Diciembre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Calendario Calendario


Las peores cosas pasan en un día planeado (Priv.)

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

default Re: Las peores cosas pasan en un día planeado (Priv.)

Mensaje por Zack Fleischer el Dom Mar 04, 2012 5:37 am

Zack se guardó su opinión sobre si pensaba o no que Toshi gritara cuando lo estaba haciendo. Si había una mínima posibilidad de encontrar alivio en ese probador no la iba a desaprovechar por una broma tonta. Pero la verdad era que cuando pensaba en Toshi de forma erótica se lo imaginaba tan obstinado en la cama como en el día a día… pero como en el día a día acababa por ceder aunque fuera de mala gana. ¿Cómo llamaban los otakus a ese tipo de personalidad? Ah, sí: tsundere. Toshi era un tsundere de cuidado.

Misteriosamente la mano del peliazul siguió entera y pegada a su cuerpo a pesar de su osadía. Eso dio nuevas esperanzas a Zack. Siguió acariciando lentamente la zona y respirando a su oído en un intento de calentarle aún más. Hasta que no pudiera decir “para”. Hasta que no pudiera decir “no”. Que lo asesinara intensamente con la mirada lo podía soportar.

-Toshi de verdad que no puedo m-…- pero no había terminado la frase cuando sintió que el otro se rendía e iba directo a abrirle los pantalones.

Hubiese gritado “¡aleluya!” pero estaba demasiado ocupado conteniendo sus gemidos. Se mordió el labio inferior, deleitándose con lo erótico de la situación: no todos los días se tenía al gran Tukusama Hidetoshi haciéndote una paja. Por supuesto no podía quedarse atrás, así que hizo lo propio y le abrió los pantalones, solo que él extrajo aquella erección para acariciarla directamente. Aaah… de alguna manera era exactamente como se la imaginaba (significara eso lo que significara). Comenzó a tocarle al mismo ritmo que Toshi llevaba con él, quizás demasiado rápido para su gusto pero no estaba como para ponerle pegas. Era obvio que aquello era extremadamente incómodo para el menor y quería terminar cuanto antes. Y a ese ritmo lo iba a conseguir.

Con su mano libre tomó de la cintura al otro para mantenerlos lo más pegados posibles. Afortunadamente los sonidos que pudieran producir, por leves que fueran, quedaban sobradamente compensados con la música de la tienda. Fue la primera vez que Zack agradeció que aquellos sitios parecieran jodidas discotecas. “¡No te distraigas!” se reprochó a sí mismo “su cara, su cara… esto hay que inmortalizarlo en mis recuerdos para siempre”. Que no fuera a decírselo a nadie no quería decir que en sus noches solitarias no fuera a usarlo…

Pero mirar la cara de Toshi fue un error total: ahora quería besarlo. Pero no románticamente ni mierdas de esas; quería comerle la boca allí mismo. Joder, es que estaba demasiado sexy con su ceño fruncido y su cabreo habitual pero masturbándolo. Por Dios, aún no se lo creía. Demasiado erótico.

-V-voy a…- fue lo único que pudo articular a modo de aviso, y poco después cerró los ojos con fuerza y apoyó su frente en el hombro de Toshi, mordiéndose los labios para no dejar escapar ningún sonido mientras se corría. No dejó de acariciar el miembro ajeno, ahora con más firmeza y usando su pulgar para masajear la sensible (y húmeda) punta. Quería hacerlo llegar también.- T-toshi…

No supo muy bien porqué lo llamó. Tampoco regía mucho en esos momentos precisamente. Aaaah, maldición… le temblaba todo el cuerpo.

Actividad sexual en los probadores: hecho.


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Las peores cosas pasan en un día planeado (Priv.)

Mensaje por Tukusama Hidetoshi el Miér Mar 07, 2012 4:56 pm

Sentía como el mayor trataba de estimularlo más con las caricias sobre su miembro y la respiración Sentía como el mayor trataba de estimularlo más con las caricias sobre su miembro y la respiración sobre su oído y debía admitirlo, si quería hacer que se excitara más, estaba dando resultado. Ya se iba a encargar después de vengarse de la osadía que había tenido Zack al tocarlo de esa manera en un lugar como ese y más estando en pleno plan de camuflaje, cualquier cosa que pasase sería su culpa, ya se lo había determinado.

Al liberar la virilidad del peliazul pudo ver que no era broma eso de que si estaba excitado, entrecerró su ojo y dio un pequeño suspiro acompañado de un gemido ante las caricias del mayor y luego se dedicó a complacer al contrario. Debía admitir que al comienzo estaba al pendiente de que acabase de una vez por lo que sus masajes eran más rápidos y con cero cuidado, pero mientras iba sintiendo como el otro le masturbaba sus caricias fueron tomando un ritmo más calmo que hiciera que el mayor lo disfrutase.

-Nngh... -se mordía el labio inferior tratando de aguantar, las caricias propinadas por el otro ya eran los bastante estimulantes y su respiración se acomplejaba cada segundo más. La música de afuera pudo acallar algunos de sus gemidos.

Tensar sus expresiones, sus extremidades, todo servía para que no soltara alguno de sus jadeos. Al sentir como era aproximado al otro hizo que se desconcentrara haciendo que soltase un gemido algo más formado. Frunció el ceño y levantó la mirada para regañar a Zack con ella pero había errado, se sentía extraño. Chasqueó la lengua y desvió la mirada nuevamente para seguir masturbando al otro, cambiando de ritmo cada cierto tiempo.

No paró sino hasta que escuchó al mayor hablar y acto seguido se encontraba apoyado en su hombro mientras sentía el líquido correr entre sus dedos. Pero eso no paró ahí el otro seguía acariciándolo. Al sentir como tocaba la punta de miembro hizo que abriera su ojo a la par posando su mano libre en la ancha espalda del mayor mientras apretaba con fuerza la remera del contrario.

-Ma-maldición... a-ah... -se quejó viniéndose al escuchar al otro nombrarle. Se quedó un momento en esa posición, dejando que el otro se apoyara en su hombro, apretando la polera del peliazul, tratando de retomar el aliento que se había ido tras haber liberado aquella tensión- O-oi... -murmuró con una sonrisa ladina en el rostro, su ojo ya no se veía ya que estaba cubierto por el flequillo que se le había venido sobre el rostro- no me nombres... lo haces pareces como una porno... -agregó sin quitar la sonrisa de su rostro, marcándola un poco más.

Sacó su mano pegajosa del entrepierna del otro y se lo llevó a la boca, sacando la otra para tomar al contrario por la parte delantera de la playera y hacer que le mirara directo a su ojo.

-Por cierto... más te vale no ocupar esta mierda para tus apetitos nocturnos. -lo acercó más hasta que sus narices se rozasen- ¿Entendiste? -agregó alzando una ceja.

Spoiler:
Lamento la tardanza, estuve hasta el tope con tareas y exámenes ;A;



"Quienes se aferran a la vida mueren,
Quienes desafian a la muerte sobreviven."


avatar
Tukusama Hidetoshi
Segundo Año - Dokusei
Segundo Año - Dokusei

MENSAJE : 203
Localización : pff... Acaso te importa...?!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Las peores cosas pasan en un día planeado (Priv.)

Mensaje por Zack Fleischer el Dom Mar 11, 2012 9:10 am

Había sido una experiencia increíble. La mano experta de Toshi había estado genial, pero si a eso se le sumaba su respiración agitada y su cuerpo estremeciéndose contra el de Zack aquello se convertía en una experiencia aún más erótica. Y por la forma en la que se le había agarrado a la camiseta a Toshi también le había gustado. Poco tardó el otro en correrse también, y su semen cubrió la mano de Zack, cálido y viscoso. El propio Zack aún no se había recuperado para cuando Toshi habló.

-Yo pagaría mucho por una peli porno con nosotros dos como protagonistas.- replicó con una sonrisa traviesa pero cansada.

Respiró hondo y cerró los ojos buscando recuperar la calma tras el orgasmo. Pero cuando los abrió la imagen ante él lo dejó estupefacto. Toshi había adoptado una pose increíblemente sensual y se estaba llevando su mano (sí, esa impregnada con el semen de Zack) a la boca. Podía habérsela limpiado simplemente con cualquier prenda de la tienda, como de hecho había pensado hacer el peliazul, pero en lugar de eso parecía que iba a lamerla. Y para colmo lo tomó de la ropa y tiró con el de brusquedad hasta que sus rostros se encontraron. Por un segundo pensó que iba a besarlo, pero Toshi parecía más interesado en tentarlo tan solo. Zack no podía creer que se comportara así solo para amenazarle: si aquello no era una forma de seducción que bajara Dios y lo viera.

-Pues no sé qué decirte, no creo que pueda prometer eso…- admitió, recuperando poco a poco el control de su mente y de su cuerpo. Dio un suave tirón de la cintura del chico, pues seguía sosteniéndolo de allí, para que su cercanía fuera aún mayor.- Y mejor deja de comportarte de esta manera tan sexy. Solo estás echando…- su mirada se posó descaradamente en los labios ajenos y volvió a relamerse los propios. Estaba seguro de que Toshi entendería su anhelo.-… más leña al fuego, Toshi.

Su intención era conformarse con solo eso, ¡de verdad! Pero si el tuertito seguía comportándose así Zack acumularía falsas esperanzas que terminarían por encender su deseo y su ansia de depredador.

-Será mejor que te alejes si no quieres que malpiense, Toshi.- le advirtió, aun sin dejar de observar sus labios.- No debemos olvidar lo que hacemos aquí.

No, no debían olvidarlo. Ninguno de los dos. Aún había una chica ahí fuera de la que Toshi huía.


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Las peores cosas pasan en un día planeado (Priv.)

Mensaje por Tukusama Hidetoshi el Lun Mar 12, 2012 10:04 am

Ya, debía admitirlo, jamás se hubiera imaginado tener ese tipo de actos en un lugar público como lo fuese esa tienda y de que había sido una experiencia única, lo había sido, pero no iba a quedarse con las manos cruzadas ni tampoco tenía muchos ánimos de seguir aquello después de todo solo había sido para salir de aquel apuro, o al menos eso se decía una y otra vez en la cabeza.

¿Algo que iba a admitir? Jamás. No estaba dentro de su personalidad admitir algo, el orgullo era mucho mayor que cualquier otra cosa. Mientras esperaba la respuesta del mayor se mantenía inmóvil, solo se veía en su rostro aquella mirada y sus labios formando una sonrisa. Sólo cambió su expresión a algo de sorpresa al ser tironeado de la cintura, había olvidado por completo que el mayor mantenía su mano allí.

-Oe, oe... -murmuró notando como el otro observaba sus labios de una forma tan descarada. Entrecerró su ojo y con la mano libre le tomó de la barbilla para que alzara la vista- Mi ojo está justo acá arriba, no creo que se te haga difícil verlo si solo es uno... -Ironizó un poco en sus palabras al escuchar la pseudo advertencia del otro.- Además, solo actúo igual que siempre, eres el único que lo malpiensa. -le palmeó el rostro y luego se soltó del agarre.

Era bien sabido que ver como los labios se relamían tentaba a querer besarlos, no era una mala opción, pero nuevamente el orgullo era algo que ganaba aún más en sus acciones así que solo debía alejar la vista de los labios de Zack y todo solucionado, o al menos eso pensaba. Comenzó a limpiarse con una prenda que estaba en el lugar y luego se acomodó la ropa interior y los pantalones volviendo la vista al mayor, el lugar era estrecho y de por si chocaba al menor movimiento con alguna extremidad del peliazul.

La última advertencia del otro hizo que guardara cualquier movimiento y que una carcajada poco disimulada saliera de sus labios.

-Hee ¿Acaso me estás amenazando de algo? -preguntó frunciendo el ceño, notó como aún sin verle no dejaba de concentrar la mirada en los labios propios, lo estaba tentando y si seguía así lo conseguiría. Un pequeño chasquido salió de los propios mientras se acercaba a los labios del mayor pero cuando oyó la última parte de sus palabras paró de golpe y paró- Agh, maldición, no tenemos que estar perdiendo el tiempo en esto.

Se dispuso a salir de los primeros del probador, suponía que después de ese pequeño tiempo en el probador iba a ser suficiente para que la otra chica se hubiese marchado. Corrió la cortina y apenas puso un pie fuera del probador escuchó una voz femenina llamarle. Salió de inmediato parándose justo en medio y cerrando la cortina para que no se viera hacia dentro

-"Mierda..." -fue lo primero que pensó, en verdad odiaba a aquella chica.

-¿Hidetoshi-kun? -se escuchó- ¡Ah! ¡Sabía que había escuchado tu voz por algún lado! -La voz de la chica parecía feliz de haber acertado a su agudo oído.

-Oi Arisa, deberías de ser menos efusiva, tan sólo de oírte me duele la cabeza. -chasqueó la lengua, trataba de escucharse como de costumbre y pasar de los nervios de ser pillado.

-Jeje, yo también te extrañé~ -rio levemente- Por cierto, ¿Que haces en un lugar como este?

-Tsk, ¿Que?! ¿Acaso no puedo venir a una tienda de ropa de chicas?! No es como si me gustara demasiado venir para estos lados, ¿Por qué mejor no te largas? -mencionó al final, no estaba de ánimos para verla además de que aún mantenía a Zack dentro del camerín.

-Hmn... Actúas muy extraño hoy, Hidetoshi-kun... ¿Acaso estás ocultando algo?-

Ahora sí, estaba jodido.



"Quienes se aferran a la vida mueren,
Quienes desafian a la muerte sobreviven."


avatar
Tukusama Hidetoshi
Segundo Año - Dokusei
Segundo Año - Dokusei

MENSAJE : 203
Localización : pff... Acaso te importa...?!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Las peores cosas pasan en un día planeado (Priv.)

Mensaje por Zack Fleischer el Dom Mar 18, 2012 5:28 am

Toshi redirigió su mirada hacia su ojo, que era supuestamente donde debía estar cuando hablaba con él, y Zack se sintió como un niño sermoneado. Pero aquello no dejaba de ser algo divertido: que le rechazaran también tenía parte de encanto, pues lo que conseguía era que se planteara la situación como un reto. El primero había sido intimar con el chico, y lo había conseguido. Su segundo objetivo para con Toshi sería que éste le besara a él. Una empresa ambiciosa, desde luego.

-Sí, será que soy un malpensado…- le dijo con ironía. Zack estaba seguro de que al menor él también le gustaba de alguna forma (pues sabía que de otro modo jamás habría permitido que le metiera mano) pero era demasiado orgulloso para admitirlo.

Se dedicó a observar descaradamente como el otro se adecentaba, pues de cualquier modo si él hubiera intentado hacerlo a la vez todo habría terminado en desastre por el poco espacio que tenían. Su comentario hizo reír a Toshi y provocó en él una reacción extraña. Por un instante creyó que se acercaba a besarle pero sus esperanzas se vieron truncadas por su propia estupidez. “Soy un puto bocazas” se sermoneó mentalmente. Pero no importaba: habría más oportunidades de probar esos bonitos labios.

Quiso gritarle a Toshi que lo esperara cuando vio que salía y le cerraba la cortina en la cara, pero menos mal que no lo hizo. Una voz femenina hizo que Zack se tensara en el acto. ¡Los habían pillado! Toshi estaba en problemas~. El peliazul contuvo una risilla cruel y pegó la oreja para enterarse de la conversación mientras tranquilamente se limpiaba la mano con la misma prenda que había usado su compañero (le daba lástima la dependienta que la descubriera). También fue adecentándose la ropa, pero estaba más pendiente en escuchar a Toshi ser “amable” con la misteriosa chica.

Mentiría si dijera que Zack no pensó en salir del probador solo para ver la cara que se les quedaba a ambos. Pero eso sí que no se lo perdonaría el menor, y tenía un montón de katanas afiladas en casa. La tal Arisa estaba mostrando ser bastante perspicaz y Toshi bastante torpe, ¿qué mierda de excusa le había dado para estar en la tienda? “Tu sobrina idiota, tu sobrina…” trataba estúpidamente de mandarle telepáticamente. ¿Cómo saldría Toshi de aquel lío? Tan solo averiguar eso ya era bastante divertido para Zack. Pero también quería saber quién era aquella chica… y puede que estuviera muy cerca de averiguarlo.

Spoiler:
Gomen por la tardanza, Toshi >.<


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Las peores cosas pasan en un día planeado (Priv.)

Mensaje por Tukusama Hidetoshi el Dom Mar 18, 2012 7:38 pm

Eso odiaba de ella, siempre terminaba adivinando la situación como si leyese su mente o algo (tampoco pensaba en la idea de que quizás era fácil de deducir) pero ahí estaba ahora, entre la cortina del probador y la chica que no se le escapaba ninguna de sus excusas.

-¿O-ocultarte algo? -repitió mirando de reojo hacia atrás para luego chasquear y regresar la mirada a la chica- Ja! No me hagas reír, ¿Por que debería de ocultarle algo a alguien que es tan poco importante? -comentó calmando un poco su voz para no desentonar.

-¡Que cruel! -mencionó la chica en un tono exagerado fingiendo molestia- No deberías tratarme así, después de todo soy tu-...-

Se abalanzó rápidamente hacia la chica cubriéndole la boca antes de que terminara la oración completa, una cosa era que estuviese tratando con ella otra diferente era que alguien más supiera que estaba comprometido, no se lo había mencionado a nadie ni tenía pensado hacerlo, pero esa bocazas era algo difícil de controlar para él.

-Hmmn... hnn mmhnf mhnn....!! -La chica se esforzaba por liberarse de la mano que la aprisionaba, batiendo sus brazos como si de esa forma conseguiría sacárselo de encima.

-Maldición ya quédate tranquila, estúpida mujer... -mencionó cabreado- Cuantas veces te he dicho que no andes publicando las cosas que no se harán realidad. -le descubrió la boca- Ahora vete a hacer lo que sea que hacías.

-No me iré hasta que me digas que es lo que hacías tú acá. -se plantó de frente cruzándose de brazos- ¡¡HIII!! -chilló de la nada haciendo que hasta Hidetoshi se cubriera los oídos por el molesto ruido producido por la fémina- ¡¿Acaso me estás engañando?! -volvió a alzar la voz de forma exagerada, provocando que algunas personas volteasen hacia donde estaban-

-¡¿Q-que...?! -ni Toshi se creía lo que decía la chica, bueno no es que fuera así, al menos no tan directamente como se lo estaba arrojando la pelinegro. Agh maldita la hora en que se le había ocurrido salir ese día de su casa- Mi-mierda Arisa, no andes diciendo tonteras... -

Ya, estaba jodido, su pequeño secretito que tanto había guardado había sido expuesto por una pequeña rata chillona. En realidad le daba igual que las personas lo supieran siempre y cuando no estuvieran dentro de su pequeño círculo de conocidos, pero para su jodida suerte la persona que era una de las más cercanas para él se encontraba detrás de aquellas cortinas a su espalda ahora pensando quizás que cosas con lo que acaba de escuchar, aaah callar a ese grandulón iba a costar muy caro, ya lo sabía.

-¡Nada de eso! ¡Seguro está dentro de ese vestidor! -Dijo con algo de recelo- ¡Ahora apártate, quiero hacerle frente a esa...! -se abalanzó contra el castaño para tratar de correrlo y abrir las cortinas haciendo que el mas alto retrocediera un poco pasando a mover un poco la separación.

-¡Agh maldición Arisa no hagas estas cosas! -Ya, había perdido lo poco que había conseguido de paciencia. Tomó a la chica de los hombros para que se calmara- Vete a molestar a otro lado.

Un silencio se hizo un momento, Toshi podía notar algunas miradas curiosas de las viejas que estaban por las cercanías, claro este las respondía de mala manera haciendo que se volteasen rápidamente del temor. Volvió la vista hacia la chica, parecía que aún estaba curiosa por saber que ocultaba. Suspiró pesado y comenzó a darle pequeños empujones para que se alejaran de los vestidores, viendo de reojo hacia aquel lugar, ya se encontrarían afuera.

-Hidetoshi-kun... -murmuró la chica-

-¿Uh? –

-... - Inspiró fuertemente y levantó la mirada- ¡Más te vale no engañarme! -le señaló toda sería para luego sonreír- Seguro que acá no encontrarás nada para ella, es una tienda para chicas más grande, tonto. -se rió de él- Debiste ver la cara que has puesto, eres tan fácil de alterar~ -Se dio algo de impulso para besarle en la mejilla y luego alejarse despidiéndose de forma enérgica cuando estaba más alejada- ¡Nos veremos en el cumpleaños de Kiri-chan~!

Se le formó un tic en su ojo al escuchar la risa de la chica, había hecho y dicho todo eso sólo para molestarle ¿Acaso era fuente de diversión para todos hacerlo enojar? aunque debía admitirlo, detrás de todo había sido cierto todo lo que ella había dicho, por eso era que no la pasaba, odiaba a las personas que sabían todo y su estúpida personalidad.

Suspiró aliviado una vez que ya no estuviera a la vista y se revolvió el cabello de la nuca.

-Aaagh... vaya jodido día... -murmuró para sí.

Spoiler:
No te preocupes Zacky~ xD



"Quienes se aferran a la vida mueren,
Quienes desafian a la muerte sobreviven."


avatar
Tukusama Hidetoshi
Segundo Año - Dokusei
Segundo Año - Dokusei

MENSAJE : 203
Localización : pff... Acaso te importa...?!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Las peores cosas pasan en un día planeado (Priv.)

Mensaje por Zack Fleischer el Lun Mar 19, 2012 5:24 am

Algo muy interesante estaba ocurriendo ahí fuera. Zack tenía que hacer un gran esfuerzo para no estallar en carcajadas solo de escuchar lo apurado que estaba Toshi. Pero conforme la conversación de la pareja avanzaba la diversión iba siendo sustituida por la simple curiosidad. Con la información que estaba recibiendo el alemán llegó a una conclusión: esa chica era la novia de Toshi. Pero Toshi no parecía aceptarlo, algo que era incongruente con su conclusión. ¿Sería que la chica realmente era una acosadora? Y, si era así, ¿por qué no simplemente la mandaba a paseo? No recordaba que Toshi tuviera, como le pasaba a él, debilidad por el género femenino. Él podía usar su lengua viperina para meterse con la chica igual que lo hacía para meterse con Zack. ¿Por qué no lo hacía?

Zack retrocedió al escuchar que la chica quería entrar en el probador, pero no había a donde huir. Era demasiado grande como para plantearse siquiera tratar de colarse por la parte de abajo en el probador de al lado. Lo iba a pillar. Y entonces realmente malpensaría, porque no existía excusa que explicara satisfactoriamente porqué escondía a otro hombre en un probador. Zack se planteó muy en serio simplemente salir y dar la cara. Con su mejor mirada amenazante y las palabras justas estaba seguro de que podía convencer a Arisa de que dejara en paz a Toshi para siempre. Algo como “no vuelvas a acercarte a mi amante, zorra” podría ser efectivo. Estaba claro que el tuerto no sabía enfrentar el problema por sí mismo.

Pero al final todo se arregló satisfactoriamente y Toshi consiguió alejarla de allí. El alemán abrió a penas la cortina para ver cómo se alejaban hacia la puerta. Ya no podía escucharlos pero parecía que la chica le había hecho algún tipo de broma y ahora se iba. Zack salió del probador (sin preocuparse lo más mínimo por las miradas escandalizadas de las señoras) y se dirigió a su amigo.

-Ay, Toshi-kun, eso te pasa por ser un rompecorazones.- rió al llegar junto a él y escuchar su queja. Soltó una fuerte carcajada y le dio una palmada en la espalda.- Anda anímate. Ya se fue y al final no te pillo haciendo cosas sucias, ¿verdad?

El gesto sugerente que estaba haciendo con las cejas se quedó a medio cuando de repente recordó su promesa. No podía comentar nada sobre lo que había ocurrido allí dentro, había dado su palabra. Suspiró con resignación y se rascó la cabeza.

-Y bien… ¿buscamos otra tienda para comprar los regalos? ¿O me vas a explicar qué diablos acaba de pasar con esa chica? ¿Es tu novia o qué? Porque si es así no deberías tratarla tan mal.- su gesto se había vuelto de reproche de pronto.- A las mujeres hay que tratarlas con delicadeza, Toshi.


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Las peores cosas pasan en un día planeado (Priv.)

Mensaje por Tukusama Hidetoshi el Miér Mar 21, 2012 7:44 pm

Se quedó un momento en aquel lugar, después de todo tarde o temprano el peliazul iba a salir de la tienda. Se detuvo a pensar un momento, quizás era cierto que las mujeres tenía un sexto sentido o algo por el estilo para sacar a relucir cosas como las mentiras lo que hizo que entrara en otra duda interna. Frunció un poco el ceño al percatarse de que le daba muchas vueltas al asunto, justo en ese momento sintió la palmada en su espalda volviendo la vista de inmediato.

-Ja! Parece que rompo los corazones que no debería romper... -comentó en todo de broma, aunque ni él mismo se entendía sus palabras- Demonios, no te rías de ese modo, eres molesto y podría partirte la cara. -agregó después quitando la mano del otro de encima.

Fue lo que dijo después lo que hizo que nuevamente la seriedad gobernara su rostro le devolvió una mirada de pocos amigos pero al ver al contrario se dio cuenta de que el otro había recordado lo que había dicho dentro. Chistó dibujando una sonrisa burlona en su rostro y solo negó con la cabeza comenzando a caminar.

-Creo que hay otra tienda más adelante, seguro encontramos algo para las crías... -comentó haciendo caso omiso a las otras preguntas que siguieron de la primera. No quería dar explicaciones, mas bien, pensaba que no debía, era un pequeño problema suyo que en algún punto de su vida tendría que solucionar.

El tono de reproche de Zack fue lo que le desconcertó un poco, eran pocas las veces que había escuchado al peliazul hablar tan serio, esas si descontábamos cuando hablaba de su pequeña hermana. Chasqueó la lengua dando un pesado y largo suspiro para volver a revolverse el cabello.

-Sólo te diré una cosa, no es mi novia ni lo será nunca. -comentó de pronto- Y quien eres tú para andarme reprochando con lo que hago, ¡Maldición! -Bien, lo último solo lo había comentado por auto defensa. Desvió la mirada ocupando su vista con algún escaparate que pasaran viendo si encontraba alguna tienda infantil.



"Quienes se aferran a la vida mueren,
Quienes desafian a la muerte sobreviven."


avatar
Tukusama Hidetoshi
Segundo Año - Dokusei
Segundo Año - Dokusei

MENSAJE : 203
Localización : pff... Acaso te importa...?!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Las peores cosas pasan en un día planeado (Priv.)

Mensaje por Zack Fleischer el Dom Mar 25, 2012 2:05 pm

Spoiler:
Lo siento, lo siento, lo siento >.<

-Uy~, que miedito… ¡Toshi-chan me está amenazando!- bromeó el mayor, carcajeándose aún más de los aires que el otro se daba. Estaba realmente mono cuando iba de sobrado (pero no se lo diría porque no quería que cumpliera su amenaza de romperle la cara.- Mou, eres tan frío…

Toshi también había notado su error al hablar de más, pero no hizo comentario alguno al respecto. Siguieron andando como si nada hubiese pasado, buscando, ahora sí, una tienda adecuada para la edad de “sus chicas”. Zack seguía pendiente de lo que respondía el tuerto pues, muy a su pesar, al final el bichito de la curiosidad le había picado. Realmente deseaba saber qué se traía Toshi entre manos con esa mujer… pero se quedaría con las ganas.

-Tsk, realmente eres un borde de mierda.- le reprochó, mas no estaba realmente enfadado ni molesto, solo contrariado.- ¿Qué tipo de amigo o de líder sería si no me preocupara de los míos?

Técnicamente aquella era una pregunta trampa. Toshi no había aceptado nunca formalmente formar parte de la banda de Zack, pero éste lo daba por hecho. Aunque el menor se resistiera por su orgullo a admitir que trabajaba para Zack, él estaba convencido de que el día que lo llamara para pedirle ayuda Toshi acudiría. Y lo creía a pies juntillas. Así pues que fuera oficial o no se la traía floja.

Pasaron entonces frente al escaparate de una juguetería y el peliazul se fijó en el enorme surtido de peluches. De repente lo tuvo claro: aquel sería el regalo perfecto. Con un animalito de trapo era imposible fallar, ¿no?

-Entremos aquí.- decidió entonces, y tiró del brazo de Toshi para arrastrarlo dentro sin dilación. Todo era muy colorido, alegre e infantil, una cucada…- Vaya… y yo que creía que no podíamos desentonar más que en la tienda de antes, jejeje.


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Las peores cosas pasan en un día planeado (Priv.)

Mensaje por Tukusama Hidetoshi el Lun Mar 26, 2012 7:47 pm

Los comentarios del mayor eran algo con lo que debía de aguantarse, sobre todo cuando le sumaba las risas algo exageradas para Hidetoshi que se daba el otro. Ya que va, a pesar de todo era chistoso aunque que lo usara a él para las bromas, puff... eso no le hacia gracia. Escuchar el agregado de Zack le hizo gracia y no pudo evitar dibujar una sonrisa mirándole de reojo.

-Claro, claro, soy un témpano de hielo... -agregó volviendo la mirada hacia las tiendas, en los confusos reflejos se percató que aún llevaba la polera rasgada y con pequeñas (por así decirlo) manchas de sangre en ella.

Suspiró pesado, ahora que lo recordaba tampoco había recibido ningún tipo de comentarios por parte de la chica que hace poco le había jodido los nervios. Se estaba acomodando el flequillo para cubrir su ojo derecho que, a decir verdad, estaba recibiendo demasiadas miradas molestas cuando escuchó el reproche que daba el peliazul.

-Oi oi, ¡¿A quien le estás llamando borde de mierda?! -preguntó volviendo la mirada hacia el mayor- Agh joder! -exclamó resoplando por la nariz en señal de molestia. La siguiente pregunta le había pillado bajo, pero no por eso iba a demostrar algo que no era.

La palabra amistad era una palabra demasiado grande incluso para Hidetoshi, bien, era obvio que debido a su personalidad algo arrebatadora no había podido conseguir ningún tipo de amigos cuando era pequeño, incluso a sus cortos dieciséis años podía contar con los dedos de sus manos a las personas que consideraba aliados y amigos de verdad. Para él era difícil aceptar una amistad y mucho más decirle a alguien que era su amigo.

No pasó mucho cuando volvió a escuchar al peliazul y en acto seguido viéndose tironeado hacia una tienda por el mayor. Al ver la tienda con su propio ojo con notorio tic apareció en este frente a los colores pasteles y las sensaciones de estar completamente fuera de lugar, que era lo que hablaba Zack.

-E-eer... hmn... -asintió de forma robótica al verse dentro de la tienda, no era para nada de su gusto quedándose un momento en estado de shock ante los colores. Luego de unos segundos sacudió su cabeza- Se-será mejor que busquemos algo para largarnos de aquí pronto -Se acercó a una estantería.

Había variedades de diseños de peluche, desde animales felpudos a pequeñas muñecas del mismo material. Era difícil escoger, incluso teniendo tanta variedad, pero tenía algo de ventaja al saber los gustos (mas o menos) de la que era su sobrina.

- Con respecto a la pregunta anterior, déjame resumir... -mencionó comenzando a examinar las estanterías- Eres del tipo de amigo que siempre anda metido en aventuras por las noches, de esos que se aprovechan por que tengo algo más de dinero que los demás, además que vez que puede saca provecho de la situación y trata de meterse en lo que no le incumbe... -Se dio un tiempo para tomar un muñeco de gato, examinarlo y lanzar un bufido- Vaya tipo de amigo que me gasto... -murmuró fingiendo ironía, dejando el muñeco nuevamente en su lugar para luego darle un codazo al otro y avanzar un par de pasos más tomando otro muñeco de gato, este de color blanco- pero al menos sé que puedo confiar en alguien... -se encogió de hombros volteándose una vez que quedara justo en frente del mayor- Por cierto, jamás acepté ser una de tus perritas ni seguirte como líder, Zacky. -Dibujó una sonrisa ladina en su rostro y luego se volvió a dar vuelta para seguir caminando-

-¡Ah! Se me olvidaba. -agregó viéndole por sobre el hombro izquierdo- Este borde está pensando si pagar tu parte o no... –sonrió de burlesco para volver la vista a las estanterías.



"Quienes se aferran a la vida mueren,
Quienes desafian a la muerte sobreviven."


avatar
Tukusama Hidetoshi
Segundo Año - Dokusei
Segundo Año - Dokusei

MENSAJE : 203
Localización : pff... Acaso te importa...?!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Las peores cosas pasan en un día planeado (Priv.)

Mensaje por Zack Fleischer el Lun Abr 02, 2012 4:08 am

Toshi parecía realmente incómodo en aquella tienda, lo cual era realmente divertido de ver para el peliazul. A él, que no conocía la vergüenza, poco le importaba la forma en la que los clientes o dependientes les miraran (que era una mezcla de miedo y estupefacción), pero al parecer a su amigo sí. “Deben de pensar que hemos entrado a robar” pensó divertido, y le guiñó un ojo pícaramente a un dependiente que no les quitaba los ojos de encima, lo cual hizo que temblara visiblemente de miedo. Sí, el aspecto de Zack era amenazador… pero si le sumabas el de un Toshi lleno de cortes y heridas la imagen era mucho más inquietante. Le encantaba confundir así a la gente.

Se acercó a una estantería donde había varios peluches de oso y se puso a mirarlos críticamente mientras trataba de recordar si a Claire le gustaba ese animal o no. Su hermana casi nunca se quejaba por los regalos que le llevaba lo que hacía difícil saber si había acertado o no. Eran tan amable, tan servicial, tan linda…

-¿Eh?- estaba distraído y la repentina respuesta de Toshi lo pilló desprevenido. Lo observó hablar sin mirarle, sopesando varios peluches de gatitos.- Oe, oe... me estás dejando fino, cabrón…- pero Toshi no había terminado de hablar, y después de ponerlo de vuelta y media aún tenía más que decir.- Tampoco es que tengas uno mejor…- farfulló por lo bajo con un mohín, cual niño pequeño enfadado.

Todo lo que había dicho el otro era cierto. Zack Fleischer no es que fuera el prototipo de amigo ideal, ni si quiera era una persona decente. Pero, como Toshi dijo después, también tenía sus cosas buenas. Solo había que saber verlas debajo de toda la mierda. No obstante le gustó la forma en que lo retó, con aquella sonrisa de medio lado mientras se giraba para seguir buscando animalitos, como diciéndole “esta conversación me importa un bledo en realidad”. Zack lo siguió con una sonrisita juguetona.

-Por eso me gustas tanto Toshi-chan: los tienes cuadrados. Mira que decirle estas cosas tan feas a tu jefe… debería darte unos azotes como ejemplo para los demás niños, ¡jajajaja!- tenía tan claro que Toshi era “de los suyos” que poco podía importarle lo que el otro opinara al respecto. Mas lo que dijo a continuación cortó su risa de raíz.- ¡Ey, no puedes hacer eso! No seas así, tío… ¿Es que quieres ver a Claire llorar cuando le diga que no le he podido llevar nada porque el rata de mi amigo no me ha querido prestar? Oh, venga, ella está deseando tener… esto…- rápidamente miró a su alrededor y cogió el primer peluche que vio por allí, mostrándoselo a Toshi.-… este… esta cosa… ¿es un jodido corazón?- ni él se lo podía creer, ¿por qué mierda había cogido esa cosa tan inquietante entre las decenas de peluches que había allí.- Venga Toshi, que yo ya he elegido. ¿Qué le llevarás tú a tu sobrina?

No le había quedado otra que recurrir a una táctica de distracción tan básica como “habla como si él ya hubiese dicho que lo comprará”. Una sonrisa que se suponía debía parecer inocente (pero no lo parecía) acompañaba a sus palabras en un intento de ablandar el corazón del tuertito.


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Las peores cosas pasan en un día planeado (Priv.)

Mensaje por Tukusama Hidetoshi el Miér Abr 11, 2012 9:05 am

Al notar el farfullo del mayor le dirigió una mirada de repaso notando el pequeño mohín que había hecho (solo tener un ojo no significaba que su vista era mala, es más, era aún mejor que con dos) lo que le causó algo de gracia, es que ver a tremendo sujeto haciendo esos gestos infantiles era algo digno de ver. Se rió entre dientes, de forma burlona, y volvió luego la vista hacia las estanterías de muñecos.

Al menos diciéndole esas cosas podía dejar en claro como pensaba de él Toshi, además dejar bien en clara su posición dentro de lo que respectaba la guerra entre ambos institutos y la decisión de seguir a alguien. Hidetoshi ya había aprendido la lección hace un tiempo, el seguir a alguien por muy dedicado que estuviera estaba exponiéndose a cualquier tipo de trato y, aunque a él le gustaban las peleas y demases, tampoco podía asegurar que le prestaran ayuda, ni siquiera que se acordasen de él después, eso lo tenía bien claro, su ojo derecho era la prueba necesaria. Aunque sabía que Zack no era así. Por muy idiota que pareciera por fuera y además muy idiota que lo encontrase, si necesitara ayuda él vendría sin pensarlo mucho, aunque no le gustase la idea.

Ahora llevaba dos peluches en sus manos, ambos eran de gatos, el problema era decidirse por uno solo, tampoco quería malcriar a su sobrina llenándola de obsequios todo el tiempo. Uno de los peluches era un gato café con los detalles en un café más claro y el hocico blanco. El otro era blanco con las orejas y patas negras y una mancha gris en su ojo izquierdo. Estaba en eso cuando escuchó al otro y su comentario no le hizo mucha gracia ya que quitó la vista de los peluches y la dirigió al más alto.

-Tsk... ¿Acaso debería importarme si los demás te obedecen? -preguntó- Y ya te dije que no eres mi jefe, joder, deja de decir tanta estupidez junta. -chasqueó la lengua volviendo la vista hacia los peluches.

Al escuchar que dejaba de reírse y lo que decía a continuación le hizo gracia, incluso tuvo la amabilidad de verle a la cara y sonreír de forma burlesca frente a sus ojos pero al seguir escuchándolo, ¿Enserio sería capaz de dejarlo poco menos como lastra frente a su hermanita?

-Agh! Joder, no es mi culpa que la pobre chica tenga a un gorila aprovechado como hermano mayor, incluso me da hasta pena. Pobre chica, tener que soportarte las veces que la ves es algo triste para ella. -se cruzó de brazos negando con la cabeza- Ya no insistas... -mencionó al final para volver la vista a los peluches de sus manos, aún debía escoger alguno de estos y le era difícil tener una decisión con el escándalo que llevaba el otro. Al ver el peluche que había tomado el otro un pequeño tic se le formó en el ojo- ¡¿Q-QUE MIERDA PASA CON ESTE MUÑECO?! -exclamó sin vergüenza alguna. ¿De verdad podían vender esa clase de peluches en un lugar como este? - Q-quien mierda sería el idiota que querría un muñeco tan inquietante como ese, ¡¡joder!! -Sí, hasta a él le parecía extraño. Le arrebató el muñeco al mayor y lo tiró a una pila que se encontraba más allá- ¡Tú imbécil! ¿Acaso quieres provocarle nauseas a tu hermana o que?! Maldición... -buscó por un momento y no se demoró mucho en tomar uno de un panda dejándoselo en las manos- Ten este y deja tus gustos extraños para ti, joder. Yo ya escogí. -comentó dejando el gato café de nuevo en la estantería y caminando hacia la caja mientras aprovechaba de tomar algo de aire para reponerse del pequeño ataque de histeria que había sufrido- Y sácate esa estúpida sonrisa del rostro, no la quiero ver en todo el puto día. -agregó imaginándose que es lo que vendría después de caer en ese truco tan bajo.

Ni siquiera le importaba la cara de miedo del que era el cajero, solo quería salir de esa estúpida tienda con esos muñecos extraños, un poco más y comenzaba a dolerle la cabeza de todo lo que le había pasado aquel día. Miró mal al cajero y pagó por ambos muñecos.

Spoiler:
Lamento mi megaultraestrafalaria(????) tardanza! ;A;U



"Quienes se aferran a la vida mueren,
Quienes desafian a la muerte sobreviven."


avatar
Tukusama Hidetoshi
Segundo Año - Dokusei
Segundo Año - Dokusei

MENSAJE : 203
Localización : pff... Acaso te importa...?!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Las peores cosas pasan en un día planeado (Priv.)

Mensaje por Zack Fleischer el Mar Mayo 08, 2012 8:27 am

A Zack le seguía pareciendo divertida la forma en la que Toshi se empeñaba en llevarle la contraria. Lo hacía con todo realmente, y casi siempre era molesto, pero hoy el alemán estaba de buen humor. Por eso (y porque Toshi pagaba) no le ofendió que se pusiera tan pesado con que no era un buen hermano para Claire. A él le gustaba pensar que sí que lo era: todo un hermano mayor. Pero lo cierto era que no iba a verla desde hacía al menos cuatro días, y mejor ni hablar de cuánto hacía que no se sentaba a hablar con ella o llevarla de paseo… ¡Pero todo era culpa de la bruja de su madre! No habría terminado ni de abrir la puerta y ya le estaría gritando y tirando cosas a la cabeza. Estaba alargando la llegada de ese momento todo lo posible… Pero ya era demasiado.

El peliazul estaba tan perdido en estos pensamientos que ni cuenta se dio de como Toshi le arrebataba el extraño peluche en forma de corazón y lo tiraba lejos.

-¡Ey!- gritó molesto, pero no logró detenerlo. Fulminó con la mirada al tuerto mientras se cruzaba de brazos.- Joder Toshi, para gustos los colores. Al menos era un peluche original…- extendió la mano para tomar el panda que el otro le tendía y alzó una ceja.- Éste es jodidamente soso en comparación…- más el tic en el único ojo de Toshi lo disuadió de seguir protestando.- Vale, vale, le llevaré este… Pero estoy seguro de que a Claire le hubiera gustado más el otro, aunque solo fuera porque era más…- “¿espeluznante? ¿raro? ¿inquietante?”.-llamativo.

Toshi también eligió su regalo y se dirigió malhumorado (que era su estado de humor habitual) a la caja para pagar. Zack lo siguió de cerca, aún mirando sin mucho convencimiento el panda, pero sin dejar de reír. No es que estuviera especialmente contento, pero como Toshi decía que le molestaba…

La cajera debió suponer que serían regalos para sus novias o algo así y los recibió con una coqueta sonrisa. Al contrario que al resto de los clientes, a ella parecía que la singular pareja de delincuentes le parecía atractiva. Sobre todo Toshi, o al menos así lo notó Zack entre tanto pestañeo y sonrisa provident. Cuando se alejó a envolver los peluches para regalo el peliazul le dio un codazo en las costillas a su amigo.

-Creo que a esa le gustas…- le comentó con una sonrisa pícara.- Mira, ya está mirando para acá otra vez. Saluda, Toshi-chan~…- saludó a la chica sin dejar de sonreír y siguió hablándole al otro entre susurros divertidos.- Eres todo un rompecorazones. Primero la chica del probador y ahora esto. Y conociéndote seguro que no le sacas ni provecho. Venga, pídele el número y luego quedas con ella y le das una alegría al cuerpo. O, para que alguien tan abstemio como tú lo entienda, te la follas.- esa sonrisa amplia de niño travieso no engañaba a nadie, pero tenía la capacidad de hacer enfurecer a la gente como Hidetoshi. Y enfado de Toshi era sinónimo de diversión.

Zack no podía evitarlo: aquel humor era parte de su forma de ser. Había que quererlo tal cual… y mandarlo a freír espárragos, por ser fino.

Spoiler:
U: No hay "lo siento"s suficientes en el mundo para disculparme por mi tardanza T_T En mi defensa lo único que puedo decir es que se me pasó que me habías contestado uU *aunque desde que se dio cuenta también ha pasado un timpo uUUU* ¡Gomeeeeeeen! Si aún quieres seguir con este tema prometo no volver a dejarte tirada tanto tiempo ;__; *se va a cortarse las venas (?)*


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Las peores cosas pasan en un día planeado (Priv.)

Mensaje por Tukusama Hidetoshi el Mar Mayo 15, 2012 8:34 pm

-Mira que escoger un espeluznante muñeco como ese... -murmuraba mientras esperaba que envolvieran los regalos y le causaba un leve escalofrío al recordar aquel juguete tan poco atractivo para él.

Se llevó las manos a los bolsillos y comenzó a mirar hacia cualquier punto fuera del escaparate de la tienda, estaba seguro que después de este día iba a pensar entre cinco y diez veces salir a comprar para el bien de alguien más. Además el ambiente de la tienda aún le parecía incómodo y la risa socarrona, que estaba seguro que era solo para molestarlo, de Zack hacía aún más impaciente la espera del castaño.

Sólo volvió en sí al sentir el golpe en las costillas, que, para ser sinceros, no le hizo nada de gracia.

-Pero que demo-...! -volvió su miraba fulminante hacia el peliazul. Escuchó lo que decía sin entender demasiado, volvió la vista hacia donde le decía el otro y alzó una ceja- ¿Eh? -Vio a la chica unos segundos y luego le devolvió el codazo a su amigo- D-de que demonios estás hablando, eso no es cierto ¡Y no la saludes, imbécil! -le bajó la mano al otro y frunció el ceño, viendo de reojo nuevamente a la chica.

Si era así nunca se había dado cuenta de eso, pero no le importaba en lo absoluto el tener una cita o algo, al menos su principal pensamiento se encontraba en las peleas que eran gradualmente estables y en sus tiempos de entrenamiento, nada más que eso. Y de rompecorazones nada, lo de encontrarse con la chica en la otra tienda había sido solo una mala coincidencia y no le encontraba lo bueno de que una chica como esa le siguiera cada que podía.

Escuchaba al mayor hablar y hablar toda la basura que quisiera, solo tomó atención a lo último que hizo sonrojarse levemente, solo por la presión que sentía que estaba ejerciendo el otro.

-¡QUE SI SÉ QUE SIGNIFICA! -exclamó sin siquiera medir el tono de su voz, haciendo que algunos se sobresaltaran- Hmngh... -frunció el ceño y desvió la mirada- No soy un estúpido -le pisa el pie con fuerza- Y créeme, no estoy tan necesitado como tú como para andar buscando a lo primero que se mueva o insinúe además ella ni siquiera me está mirando a mí...! -volvió la mirada hacia la caja, notando que la chica ya estaba de vuelta en su puesto junto a los obsequios envueltos y en sus respectivas bolsas de compras y que ahora tenía un leve rubor en las mejillas al saber que estaban hablando de ella- E-e-eerm... -Sonrió nervioso, asomando un pequeño tic y una gota de sudor en la sien- ... -se mantuvo mirando a la chica varios segundos, algo humillado a tal situación- Mu-muchas gracias por atendernos, aquí está la propina... -mencionó sacando torpemente un par de yenes de su billetera y dejarla sobre la caja antes de tomar las bolsas y salir casi corriendo del lugar.



"Quienes se aferran a la vida mueren,
Quienes desafian a la muerte sobreviven."


avatar
Tukusama Hidetoshi
Segundo Año - Dokusei
Segundo Año - Dokusei

MENSAJE : 203
Localización : pff... Acaso te importa...?!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Las peores cosas pasan en un día planeado (Priv.)

Mensaje por Zack Fleischer el Mar Mayo 22, 2012 8:02 am

¡Y Toshi-chan había vuelto a saltar! Qué predecible… pero no por ello menos divertido. Zack rompió a reír a carcajadas ocasionando que todos los que aún no los miraran por los gritos de tuerto lo hicieran ahora. La dependienta les mandaba sonrojadas miradas de vez en cuando mientras envolvía los peluches.

-Ey, ey, yo no voy por ahí tirándome a todo lo que se mueve.- protestó haciéndose el ofendido.- Tengo un criterio bastante estricto, a mí no se me pone dura con cualquier tipo. Pero, ¿qué quieres que te diga? Hasta los chicos heteros caen ante mis encantos.- se apoyó en el mostrador para poder mirar a Toshi desde un ángulo más bajo, con su mejor sonrisa seductora por bandera.- Y si necesitan un empujoncito para darse cuenta pues se lo doy. ¿Quién puede resistirse a mi sensual aspecto de chico malo?

Zack quería seguir con aquella broma pero la muchacha había vuelto y ahora Toshi tenía que pagar. Observó divertido como el otro tartamudeaba torpemente y le dejaba dinero de más para compensarla. Ella simplemente seguía sonriendo con timidez, algo que le hizo pensar al alemán que a pesar de la vergüenza le gustaba la atención que estaba recibiendo.

-A las chicas les encantan los tipos malos como nosotros~.- canturreó mientras salían de la tienda. Se llevó las manos a la nuca dejando colgar la bolsa con los regalos a su espalda, en una pose que indicaba comodidad y seguridad (y un poquito de pasotismo).- Lástima que yo sea gay y tú… tú… Neh, Toshi, ¿tú que eres? ¿Bisexual? ¿O solo vicioso?- alzó las cejas juguetonamente.- Porque está claro que no te molestan los chicos malos…- “como yo” le faltó añadir, pero no hacía falta porque estas palabras podían leerse en su cara.

Mientras esperaba a que Toshi comenzara a gritarle de nuevo, Zack se paró a pensar en qué debían hacer ahora que tenían lo que habían ido a buscar. Ya había abusado bastante de la billetera del tuerto así que pedirle que siguiera comprándole cosas no era buena idea…

-¿Quieres venir a mi casa, Toshi? Mi vieja no estará y ya que has pagado por el peluche no estaría mal que vieras la bella sonrisa de mi Claire a cambio, ¿no?- “porque no te pienso devolver el dinero” fue lo que no dijo esta vez.- Mi moto no está muy lejos de aquí, podríamos ir en ella… ¿A ti te he paseado en ella alguna vez? Hmm, la he usado tantas veces como excusa para ligar que me cuesta recordarlo, ¡jajaja!

Definitivamente no tenía remedio.


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Las peores cosas pasan en un día planeado (Priv.)

Mensaje por Tukusama Hidetoshi el Sáb Mayo 26, 2012 9:35 am

Había caminado varios metros antes de reducir la velocidad de sus pasos, no estaba acostumbrado a decir ese tipo de cosas o al menos no de una forma tan directa que la persona mencionada escuchara todo. Tener tal reacción tampoco había sido algo bueno por parte del castaño, se había dejado llevar como en varias ocasiones. Tomó aire y palmeó sus mejillas para tranquilizarse, todo esto antes de que el peliazul le alcanzara con sus grandes pasos. Por un momento pensó en decirle varias cosas en su cara pero luego recordó que aún estaban en un lugar público y había tenido suficiente con lo que había pasado ese día.

Fue escuchando lo que decía en otro riendo para sí de la gran confianza que se tenía el contrario.

-Uh-huh, sé que los chicos como nosotros vuelven increíblemente locas a las chicas, pero aún así ¿No te tienes mucha confianza? -No pudo evitar decirlo, mirando de reojo al otro que seguía con sus posturas despreocupadas- Digo, después de todo eres demasiado grande, espantarías a cualquiera. -agregó sonriendo burlón mientras volvía la mirada hacia el contrario.

-¿Vicioso? -repitió alzando una ceja, la verdad no se había puesto a pensar sobre su orientación sexual, no recordaba que eso le viera afectado en su crecimiento salvo hasta hace un año cuando le presentaron a la que supuestamente sería su prometida, términos muy a la antigua según él.- ¿Que tanto importa si me gustan los hombres o las mujeres? -respondió a la defensiva sin darle mucha importancia al tema. Le vio de reojo, esos gestos con las cejas no le causaban mucha gracia- Hey, para de hacer eso. -le remarcó desviando la mirada del otro- Y sobre eso, pues era algo que debía hacer si no quería meterme en problemas, no te pases por listo, Zack. -ladeó un poco la cabeza para mostrarle una sonrisa sarcástica, aun que había sido claro que después de ese "rapidito" en el probador, casi caían en un problema grande.

Tras responder eso comenzó a caminar un poco más rápido, ya vería el mas alto si lo alcanzaba o no, aunque la distancia no era tan grande como para no escucharle. Al darse cuenta que el mayor no estaba dentro de su perímetro izquierdo se dio media vuelta para ver que le había detenido, sorprendiéndose ante la invitación del mayor.

-¿A tu casa? -entrecerró un poco su ojo y se la pensó un poco. Seguro esta iba a ser una buena oportunidad para conocer a la jovencita que tanto oía alardear al mas alto- Bueno... -respondió acercándose a Zack, después de todo no tenía nada mejor que hacer a partir de ahora y si iban a un lugar con menos gente tenían menos probabilidades de que sucedieran más cosas- Pero a cambio tendrás que prestarme una remera de cambio, seguro tu hermanita se espanta si me ve con manchas de sangre. -Más que una sugerencia, una orden. No gustaba de dar una primera mala impresión- Ah, y por cierto... -posó su mano en el hombro del contrario- Por lo general no recuerdo las cosas que no son tan importantes, por lo que da igual si es la primera vez en ir en tu motocicleta~ -palmeó su hombro riendo de forma fingida.

Esperó a que el otro le enseñara el camino hacia el vehículo para poder seguirle, con las manos en los bolsillos.



"Quienes se aferran a la vida mueren,
Quienes desafian a la muerte sobreviven."


avatar
Tukusama Hidetoshi
Segundo Año - Dokusei
Segundo Año - Dokusei

MENSAJE : 203
Localización : pff... Acaso te importa...?!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Las peores cosas pasan en un día planeado (Priv.)

Mensaje por Zack Fleischer el Vie Jun 01, 2012 8:07 am

Spoiler:
U: A ver si localizas la indirecta

Caminando por la calle tras Toshi se sentía bastante animado. Al final estaba siendo un día divertido. La compañía de ese tuertito cascarrabias no era tan mala, le gustaba la forma en que le sermoneaba a cada rato pero luego era blando con él, cumpliendo cada uno de sus egoístas caprichos. “Es lo que tienen los tsunderes” pensó con una risilla interna el alemán.

-A mí me importa.- respondió con tono despreocupado.- Necesito saber si tengo posibilidades contigo, ya sabes, ¡jajaja! Siempre eres tan estricto Toshi… Encima que te ayudé con tu problema y así me tratas…

Una vez más jugaba en la cuerda floja y hablaba a medias. Para empezar el problema de Toshi en el probador había sido única y exclusivamente culpa de Zack. Se había preocupado muy mucho de que el otro acabara tan cachondo como él porque de otra forma… ¿qué habría hecho Zack con su problema? Ese tipo de cosas eran más divertidas en pareja. O tríos. Pero mejor dejaba ese tema antes de que se pasara de la raya y Toshi lo mandara a volar.

Tuvo que correr (bueno, más bien alargar un poco más su zancada si somos precisos) para alcanzar al otro. Le pareció divertida la forma en la que dudó al oír la invitación. “Seguro que piensa que hay gato encerrado… pero nunca intentaría hacerle nada a nadie con Claire delante, ¿qué tipo de hermano cree que soy?”. Claro que no se ofendió, a él esas minucias (como lo que la gente pensara de él) se la traían floja.

-¿No consideras importante montar en moto conmigo? Oh, pues entonces está claro que no lo has hecho nunca.- tomó la mano que Toshi había posado sobre su fuerte hombro y echó a correr arrastrándolo.- ¡Te prestaré lo que quieras pero date prisa!

¿Qué prisas le habían entrado ahora? Ninguna en realidad, solo estaba de buen humor. No muy lejos de allí Zack pudo ver su maravillosa Harley Davidson aparcada junto a otras motos. Cual padre orgulloso, Zack pensó que los otros vehículos eran un puñetera mierda. Soltó a Toshi y fue a sacar la moto del aparcamiento, poniéndola después en paralelo a la carretera, sobre la acera, y subiéndose. Sacó el casco y se lo tendió al tuerto mientras buscaba en sus bolsillos las llaves.

-¿Vienes o prefieres echarte atrás? A Toshi-chan no le dará miedo un tranquilo paseíto en moto, ¿verdad?- su mirada lo decía todo: aquello no iba a ser precisamente un “paseíto tranquilo”. Más bien todo lo contrario.


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Las peores cosas pasan en un día planeado (Priv.)

Mensaje por Tukusama Hidetoshi el Dom Jun 03, 2012 9:38 am

Spoiler:
¿Indirecta? Soy tan mala con ellas ;A; ... a ver que tal...

-¿Posibilidades conmigo? Kahahaha! No me hagas reír... -mencionó en tono de burla observándole de reojo- Tendrían que pasar varias cosas para recién ver si tomo consideración. -se encogió de hombros y por un momento puso mala cara al agregado del otro- Y que yo recuerde, ese "problema" -hace las comillas con los dedos"- Fue pura y solo culpa tuya, ¿no? -le da un golpe en el brazo- hay que ver... -suspiró pesado rodando su ojo-

Que se creía el mayor, echándole la culpa por algo que el otro había ocasionado y además tenía el descaro de volver a repetírselo. Seguramente había sido más duro para si mismo que para el otro, después de todo habían sido casi descubiertos por culpa de ese problemita que habían tenido allí dentro. Abrió su ojo y le dio un golpe en el brazo, sin mucha fuerza, no iba a olvidar que no debían de hablar de eso ni siquiera mencionarlo fuerza de lugar. Aunque por una parte el peliazul también tenía razón, si no hubiesen estado de hurtadillas, nada de eso hubiese pasado. Puso mala cara al pensar en eso y sólo resopló por la nariz algo disgustado ante la respuesta que había llegado.

Y ahora había aceptado ir a la casa del peliazul, era cierto que no tenía nada que hacer a partir de ahora y pues si se daba la oportunidad de estar fuera de las cuatro paredes de su propia habitación o dojo tenía que aceptarla, después de todo ese día no era el mejor para entrenar. Pero ahora estaba la duda, si Zack le había invitado a su casa, ¿el también tendría que invitarlo alguna vez a la suya, no? De solo pensarlo un pequeño tic se formó en su ceja visible, ninguna de las dos cosas juntas le ayudaban del todo ni tampoco les traía buena espina, sobre todo por las actitudes algo peculiares de su familia, al menos Saitou no se encontraba en casa y no lo estaría hasta dentro de un par de meses, pero aún estaba el problema de su sobrina y su, peculiar personalidad...

-¿Eh? -volvió en si cuando el otro le tomó de la mano y comenzó a correr- ¿Pero que mier-...? ¡Oe espera! No hace falta correr, maldición!! -consiguió el ritmo del otro con facilidad, mientras trataba de soltarse de la mano del contrario, seguro a los que pasaban se les hacía extraño que dos adolescentes masculinos se pasearan de esa forma por los lugares. Cuando tuvo la oportunidad separó ambas manos y llevó las propias sosteniéndolas en las rodillas, para tomar algo de aire- Maldición, ¡al menos avisa! -reclamaba mientras el mayor se dedicaba a sacar su motocicleta del aparcado.

Observó el vehículo un momento, de verdad el otro tenía razones de jactarse de aquella joya. Al escuchar el tono desafiante que utilizaba al otro al tratarle de miedoso no pudo negarse.

-¿Eh? ¿Desde cuando el gran Tukusama Hidetoshi le teme a algo? -mencionó tomando el caso y se lo ponía respectivamente. Tomó la bolsa con los obsequios y se subió a la motocicleta sin importarle mucho la miraba que había hecho el mayor.



"Quienes se aferran a la vida mueren,
Quienes desafian a la muerte sobreviven."


avatar
Tukusama Hidetoshi
Segundo Año - Dokusei
Segundo Año - Dokusei

MENSAJE : 203
Localización : pff... Acaso te importa...?!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Las peores cosas pasan en un día planeado (Priv.)

Mensaje por Zack Fleischer el Vie Jun 15, 2012 4:41 am

Le sorprendió que Toshi no se cerrara en banda a su extraña “confesión”. ¿Sería posible que en el fondo sí que tenía posibilidades con él? ¿Le dejaría el chico avanzar una base más? Tal vez… en un millón de años. No merecía la pena comerse la cabeza con eso: lo que tuviera que ser, sería. Pero de momento la “virtud” del tuerto estaba a salvo, al menos mientras estuvieran en su casa.

Pasó olímpicamente de las quejas de Toshi cuando echó a correr. Total, Toshi siempre estaba quejándose por una cosa u otra, no tenía sentido preocuparse por ello. Le dejó jadeando por la carrera mientras él sacaba su moto. Rio fuertemente, con descaro, sin importarle llamar la atención de quienes les rodeaban. Zack no era precisamente del tipo que se preocupa por minucias así y, de todas formas, normalmente nadie se atrevía a echarle nada en cara por muchas burradas que hiciera. No había muchos japoneses que se atrevieran a enfrentar a 1.90 metros de “ingeniería alemana”.

-Toshi, Toshi, eres tan obsceno… ¿qué forma es esa de jadear en plena calle? Contrólate un poco, que hay niños mirando.- se lo estaba pasando bomba y se notaba en su cara, concretamente en esa sonrisa de cabroncete hijo de perra que traía puesta. Rompió a reír nuevamente por las últimas palabras del otro.- Joder Toshi, tus ancestros deben estar felices en sus tumbas: eres el puto último samurái, ¿o qué?- eso del valor le había sonado totalmente peliculero, pero era parte del encanto del muchacho.

Una vez que el chico estuvo subido a la moto y con el casco puesto Zack no esperó mucho más. Como era su costumbre (y temeridad) aceleró salvajemente e hizo un pequeño caballito antes de saltar a la carretera. Un par de personas gritaron y unos cuantos cláxones furiosos las corearon, pero el mastodonte alemán solo se rio a carcajadas. Podía parecer que conducía como un suicida o un psicópata, pero en el fondo controlaba y bastante bien. Zack se había especializado en carreras ilegales por la ciudad y conocía aquellas calles como la palma de su mano. Aun así iba demasiado rápido y hacía los giros tan cerrados que la Harley se inclinaba considerablemente. Debió de ocurrir algún tipo de milagro porque no se cruzaron con ningún policía. El peliazul tomó el camino más largo para llegar a su casa de forma que ambos pudieran disfrutar del viento azotándolos y la velocidad envolviéndolos. Se sentía tan libre en momentos así…

-¿Qué? ¿Te parece algo digno de ser recordado, Toshi-chan?- preguntó con sorna, casi gritando para hacerse oír por encima del escándalo del vehículo.


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Las peores cosas pasan en un día planeado (Priv.)

Mensaje por Tukusama Hidetoshi el Vie Jun 29, 2012 1:58 am

Escucharle decir esas cosas mientras retomaba el aliento hizo que frunciera el ceño, pero no comentó nada solo aguardó hasta que el mayor sacase la motocicleta y la pusiese frente a él, entrecerrando su ojo mientras escuchaba las burlas de proveniente de la resonante voz del peliazul. Se incorporó mirando de reojo a las personas que estaban en el lugar y solo se subió a la motocicleta.

-Por supuesto, ellos y muchos otros han de estar orgullosos de mi persona, claro está. -respondió con total seguridad en sus palabras, reflejando una sonrisa en su rostro, aunque no muy apreciable. Le dio un zape en el casco del contrario- No preguntes, te pasa por decir cosas indecorosas en vía pública. Para ya de fantasear conmigo y concéntrate. -terminó por decir chasqueando su lengua.

Se acomodó el casco bien en la cabeza y luego de poner la bolsa de los obsequios entre ambos se afirmó del contrario, no estaba nervioso, después de todo no era la primera vez que se subía a una motocicleta, lo que estaba en su mente era que conocía a quien iba al volante, y estaba seguro que nada bueno venía cuando estaba el mayor a cargo. A penas el otro aceleró y dio ese pequeño caballito, Hidetoshi se aferró un poco más a las ropas del mayor apretando un poco su quijada. Al comienzo solo se esforzaba por demostrar apatía en su rostro, pero sentir esa adrenalina, el viento chocar y el rugir del motor era algo que solo un tonto podría ignorar. Ir entre los vehículos escuchar los cláxones y los gritos de los conductores enfurecidos por el pasar de aquella motocicleta le causaba gracia, y poco a poco en su rostro se iba dibujando una sonrisa burlesca.

Ante los giros cerrados que daba el mayor en las esquinas se aferraba al contrario, aunque sin darse cuenta. El mayor estaba agarrando una velocidad de locos y se sorprendía de que no fuesen sorprendidos por los polis. Miraba como las calles pasaban rápidamente por sus lados, sintiendo el viento chocar contra su piel, que ahora se encontraba fría por toda la velocidad. Apretó un poco la bolsa en que iban los obsequios que habían comprado, permaneció un momento callado y solo volvió en sí cuando escuchó la voz del mayor.

-¿Hmmn...? -le escuchó volviendo la mirada hacia la ancha espalda del peliazul. Lanzó una risotada- Sí claro, digno de recordar el momento en el que trataste de matarme por estos movimientos tan hoscos... -mencionó con una voz superior, dibujando una sonrisa para sí. No iba a admitirlo, pero en realidad gustaba de sentir la adrenalina que causaban las motocicletas- Oye, Zack... -mencionó de la nada, alzando un poco su voz, si el otro escuchaba bien, sino, no se molestaría en volver a repetirlo- deberías de pasar alguna vez por el dojo. -más que una invitación, sonaba como si le estuviese obligando a ir. Pero ya sabría el otro como se tomaba aquello- Quiero volver a apalearte con el shinai... -terminó por decir arrogante, como siempre.

El resto del camino se mantuvo en silencio, poco se había dado cuenta de que el mayor había tomado el camino más largo y no se había dado cuenta que ya se encontraban próximos, miraba los lugares de reojo, como si todas esas calles fuesen algo totalmente nuevo para él y era obvio, ya que pasaba la mayor parte del tiempo y en su casa (Muy oriental) o por los alrededores del instituto.
Spoiler:
Creo que está de más decir que... SIENTO LA TARDANZA ; ;U



"Quienes se aferran a la vida mueren,
Quienes desafian a la muerte sobreviven."


avatar
Tukusama Hidetoshi
Segundo Año - Dokusei
Segundo Año - Dokusei

MENSAJE : 203
Localización : pff... Acaso te importa...?!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Las peores cosas pasan en un día planeado (Priv.)

Mensaje por Zack Fleischer el Vie Jun 29, 2012 1:43 pm

Que parara de fantasear con él… qué petición tan egoísta. Lo único que tenía de Toshi eran eso, fantasías (bueno, y ahora el bonito recuerdo de esa paja en los probadores). Zack respetaba a aquel chico porque era su colega y le caía bien, pero que esperara sentado el día en el que le dejara ordenarle algo así. Se merecía el susto que iba a pegarle con la moto…

Pero el tuerto no se asustó. Se agarró con fuerza a él (una de las ventajas de la conducción temeraria del peliazul) pero no gritó ni le insultó ni le pegó. Zack no podía verle a causa del casco y de que debía mirar a la carretera, pero se imaginaba que el chico estaría sonriéndole al viento, dejando que éste le azotara salvajemente, disfrutando de la sensación de velocidad… Tal y como él mismo estaba haciendo.

-¿Matarte?- estalló en una potente carcajada.- Créeme que si tratara de matarte no sería poniendo a mi Harley en peligro. Hay otras muchas formas de hacerlo, mucho más interesantes…- iba a soltar una de sus bromas de tono más bien subidito (y verde) pero Toshi fue más rápido cambiando de tema.- Lo haré, no lo dudes. Aún no me he rendido ante la idea de ganarte aunque solo sea una maldita vez. Te daré la paliza de tu vida, Toshi-chan~.

Ni si quiera Zack se creía eso, claro. Era cierto que nunca le había ganado al otro. ¿Cómo podía competir ante la férrea educación de Toshi? Día tras día, año tras año desde que pudo alzar una espada… No, el peliazul nunca le había dedicado tanto entusiasmo al kendo. Le gustaba y mucho, eso sí, pero él era más de darle a los puños.

Finalmente llegaron al hogar del alemán. Zack vivía en la zona rica de la ciudad, en un lujoso edificio de apartamentos de estilo modernista. Aparcó la moto en el parking privado, junto a uno de los coches de su padre (un Mercedes negro de clase alta) y se bajó, quitándose el casco de inmediato. Al mover la cabeza sus cabellos azul eléctrico se agitaron a su alrededor: su elaborado peinado se había venido abajo. No parecía importarle.

-El coche de mi vieja no está así que con suerte no tendremos que ver a esa bruja.- Zack comenzó a caminar hacia el ascensor esperando que Toshi lo siguiera. Una vez ambos estuvieron dentro pulsó el botón de la planta 10.- Habrá dejado a Claire con la sirvienta… Ey, me estoy fijando en que realmente estás hecho un desastre.- lo observó con el ceño fruncido. ¿Acaso no lo había dicho Toshi ya varias veces? Pues solo ahora él le daba importancia.- Vas a asustar a mi hermana con esas pintas. Quítate la camisa: mejor medio desnudo que ensangrentado.

Por si acaso Toshi planeaba negarse Zack bloqueó el ascensor, dejándolos suspendidos entre los pisos 7 y 8, y se posicionó delante del panel para que el otro no pudiera volver a ponerlo en marcha.

-Venga, que es para hoy. Luego te doy una de las mías.


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Las peores cosas pasan en un día planeado (Priv.)

Mensaje por Tukusama Hidetoshi el Sáb Jun 30, 2012 11:16 am

Escuchar la respuesta del otro no le hizo gracia, se notaba a leguas que el peliazul llevaba a la motocicleta bien por alto y le faltaba poco para que organizara un altar hacia aquel artefacto, aunque dejaba pasar aquellas palabras, después de todo entendía el porqué hablaba de esa manera, cualquiera estaría orgulloso de llevar ese tipo de vehículo. Le dio un pellizco en el abdomen, sabía que detrás de esa pausa se venía uno de esos chistecitos tan del mayor y eso si no iba a dejar pasar por alto.

Sonrió al escuchar la afirmación del otro ante la invitación, causándole gracia aquella respuesta, de que lo recordaba Zack nunca había podido ganarle cuando se trataba de pelear con los shinai, y gustaba de pelear contra él solo para verle vencer. Aunque ahora la diferencia era aún mayor que esas veces, el otro se había convertido en un gorila gigante y sabía lo bueno que era con los golpes.

-Hey no te pases por listo, puedo barrer el piso contigo ahora, al igual a como lo hacía cuando éramos unos críos. -respondió alardeando de lo bueno que era en ese tipo de arte. A decir verdad, todos los de su familia eran buenos utilizando ese tipo de armas, aunque cada uno de los hermanos se especializaba en algo diferente, todo para saber defenderse de pequeños, algo inculcado por su padre. Chasqueó la lengua al recordar eso- Quizás sea algo generoso y dejaré que tomes algo de ventaja. -terminó por decir riendo entre dientes.

Al llegar al hogar del otro Hidetoshi realmente se sorprendió. Aquel lugar era algo que para nada se hubiese imaginado que viviera el peliazul, ya algo se había sorprendido de las casas que habían pasado antes. Para empezar, no era que no conociera esa zona, era solo que no sabía por que el otro iba por ese lugar. Se quitó el casco a penas el otro detuvo el motor, y se acomodó el flequillo sobre su lado derecho del rostro y se bajó viendo el lugar de reojo antes de seguir al otro hacia el ascensor.

-Así que el pequeño Zack vive en un lugar como este... -mencionó con un pequeño tic en el ojo, dándole de la nada un golpe en la nuca sin siquiera excusarse y se subió al ascensor. Apoyó su espalda en una de las paredes viendo de mala gana al mayor- Y me has estado sacando dinero todo este tiempo... -murmuraba cada vez mirándole aún peor que la vez anterior, escuchando poco lo que decía el otro.

Cuando escuchó que el otro mencionaba lo de la ropa alzó una de sus cejas, ya fastidiado, abriendo su ojo bien grande al ver que el otro suspendía el movimiento del ascensor.

-¡¿JA?! ¿Quieres que haga qué?! -exclamó acercándose al otro- Ni hablar no haré tal cosa, para empezar te mencioné que llevaba malas pintas de antes que llegáramos acá y ¿Ahora te preocupa? -trató de apartarlo para así volver a echar a andar esa cosa- no bromees idiota, no pienso llegar semidesnudo a un lugar! - Claramente no estaba en él, tenía bien en mente que las primeras impresiones eran las mejores y llegar así no estaba dentro de sus planes- Además, es peor que vea los cortes directos al ver la ropa así... ¡Así que muévete y has andar esta cosa! -ya se estaba hartando de eso y sentía que el mayor mostraba algo más de preocupación que en veces anteriores, pero no iba a sacarse la playera solo por eso.



"Quienes se aferran a la vida mueren,
Quienes desafian a la muerte sobreviven."


avatar
Tukusama Hidetoshi
Segundo Año - Dokusei
Segundo Año - Dokusei

MENSAJE : 203
Localización : pff... Acaso te importa...?!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Las peores cosas pasan en un día planeado (Priv.)

Mensaje por Zack Fleischer el Jue Ago 09, 2012 4:06 am

La colleja no la vio ni venir, razón por la cual el bote que pegó fue más patético aún. Zack fulminó con la mirada al menor y se llevó la mano a su enrojecida nuca, obviamente molesto por el “ataque”.

-¡Ey! Cuidado con las manos no vaya a ser que me cabree y te saque el otro ojo.- le advirtió molesto (¡para una vez que no hacía nada malo y le pegaban!). Con las siguientes palabras de Toshi el peliazul pudo entender en parte el porqué de su reacción.- Esta casa es de mi padre, y ese asqueroso viejo apenas me pasa dinero a pesar de que está podrido en billetes. Prefiere gastárselo en sus amantes que en su hijo, tsk…

Lo que Zack no decía era que con tantas decepciones que le había dado a su padre era comprensible que éste le hubiese cerrado el grifo del dinero. Su padre estaba convencido de que Zack se gastaba todo lo que caía en sus manos en drogas y putas… cosa que no era cierta solo en parte: él no pagaba por sexo y más que putas serían putos. Pero no faltaba del todo a la verdad porque, de tener dinero, se lo gastaría en juergas, alcohol y, efectivamente, drogas. Zack subsistía pues de pedir prestado dinero a los colegas, de las carreras ilegales de motos y de robar de vez en cuando en casa.

El ascensor iba avanzando lentamente y el espacio era bastante escaso para dos adolescentes (sobre todo para uno tan “crecidito” como el peliazul). Pero aún se vio más pequeño cuando Zack lo paró a medio camino y bloqueó el acceso al panel de control. A pesar de los forcejeos de Toshi el “gorila azul” no se movió: ni Toshi tenía espacio para maniobrar ni fuerza suficiente como para ganarle en un pulso así. El alemán no salía de sus trece: no quería que su hermanita viera a Toshi con esas fachas.

-He dicho que no. Quítate la camiseta ahora mismo. Si tanta vergüenza te da enseñar los pezoncitos yo te sacaré una camiseta de mi casa antes de que entres, pero no nos arriesgaremos a que Claire sea quien abra la puerta y te vea así.- Zack empezó a forcejear también para tratar de quitarle la prenda. El ascensor de movía un poco debido a sus movimientos pero el alemán no parecía darse ni cuenta.- ¿Por qué te comportas como una niña virginal? Joder, solo es una puta camiseta, quítatela ya-…

El sonido de la tela al rasgarse cortó el aire. La camiseta, que ya estaba hecha polvo después de la pelea que había tenido Toshi antes, no resistió los tirones de Zack y se deslizó, irremediablemente rota, por los hombros del tuerto. El peliazul tuvo un instante para pensar en lo sexy que era el trabajado y lampiño pecho de Toshi antes de llegar a la conclusión de que el otro le iba a matar. O como mínimo le iba a dar una paliza.

-Si te la hubieras quitado cuando te dije que lo hicieras…- se excusó él a la defensiva, lavándose las manos de toda culpa. Los cortes daban cierta tonalidad rojiza a la por otro lado deliciosamente pálida piel de Toshi. Era una visión sexy… pero no una que pudiera dejar que su hermana viera.- Te daré mi camiseta, ¿vale? No hace falta que montes en cólera de nuevo y nos mates a los dos en este ascensor, ¿ok?

No estaba del todo seguro de que esas palabras pudieran apaciguar la ira del japonés.


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Las peores cosas pasan en un día planeado (Priv.)

Mensaje por Tukusama Hidetoshi el Jue Ago 09, 2012 2:03 pm

Tras escuchar la amenaza que había efectuado el mayor solo se dedicó a responderle con una mirada aún más fulminante que la anterior, sin siquiera darle el gusto de responderle. Si, de que estaba cabreado, lo estaba. Y daba igual las palabras que le siguieran, todas ellas le equivaldrían a simples y estúpidas excusas. Chasqueó la lengua cabreado en respuesta a sus palabras. Sin duda el más grande tenía graves problemas con sus padres, antes solo sabía que de parte de la madre, pero parecía que también el padre le daba ese tipo de problemas.

Suspiró pesado, ¿Cuanto tiempo es que llevaban de conocidos y poco se enteraba del contrario? Quizás había sido una mala idea después de todo aceptar la invitación del mayor, hubiese preferido estar toda la tarde siendo molestado por su sobrina o hermano mayor que tener que estar más fastidiado que de costumbre. ¿Y ahora? Ahora se encontraba tratando de mover a un chico de 1°90 de alto y que además le estaba ordenando que se quitase la camisa. Volvió a chasquear la lengua para tratar de mover al más alto del frente del panel, de algo que se jactaba Hidetoshi era que nunca se daba por vencido y menos en una situación como esta.

-¡Maldición! ¡Muévete de una puta vez! ¡Ya dije que no me quitaré esta cosa! -frunció el ceño afilando su mirada- ¿Jaa? ¿A quien mierda llamas virginal maldito gorila!! -Seguía tratando de mover al otro, al mismo tiempo que trataba de quitarse las manos del peliazul de encima, entonces fue cuando oyó el desagradable sonido de la playera rasgándose.

-... -Dirigió su mirada hacia donde había provenido el sonido y pudo enterarse por su propio ojo como es que habían resultado las cosas- Tsk... -murmuró por lo bajo deshaciéndose de lo que quedaba de la playera, un pequeño temblor recorrió el ahora semi expuesto cuerpo del castaño y sólo se dedicó a empuñar su diestra retrocediendo un poco del mayor- ¡Serás cabrón! –Exclamó arrastrando cada una de las palabras, dándole una trompada de la pura furia que sentía en ese mismo instante- Chz... -volvió a chasquear la lengua tomándole ahora de la camisa para que el otro bajase un poco a su altura- ¿Una puta camiseta, uh? ¡¿Una puta camiseta?! -Le sacudió un poco. Ya se había hecho de nervios y había cedido un poco a la violencia. Entrecerró su ojo escuchando la solución que le estaba dando el más alto y solo lo soltó con brusquedad- ¡Quítate TU puta camiseta de una vez y pásela! -Ordenó masajeándose el entrecejo mientras recogía la ahora deshecha camiseta blanca- Y apresúrate, maldición.

Se revolvió el cabello fastidiado de todo eso, incluso de su pequeño llevadero al hacer todo eso. Esperó a que el otro cumpliera con pasarle su camiseta, viendo de reojo las cuatro paredes que les acechaban.

-Ah, con respecto al golpe, bien puedes decir que nos asaltaron, maldito gigante azulado y bueno para nada. –Ironizó aún marcaba algunas letras por el enojo, pero ahora estaba en una pose más tranquila, quizás, hasta más descargado.

Spoiler:
Primero que nada: Que bueno que te hayas puesto al día~ *-* -le tira confetis(?- Y segundo, ¿Le vamos a continuar por acá o abrimos otro tema en la zona residencial~?

Ah por cierto, ya sé que Toshi es un gruñón xDU



"Quienes se aferran a la vida mueren,
Quienes desafian a la muerte sobreviven."


avatar
Tukusama Hidetoshi
Segundo Año - Dokusei
Segundo Año - Dokusei

MENSAJE : 203
Localización : pff... Acaso te importa...?!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Las peores cosas pasan en un día planeado (Priv.)

Mensaje por Zack Fleischer el Miér Ago 22, 2012 6:10 am

¡PLAF! El golpe fue monumental, y lo único que Zack pudo agradecer fue que fuera con la mano abierta. Aun así sintió el sabor de la sangre en la boca: se había mordido un poco uno de los carrillos. A punto estuvo de devolverle el golpe a Toshi por puro instinto, pero el chico se adelantó para agarrarlo de la camiseta y tirar de él, gritándole. Tanto zarandeo ayudó a que Zack cayera en la cuenta de que la culpa de todo era suya… Al menos aquella vez. Sabiendo el humor de perros del tuerto podía dar gracias de que no le estuviese pateando y dando puñetazos.

-¡Vale, esta vez me lo merecía, pero como me vuelvas a pegar te juro que te saco todos los dientes!- gritaba también porque todo el mundo sabe que en una pelea verbal gana el que grita más fuerte. Toshi lo había soltado ya pero seguía pareciendo furioso.- Ha sido un accidente. Un A-C-C-I-D-E-N-T-E. ¿Lo pillas, Toshi? ¡Pues estate quieto ya o el ascensor se va a caer! Joder, y luego se supone que el estúpido soy yo…

Seguía refunfuñando de bastante mal humor pero no tardó en obedecer y quitarse su camiseta para cedérsela. El poderoso torso de Zack se veía impresionante a aquella distancia, pero casi pasaba desapercibido porque la gente solía centrar su atención en la cicatriz: la quemadura no tenía más de tres dedos de ancho pero lo recorría desde los pectorales hasta perderse en la línea de los vaqueros. Demasiado acostumbrado a ella Zack no le prestaba ni la más mínima atención.

-No quiero que mi hermana piense que las calles son así de peligrosas, imbécil.- pero notaba su mejilla arder y seguro que se le estaba hinchando. “Puto Toshi…”. Le dio al botón para desbloquear el ascensor y éste siguió su recorrido.- Ya puedes cambiar esa cara de amargado antes de entrar a mi casa o no te dejo entrar. La vas a asustar…

Aunque el tuerto ya parecía más tranquilo cuando las puertas del ascensor se abrieron y pudieron salir. En el rellano los esperaban dos puertas, una a cada lado de cortos pasillos. Zack se dirigió hacia la de la derecha y empezó a rebuscar en sus bolsillos hasta dar con las llaves. Mas cuando metió la indicada en la cerradura la puerta no se abrió.

-¡Maldición!- masculló furioso.- Esa zorra ha vuelto a cambiar la cerradura. Joder…- no le quedó otra que llamar al timbre varias veces.

Al darse cuenta del aspecto que debía presentar trató de calmarse y pensar en alguna excusa para Claire. No se atrevía a volverse para comprobar si Toshi le había hecho caso y quitado la cara de planta mustia. Se oyeron pasos rápidos al otro lado, algo que se arrastraba por el suelo y luego el sonido de una mirilla al ser abierta. Cinco segundos después la puerta se abría y un remolino de cabellos castaños se echaba sobre Zack.

-¡¡Nii-chan, has vuelto!!- exclamó Claire, llena de felicidad.


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Las peores cosas pasan en un día planeado (Priv.)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.