía en el lugar eran realmente agradables, lleno de locura y desenfreno moviéndose de un lado a otro dejaban la expectativa de problemas como plato principal en el centro de la pista, donde los cuerpos bailaban sin resentimiento ni destape mientras que en la barra un chico de expresión fina y mirada fría tomaba entre sus manos un fuerte trago luego del descontrol que había terminado por llevarlo hasta allí.
-….vuelva a servirlo- exigió con voz suave, pero firme a unos de los 5 barman que atendían ese sector que se encontraba apropiadamente a pocos pasos de la pista por lo que también el sonido era mucho mejor, algo bullicioso sobre todo tratándose de aquel tema. No Scared (http://www.youtube.com/watch?v=N1_kdBthSkY)
 
Así que allí estaba relajándose bajo la oscuridad bebiendo lentamente el licor hasta sentir un golpe en su espalda seguramente aquel sonido había hecho algo de revuelta en el lugar y tratándose de un lugar tan repleto a más de alguien no le importaba empujarte un poco para tomar lugar en la fiesta. –parece que sigue poniéndose más animado…- murmullo  girándose sobre el banco, apoyando al momento su espalda en la misma barra y observando como las finas siluetas se dejaban llevar por la música… no era una mala vista después de todo y menos aun cuando su estado estaba bastante…alterado. 


Última edición por Giulio di Bondone el Jue Ago 22, 2013 12:27 pm, editado 1 vez


avatar
Giulio di Bondone
Cuarto Año - Riyu Maindo
Cuarto Año - Riyu Maindo

MENSAJE : 10
Localización : Fuera de Italia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: ¿Desenfreno? ...No Scared [18+ , Privado con Aiko ]

Mensaje por Kurogane Aiko el Lun Jun 17, 2013 3:20 pm

El ambiente del lugar comenzaba a pesarle, mientas una sensación asfixiante y abrumadora se extendía por su cuerpo intento volver a pensar con un poco de cordura, más su concentración se perdió en menos de un instante. La música, el gentío y la adrenalina que corría por su cuerpo parecían indicar que estaba consiguiendo lo que había venido a buscar, olvidar. Perderse, sacar lo peor de si misma y olvidar quién era o porque sentía dolor. Mientras tanto la pelirosa seguía ahí, "bailando" en medio de todo ese caos...
Era la primera vez que hacía esto desde que volvió a Japón y en el fondo agradecía aun tener su identificación falsa...porque esta noche no era ella...o tal vez si, una parte desconcertante y resentida que buscaba explotar. Por eso se había aventurado a venir sola, no le había dicho a nadie ni, siquiera a Leiko. En su rostro se formo una leve mueca de arrepentimiento, pero quedó en el olvido cuando de repente la canción que se escuchaba cambio radicalmente el animo del antro, agitándose más si es que aquello era posible. Los movimientos frenéticos eran la tónica de las personas y en ella también, tanto así que se descubrió a si misma gritando, descontrolándose más siguiendo la música - ¡No no! ¡That's all, I'll be all right! - llevaba horas ahí, si resistía era todo producto del éxtasis y probablemente su condición física también le ayudaba. Aguardo en aquel barullo hasta que el tema terminó, luego se abrió camino entre tanta gente hasta que por fin llegó a la barra del local, aferrándose un poco a la madera del mesón y reposando su cabeza sobre esta mientras intentaba regular su respiración- Que locura...-pensó y gesticulo apenas con sus labios. Si había buscado agitarse, pues ya lo había conseguido incluso se sentía más liviana gracias al bendito plan de ultima hora. 
Cuando por fin se calmó rebuscó entre el diminuto bolso que llevaba amarrado a la cadera y sacó un espejo para cerciorarse de que no se le había corrido el maquillaje- ... -sonrió para sí, sus ojos continuaban perfectamente delineados en negro, pero fue el detalle de sus pupilas lo que le sorprendió bastante, aquello seria lo único que delataría por lo que estaba pasando, pero daba igual ya que nadie podría reprimirla.
Se enderezó en su asiento y se acomodó un mechón de cabello que había quedado suelto tras su oreja, la pelirosa llevaba el pelo amarado en una coleta alta bastante desordenada. Era algo poco usual, pero lo más diferente era sin duda su ropa que consistía en una playera negra que tenía una especie de escote en la espalda hasta la mitad de esta, unos pantalones ajustados también negros y unas converse rojas.
Suspiro cansinamente, los efectos de la droga ya estaban pasando después de tanta euforia y con bastante parsimonia le hizo una seña al barman y ordeno dos shot de tequila. Mientras esperaba encendió un cigarrillo y empezó a mirar distraídamente a su alrededor, llevándose un extraña sorpresa al mirar por sobre su hombro derecho- ¿Gi-giulio? -articulo apenas ya que no podía salir de su incredulidad. Más que nada porque jamás considero la posibilidad de toparse con alguien y también el hecho de que no estaba segura de sí su cabeza, más la escasa luz del sitio le estaban jugando una mala pasada- ¿De verdad eres tu? -alzó la voz al tiempo que posaba una de sus manos en el hombro del chico para llamar su atención.

 


Última edición por Kurogane Aiko el Dom Jun 30, 2013 1:13 am, editado 1 vez


avatar
Kurogane Aiko
Primer Año - Sakuranomori
Primer Año - Sakuranomori

MENSAJE : 53
Localización : Por ahí~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: ¿Desenfreno? ...No Scared [18+ , Privado con Aiko ]

Mensaje por Giulio di Bondone el Lun Jun 24, 2013 10:31 pm


En esos instantes su mente era todo un caos, su atención estaba fija en la pista con más de algún pensamiento aterrador que se cruzaban en esos momentos por su cabeza, teniendo incluso un poco de miedo de lo que el mismo llegaba a pensar por sobre esos “según él” delicados cuerpos y con esto se refería prácticamente a todo lo que fuese que pasara frente a él, pues su disposición de enredarse con alguien daba exactamente lo mismo y más aún cuando sus planes terminaban envueltos en un muy mal final.
 
*calma…* pensó al estirar sus manos hacía arriba para luego recogerlas sobre sus abdomen y cruzándolas brevemente quiso bajar los parpados para poder encontrarse consigo mismo, pero un toque, aunque suave los despertó abruptamente de su frustrado encuentro con su propia cordura. -quién…tsk!- inicio la frase molesto, pero sin terminarla acabo mordiéndose el labio inferior en un chasqueo bastante fuerte por la inoportuna distracción a la que se giro ligeramente  mirando con una frialdad y molestia. -¿…eh…?- murmullo a voz baja quedando su mirada apegada a lo que tenia de fachada delante suyo –tu…tsk…- volvió a chasquear los labios ahora con una sonrisa entre ellos por lo que en un suave movimiento subió una de sus manos cerca de su boca y fue restregándose la sangre que había salido de su labio con el dorso de la misma mano. –Agradece que aun mantengo algo de sentido- hablo sin ese titubeo y espera clásica que solía usar siempre.
 
La música se hacia lejana en ese entonces y las luces se habían comenzado a mover apuntando a todos los lugares posibles, al parecer una clase de concurso a mitad de la noche buscaba algo mas con que divertirse y en tanto él levantaba su mano de una manera un poco incomoda solo para tocar la cabeza de la chica en una acción algo infantil demostrando su aprecio aunque mas que nada parecía estar haciéndole cariño a un cachorrito extraviado en el lugar. –no te reconocí ¿qué estas haciendo aquí? ¿escapaste? O quizás saliste con tus amigas mm… aunque no te ves de ese tipo- hablo sin parar bajando su mano para apoyarla en el mesón levantándose así un poco y viendo a su alrededor buscando una propia respuesta para la presencia de la pelirosa allí hasta que su vista se detuvo repentinamente como cuando la mente te deja en claro que hubo algo que dejaste pasar –espera…- murmulló lo suficiente para que la chica pudiese escucharlo y con una expresión extraña la miro fijamente por unos segundos, luego de sonreír incrédulo se acerco hasta ella y nuevamente usando su mano se guio hasta toparse con el cigarrillo en una de sus mano -¿y esto? Aiko……chan – rio suavemente tras usar al final el honorifico ya que de cierta forma aquello lo había dicho con ironía al ver tal imagen de ella, no se lo habría estado esperando… no de ella la verdad. -...parece que te estas divirtiendo mucho- termino diciéndole una vez que logro tomar el cigarrillo en sus manos y llevándoselo hasta su boca para inhalar un poco –nada mal…- refuto en tanto el barman llegaba hasta la mesa viendo de reojo a la chica ya que traía con él las bebidas que le había solicitado y al parecer un pequeño regalo de parte de la casa.

-eso… prueba el mio- sonrió dándole una mirada indicándole su propio trago –puede que este un poco fuerte, pero lo disfrutaras mejor – inhalo nuevamente del cigarrillo ya dejando en claro que se había apoderado de el se movió un poco para que la chica se acercase y con un ademán hizo que el barman que lo atendía a él le preparara otro Té helado de Long Island 


 


avatar
Giulio di Bondone
Cuarto Año - Riyu Maindo
Cuarto Año - Riyu Maindo

MENSAJE : 10
Localización : Fuera de Italia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: ¿Desenfreno? ...No Scared [18+ , Privado con Aiko ]

Mensaje por Kurogane Aiko el Sáb Jun 29, 2013 9:40 pm

Contempló de cierta manera el perfil del chico, tratando de resolver la pequeña encrucijada en su cabeza ¿Sería él o simplemente sus acciones ya le estaban pasando la cuenta?...  Sobaría decir que en su rostro se enmarco una sonrisa de alivio cuando Giulio volteo a verla, aunque claro... Dándose su propio tiempo para reconocerla. 
Escuchó claramente sus palabras, mas no supo como interpretarlas ¿Mantener el sentido? Mientras su cabeza intentaba procesar aquello se encontró a sí misma soltando un leve suspiro mientras él le acariciaba la cabeza a modo de saludo. Odiaba eso,  desde ya un tiempo a esta parte detestaba a sobre manera que la acariciaran así, era sorprendente como un simple gesto lograba hacerla sentir denigrada y más aún cuando no eran pocas personas las que hacían eso con ella.  Y a pesar de todo no decía nada, prefería ocultar su desagrado y seguir adelante. 
El escueto "silencio" que se había formado entre ambos se vio interrumpido por los cuestionamientos del mayor, quien más que hacerle preguntas parecía llevar sus propios razonamientos en voz alta- ¿Qué? ¿Acaso creíste que la pequeña Kurogane sigue las reglas todo el tiempo? -le comento divertida mientras le daba una calada al cigarro y soltaba con suavidad el humo, al tiempo que el italiano parecía buscar sus respuestas. Luego, de repente y sin previo aviso tenía la inquisidora mirada del pelivioleta sobre sí, acortando la distancia y logrando ponerla nerviosa. Un escalofrío le recorrió la espalda desnuda ante la posibilidad de que el se diese cuenta, aunque no sabía hasta que punto podría importarle a ella, de igual manera prefería que no supiese que estaba drogada. 
Al final volvió a suspirar por lo bajó cuando este solo aproximó su mano para quitarle el cigarrillo que mantenía entre sus dedos, jamás se había sentido tan aliviada de que le quitaran un cigarro, así que sólo continuo la conversación como si nada- Bueno... uno tiene sus pequeños vicios... Además tenía la pobre cajetilla olvidada, me parece que este es el lugar idóneo para gastarla ¿No crees? -le sonrió tranquila y aguardo apenas- Si, divertirse... Ese es el plan supongo....¿Y tu? No tienes cara de llevar mucho tiempo en el local -preguntó casualmente mientras el mayor fumaba, pero no pudo obtener respuesta ya que el barman les había interrumpido con su pedido y asumió que el resto era de Giulio. Contempló los pequeños vasos rebosantes en su licor junto a los gajos de limón rociados en sal y sin pensárselo demasiado llevo uno de los pedazos entre sus labios y los apretó, dejo el trozo de limón a un lado y se bebió el primer trago de tequila completo. El vaso hizo un leve sonido que se perdió entre el barullo al ponerlo de golpe de vuelta en la mesa y la expresión de molestia fue imposible de disimular en su rostro, mientras la pelirosa cerraba los ojos con fuerza ante la sensación de ardor en su garganta soltó una bocanada de aire y busco respirar nuevamente. 
Al instante siguiente ya un poco más compuesta le devolvió la mirada al contrario,  ese ofrecimiento y su sonrisa de cierta manera le indicaron que no había peligro- Sabes... El último año que estuve en Londres teníamos un dicho con las chicas del internado...-comentó casualmente mientras tomaba el vaso ajeno- "Sexo, excesos y rock and roll"... Esa era la consigna cuando nos escapábamos para divertirnos, aunque yo solo cumplo con los dos últimos enunciados...-le acercó el vaso restante de tequila al chico y le sonrió- Kanpai... -dijo para beber esta vez con más mesura del trago ofrecido por su amigo.


Última edición por Kurogane Aiko el Mar Jul 16, 2013 7:03 pm, editado 1 vez


avatar
Kurogane Aiko
Primer Año - Sakuranomori
Primer Año - Sakuranomori

MENSAJE : 53
Localización : Por ahí~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: ¿Desenfreno? ...No Scared [18+ , Privado con Aiko ]

Mensaje por Giulio di Bondone el Lun Jul 08, 2013 11:15 pm

La miro con una sonrisa divertida pues definitivamente la imagen aparente que tenia de ella no era precisamente la de una chica rebelde y le entraba una curiosidad enorme por saber que había gatillado aquello –yo… fue el primer lugar que se cruzo en mi camino así que solo entre, la música se siente bien ¿no te parece?- dijo evitando decir completamente su motivo de estar ahí.. ¿pues que le diría? ¿Acabo de asesinar a alguien y vine a tratar de calmarme? … eso no, definitivamente era algo que no podía soltar, no por el momento así que poniendo  atención al tema de fondo se deshizo de ese pensamiento culpable que tenia de no contarle toda la verdad (http://www.youtube.com/watch?v=afRYbN1LZFY ) el tema parecía ser algo un tanto desquiciado y un tanto atrevido al fijarse en como las chicas se movían en la pista y no solo ahí sino que también cerca de ellos, incluso el bar parecía un buen lugar para moverse desenfrenadamente; aquello había cautivado su atención por unos segundos mientras la chica se tomaba de golpe el trago a lo que únicamente le hecho un vistazo –parece que si vas en serio…creo que me arrepentiré de ofrecerte otro – comento refiriéndose al trago que había mandado a preparar, él estaba acostumbrado, pero le causaba algo de temor lo que pudiera pasarle al beber, además que su expresión ya parecía como la de alguien que llevaba mas tiempo metida en aquel antro.
 
Finalmente solo se encogió de hombros dándose por vencido a la palabra prudencia por el momento, que mas daba ya estaban allí un trago o más no cambiaran nada así que aceptando el vaso de la pelirosa lo levanto en lo que a el le pareció una forma de brindis –salute!- rio para tomar el trago de un solo sorbo dejando luego el vaso en la mesa, resbalándolo al instante a lo largo mesón hasta que llego justamente al frente de donde estaba el barman ¿precisión? O más bien solo costumbre.
 
-sexo...excesos y rock and roll...¿ah? parece que fue una época deslumbrante, lastima que no estuviera completa ¿qué paso? …ah espera…quizás no debería preguntar ese tipo de cosas- comento haciendo pausa con cada pensamiento, de por si tenia curiosidad de saber que hacia ahí, pero no sabia si tenia la suficiente como para enterarse de cosas mas profundas en ese momento. Miro de reojo la pista, las luces pasaban por su rostro iluminándolo momentáneamente y mientras la canción aun no terminaba volvió al vista a la chica –bueno… hoy no es día para arrepentirse del pasado… será mejor seguir disfrutando de toda esta orgía sinfónica – al decir aquello se puso de pie y caminado literalmente un par de pasos quedo frente a ella y se acerco el cigarrillo hasta la boca y luego de soltar lo inhalado se acerco hasta ella y pasando por sobre su hombre se apoyo en el mesón con la otra mano mientras la otra apagaba el cigarrillo en el cenicero detrás de la pelirosa –¿espalda descubierta?-  las curvaturas de sus labios se elevaron al no poder evitar mirar la espalda de la chica –¿planeas conquistar a alguien?- dijo de una manera divertida guiñándole el ojo  una vez que volvía a erguirse lentamente para estar de pie y alzando su suave palma hacia ella le ofreció tomarla -¿bailas?-  pregunto o mas bien quiso sugerir la acción frente a su cambio repentino de palabras, a veces sentía que hablaba o preguntaba demasiado de todas maneras lo que podía ver en ese momento era algo tan simple como el querer olvidar todo para despertar al día siguiente sin remordimientos de lo que se hizo o lo que no se pudo hacer, quizás mas adelante sería el tiempo de compartir secretos y buenos recuerdos… si definitivamente lo sería. -por cierto... te ves muy bien así-


avatar
Giulio di Bondone
Cuarto Año - Riyu Maindo
Cuarto Año - Riyu Maindo

MENSAJE : 10
Localización : Fuera de Italia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: ¿Desenfreno? ...No Scared [18+ , Privado con Aiko ]

Mensaje por Kurogane Aiko el Mar Jul 16, 2013 6:40 pm

- Si...este lugar tiene una vibra de miedo, la gente está tan descontrolada que contrasta a la perfección con la música que ofrecen... Para perderse y dejar de lado cualquier asunto es ideal -gesticulaba sus frases con suavidad y agregando algo de ironía en su voz cuando la oración lo a meritaba, sonriendo casi al final- Me gusta, por mi la música ha estado bien en lo que va de noche... -comenzó a cuestionarse cuanto tiempo llevaba ahí ¿Dos horas? ¿Tres quizás? Pasaba algo extraño con el tiempo al permanecer en su estado, como sí no existiera, además ni una maldita idea de que hora era. 
Entre comentarios y tragos se las arreglo para parecer lo más lúcida posible ante los ojos del contrario, con algo de suerte Giulio solo pensaría que estaba cansada, pero resentida a querer marcharse del antro. De casualidad no pudo evitar notar cierta turbación en el mayor, mientras este parecía solo admirar el sitio para la pelirosa era como ver a alguien luchando con sus demonios, entre la incertidumbre y tal vez hasta un cierto temor escondido tras una máscara de indiferencia...¿Pero qué podía saber ella? Estaba drogada y alcoholizándose después de todo, por lo que de solo pensar en eso soltó un suspiro por lo bajo y cerro los ojos con fuerza- Mierda, estoy más arriba de lo que pensaba...-se dijo recriminatoriamente en un murmullo solo para sí.
Estaba bebiendo con tranquilidad del trago ofrecido, hasta que escucho su próxima pregunta, por lo que aterrizó el vaso sin apuro en la barra- No, descuida...no me molesta -hizo una pausa a pesar de que no tenia que hurguetear demasiado en su memoria para responder, ese asunto siempre lo tuvo más que claro- Puedo estar muy ebria, pero jamás voy a desear a un desconocido entre mis piernas... Eso y supongo que nunca me gustó u atrajo lo suficiente alguien como para querer hacerlo, así que excesos y rock&roll estaban bien para mi -dejo caer sus hombros en una postura completamente relajada- Exacto, no es el día y tampoco lo será... Además no suelo arrepentirme de mis acciones... -esbozo apenas un intento de sonrisa, esa era precisamente la actitud que le había traído tanto problemas como enredos en su cabeza, pero ella ya era así, impulsiva y despreocupada por lo que no iba a cambiar sólo porque su entorno la preferiría más dócil. Le dio otro trago a su licor, esta vez uno más largo ya que comenzaba a resentir la sed en su organismo y pensando que sería bueno ordenar una botella de agua luego para equilibrar.
Como la pelirosa le tomaba más atención a su bebida que a lo que ocurría alrededor, recién vino a notar que Giulio se había movido cuando este fue a apagar el cigarrillo que le había quitado y como él estaba parado tras ella obviamente pudo reparar en el detalle de su blusa. Sus preguntas no hicieron más que comprobar la teoría - ¿Conquistar? No... solo intentaba verme mayor -se volteó en su asiento para responder de mejor manera- Se supone que debo representar la edad de mi identificación y pues... no me siento cómoda con el otro tipo de escote...-admitió desviando su vista al final. Pero su atención tuvo que volver hasta el pelivioleta cuando este ofreció su mano- Claro...- acepto de buena manera, tomando su mano mientras se unían a la pista y al gentío. Le agradeció el cumplido con una sonrisa e inconscientemente con un sonrojo enmarcando sus mejillas.
Manteniendo apenas la distancia que era posible entre ambos la pelirosa comenzó a mover sus caderas suavemente, esa canción tenía demasiados matices como para ir en solo ritmo ya que a ratos resultaba sensual y sugerente, pero al próximo instante era un desenfreno que iba subiendo no sólo con la tonada, sino que hasta la letra de la canción se llevaba las energías de la gente. Prácticamente se dejó llevar por aquella melodía siendo sensual, pero jamás sobre pasando cierto límite, aunque no le sorprendía que al mirar a su alrededor otras chicas se exhibiesen tan atrevidamente, ella sin embargo era más sutil para bailar. Repentinamente comenzó a sentirse extraña, como si le faltara el aire y no pudiera soportar la euforia, entonces una idea surcó por su mente apoyando su espalda y cabeza contra el pecho del contrario, se sujetó con su diestra de la nuca ajena y de esta manera término siendo ella la que guiase el ritmo de ambos- Respira, respira...-entre tanto se repetía esas palabras en su cabeza para no caer en la desesperación cerrando los ojos. Con algo de esfuerzo logro su objetivo y su agitada respiración se fue apaciguando, soltando un largo suspiro de alivio cuando la crisis quedo en el olvido. Luego de aquello ladeo apenas su rostro para sonreirle ladina al mayor, ocultando por medio de su coquetería que estuvo a punto de desmayarse. 


avatar
Kurogane Aiko
Primer Año - Sakuranomori
Primer Año - Sakuranomori

MENSAJE : 53
Localización : Por ahí~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: ¿Desenfreno? ...No Scared [18+ , Privado con Aiko ]

Mensaje por Giulio di Bondone el Jue Jul 18, 2013 3:47 pm

No estaban muy lejos del centro de la pista donde el ambiente se volvía cada vez mas caliente, los cuerpos de todos chocaban unos contra otros en movimientos exuberantes, pero que podía decirse, aquella canción era…algo excitante. Una vez comenzaron a deslizarse por la pista el cuerpo del mayor se movía delicadamente, puede que tener una contextura delgada y similar a la de una joven chica le proporcionaran movimientos muchos mas finos y lo suficientemente sensuales como para ganarse las miradas ajenas de la mujeres que los rodeaban y como no, de mas de algún chico que deseaba sortear su suerte con él, estaba bastante entretenido con todo aquel barullo que al sentir sobre su pecho el apoyo de la pelirosa se sorprendió un poco dirigiendo rápidamente su mirada hacia ella y sonriendo mientras se dejaba llevar por el éxtasis de la canción sintió como en todo su cuerpo los dedos ajenos se alojaban sobre su fría piel detrás de su cabeza lo que en suaves movimientos con su cuerpo comenzaron a guiarlo en un ritmo bastante infiel, sensual y relajante a minutos para luego romper de golpe con fuertes tonadas algo así como la erupción de sentimientos ocultos que justamente en ese segundos podían salir sin reparos a través de sus cuerpos.
 
Por su parte decidió seguir aquel camino, moviéndose casi sincronizado con los pasos de ella solo con la diferencia que su estatura le dejaba salirse un poco más de lo dictado, así fue como sus manos rodearon la cintura ajena acariciando atrevidamente sus caderas en movimientos ondulantes llegando pasajeramente por su abdomen para luego volver a donde estaban, pues que mas podía hacer sino que recorrer aquella figura que estaba tan apegada a él  y tal cual en el estado que se encontraba no analizaba muy bien lo que hacía y menos pensaba sobre si eso resultaría cómodo para la pelirosa o no, lo único que hizo fue seguir la música y cerrar sus ojos llenándose con esa sensación narcótica de estar en un mundo diferente… solo ellos, el baile y la música. *no te pierdas… *  escucho en su mente a lo que abrió sus ojos de golpe notando como inconsciente de si mismo había subido su propia mano por sobre la de ella recorriendo gran parte de su brazo hasta llegar incluso a la punta de sus dedos donde ocultos entre los cabellos violeta se entrelazaron sujetándose mutuamente de la mano ajena como si fuera un lazo que los aprisionada algo que causo algo de pavor en si mismo por lo que alzando sobre ellos la cálida mano de la pelirosa  propuso algo de fuerza para hacerla girar de donde estaba para observarla de frente, viéndola detenidamente sin contar el tiempo algo así como un si los hubiesen encerrado en un espacio distinto algo que pasaba a través de los segundos sin que nadie más lo notara por lo que asumió que solo era su mente presionándolo a salir de ese estado.
 
-tus movimientos…son atrevidos- le comento coqueto con una pisca de broma en sus labios, pues no podía negar que dentro de todo aquel pensamiento se le había bastante atractivo que alguien pudiera perderse en el baile de esa forma y más llegando a notar como su cuerpo tendía a desvariar en su estabilidad en la pista por lo que aun sujetándola hizo que se acercara a él mientras la tomaba por la cintura con su mano libre –solo preguntare… si estas bien- le hablo intranquilo al oído mientras sus cuerpos no dejaban en ningún momento de moverse y en cuanto la música se volvió repentinamente violenta se aferro aun mas a ella sosteniéndola desde su desnuda espalda pues el lugar no solo se volvió rápidamente en un concierto de rock en donde el desorden de sus cuerpos agitados se empujaban sin remordimiento, además también las tenues luces disminuían a lo que la melodía avanzaba [b style="mso-bidi-font-weight"]*un espectáculo*[/b] pensó al ver sombras detrás del escenario, silueta con sensuales toques meneándose por el lugar le pareció perfecto que solo mirando de reojo pudo ver como el ambiente se volvía mas candente, pero volviendo a su realidad la chica le parecía estar perdiéndose lo suficiente como dejarse caer en cualquier momento –podemos…dejarlo para luego- le comento aun inquieto y aunque la música estuviera en su clímax preferiría caldear sus sentimientos en otro momento de otra manera podría llegar a hacer cosas mas allá de lo que pudiera controlar pues aunque lo olvidara a momentos las manchas de sangre en su mente seguían y la excitación de su cuerpo por querer algo más podría resultarle deseosamente peligroso y más si la chica se veía tan indefensa, desde ese momento decidió sostenerla rodeándola completamente con sus brazos a lo que su rostro bajaba con intenciones de ocultarse en el surco de su cuello. –huele…delizioso- respiro profundamente al cerrar sus ojos y perderse por el momento en ese ansioso aroma que llevaba en la piel.


avatar
Giulio di Bondone
Cuarto Año - Riyu Maindo
Cuarto Año - Riyu Maindo

MENSAJE : 10
Localización : Fuera de Italia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: ¿Desenfreno? ...No Scared [18+ , Privado con Aiko ]

Mensaje por Kurogane Aiko el Mar Jul 30, 2013 9:41 pm

Cuando consumías éxtasis, en los únicos sentidos que puedes llegar a confiar son la audición y el tacto, era como sí se potenciaran mucho más de lo normal, llegando a un punto donde tocar y oír era la única realidad que pudieses conocer. Sin embargo aún a sabiendas de esto la pelirosa era consciente de que la realidad seguiría siendo subjetiva y no podías estar al cien por ciento segura de lo que ocurría a tu alrededor. Pero el recorrido de las manos ajenas sobre su cuerpo de momento era lo único que podía asegurar.
Sonrió ladina mientras alzaba delicadamente sus brazos cuando estuvieron frente a frente, terminando por apoyarlos sobre los hombros ajenos, mantenido la cercanía- Van acorde al tema, además se acompasan bien con los tuyos ¿No crees? -entre su euforia y la necesidad de respirar había sido perfectamente consciente de aquella manera en la que el pelivioleta le había seguido, un complemento pocas veces encontrado cuando dos "desconocidos" bailaban por primera vez y de forma tan sugerente, pero claro ellos no eran unos extraños. Así que las circunstancias estaban por completo a favor de ambos.
El mayor afianzó su cercanía posando su mano libre sobre su cintura, mas ninguno dejo de moverse y sus cuerpos seguían mientras entablaban esa breve conversación- Perfectamente... Nunca me había sentido mejor -le contestó con voz clara, dejándose llevar. De hecho casi soltó un jadeo cuando la mano ajena se posó un su espalda en un efecto casi refrescante y sensual, el toque frío contra su cálida piel quizás estaba siendo más de lo que ella pudiera soportar, repentinamente recordó porque no solía bailar muy seguido con chicos y este era uno de los efectos a los que se atenía por consumir éxtasis- No.... No pienso detenerme ahora, así no se termina una noche de desenfreno... -soltó como sí nada ante su propuesta e interiormente estaba extrañamente convencida de lo que decía, así que prefirió seguir en el punto más vehemente de aquella canción.
Juntos, ya completamente apegados por el repentino abrazo de su amigo, soltó un suspiro cuando este escondió su rostro muy cerca de su cuello- ... -le escuchó claramente y aunque no pudo comprender del todo lo último, sentirlo respirar ansiosamente contra su piel le dio las pistas necesarias para saber a que se refería. Su cuello era una zona tan delicada y sensible que un solo tipo de pensamiento cruzó por su cabeza en ese momento "muérdeme" ¿sería real? ¿De verdad estaban así de cercanos en ese momento como para querer aquello? Su cabeza era un verdadero caos de ideas y razonamientos. En su condición el juicio era un privilegio que asomaba brevemente a ratos,  pero poca diferencia hacia con su vida diaria, ya que ella seguiría siendo una impulsiva con o sin drogas.
La mano que aún seguía sosteniéndole de la nuca afianzo un poco más su agarre y delicadamente con su zurda le tomó del mentón haciendo que este la mirara nuevamente en un corto contacto visual que fue descendiendo poco a poco, hasta que sus orbes rosados se fijaron en los boca ajena. Se mordió apenas el labio inferior delatando sus intenciones, si el quería detenerla esa era su advertencia, pero al no percibir negación alguna siguió adelante besándolo, sus labios se precipitaron en un beso profundo e intenso,  incluso se aprovecho de una débil abertura en la boca ajena para intensificar más aquello, rozó delicadamente su lengua con la del chico, porque aunque la necesidad de besarlo le urgía cada vez más la pelirosa no dejaría de lado aquella manera tan apasionada que tenía de besar. Luego de un rato, cuando comenzó a resentir la falta de aire se apartó lentamente, abriendo sus ojos de a poco, ni siquiera recordaba en que momento los había cerrado, tan solo tenía la dulce sensación anhelante rondando por su cabeza.
Oh kami-sama, pensó, calor demasiado e incontrolable calor acechando su cuerpo a causa de ese beso, definitivamente ella estaba perdiendo el control y lo más curioso era que tal vez no le importaba. Sopesó la idea de ir a refrescarse, ya que a pesar de esa húmeda caricia la calidez de su rostro era algo agobiante, mientras decidía eso posó su índice sobre los labios del chico como pidiendo silencio- Dame un momento... Iré al tocador  a refrescarme y volveré contigo... No vayas a dejarme sola ¿si? -pidió con una suave sonrisa y le regaló otro pequeño beso en la comisura de sus labios.
Se las arreglo para salir de todo ese gentío y llegar lo más rápido posible al baño del antro, como era de suponerse ahí dentro también estaba atestado de chicas y que no usaban precisamente el lugar para lo que se debía,  se ganó un lugar cerca del lavabo para abrir la llave de paso, humedeció sus manos y con ellas calmó el ardor en sus mejillas. Repitió varias veces el proceso hasta que la sensación se apaciguo, luego recorrió también su nuca y parte del cuello suspirando con alivio. Se miró unos segundo en el espejo y sonrió soltando una risita- ¿Qué estoy haciendo?... -era irónico hacerse esa pregunta, pero para una chica que no se arrepentía de sus acciones estaba bien.
Cuando terminó salió del apartado y las luces la cegaron por un momento, dirigió su mirada al suelo en lo que volvía a acostumbrarse a la luminiscencia, pero alguien la cogió del brazo y la empujó hacia un rincón oscuro. Pensó en gritar aunque de nada sirvió porque el sujeto se apresuró a cubrirle la boca con su mano mientras se acercaba a ella, abrió desmesuradamente los ojos al notar quien era el tipo, aquel que le había vendido el éxtasis nada más entrar lugar, él la había quedado mirando se pudo dar cuenta y de seguro hizo lo mismo a lo largo de la noche, pero desde que se había topado con Giulio se olvidó por completo de resguardarse de aquel hombre. No se paró a pensarlo mucho y antes de que pudiera manosearla su pie se coló entre los del contrario y presionó con fuerza tras su pantorrilla mientras lo empujaba con ambas manos, ni siquiera se esperó a ver como caía el contrario y salió corriendo totalmente desorientada ¿Dónde la había metido?
Entre la poca luz dio contra una puerta y rogándole al cielo que fuese una salida de emergencia la abrió- M-mierda... -callejón, eso escondía la puerta. Jadeo asustada mientras su cabeza iba a mil por segundo, ni siquiera pudo pensar en retroceder cuando fue empujada fuera, pero esta vez con tal violencia que fue a parar al suelo. Intentó levantarse deprisa sin embargo su adversario la tomó del cabello estampandola nuevamente contra la pared- ¡Suéltame maldito! -chilló mientras este parecía contemplarla y carcajeares al mismo tiempo. La pelirosa al tener el rostro y su pecho apegado a la pared hizo lo que pudo para protegerse, afianzando ambos brazos a cada lado de su cuerpo- ¿Qué pasó cerecita? ¿Dónde quedo tu atrevimiento? Te enseñaré como se hacen las cosas en mi territorio niña... -le dio asco la voz rasposa de aquel tipo, quien sin reparo alguno apego su cuerpo al de ella y mordiéndola cerca de la nuca, haciéndola gritar de dolor.
¿Esto me saco por querer olvidar mis problemas?, pensó con tristeza aguantándose las ganas de llorar.


avatar
Kurogane Aiko
Primer Año - Sakuranomori
Primer Año - Sakuranomori

MENSAJE : 53
Localización : Por ahí~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: ¿Desenfreno? ...No Scared [18+ , Privado con Aiko ]

Mensaje por Giulio di Bondone el Sáb Ago 10, 2013 4:01 pm

Sus movimientos se habían paralizado un momento tras rozar con su respiración  la piel de la chica, ese cuello le parecía tan apetecible que tenia una feroces ganas de rozar el  mismo con su lengua hasta llegar al lóbulo de su oreja, pero evitando mas de otro pensamiento solo suspiro variadas veces aguantándose por completo llegar a tal acción y como si la pelirosa estuviera adivinando sus pensamientos tomo de su mentón quitando su rostro de aquel escondite “¿quizás me pase?” pensó instintivamente cuando veía alejarse de aquella zona tan deliciosa -…- “esto me recuerda a algo..” especuló en su mente cuando la chica hizo que la mirara fijamente sin embargo en tanto el lazo de sus miradas se rompía noto como las orbes de ella se iban dirigiendo a otro lugar, hizo lo mismo casi por instinto aunque mas que nada fue llamado a la distracción que los labios ajenos le presentaron, estaba claro lo que la muchacha se traía entre manos o mas bien entre sus labios por lo que sin sorprenderse siquiera solo curvo levemente sus labios antes de que Aiko se plantara de golpe sobre su boca, no estaba mal, ansiaba aquello desde hace un buen rato así que sin cohibirse por pequeñas preocupaciones respondió a tal pasión de la misma manera dejándose llevar por sus besos pues que mas daba si estaba claro quien llevaba el dominio entre tanto besuqueo y sin mencionar que él lo estaba disfrutando de sobre manera.

Si hay tanto oxigeno rodeándolos siempre ¿por qué rayos siempre se acababa cuando mas lo necesitaban? Maldijo en su interior cuando su acompañante requirió con urgencia separarse y entreabriendo sus ojos para darle una intensa mirada de su agitación por continuar, pero antes de actuar o decir algo ella solo poso uno de sus dedos sobre su boca y le pidió algo de tiempo para refrescarse. -…- había pretendido decir algo un tanto idiota así que solo lo callo sonriendo dándole a entender que esperaría lo que fuese suficiente, no se marcharía sin tener un poco más.

Así fue como ella le sonrió de una manera tan hermosa que el pelivioleta termino soltando un suave suspiro tras recibir luego un pequeño beso en la comisura de sus labios. “que amenazante” pensó divertido en tanto la chica se daba la vuelta para esquivar mas de algún golpe para poder salir de la pista, pues de todas formas habían terminado bastante cerca del escenario donde la banda seguía muy animada acercándose poco a poco al final de ese grandioso tema, quien diría que tantas cosas podían pasar en tan poco tiempo. -…¿eh?- giro la vista tras él topándose con una linda y pequeña chica sosteniéndole de la chaquetilla, le pareció algo divertida cuando esta le pidió algo de tiempo para que bailase con ella, pero no por que le hacia gracia su pedido mas bien por que a sus ojos tenia enfrente a una pequeña ardilla lo cual lo hizo reír bastante al imaginarse la situación llegando hasta tapar su boca sin embargo  no quería que la chica lo malinterpreta como una burla así que segundos mas tarde negó con la cabeza posando su mano sobre la cabecita –Lo siento… estoy esperando a alguien- con ello la chiquilla arrugo la boca para retirarse algo frustrada, después de aquello un impacto le atravesó a la cabeza.

 Ahora que lo pensaba ¿se quedaría justo allí… a esperarla ahí… parado? Miro a su alrededor, la gente era demasiada sin duda y estar parado ahí seguramente seria demasiado tonto además que seria el centro de la atención para peticiones estúpidas aunque con sentido pues nadie estaría solo en una pista de baile sin hacer nada. Sonrió y observo a su alrededor, no tenia mucho de donde escoger la verdad así que sin más se acerco al escenario caminando hasta donde este terminaba, no era muy alto por lo que se sentó cómodamente observando a una que otra pareja bailando y que llamaban su atención. Era divertido, la gente muchas veces no se daba cuenta de sus propios movimientos y como él mismo a veces tampoco se daba cuenta de lo que pasaba a su alrededor… ¿bailarinas con orejas de conejo? Miro desconcertado cuando las bailarinas bajaron del escenario para bailar con el publico, si en parte el concepto era el apropiado no esperaba que hubiera tanto acercamiento por parte de la banda y en cuanto vio que una de las chicas volvía su vista hacia el se levanto de golpe buscando de inmediato otro lugar donde poder esperar a la pelirosa.

*definitivamente no es un buen lugar para acomodarse* pensó fugazmente evitando el barullo mientras caminaba entre la gente con el objetivo de alcanzar la barrera que separaba la pista del salón. Había pensando tomar asiento en alguno de los sillones en el salón, pero no seria muy apropiado desaparecer del todo de la pista de baile si es que ella volvía y no podía encontrarlo, por lo que solo se apoyo en la baranda a lo que buscaba la dirección de donde se encontraban los baños, una vez que dedujo donde era sonrió entretenido al ver salir a la chica algo… despistada, si bien no sabia si era a causa de todo lo que se había tomado o si solo las luces le pegaban directamente sobre sus ojos para andar de esa manera se rio levemente -¡ah! hahaha que despist…!- no pudo terminar la pequeña frase cuando una finas manos lo jalaron del rostro hacia la otra dirección -..¿un conejo?..- dijo a voz baja al ver que la misma bailarina con la que había cruzado miradas antes lo atraía directamente a sus labios y con el mal equilibrio que tenia apoyado en la baranda no tuvo tiempo de evitar el pequeño roce de sus labios ¿era parte del show? –¿por qué…?- pregunto curioso, no había sido un beso en si, pero entonces para que tanto alboroto ¿quizás estaba tratando de seducirlo a algo más? No se estaba quejando, pero que le pasaba a la chicas en ese lugar. Ella sin responder solo sonrió coqueta como si hubiera hecho el logro mas importante del día, en cambio Giulio sin expresión alguna en su rostro la quedo viendo por un momento, de verdad que a veces no comprendía en nada a las personas, y estando algo molesto tomo el mentón de la chica plantando sobre sus labios un beso bastante candente, pero para nada romántico fue algo fugaz que lo llevo en menos de un minuto a separarse de la castaña viéndola con molestia -¿así esta bien? … tsk si es así ahora lárgate- su fría voz y mirada dejaron de lado a la chica, en realidad no le importaba si se iba o no pues lo primordial en el momento era encontrar a su amiga antes de que se introdujera entre la multitud y la perdiera de vista.

-…en donde…- Y como no, la había perdido de vista, generalmente era algo mas tranquila para caminar ¿que tan apurada podría estar para desaparecer? además con la poca suerte que tenia  las luces se atenuaron rápidamente cuando el tema de la banda termino, rio a lo bajo –bueno supongo que nada es fácil…- miro cerca del lugar donde estaban los lavados, por suerte las luces fuera de la pista seguían iluminando las cercanías entonces algo paso por su vista, nada certero en realidad pues solo supuso ver cabellos rosados esconderse a la vuelta de la esquina adentrándose en un pasillo poco visible de donde se encontraba el chico. -¿…será?- no quiso apresurarse a una respuesta quizás se estaba confundiendo además… *¿para que iría la chica hasta allá?*

Erguido completamente avanzo en dirección a los baños, podría ser que la pelirosa siguiera por ahí, pero lo único que vio fue un escandaloso hombre empujando a quien se atravesara en su camino y que a toda prisa se dirigía a aquel pasillo donde su imaginación quizás no estaba tan mal. Sus orbes se llenaron de curiosidad y un mal presentimiento por lo que justamente decidió ir por el mismo camino mientras tanto un nuevo tema por parte del DJ empezaba a sonar fuertemente.

Sus pies avanzaron con tranquilidad por el pasillo mientras sus manos se hallaban ocultas en los bolsillos de su chaqueta, deseaba que su imaginación se quedara corta, pero aun de esa manera la expresión en su cara no podía evitar ser algo nerviosa -...- se detuvo frente a la entrada y suspiro fuertemente para mas tarde empujar con su pie la puerta no de un golpe sino sigilosamente, a primera vista su cuerpo se relajo pues no había nada mas que un callejón sin salida, quizás si había llegado a interrumpir a una de las tantas parejas que buscaban un buen lugar para desahogarse y pensando en asegurarse fue abriendo la puerta cautelosamente o eso pretendía hasta escuche un fuerte grito que atravesó completamente sus oídos causándole un fuerte escalofrió por todo el cuerpo, sin duda esa voz estruendosa la conocía *¡Aiko!* pensó gravemente en su interior al abrir totalmente la puerta y ver la situación en que su amiga había terminado acorralada. Estaba molesto…lo suficiente como para dejar a su otro yo actuar por él y así fue, los pies del pelivioleta caminaron en total silencio mientras la puerta se cerraba detrás de él y luego de unos cuantos pasos quedo detrás del sujeto, obviamente este ni siquiera noto su presencia pues tal calaña de hombre estaba a un nivel muy distinto al de un asesino de la Cosa Nostra. –sorpresa…sorpresa- su voz suave y el toque delicado de su mano sobre el hombro del tipo lo dejo sorprendió era seguro que no esperaba compañía, pero lamentablemente su respuesta no fue lo suficientemente rápida como para que este pudiera evitar el fuerte jalón que Giulio había usado para lanzarlo contra la otra pared del callejón dejándolo caer de rodillas frente a él.

-…fastidio- musito mientras caminaba donde el hombre, tenia un semblante perturbado que ni siquiera poso su mirada en la chica solo se concentro en él así que por mas que veía los labios del contrario moverse, con quizás que palabrería soltándole, el pelivioleta no escuchaba nada ya que lo único que planeaba hacer era partirle la cara de una manera muy literal. Se agacho un tanto para tomarlo de la camisa haciendo que su rostro se levantara lo suficiente para estar al alcance de su puño diestro con la cual lo golpeo variadas veces sin descanso hasta ver como los nudillos de su mano quedaban magullados y con un suave roce de sangre proveniente de la boca ajena –vaya…- dijo con voz sarcástica y una gran sonrisa al ver que el labio inferior del sujeto se había roto, de cierta forma estaba feliz, pero insatisfecho y aunque su cuerpo no se las llevaba gratis no le importo demasiado recibir golpes por parte del otro quien trataba de zafarse de su agarre aunque seguramente mas tarde las resentiría. -…no debería meter su boca… en lugares equivocados señor – lo vio ladeando la cabeza para luego bajar su mano  maltratada al bolsillo de su pantalón con la intención de buscar en el su preciado objeto, una navaja pequeña que al moverla con rapidez dejaba al descubierto una afilada cuchilla y que en pocos segundos se volvió el centro de perturbación del hombre que abriendo los ojos a mas no poder pretendió decir algo sin resultados pues las manos de Giulio se movían mucho mas rápido que cualquier frase. Un fuerte grito se arranco de sus labios cuando el italiano corto con suavidad desde su mejilla hasta el relieve de su boca con la punta de la cuchilla, parecía terrorífico la expresión de su rostro frente al hecho que tan rápido como pudo tapo con su manos el gran ardor en su rostro mientras que la cara del chico era bastante desquiciada como para acercar la navaja a su rostro lamiendo al instante la hoja manchada de sangre.

Si había algo que detestaba en todo el mundo más allá de que lastimasen a sus seres queridos era… él mismo, perder el control lo hacia sentir débil y fracasado, pero… no podía evitarlo pues ver aunque sea un poco de sangre en un estado mas que violento le excitaba de sobre manera a continuar hasta donde sus manos pudieran alcanzar. El hombre insultaba y amenazaba a Giulio, pero este sin entender no respondía nada coherente a lo mas lo único que entraba a sus oídos era la música de fondo que estaba a toda potencia. –es una lastima… que nadie escuche… ¿no?- demente… a ese estado estaba punto de caer cuando el cuchillo en su mano penetro profundamente la piel que estaba a un costado del abdomen del hombre soltando mas gritos que a los minutos callaron cuando el italiano giro la navaja dentro de su cuerpo causando un dolor tan insoportable que caer inconsciente no era mas que una línea recta al desastre. Ya entonces el pelivioleta parecía absolutamente perdido dejando que en su mente solo se acumularan imágenes del día completo … sangre y mas sangre, no había sido un día tranquilo eso era claro, pero en el fondo una suave voz le hizo despertar un poco -…- sus ojos se abrieron al recordar el porque estaba ahí o mas bien por quien y mordiéndose los labios algo indeciso retiro la navaja con gran apresuramiento  mientras que con otro rápido movimiento, tanto como el inicial, guardo el cuchillo y la navaja en su bolsillo. Si sucedían momentos incomodos este era uno muy malo y mas si el ojivioleta aun estaba inconsciente y vagamente escuchaba palabra alguna así es que si la chica le había dicho algo en todo ese momento él simplemente no había oído nada, Giulio indeciso de que hacer concretamente solo se asumió a lo que le quedaba de lógica “salir del lugar del crimen” así que poniéndose de pie en un santiamén limpio su mano como pudo con el reverso de si chaqueta para que nadie pudiera notar mancha alguna, después de aquello quiso voltear para poder salir de ahí con la chica sin embargo dudoso de si girar la vista o no se quedo en silencio por un momento pues estaba muy temeroso de la expresión que la joven podía tener después de lo ocurrido y es que cualquiera que no estaba acostumbrado a esa vida tendría la cabeza a punto de explotar aun así él tenia una diminuta esperanza de que no fuera así, de que por un instante por lo menos ella hubiera cerrado los ojos frente a lo que había hecho.

–yo… … será mejor que salgamos… de aquí- expresó lo primero que paso por su cabeza y juntando la misma cantidad de valor como de locura se dio por fin la media vuelta para acercarse donde estaba Aiko y obviamente evitando su mirada en todo momento tomo la mano de la pelirosa a lo que guardaba su otra mano herida dentro del bolsillo de su chaqueta y sin decir más avanzo para salir del callejón pues salir de aquel antro era lo mas importante ya que solo tenían un pequeño lapso de tiempo antes de que alguien mas notara lo sucedido, fue así como caminando por el pasillo volvieron al espectáculo en silencio, pasando de largo entre toda la gente que había atravesaron rápidamente hasta salir del lugar y una vez estuvieron unos pasos lejos de la entrada se detuvieron. –no se… a donde deberíamos ir…- comento con tranquilidad a lo que miraba de reojo a la chica.

 

 


avatar
Giulio di Bondone
Cuarto Año - Riyu Maindo
Cuarto Año - Riyu Maindo

MENSAJE : 10
Localización : Fuera de Italia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: ¿Desenfreno? ...No Scared [18+ , Privado con Aiko ]

Mensaje por Kurogane Aiko el Miér Ago 21, 2013 10:30 pm

Sintió pánico, como nunca antes en la vida y más que al acto mismo de lo que significaba una violación, tenía miedo de lo que podría pasar luego ¿Iría a matarla? ¿O debería sufrir en silencio por el resto de su vida? A cada pregunta la pelirosa se llenaba de rabia y frustración, era una total imprudente que estaba sufriendo las consecuencias de sus actos y por eso ahora no estaba en condiciones de defenderse. Jamás se perdonaría así misma la gran estupidez y lo peor de todo es que su brillante idea de drogarse... ahora estaba por condenarla. 
Esto no puede terminar así, pensó con furia y la visión borrosa, se removió frenéticamente en su desesperación por querer escapar y soltaba uno que otro codazo en las costillas de aquel desconocido. De repente lo escuchó soltar un quejido, pero lo siguiente que supo fue que este la sujetaba con fiereza de la base de su coleta, jalando su cabello- Tienes demasiado vigor para ser sólo una niña... Otra en tu lugar ya estaría llorando y suplicando -aquel hombre se dio el lujo de soltar una risotada al final y frotaba impúdicamente su pelvis contra su trasero haciéndole saber cuanto le ponía tenerla acorralada. Lo maldecía una y otra vez en su cabeza, asqueada hasta más no poder por causa de aquel imbécil- Ya veras cuando acabe contigo cerecita -comenzaron a forcejar nuevamente, mientras él intentaba llegar al borde delantero de los jeans de la pelirosa y le jalaba el cabello cuando insistía en poner resistencia, creyó escuchar un susurro de un tercero mas se sintió peor,  porque creía que su cabeza le estaba jugando una mala pasada de nuevo. Sintió otro tirón en su cabeza, esta vez uno más fuerte que incluso la llegó a mover hacia atrás, sin embargo la presión de la mano ajena desapareció al igual que el sujeto ¿A qué demonios estaba jugando aquel criminal? 
No tuvo tiempo de seguir razonando cuando un mareo la invadió haciéndola jadear y terminó por agazaparse contra la pared. Sólo en ese instante notó que había estado aguantando la respiración inconscientemente, el cuerpo le temblaba horriblemente y con algo de dificultad se llevó una mano a la cabeza intentando apaciguar el dolor. Los cabellos de la chica caían libremente sobre sus hombros, cubriendo incluso su espalda, ya que seguramente el elástico que sujetaba su rosada melena se habría roto a causa de los incesantes tironeos y con ese pequeño detalle volvió a la realidad saliendo abruptamente de sus pensamientos al oír una nueva disputa, se volteó rápidamente y la imagen de ambos hombres la desconcertó- ¡Giulio! -casi como acto reflejo llamó a su amigo sin comprender del todo aquella escena, ya que mientras el desconocido permanecía con varias magulladuras visibles en su rostro e intentaba zafarse de agarre del pelivioleta atizándole otro par golpes, el chico parecía bastante tranquilo y aunque la pelirosa lo único que podía ver de él era su espalda escucharle hablar tan fríamente le trajo un muy presentimiento. Lamentablemente su corazonada no estaba tan lejos de la realidad, pero para cuando el italiano sacó la navaja ya no pudo hacer nada y el desgarrador grito del sujeto inundó el callejón. Ella observó claramente como Giulio abría la piel del rostro ajeno de una sola pasada, la cuchilla realizó un corte limpio que inmediatamente logró el incontrolable derramamiento de sangre, manchando su mano y el cuerpo ajeno que prescindía aguantar el punzante dolor, pero a pesar de toda esa cruda escena lo que la hizo abrir los ojos desmesuradamente fue ver al italiano lamer los residuos que el liquido carmín había dejado en hoja de metal.
- Sangre...-murmuró apenas, incapaz de moverse o hacer algo, quedando completamente congelada en su lugar y a pesar de que conocía el problema que generaba en el chico ese liquido en particular no sabía como actuar, además... tampoco tuvo tiempo de intervenir en toda esa locura ya que el pelivioleta volvió a flagelar el cuerpo desconocido con su navaja. 
Al presenciar la nueva estocada la menor no pudo soportarlo más, cerró los ojos con fuerza mientras se cubría las orejas con ambas manos e inconscientemente soltó un fuerte grito, no quería verlo, tampoco podía seguir escuchando los alaridos de dolor, era demasiado macabro y una escena completamente dantesca para la sensibilidad de la chica. En lo más intimo de su cabeza ella deseaba que nada fuera real, que todo fuera una mala pesadilla, que al abrir los ojos todo resultase un sueño y en realidad estaba en su casa durmiendo en el sillón, que no había salido producto del cansancio, que jamás pudo concretar su plan para distraerse y aunque estuviera sola en casa otra vez no importaba porque todo estaba bien. Incluso que al rato podría aparecer su amigo para visitarla y al momento de saludarla este esbozara esa coqueta sonrisa tan propia de él. Quería tan desesperadamente que cada uno de sus pensamientos fueran auténticos en ese momento que se negaba por completo a creer que aquella persona a la que tanto apreciaba estaba cometiendo un crimen de esa naturaleza frente a sus ojos. 
- No puedo, no, no, no es real... -la delicada voz de la chica se encargaba de repetir eso una y otra vez por lo bajo, temblorosa como si de una niña asustada se tratase ya que al parecer la pelirosa estaba por completo en la negación y con lo llevada a sus ideas que era, quizás jamás reconocería abiertamente que ese descontrol y excitación hacia la sangre era la parte más violenta de su amigo, ese secreto sobrecogedor seguiría latiendo en el interior del italiano, que a la mínima provocación volvería a tomarlo para hacer estragos en él. 
Luego de un momento que a ella le pareció eterno, dejó de escuchar gritos y forcejeo, lo único que logra identificar a lo lejos era la incesante música proveniente del local. Con una gran angustia inundando su corazón fue abriendo los ojos y desvió casi al instante su vista al notar como el sujeto yacía en el piso, reposando sobre su propia sangre ¿Estaba muerto? ¿Por qué no intentaba pararse y salir de allí? ¿Acaso cabía la mínima posibilidad que es estuviera inconsciente? Tuvo que armarse de valor antes de proceder y lo recorrió con la mirada intentando examinarlo desde su lugar, nada... el tipo ni siquiera respiraba. Sin embargo su atención terminó por quedarse con Giulio, quien dio un paso en falso como arrepintiéndose al segundo siguiente de lo que fuese que estaba pensando, entre tanto ella no tenía idea de si este aun permanecía preso por su locura y lo único que logró distinguir era una especie de indecisión sobre él. La menor cogió una bocanada de aire con la boca, buscando serenarse ya que este era literalmente su punto muerto, era como si su cerebro hubiese colapsado después de tanta información y estando completamente en blanco el pelivioleta acortó distancias haciéndole saber que lo mejor era marcharse. Ella intentó buscar su mirada o algo, un pequeño indicio que pudiese asimilar para saber lo que seguiría, pero nuevamente su inquietud no obtuvo nada, por lo que al no quedarle de otra solo asintió minimamente, dejándose guiar mientras sostenía su mano sin chistar y con un suave apretón de su parte esperaba poder hacerle llegar su mensaje "Estoy contigo"
En teoría la amistad que mantenían iba más allá de solo tenerse confianza, sino que cada uno se aceptaba tal cual y no se juzgaban. Ademas ¿Qué podría decir en ese momento? Nada, porque esta vez la inexperiencia de la pelirosa la obligaba a permanecer callada y esperar.
Aiko jamás miró hacía atrás y la puerta se cerró con un sonido sordo que se perdió por completo al entrar en el escandaloso antro. Ambos se las arreglaron perfectamente para moverse en la oscuridad del pasillo con calma, manteniendo las apariencias  al pasar a un lado de la pista observó a toda esa gente a su alrededor que continuaba con los ánimos arriba, después de todo el mundo no iba a detenerse mientras ellos estaban fuera así de algún modo ese pensamiento la mantuvo calmada y soltó un suspiro de alivio al cruzar fuera de ese enloquecido antro. 
Ya estando lejos sus propios cavilaciones volvieron a jugarle una mala pasada y la angustia regresó ¿Qué pasaba con ella? Había sido testigo de un homicidio, pero se sentía curiosamente tranquila y a salvo. Aunque claro, tan solo bastó con sopesar mas detalladamente los acontecimientos y nada pudo hacer para evitar el golpe de culpa que la embargó, a su parecer que la noche hubiese terminado de ese modo era única y exclusivamente su responsabilidad. Tanto así que ni si quiera respondió a los dichos del mayor es que... ¿Como podía estar tan mal de la cabeza? De verdad estaba comenzando a sospechar que algo iba mal en ella. Todo lo que pudo hacer en cambio fue abrazarlo, sujetándolo con desconsuelo y sin poder soportarlo más las lágrimas comenzaron a agolparse en sus ojos en tanto sus brazos se afianzaban alrededor del mayor, llorando en silencio contra su pecho- Go-gomen ne... todo es mi culpa, s-soy una pésima amiga por permitir que esto pasara... g-gomen...-susurró apenas, totalmente compungida por la situación en la que terminó involucrando al pelivioleta.
Después de un rato la chica logró despejarse, parando de llorar y dejando que el silencio volviera a envolverlos, trató de razonar nuevamente ya que de verdad necesitaban irse a otro lado y casi como respuestas a sus interrogantes vio pasar un taxi cerca de ambos. Impulsivamente se separo apenas de Giulio y alzó una mano para que el auto parara, se secó los rastros de lágrimas con su mano libre para voltearse decidida, aclarando su repentina reacción- ¡Prometí que cuidaría de ti! Y... y no quiero volver a fallarte... así que no te atrevas a negar, vienes conmigo -sin decir más lo hizo entrar en el vehículo junto con ella, le dio la dirección al conductor y ni siquiera dejó espacio para que el mayor replicase pagó el viaje.  A medida que el trayecto hasta su casa se iba reduciendo se permitió relajar su cuerpo contra el asiento, volviendo a suspirar, agotada mentalmente más que cualquier otra cosa.
Durante el viaje no dijo palabra alguna y para cuando por fin estuvieron dentro de su casa recién habló- Ni te muevas -le apuntó con su indice, recalcando más su instrucción y en realidad la actitud de la pelirosa se asemejaba más a la de un adulto hablando a un niño, pero no era apropósito tan solo quería enfatizar que iba enserio. Acelerada como estaba se dirigió hasta el baño más cercano y sacó el botiquín de emergencia sin perder mucho tiempo en ello volvió hasta la sala y tomó asiento junto a él en el sillón.
Podría decirse que la menor estaba actuando por mero instinto, tal vez por eso pasaba por alto cualquier gesto del chico y sujetó la diestra que este insistía en mantenerla oculta, pero cuando al fin pudo contemplar su mano se le formó una expresión bastante triste en su rostro, ya que seguía sintiéndose culpable. Con mucho cuidado utilizó una toallita húmeda para ir limpiando los restos de sangre seca, tanta era su atención en esa labor que más que higienizar su piel parecía que estaba dando una suave caricia y a medida que avanzaba las magulladuras en sus nudillos más una que otra herida no tardaron en dejarse ver. Se mordió levemente el labio inferior, totalmente concentrada en su tarea así que sacó un poco de algodón y lo remojó en alcohol, poco a poco fue dando leves toques en cada lesión para de infectarlas hasta que las heridas estuvieran listas para cubrirlas. Seguidamente optó por vendar su palma protegiendole los nudillos y colocó parches en las heridas de los dedos. Para cuando por fin terminó mantuvo la mano del chico entre las suyas y le dio una furtiva mirada- Gomenasai...-susurró observando nuevamente sus manos, definitivamente no iba a dejar de disculparse.


avatar
Kurogane Aiko
Primer Año - Sakuranomori
Primer Año - Sakuranomori

MENSAJE : 53
Localización : Por ahí~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: ¿Desenfreno? ...No Scared [18+ , Privado con Aiko ]

Mensaje por Giulio di Bondone el Jue Sep 19, 2013 10:26 pm

Desde el momento en que salieron del local hasta que ella se había aferrado a su cuello derramando lagrimas de culpabilidad no había sentido culpa alguna, era algo natural para él que lograba encontrar la calma rápidamente luego de cada situación, pero era claro que solo había pensado en él pues ni siquiera había imaginado como ella pudiese estar física y mentalmente, estuvo a punto de ser ultrajada por un sujeto de mala calaña y para variar el menú el pelivioleta había perdido la locura mostrándole su lado mas perverso ¿lo entendería? Pensó sintiendo como la chica lloraba en su pecho, tuvo la intención de acariciar sus cabellos cuando está le pidió disculpas, pero no tuvo tiempo ya que ella rápidamente se alejo cuando vio pasar un taxi cerca de ellos arrepintiéndose totalmente ante cualquier acción de su parte, de hecho nada pudo hacer cuando la chica lo instigo a subirse al vehículo y mas nada dijo en todo el camino pues la chica parecía estar en un “pequeño” shock de esos a los que el estaba acostumbrado a ver cuando era mucho mas joven.
 
Una vez sus pasos cruzaron la entrada de la casa su mente cayo en la realidad ¿qué hacia ahí? ¿cómo pudo dejarse llevar hasta ahí luego de hacer eso? *…loco… * estaba loco pensó no era bueno para ella que él estuviera ahí, no, lo mas correcto que podía hacer era dejarla ahí y terminar por arreglar lo que había hecho, pues si bien el sujeto murió al desangrarse rápidamente por su estocada, dejar el cuerpo ahí tirado sería un problema al que no quería arrastrarla. Sus pies intencionados a dar la vuelta se detuvieron antes incluso de moverse un centímetro * ¿acaso podía leer su mente? * fue lo primero que se le paso por la cabeza cuando escucho sus palabras, aunque mas que nada parecían estar reprendiéndolo con firmeza sobre quedarse donde estaba, sonrió y luego de desviarle la mirada culpable por lo que había pensado hacer, se quedo allí esperando a que ella volviese caminando de un lado a otro en pequeños pasos, conociendo un poco más hasta que su amiga volvió y una vez que lo hizo sus pasos la siguieron directamente al sillón sentándose junto a ella observando lo que había traído consigo. –no es…- forcejeo su mano cuando ella jalo de su diestra, era obvio lo que la chica quería hacer, pero para él mirar incluso en ese momento su mano era complicado ¿qué pasaría si aun tenia sangre fresca en ella, seguiría controlándose? No quería saberlo, pero por mas que quiso la expresión de la chica termino por dejarla que hiciera lo que pretendía sin embargo por su parte sus ojos se cerraron un momento antes de notar que la sangre ya se había secado, se tranquilizo, por lo menos de esa forma era mas fácil no perder el control. Sintió sus caricias mientras que sus delicadas manos limpiaban las magulladuras, pero había algo que le molestaba al pelivioleta y era esa expresión de culpabilidad tan visible que la chica traía encima.-aiko…ai..- intento llamarla, pero ella estaba perdida en su idea de curar su mano que al final prefirió esperar a que ella terminara para decirle algo que la hiciera sentir un poco mas cómoda, de todas formas ella había sido quien mas mal la habría pasado aquella noche. –……- tendría que haberle dicho lo que quería en ese momento, pero guardo silencio cuando la chica volvió a pedir disculpas mientras sostenía su fría mano después de vendarla con mucho cuidado -….- ¿disculpas? en serio…¿lo estaba diciendo de nuevo? Que pasaba con ella pensó, le estaría pidiendo disculpas para siempre si tuviera la oportunidad ¿no? pero esa palabra no era algo que el chico deseaba escuchar ya que esa palabra simplemente solo le traía malos recuerdos. Su respiración se detuvo por un segundo y sus orbes se desviaron automáticamente hacia abajo hasta que un profundo suspiro se exhalo de sus labios soltándolo pesadamente.  Ahí iba de nuevo, volvía a escuchar esa palabra, teniendo en frente aquella expresión de tristeza como si fuera algo más grave por lo mismo se le hizo muy incomodo buscar más tarde la mirada de la chica así que solo subió la vista perdiéndose en alguna realidad.
 
Su mente de por si seguía algo confusa e imágenes de su vida se paseaban por su cabeza ¿cuál era el hilo que unía todas ellas? Pues simplemente esa pequeña palabra, disculpas, disculpas, una y otra vez las personas tendían a decir aquello para no hacerlo sentir culpable y eso habría funcionado tiempo atrás cuando su razonamiento lógico seguía en una línea estable tal como era antes de  la muerte de su verdadera madre; sin embargo después de tantos años no podía soportar ese sentimiento de culpabilidad que otras personas se atribuían en el disfraz final de un perdón. Y allí estaba viendo a la nada mientras sentía la calidez de la mano ajena sostenerle aun la mano, pero aquello solo pudo aguantarlo unos segundos más hasta que sus labios y su corazón estallaron repentinamente. –detente…¿qué crees que estas diciendo? Pidiendo disculpas como si la culpa fuera totalmente tuya…realmente odio eso- dijo de la nada como un golpe que quebraba furiosamente el silencio y estando con una expresión de total molestia  quito de golpe su mano de entre las suyas y en lo que aparto a la chica de su lado termino empujándola sobre el sillón e inconscientemente resbalándose junto a ella quedando por encima de ella aunque viéndola con total molestia en todo momento –deja de hacerlo… no necesito que digas esas cosas ¿entiendes? ¡para mi esto no es nada!- subió el tono de voz aunque trato de hablar más pausadamente, pero estaba molesto y era obvio y es que en ese estado su rudeza era mas bien parte de su preocupación, es decir el estaba acostumbrado, pero ¿y ella, se sentiría culpable para siempre acaso? ¿se la pasaría pidiéndole disculpas de por vida? No quería eso, sin embargo tampoco sabia mucho que hacer, generalmente todo aquel que presenciara sus locuras terminaba igual que su victima, pero no podía, al menos con ella no.
 
-escúchame…yo no logro sentir nada frente a esto…me refiero a que no siento culpabilidad alguna… yo- escondió su mirada ladeándola hacia un lado mientras bajando el mismo tiempo su cabeza apoyando su rostro sobre el hombro de la chica dejando sus cuerpos totalmente apegados el uno al otro y respirando muy lentamente mordió sus labios antes de seguir ya habiéndose calmado más, bajo el tono de su voz –he hecho esto desde que era un niño…matar…asesinar… es… simplemente lo que yo hago, es tan natural para mi que salir lastimado…- se interrumpió a si mismo negando con la cabeza mientras sus brazos rodeaban por sobre los suyos a la pelirosa abrazándola fuertemente –esto…es solo un tropiezo…tu lo sabes ¿no? mi obsesión por ese liquido que corre en nuestros cuerpos…eh intentado deshacerme de ella, pero no puedo…y no siento culpabilidad por no hacerlo…creo que simplemente esto es lo que soy…un demente asesino que
debido a esta obsesión termino siendo parte de la mafia de mi país… es por ella que yo… termine tras las frías rejas escapando meses más tarde para llegar aquí… Aiko yo… realmente me iré al infierno…sin embargo…no me arrepentiré ¿lo entiendes? – su voz ya parecía quebrarse en pedazos, pero respirando profundamente cada vez aguantaba todo aquello en un intento de que la chica comprendiera quien era él en realidad aunque si hubiera sido su decisión el pelivioleta hubiera preferido no tener que mostrarse así nunca más ante las personas que quería.
 
-Así que… por favor …no tienes que seguir pidiendo disculpas…solo olvídate de ello… se que no es fácil aun así…- presiono con fuerza el sillón antes de levantarse evitando siempre que sus miradas se cruzaran, quizás solo debía irse, pero sentía que debía hacer algo más para que aquello solo fuera algo pasajero. Sentando nuevamente junto a ella aferro sus manos una contra la otra y cabizbajo medito fuertemente que hacer, no entendía muy bien porque ahora se le hacía tan difícil tomar una decisión fría y sin remordimientos.


avatar
Giulio di Bondone
Cuarto Año - Riyu Maindo
Cuarto Año - Riyu Maindo

MENSAJE : 10
Localización : Fuera de Italia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: ¿Desenfreno? ...No Scared [18+ , Privado con Aiko ]

Mensaje por Kurogane Aiko el Dom Oct 13, 2013 10:05 pm

El silencio de su casa era más agobiante que nunca, tras la breve y reiterada disculpa de la pelirosa ninguno aportó nada como para establecer una conversación, sin embargo si lo pensaba ¿Qué más podría decir ella? Además un fuerte sentimiento asfixiante la carcomía por dentro ya que era totalmente consiente de esa contradicción que enfrentaba Giulio. Su respiración, sus gestos e incluso la manera en que percibía una especie de tensión en su tacto era como si quisiera hacer o decir algo, pero este se arrepentía al instante. Los orbes rosáceos de la muchacha desviaron su atención del chico y volvieron a concentrarse en la mano ajena- Esta fría -pensó, inmediatamente juntó un poco más sus manos con la esperanza de traspasarle un poco de su calor, quería reconfortarle aunque fuese leve tendría que valerse de pequeñas acciones ya que aún no sabía que decir.
- Giu... -sus intenciones de llamarle se vieron abruptamente interrumpidas cuando este reacciono de la nada, las palabras del chico y su rudeza no fue lo único que la desconcertó, sino que esa acción desmedida que la dejó acorralada entre él y el sillón cortando cualquier escapatoria de ser necesaria. Por un instante los ojos molestos de su amigo le devolvieron la mirada y ella tragó pesado antes de seguir escuchando como le recriminaba sus disculpas alzando la voz ¿Qué era todo eso? Cada palabra resonaba en su cabeza, pero cuando este le pedía entender ella volvía a perderse y le resultaba completamente ilógico que estuviese tan enojado. Incluso en el momento que reitero ese tono brusco ella cerró con fuerza los ojos soportando todas sus objeciones en la mayor de las incertidumbres y como sí eso fuese poco luego vino ese abrazo.
La presión de su cuerpo contra el sillón la hizo recordar la mordida asquerosa mordida que le había hecho el tipo cerca de la nuca- U-uh... - soltó un pequeño quejido producto del dolor así que supuso que debía revisarla al rato. Apenas y pudo concretizarse de aquello cuando el mayor decidió soltarle otras cuantas confesiones ¿Asesino por instinto y vocación? De pronto todos comenzó a acomodarse de cierta manera, entre tantos senderos y direcciones las piezas del delicado rompecabezas que conformaban la integridad de Giulio, su manera de pensar, reaccionar y demás se acomodaron de un modo que ella debió haber previsto o sospechado, sin embargo no dejaba de ser impactante ¿Tan solo era un niño? Sin duda debió de ser sumamente difícil desde ese entonces y el leve relato de su estadía en prisión no hizo más que confirmarlo.
Por otra parte, entre escuchar y razonar a su modo la menor trataba de lidiar con sigo misma, ya que el calor volvía a subir rápidamente por su cuerpo a causa de la cercanía y sintió deseos de llorar ante su incompetencia, ni siquiera podía controlar sus propias reacciones por el éxtasis, patética, pensó. Y en un intento por apartarlo su diestra se coló sin querer hasta tocar precisa e irónicamente la cadera del mayor, el tacto directo contra su piel no era algo que supiese manejar en su estado y mientras sus mejillas se teñían de carmín, Giulio se apartó aún sobre llevado por su enojo así que con algo de suerte ni siquiera alcanzo a notar todas sus preocupaciones.
En tanto el intentaba terminar sus frases y penaba en quizás que cosas, ella permaneció ahí, cabizbaja y ahogada entre tanta información- ¿A s-sí? Pues... Si todo esta bien ¿Por qué no puedes mirarme? -apenas logró hablar en un murmullo, buscando respirar hasta que de repente ya no pudo controlarse más, era guardarse demasiado no hablar ahora- ¡Si antes te lo han dicho por cumplir no es mi problema! ¡No puedes evitar que me sienta así! ¡Porque mis disculpas son totalmente sinceras! Y... y ¡no me importa que tengas o haya escogido ese trabajo! Pero... pero así ¿vas a negarme que fue horrible para ti perder la razón frente a mi? -se irguió en su lugar, acercándose y tomando del hombro al mayor para que le tomase atención puesto que todo lo que tenía para decir era importante que lo supusiese de una sola vez- ¡Ya te lo he dicho! ¡Deja de tratarme como si fuera una niña ignorante! ¡Porque no lo soy! -si estaba exaltada no le importaba y por mero instinto se aferró al mayor, sentándose sobre sus piernas y rodeándolo con sus brazos.
- ¡Idiota, idiota, idiota! ¿Cómo puedes pedir que lo olvide? Me salvaste.... ¿Pero a que precio? ¡Exponiéndote a ti mismo! ¡Tonto! -para ese momento permanecer tranquila o bajo control de sí le era prácticamente imposible y mientras lo abrazaba se le escaparon nuevas lágrimas- Haré lo que haga falta para que tu frustración desaparezca y no te odies a ti mismo por haber matado a un tipo teniéndome de testigo... Quizás yo solo pueda entender a medias lo que se siente perder el control de la manera en que a ti te ocurre....pero no voy a pasarlo por alto, tu me importas...-manifestó reposando su cabeza en el hombro del chico- Dejaré de pedirte disculpas si así lo prefieres... -las palabras de la chica comenzaron a oír se en leves murmullos para luego respirar profundamente, necesitaba calmarse y tratando de aplacar el confuso torbellino de emociones que la acechaba fue también relajando el agarre de su abrazo. Incluso llego a pensar que quizás el deseo de su amigo terminaba por cumplirse y en el último efecto el éxtasis borraría todos los recuerdos de esa noche cuando lograse dormir producto del agotamiento...pero como toda variable, solo era una posibilidad- Dime... ¿Te duele el cuerpo? Tal vez deberías descansar un rato...-después de un rato cambió la dirección de la seudo discusión que estaban teniendo y se separó lo suficiente como para verle de frente nuevamente. Despacio, casi como cuidando sus movimientos le retiró el flequillo del rostro para mirarle directamente- No pasa nada, para variar no hay nadie en casa y podrás reposar tranquilo -aprovecho de enseñarle una pequeña sonrisa, esperando que este aceptara ya que era lo mínimo que podía hacer por él.  
Sin embargo la pelirosa soltó un suspiro cansino, terminando por levantarse del regazo ajeno- Yo... Lamentablemente sólo puedo proponer al final serás tu el que decida que hacer...-murmuró apenas y tomó lugar en su esquina del sillón dándole la espalda al chico. No quería que viese la expresión de su rostro, así que para distraerse ella misma se desabrochó la correa que mantenía en pequeño bolso en su cadera para luego sacar el espejo con intención de revisar la molestia en la curvatura posterior de su cuello y así que primeramente se acomodó todo el cabello sobre su hombro derecho, dejando al descubierto la piel que dejaba ver el escote en su espalda. Después colocó el espejo de tal manera que pudiese ver como estaba su herida, afortunadamente no había perforado su piel al punto hacerla sangrar, pero si dejo una fea marca y esta comenzaba a tomar un cierto color enfermizo que tardaría en desaparecer.
- Tsk... -chasqueo la lengua molesta, ahí tenía otro recuerdo que lamentablemente no desaparecería para el amanecer, pensó afligida sacando un poco de ungüento del botiquín para aplicarlo donde dolía.
- Creo... ya no se ni que más decir, pero...pero....-"no me dejes sola" era lo que intentaba decir y no era precisamente valor lo que faltaba, sino que ella pensaba que no tenía derecho a pedirle nada más.


avatar
Kurogane Aiko
Primer Año - Sakuranomori
Primer Año - Sakuranomori

MENSAJE : 53
Localización : Por ahí~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: ¿Desenfreno? ...No Scared [18+ , Privado con Aiko ]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.