Diciembre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Calendario Calendario


Las peores cosas pasan en un día planeado (Priv.)

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

default Re: Las peores cosas pasan en un día planeado (Priv.)

Mensaje por Tukusama Hidetoshi el Miér Sep 12, 2012 3:12 am

-Hmn... -Fue su única respuesta, esa y un pequeño bufido que dejó escapar sin mirarle si quiera, que gritara todo lo que quisiese, podía responderle de la misma o si quisiera más fuerte manera, pero no iba a hacerlo. Solo frunció el ceño, aun más, y le miró- ¿Ya acabaste de gritar? -Fue lo único que mencionó estirando su brazo para recibir la playera del contrario.

La observó un momento y solo resopló por la nariz, seguro le quedaría holgada pero ni modo. Se la puso sin hacer ningún tipo de comentarios, volviendo nuevamente hacia el moreno, tomando recién atención a la cicatriz del contrario. Le observó solo unos segundos, y luego sonrió para sí volviendo a tomar la bolsa donde estaban los muñecos. Sabía lo pesado que era que se quedaran embobados viéndote marcas como aquellas. Se revolvió el cabello y entrecerró sus ojos volviendo la vista hacia la puerta.

-Tú y tu maldita genética... -refunfuñó notando lo bien estructurado que estaba el cuerpo contrario haciendo ademán también por que la playera le quedaba un poco grande, a diferencia de su tonalidad. Se cruzó de brazos, esperando a que el otro desbloqueara esa cosa para así salir de ese estrecho cubículo- Bien, entonces le dices que te tropezaste y ya, piénsate algo, imbécil doble. -respondió mirándole mal. Trató de hacer caso omiso al agregado, bien podría contestarle que esa era su única cara y si le gustaba o no era su problema, pero en vez de eso sólo empuñó con fuerza sus manos haciéndolas tronar, y lanzar un pequeño suspiro pesado, todo para no caer de nuevo en los golpes.

Cuando al fin bajaron del ascensor su rostro ya se veía más calmado, de cierta forma aburrido después de toda la espera y la extensión de tiempo que le habían tomado llegar hasta allí, quiso no prestar atención a lo elegante que se veían las cosas, mucho menos lo haría una vez que estuvieran dentro de la casa, después de todo si comenzaba a pensar en eso podría estallar nuevamente y caer en cuenta de lo engañado que se sentía.

Observó como el otro echaba insultos, a su madre, por lo que podía deducir. Rápidamente comenzó a acomodar el flequillo sobre la parte derecha de su rostro, por poco olvidaba que se había hecho de su parche y ahora tenía aquello expuesto. Justo cuando acababa sintió como la puerta se abría y por un momento creyó ver algo lanzarse sobre Zack.

-Pero que-... -susurró para sí, logrando aguantar su prematuro palabrería. Observó a la chica un momento, y luego pasó la vista hacia el mayor, volviendo de nuevo a la chica- Vaya... -mencionó resoplando por la nariz, dibujando una sonrisa burlona en el rostro- ¿Estás seguro que no eres adoptado, Zack? -bromeó en un susurro para el peliazul, acercándose a la chica, solo unos pasos para saludarle ligeramente con la mano.



"Quienes se aferran a la vida mueren,
Quienes desafian a la muerte sobreviven."


avatar
Tukusama Hidetoshi
Segundo Año - Dokusei
Segundo Año - Dokusei

MENSAJE : 203
Localización : pff... Acaso te importa...?!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Las peores cosas pasan en un día planeado (Priv.)

Mensaje por Zack Fleischer el Vie Sep 28, 2012 11:31 am

Y ya estaban otra vez peleados. Cuando se trataba de Toshi era siempre así. Bueno, no siempre, se podía decir que pasaban un 80% del tiempo discutiendo y un 20%... discutiendo juntos con otras personas. Cuando se metían en una pelea Toshi solía redirigir su mala leche y el peliazul podía descansar. Por supuesto Zack aseguraba que la culpa de todo la tenía el tuerto: al fin y al cabo si dependiera de él se pasarían todo el día haciendo otras cosas más productivas (como follar). Aquel alemán nunca admitiría que parte de la culpa era suya por estar siempre provocando a aquel tsundere (y disfrutándolo).

-¿Qué diablos le pasa a mi genética?- preguntó sin comprender. Zack mostraba su cuerpo sin pudor porque para él eso era lo más normal del mundo. Ya ni si quiera le prestaba atención a su cicatriz, la cual apenas había terminado de curarse hacía unas semanas. La mostraba con orgullo porque para él era un símbolo: una prueba de valor, de fuerza, de sacrificio… y de traición.- No digas nada raro delante de mi hermana, Toshi.

Claire se lanzó sobre él en cuanto le vio con un cariño infinito. En un principio ni si quiera vio a Toshi, pues estaba muy ocupada abrazando a Zack y luego, cuando se dio cuenta, preguntándole donde andaba su camisa.

-Es que mi amigo es muy torpe y manchó la suya de kétchup, así que le presté la mía.- improvisó el peliazul riendo tranquilamente, sin importarle acabar de dejar de torpe a Toshi. Al oír aquello Claire miró tras Zack y entonces vio al tuerto. Como si acabara de darse cuenta de lo descortés que había sido con su invitado, se separó rápidamente de Zack y, sonrojándose un tanto, le hizo una leve reverencia al estilo japonés.- Claire, este es mi amigo Toshi. Toshi, mi hermana Claire. Se ha criado desde bebé en Japón así que tiene unos modales estrictos e inútiles, de esos que tanto te gustan…

-¡Zacky! ¡N-no deberías hablarle así a nuestro invitado!- la niña se sonrojó aún más por el descaro de su hermano. Rápidamente tomó el papel de anfitriona y los invitó a pasar mientras ella corría hacía la cocina para preparar té.

-Y no, no lo soy.- le espetó por lo bajo al tuerto mientras los dos entraban en el lujoso departamento.- Si llevara mi color de pelo natural notarías rápidamente las muchas similitudes entre mi hermanita y yo. Además, es obvio que ambos somos increíble e irresistiblemente guapos.

Dejando el ego de Zack a un lado, ciertamente cada hermano Fleischer tenía su encanto… pero desde luego eran encantos muy diferentes. La pequeña Claire era toda hermosura, inocencia y encanto. Y Zack era… bueno, Zack tenía un cuerpo de escándalo. Punto.

-Toshi-kun, ¿te gustan los pastelitos o prefieres unos sándwiches para acompañar el té?- se oyó preguntar a la niña desde la cocina. Se asomó por la puerta y vieron que hasta se había puesto delantal: toda una amita de casa. A Zack casi se le caía la baba.

La casa de los Fleischer era un piso lujoso y amplio, sobre todo si lo comparabas con los cánones japoneses. Estaba decorado como una vivienda de clase alta de Europa, tenía cinco habitaciones, tres baños, un salón-comedor, una salita de estar, cocina, lavadero y una amplia terraza con vistas a la ciudad. Pero por alguna razón parecía un lugar frío y solitario… quizás porque estaba demasiado ordenado, demasiado falto de fotografías familiares o demasiado solitario. Al darse cuenta de esto último Zack chasqueó la lengua con fastidio.

-Esa vieja bruja ha vuelto a largarse y dejar a Claire sola…- masculló entre dientes.- Bueno Toshi toma asiento. Voy a mi cuarto a por una camiseta. ¿Necesitas algo?


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.