Diciembre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Calendario Calendario


Las peores cosas pasan en un día planeado (Priv.)

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

default Las peores cosas pasan en un día planeado (Priv.)

Mensaje por Tukusama Hidetoshi el Dom Feb 26, 2012 7:16 pm

Ese día había querido hacer algo particularmente especial, salir y deambular por el centro de la ciudad y de allí vagar hasta pasar el toque de queda que le imponían sus padres y sentirse el maldito jefe de su vida a sus cortos dieciseis años de edad. Le había resultado en parte, incluso había dejado su ropa que frecuentaba utilizar y se había puesto ropa de calle, un par de jeans negros con una remera que viniera con él y su estilo de sujeto salvaje, todo para comprar un maldito presente para su sobrina que estaba próxima a cumplir cinco años. Planear las cosas era lo que detestaba ya que nunca le resultaban, como ahora.

Se encontraba apoyado en la muralla que había entre dos grandes edificios, un callejón si se le podía decir de forma más ordinaria. A su alrededor un par de sujetos tirados en el suelo golpeados y ensangrentados, minutos antes habían tratado de darle una golpiza y asaltarlo por lo que provocó que el chico reaccionara de su forma habitual y les propinara una paliza, no por que hubieran tratado de asaltarle, ni siquiera por que hubiese sido por venganza de alguna pelea anterior, sino que por el simple hecho de que hubiesen arruinado una de sus remeras favoritas.

-Chz, maldición... -murmuró mirando el piquete que tenía en la remera, lograba pasar un par de dedos por este haciendo que rechinara nuevamente los dientes- ¡Jodidos bastardos! ¡Irán a dormir con los peces la próxima vez que los vea! ¡Hijos de puta! -les recalcó pateándolos nuevamente en el rostro sin siquiera tomar en cuenta que llevaba otros cortes en los brazos.

Ya le habían jodido el día, lo único que quería era un día sin tener que cruzarse con este ambiente y le había salido todo mal. Tomó el parche que por la pelea anterior se le había caído y salió del callejón como si nada, viendo las tiendas sin mayor interés y olvidándose por completo del por qué había salido, ni siquiera toma atención de las miradas que daban las personas al ver a un sujeto caminar por las calles con algunos cortes en los brazos.


Última edición por Tukusama Hidetoshi el Mar Feb 28, 2012 8:56 pm, editado 1 vez



"Quienes se aferran a la vida mueren,
Quienes desafian a la muerte sobreviven."


avatar
Tukusama Hidetoshi
Segundo Año - Dokusei
Segundo Año - Dokusei

MENSAJE : 203
Localización : pff... Acaso te importa...?!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Las peores cosas pasan en un día planeado (Priv.)

Mensaje por Zack Fleischer el Lun Feb 27, 2012 8:52 am

Zack se había despertado como de costumbre en una casa ajena. Aún medio dormido y atontado le había costado bastante reconocer al chico desnudo junto a él, en la cama. Recordaba vagamente haberlo conocido la noche anterior en algún pub. Ahora que lo miraba mejor tampoco era la gran cosa… No repetiría. Y una vez tomada esa decisión solo le quedaba encontrar sus pantalones y el resto de su ropa para largarse de allí. Gracias a su “extrema” delicadeza terminó por despertar al otro (cuyo nombre no sólo no recordaba sino que le daba la impresión de que en ningún momento se lo preguntó), quien trató de hacerle carantoñas para que volviera a la cama.

-Tsk.- chasqueó la lengua molesto, desembarazándose de aquel tipo con un gesto algo brusco.- Me piro, chaval. Ya nos veremos por ahí… o no.

Al parecer su pasotismo molestó bastante a su anfitrión, porque empezó a gritarle algo que Zack no se molestó en escuchar. Terminó de recoger y colocarse sus ropas y salió de allí tranquilamente, con la conciencia limpia y el estómago vacío.

-Hora de desayunar~.- canturreó de buen humor, pero al meter la mano en sus jeans verde militar se dio cuenta de que no tenía ni un yen.- Mierda. Joder, tengo hambre…

Comenzó a deambular por las calles sin saber muy bien qué hacer a continuación. La idea de volver a su casa no le apetecía nada de nada; pasaba de verle el careto a la bruja de su madre. Quizás sería más fácil simplemente robar algo de comida por algún sitio o simplemente la cartera a alguien…

Pero su salvación vino como caída del cielo (o más bien como salida de un callejón) en forma de viejo conocido. Sintiendo que aquella mañana de domingo la suerte le sonreía, Zack aceleró el paso para ponerse a la altura del apaleado muchacho, pasándole con una confianza que sabía que le molestaría el brazo por los hombros.

-¿El grandioso Toshi no puede descansar ni en fin de semana? Parece que volviste a meterte en una buena bronca, jajaja.

A Zack le encantaba meterse con Tukumasa Hidetoshi, lo más parecido que tenía a un “amigo de la infancia”. O lo más parecido que tenía a un “amigo” a secas. El peliazul había aprendido kendo en el dojo de la familia de Toshi y eso hacía que se conocieran bastante bien: el chico del parche era casi tan problemático como él mismo.

-¿Necesitas que vayamos a una farmacia a por tiritas de animalitos para esos cortes?- siguió molestándolo, realmente de buen humor ese día.


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Las peores cosas pasan en un día planeado (Priv.)

Mensaje por Tukusama Hidetoshi el Lun Feb 27, 2012 10:31 am

Iba pateando cualquier cosa que se le pasaba por el frente, incluyendo algún gato o perro callejero, acompañadas de una bonita mirada de los mil demonios en su rostro. Sí, estaba totalmente cabreado por todo, por los imbéciles que habían tratado de acorralarle, por lo de la remera y por que ahora se había dado cuenta de que el parche que había llevado había quedado inservible tras haber cortado una de las partes.

Se iba maldiciendo una y otra vez por haber planeado el maldito día, pero eso no iba a llegar allí, como si la maldición fuera empeorando de repente sintió como alguien le abrazaba por los hombros frunció el ceño en señal de alerta ya que el brazo venía del lado no visible de él, lo quitó rapidamente de encima apretándolo con fuerza por si requería de tirar al sujeto, pero cuando pudo ver que se trataba de una cara conocida sólo le dejó aunque la mara cara la mantuvo igual.

-Ah, sólo eres tú... -murmuró chasqueando la lengua al escuchar sus palabras, además de la polera, ahora se sumaba aquel que le fastidiaba más el día. Se revolvió el cabello y se acomodó el flequillo encima del ojo derecho- No hay descanso para este estilo de vida, no hay quien pueda detenerme. - Reía como si se estuviera jactando de quedar de esa manera-

Sin duda la risa del contrario molestaba a Hidetoshi, no sabía si se estaba burlando de él o hablaba enserio, de que eran unos pequeños que habían compartido más que una pelea, además si lo pensaba bien, cuando era pequeño no sabía como lo había aceptado como un conocido, ya que claramente recordaba que el otro era un extranjero, de ese tipo de personas que detestaba con todo lo que tenía, quizás lo habóa aceptado por la mera ecepción por ver como peleaba.

Al escuchar el agregado del otro sintió como si una vena en la sien le saltara, odiaba que saliera con esos estúpidos comentarios.

-¡NO SOY NINGÚN MALDITO CRÍO PARA USAR DE ESAS BANDITAS! -gritó deteniéndose, sin importarle mucho que estuvieran en una vía pública- ¡¿Y si mejor te parto la cara y te vas tu solo a atenderte por ahí..?! -respondió con total ironía en su voz- Ah, si te mueres es mejor, así no tengo competencia, bastardo... -agregó sonriendo con el mismo tono irónico-

- ¡AAH! ¡Joder! ¡¿Acaso es un maldito castigo todo este día?! -agregó volviendo a ver el parche que estaba inservible- Tsk... -miró por el rabillo del ojo al mayor después de haber bajado un poco su rabia- Eeh, ¿Que demonios haces un domingo por estos lugares? ¿Acaso te fue mal anoche...? -lo último lo agregó sin mucho interés en su respuesta, comenzando a caminar y ver de reojo algunos escaparates, para ver si recordaba a que había ido.


Última edición por Tukusama Hidetoshi el Mar Feb 28, 2012 8:56 pm, editado 1 vez



"Quienes se aferran a la vida mueren,
Quienes desafian a la muerte sobreviven."


avatar
Tukusama Hidetoshi
Segundo Año - Dokusei
Segundo Año - Dokusei

MENSAJE : 203
Localización : pff... Acaso te importa...?!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Las peores cosas pasan en un día planeado (Priv.)

Mensaje por Zack Fleischer el Lun Feb 27, 2012 11:08 am

No se sorprendió al notar cómo se tensaba y le agarraba el otro. Chico precavido valía por dos… Pero afortunadamente soltó a Zack antes de que éste pudiera tomárselo como una afrenta real. Para ser tan pequeño tenía bastante fuerza el tuerto.

-Mírate: todo apaleado y aún así vas de sobrado. Qué egocéntrico por tu parte, jajaja.- siguió burlándose. Como era de esperar Toshi reaccionó con su violencia habitual, deteniéndose en medio de la calle a montar una escenita. Pero a Zack eso no le importaba porque ni sabía lo que era la vergüenza.- Oh, claro, entiendo… No quieres competencia con tus tiritas infantiles. Lo entiendo, de verdad, las de elefantitos son taaaaaan difíciles de conseguir…

Podría seguir todo el día haciendo rabiar a aquel chico pero tenía otros planes para los que lo necesitaba de buen humor, así que decidió dejarlo por ahora. Notó que sostenía su parche roto y se preguntó contra cuántos se habría enfrentado. Por experiencia propia sabía que era bastante fuerte (buenos golpes se había llevado en algunas de sus peleas), pero tantos cortes indicaban que había sido una pelea desigual.

-¿No piensas ponerte nada en ese ojo? Harás llorar de miedo a los niños.- bromeó, aunque era lo más cerca que estaría de mostrar interés real por alguna de las heridas de Toshi. Comenzó a seguir al menor tranquilamente y sonrió divertido por su pregunta.- ¿Con quién crees que hablas? Claro que me fue bien. No lo recuerdo muy bien porque iba borracho pero seguro que eché tres polvos como mínimo. Deberías ver al chico que me llevé al catre, ¡era realmente sexy!- mintió para quedar bien y tratar de ponerlo celoso (aunque la experiencia le decía que no solía funcionar).- En realidad vengo de su casa y estaba pensando en desayunar por algún lado. ¿Te apuntas?

Que no tenía dinero para su parte era algo que ya comentaría, si eso, después.


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Las peores cosas pasan en un día planeado (Priv.)

Mensaje por Tukusama Hidetoshi el Lun Feb 27, 2012 12:30 pm

Escuchar la maldita risa del mayor era algo que le sacaba de quicio con facilidad, sobre todo por que el contrario sabía que él tenía poca disposición para las bromas y cualquier tono de voz, es decir, de su poca paciencia y eso le cabreaba aún más. Se había llevado las manos a los bolsillos tratando de ignorar cualquier comentario del otro.

-Nngh... -entrecerró sus ojos dejando que el otro se jactara lo que quisiera con lo de las banditas o de cualquier otra cosa- Sí claro, lo que digas... ¿Por qué no te metes esos elefantes por donde te quepa?- Respondió, tenía que tranquilizar su mente si quería recordar lo que había hecho que ese día hubiera decidido ir al centro de la ciudad, su única pista era que debía de comprar algo.

Al escuchar el comentario sobre su parche puso mala cara y le miró por sobre el hombro izquierdo- Hee... ¿Ves que me importe si los críos se asustan de mi cara?! -respondió marcando la última palabra, le daba exactamente lo mismo lo que dijeran los demás de su parche. Tomó aire y volvió la vista al frente.

Escuchar al otro alardear de su espectacular noche era algo que de por sí le ocasionaba gracia, sabía exactamente a lo que se dedicaba la mayor parte del tiempo su compañero, pero escucharle tirándose tantos halagos él mismo le daba gracia. Cuando mencionó que se había acostado con un hombre súper sexy rechinó sus dientes y luego dejó escapar una risa que tuvo que ser detenida en ese mismo instante.

-Hee, seguro que te corrieron por que no satisficiste al pobre chaval y por eso te tiró a la calle sin nada que comer... -se burló del otro marcando una sonrisa irónica. Al escuchar al otro sobre esa extraña invitación se detuvo y se volteó elevando una ceja en su mismo acto- ¿Me estás invitando a comer algo o sólo quieres gastar mi dinero? -preguntó de forma directa mirándole sin ningún gesto en su rostro, es más, era una de las pocas veces que se podría verle tranquilo- Si me invitas, tiene que ser algo bueno y de paso me ayudas a buscar algo. -terminó por decir apuntando hacia donde se encontraban los locales de comida.

No esperó la respuesta del otro para volver a retomar su camino.


Última edición por Tukusama Hidetoshi el Mar Feb 28, 2012 8:55 pm, editado 1 vez



"Quienes se aferran a la vida mueren,
Quienes desafian a la muerte sobreviven."


avatar
Tukusama Hidetoshi
Segundo Año - Dokusei
Segundo Año - Dokusei

MENSAJE : 203
Localización : pff... Acaso te importa...?!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Las peores cosas pasan en un día planeado (Priv.)

Mensaje por Zack Fleischer el Lun Feb 27, 2012 2:23 pm

Toshi estaba increíblemente mono cuando trataba de contener su mal humor, o al menos eso pensaba un divertidísimo Zack al verlo tratando de controlarse para no saltarle encima y empezar a golpearle como seguro estaba deseando. Su relación siempre había sido así: extraña, tosca… atípica en cualquier caso. Pero Zack debía reconocer que se lo pasaba bastante bien con él (y eso que ni se metían mano si quiera entre ellos): con Toshi las risas estaban aseguradas. Generalmente a costa del propio Toshi.

-Así nunca harás amigos, Toshi-chan.- respondió con tono infantil, como compadeciéndolo. En realidad le parecía muy inteligente por su parte no darle importancia a la cicatriz: aquello no era más que una prueba de su valor. Las cicatrices contaban historias de batallas ganadas o perdidas, pero siempre se podía extraer alguna enseñanza. Y Zack creía haber aprendido muy bien la suya.- Ey, ey, nada de eso. Me fui yo porque me dio la gana. ¿Por qué iba a follarme otra vez a ese tipo cuando las calles están aún llenas de presas frescas?

Seguía empeñado en mantener su estatus de macho bien alto. Y es que para él eso era muy importante, parte de su orgullo como hombre. Zack nunca se había sentido intimidado por su inclinación sexual, y los que habían intentado reírse de él en el colegio habían acabado en el hospital. Ensimismado en sus pensamientos a punto estuvo de chocar con Hidetoshi cuando éste se detuvo.

-Tengo una idea mejor: invitas tú a desayunar.- replicó con una amplia sonrisa, más inocente y juguetona que la habitual muestra de superioridad que usaba con la mayoría de gente.- Es que hoy no llevo suelto, mira tú por donde.- mintió.- Venga, invítame tú y te deberé una. Te dejaré que me pidas a cambio lo que quieras. Lo que quieras.- repitió haciendo énfasis y guiñándole un ojo pícaramente.

Ojalá Toshi fuera de los que cobraban las cuentas como Zack estaba pensando pero, una vez más, no tenía muchas esperanzas. De momento se conformaba con llenar el estómago. Ya se preocuparía después de lo que se le pudiese ocurrir al chico.

-Vamos ahí mismo.- sugirió señalando el escaparate del típico Burger, algo no muy sano ni recomendable a esas horas del día, pero bueno.- Realmente tengo un hambre canina. Venga, entremos.- insistió antes de que Toshi pudiera negarse, tomándolo del brazo e introduciéndolo en el interior del establecimiento.


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Las peores cosas pasan en un día planeado (Priv.)

Mensaje por Tukusama Hidetoshi el Lun Feb 27, 2012 3:52 pm

Escuchar las excusas que daba el contrario con respecto al tipo que se había tirado la noche anterior le causó algo de malestar, y era que el otro se tenía demasiada confianza cuando se trataba de tirar con tíos. Que el otro anduviera con varios sujetos diferentes cada noche le parecía algo interesante, si lo pensaba, ni él mismo soportaría andar con cualquiera solo por tener sexo, después de todo, no andaba pensando en eso todo el tiempo.

Al escuchar como el otro corregía la invitación que había hecho hace un momento puso mala cara y soltó un bufido, tal como lo había estipulado hace unos minutos, él otro se había acercado para que lo alimentara.

-Oi, oi... ¿Acaso soy tu maldito banco? -respondió de forma agresiva, común en Hidetoshi. Al escuchar lo que acompañaba a esa indirecta y la repetición de la última frase hizo que alzara ambas cejas, aunque solo una estuviera a la vista, y lo acompañó de una sonrisa sarcástica- Kah! No me hagas reír, no sería parte de esa larga lista tuya ni aunque me lo dijeras de forma directa. -le cubrió el rostro con una de sus manos alejándolo un poco de él y luego siguió caminando.

Como había terminado por conocer y seguir una charla con ese sujeto durante años aún no lo comprendía, tampoco necesitaba saber demasiado, ni siquiera le intimidaba que el otro hablara con esas indirectas todo el tiempo, sabiendo su condición sexual era evidente sumando que eran adolescentes y que las hormonas revoloteaban aún más cuando se pasaba por esta edad. Frunció un poco el ceño al darse cuenta de lo que pensaba.

Solo alcanzó a alzar la mirada hacia el lugar que el otro le señalaba, ni siquiera alcanzó a dar su respuesta cuando ya se veía siendo tironeado por el otro hasta el entrar al local de comida.

-¡Chz no me toques imbécil! -Apenas entraron al local se soltó del agarre del otro, más que por ser huraño, que lo sabía perfectamente, era por que le había agarrado por uno de los cortes y le había hecho reaccionar de esa manera- Además... -vio el local de reojo notando la casi inexistente clientela a esa hora del día- ¿Quien te dijo que se podía desayunar en estos lugares? ¿Acaso no sabes que es basura comestible? -comentó acercándose a la caja para ver que era lo que podía comprar- Más te vale que hagas todo lo que diga después de esto... -aseguró, solo tomaba la última frase del otro como broma, después de todo no era de los que anduviera pidiendo cosas a cambio a no ser que lo requiriera de igual forma.

Quien atendía la caja era una chica que desviaba de vez en cuando la mirada, era obvio que le intimidaba el aspecto del castaño, después de todo no era común ver a alguien entrar a una tienda de comida rápida con cortes en los brazos y su ropa algo polvoreada. Entrecerró su ojo al notar que la chica no se sentía cómoda y luego volvió la mirada al peliazul.

-Oi, Zack, más te vale que escojas rápido, o la maldita comida se va a acabar. -mencionó apurando al otro en escoger algo, él había comido algo antes de salir de casa por lo que no tenía demasiada hambre, además de apurarle para que la chica que atendía se sintiera más relajada, aunque tampoco iba a mencionar aquel hecho.

Y aquel día apenas había avanzado.


Última edición por Tukusama Hidetoshi el Mar Feb 28, 2012 8:55 pm, editado 1 vez



"Quienes se aferran a la vida mueren,
Quienes desafian a la muerte sobreviven."


avatar
Tukusama Hidetoshi
Segundo Año - Dokusei
Segundo Año - Dokusei

MENSAJE : 203
Localización : pff... Acaso te importa...?!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Las peores cosas pasan en un día planeado (Priv.)

Mensaje por Zack Fleischer el Mar Feb 28, 2012 8:20 am

Una vez más Zack vio sus intentos de acercamiento para con Toshi frustrados: aquella mano en su cara era bastante indicativa. Normalmente habría insistido, incluso puede que hubiese tratado de tomar lo que quería a la fuerza. Pero con Toshi no. Con Toshi todo era diferente. Aquel mocoso podía meterse con él, insultarlo, golpearlo… y aun así lo más que podría pasar es que Zack se lo devolviera todo. No sabía muy bien cómo ni en qué momento pero aquel chico tuerto se había ganado su respeto y, en parte, su admiración. Nunca se atrevería a forzarlo a nada… No perdía la esperanza de que algún día cayera en sus redes por propia iniciativa.

-Mi banco no, más bien mi monedero, que tampoco tienes tanto dinero.- bromeó de buena gana, guardando las distancias pero caminando tranquilamente a su paso. Después sonrió pícaramente y añadió.- Pues tú te lo pierdes, Toshi. Te aseguro que te haría alcanzar el Séptimo Cielo…

Tanta experiencia sexual traía consigo que el peliazul se hubiese vuelto bastante experto en la cama (algo de lo que le encantaba fardar). Pero ya estaba bien de pensamientos impuros por el momento. El hambre apremiaba.

Zack no era precisamente una persona perceptiva, mucho menos empática, así que el miedo de la chica tras el mostrador le pasó totalmente desapercibido. Estaba tan acostumbrado a que todos le miraran con miedo (por las pintas que llevaba o simplemente por su imponente figura) que ya se le antojaba muy normal y ni lo notaba. Él iba a lo suyo y cuando no quería bronca podía ser una persona muy “normal”.

-Soy joven, me puedo permitir comer basura.- fue su respuesta, más concentrado en los menús sobre el mostrador.- Sí, sí, estaré totalmente a sus pies Amo. Pero ahora a lo que venimos: comida. A ver… Anda guapa, ponmen una hamburguesa doble con extra de queso y patatas y refresco extra-gigante. Postre no me pongas, que no quiero abusar de la amabilidad de mi querido amigo.- miró de reojo a Toshi para ver su reacción, sonriendo como un niño pequeño que sabe que ha hecho una trastada. Pero no estaba pidiendo por pedir: ese cuerpo enorme que tenía no se cargaba de energía así como así.

La chica se apresuró a pedir y servir la comanda, quizás interesada en terminar rápido con aquello. Zack no le prestó mayor atención y simplemente se dirigió hacia una mesa junto a la ventana con su bandeja.

-Y bien,- comenzó a decir tras el primer gran bocado a su “desayuno”.- ya sabemos qué hago yo aquí. Pero, ¿y tú? ¿Qué haces en el distrito comercial un domingo por la mañana?


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Las peores cosas pasan en un día planeado (Priv.)

Mensaje por Tukusama Hidetoshi el Mar Feb 28, 2012 2:13 pm

Frunció el ceño al escuchar decirle que sólo era como un monedero, no por que le hubiera dicho monedero sino por que le había dejado claro que no tenía tanto dinero y eso no era cierto. le dio solo una mala mirada alzando su ceja izquierda- Hee, ¿Todos los que te has metido te han estado diciendo mentiras? -mencionó con las manos en los bolsillos.

Odiaba cuando el otro se daba el tiempo se le daba la gana, sobre todo cuando se encontraba frente a una chica que se dejaba engañar por la apariencia de los demás, odiaba ese tipo de personas y le cortaba los nervios. No pudo evitar sonreír con superioridad cuando el otro le había llamado "Amo" pero se vio rápidamente opacada al escuchar el basto menú que se pedía el otro, hubiera alcanzado para que abriera ambos ojos a la par si la física se lo hubiese permitido incluso se había tomado la molestia de voltear completamente hacia el mayor. Era demasiada comida y cada una sonaba más abundante y algo nauseabunte que la anterior.

Parpadeó un par de veces sin creerse aún que el otro se hubiera pedido tanta comida. Observó su mirada aniñada que hizo que frunciera el ceño y chasqueara la lengua pasándose por el frente del mayor para hacer que se moviera a un lado.

-Más te vale que comas toda tu maldita comida o te la meteré a la fuerza, imbécil. -su voz cabreada era notoria, incluso raspaba un poco su voz. Al recibir la cuenta puso el dinero total de mala manera sobre el mesón- Maldito idiota... -le murmuró sonriendo irónico con una vena marcada levemente en su frente.

Se dirigió a la mesa donde el otro iba y se sentó al frente del otro con un rostro ya cabreado, mirando de vez en vez la bandeja con comida abundante que estaba frente al otro. Se tiró hacia atrás y se cruzó de brazos.

-Sí, sabemos que tú estás aquí para sacarme dinero por que no traes ni un yen encima tuyo, además de que prefieres sacarle dineros a otros. -no pudo evitar responder eso, aunque no le molestaba derrochar dinero de vez en cuando, le cabreaba que el otro siempre hallaba una oportunidad sabiendo que él no le negaría. Tomó un gran bocado de aire y luego lo expulsó alzando la vista hacia el cielo del lugar.

-He venido a comprar algo. -respondió secamente desviando por un momento la mirada hacia la ventana. No le iba a mentir, aunque su respuesta era algo obvia, tampoco le iba a mencionar el hecho de que había olvidado lo que quería comprar de verdad. No iba a dar paso par que el otro se burlara de su falta de memoria. Golpeó con fuerza la mesa y le señaló con la mano libre- ¡Primero cómete todas esas mierdas que pediste! -alzó un poco la voz entrecerrando su ojo.


Última edición por Tukusama Hidetoshi el Mar Feb 28, 2012 8:54 pm, editado 1 vez



"Quienes se aferran a la vida mueren,
Quienes desafian a la muerte sobreviven."


avatar
Tukusama Hidetoshi
Segundo Año - Dokusei
Segundo Año - Dokusei

MENSAJE : 203
Localización : pff... Acaso te importa...?!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Las peores cosas pasan en un día planeado (Priv.)

Mensaje por Zack Fleischer el Mar Feb 28, 2012 3:09 pm

Ignoró por completo el comentario mal intencionado de su compañero. Los años le habían enseñado a filtrar sus insultos para que ambos no acabaran a palos todos los días (y algo le decía que a Hidetoshi le pasaba igual). A Zack en el fondo no le importaba lo que pensara: él era un amante de puta madre. Y si Toshi no quería comprobarlo… pues él se lo perdía. Zack Fleischer no se definía precisamente por su modestia, queda claro.

Totalmente feliz por tener toda aquella comida consigo no se dejó intimidar por la mirada primero sorprendida y después furiosa de Toshi. Ya sabía que se iba a enfadar al verlo pedir así. Aquello costaba un pastón… pero realmente necesitaba mucha comida. Y la noche anterior había hecho mucho “ejercicio”.

-¡Muchas gracias por la comida, Toshi-sama~!- canturreó divertido mientras el otro pagaba. Aaaah, nunca se cansaría de ver su cara enfadada. Esa venita que palpitaba en su sien era, de alguna manera, adorable.- No te preocupes que no tengo intención de dejar ni una miga. ¡Realmente me muero de hambre!

Ambos terminaron por sentarse y el peliazul comenzó a comer de buena gana. Entre bocado y bocado a su hamburguesa se echaba a la boca un buen puñado de patatas fritas. Solo ahora se daba cuenta del hambre que tenía realmente. Menos mal que el tuerto se había cruzado en su camino, de otra forma habría tenido que robar a alguien para conseguir calderilla…

-Efpefialmente a ti, Tofhi.- replicó con una sonrisilla, sin molestarse en tragar antes de empezar a hablar. Aquello consiguió que medio se atragantara y acabara por toser migas de pan hacia el menor, pero rápidamente se le pasó con un buen trago a su refresco.- Ostias, casi la diño… Bueno, como iba diciendo, me encanta que me invites tú. Algún día te lo pagaré todo junto, ya lo verás.- aquello no se lo creía ni él. Entonces Toshi golpeó la mesa, sorprendiéndolo.- Calma, calma, estoy comiendo… Joder, vas a provocarme una mala digestión. ¿Soy yo u hoy estás especialmente irascible? ¿No habrás venido a comprar valerianas, Toshi?

Era incapaz de hablar en serio ni más de dos segundos seguidos. En el fondo hasta él se sorprendía de la paciencia que le tenía el castaño: por mucho menos de lo que él le hacía a Toshi, Zack habría mandado al hospital a alguien.

-Si dejas un momento de sulfurarte y me explicas qué quieres comprar podría echarte una mano en compensación por la comida.- ofreció en son de paz, terminándose lo que le quedaba de la hamburguesa con un último bocado.- ¿De qué fe trata? ¿Ropa? Porque una camifeta nueva no te vendría nada mal…- añadió con una significativa mirada a su camiseta rota y parcialmente ensangrentada.


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Las peores cosas pasan en un día planeado (Priv.)

Mensaje por Tukusama Hidetoshi el Mar Feb 28, 2012 4:38 pm

Realmente cuando se trataba de halagarlo el otro sabía hacerlo de manera perfecta, después de todo era su manera en que podía calmarse y contrarrestar un poco el enojo efusivo que tenía Hidetoshi y, aunque era evidente, era difícil que él mismo lo admitiera.

-Más te vale que lo hagas, imbécil. -respondió ante la afirmación del otro. Mientras se comiera toda esa comida grasosa todo estaba bien. Ver comer a Zack era como ver comer a un gorila después de un día agotador, el castaño no pudo evitar sonreír de aquel pensamiento incluso una pequeña risa se le escapó. Pero escuchar como hablaba con la boca llena era algo que le causaba algo de repugnancia, cuando se trataba de modales no podía evitar recordar las estúpidas clases que le habían obligado hacer sus padres y se le revolvía el estómago de forma fácil.

Escuchar al otro toser y ahogarse con la comida abrió su ojo volviendo algo en sí, justo cuando sentía como parte de lo que masticaba el peliazul hace un momento se encontraba sobre su rostro. Se paró de forma inmediata apoyándose en la mesa.

-¡Maldita sea aprende a comer maldito gorila!! -le gritó, no se arrepentía de haber golpeado la mesa hace unos instantes, el mayor ya le tenía con los nervios de punta tratando de ignorar la forma en que comía el mayor- ¡Y no estoy irascible ni una de esas putas cosas, maldición! -al escuchar la última pregunta chasqueó la lengua tomando un puñado de patatas del otro echándoselas en la boca- Deja de jodefne, maldita fea....! -se sentó nuevamente cruzándose de brazos mientras se comía las patatas fritas.

Nuevamente se encontraba mirando por la ventana, esta vez en plan de no hablarle al mayor, de un modo completamente infantil en todas las expectativas posible. Volvió a tomar aire volviendo la mirada hacia el otro, parecía que el otro trataba de hacer las paces dentro de ese pequeño círculo vicioso de ambos.

-No me estoy sulfurando. -respondió un poco menos frío encogiendo su hombros sin preocupación comenzando a hablar y a quejarse- Es solo que este estúpido día ha sido un maldito suplicio y odio que las malditas cosas no salgan como uno quiere, sobre todo cuando unos imbéciles se te cruzan en tu maldito camino tratando de hacerse los pijos y por culpa de esos bastardos se olvidan las malditas cosas principales por las que uno sale y... -Abrió su ojo parando de hablar, sabía que había hablado de más.

Volvió a suspirar algo irritado, se sacudió el cabello para calmarse un poco y cuando vio que el otro terminaba el último bocado de su hamburguesa se puso de pie disponiéndose a salir del lugar.

-Vamos a comprar esa maldita camiseta. -comentó mientras se ponía de pie caminando un par de pasos- Lo otro lo puedes empaquetar para llevar. -agregó dándose vuelta mientras se llevaba una mano al bolsillo, tratando de recordar a que venía exactamente.



"Quienes se aferran a la vida mueren,
Quienes desafian a la muerte sobreviven."


avatar
Tukusama Hidetoshi
Segundo Año - Dokusei
Segundo Año - Dokusei

MENSAJE : 203
Localización : pff... Acaso te importa...?!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Las peores cosas pasan en un día planeado (Priv.)

Mensaje por Zack Fleischer el Miér Feb 29, 2012 9:26 am

Unos modales refinados no contaban entre las numerosas virtudes de Zack Fleischer. Pero tampoco era que él les viera gran utilidad cuando lo que la gente opinara de él le importaba más bien… una mierda. Pero a su acompañante al parecer le sacaba de quicio, como tantas otras cosas (un importante porcentaje relacionadas con Zack). Una vez más Toshi golpeó la mesa con estruendo, poniéndose en pie.

-Calma, calma… Tío, te va a salir una úlcera estomacal o algo… ¡Ey!- exclamó entonces al ver que el otro metía la mano en su comida.- ¡Mis patatas!- lloriqueó infantilmente.- ¿No decías que tú no querías nada? ¡No te comas la comida de otra gente, maleducado!

Sí, lo hacía totalmente a posta. Ser un tocapelotas estaba situado en un puesto bastante alto de su lista de virtudes. A Zack le parecía que aquella característica lo dotaba de cierto encanto. Un tanto mosqueado observó la nueva actitud que Toshi había adoptado, aunque pronto se le escapó una risilla por lo bajo: ¡estaba tratando de ignorarle! ¡Ja! Esa sí que era buena… ¿quién era el infantil allí? Siguió comiendo mientras miraba con superioridad al otro, tan concentrado en lo que fuera que había al otro lado del cristal. Sabía que no tardaría mucho en cansarse de ese juego tan poco productivo. Y no se equivocaba.

Toshi le explicó más o menos cómo había llegado hasta allí en aquellas condiciones. El peliazul se esperaba obviamente lo de la pelea, incluso que fueran los otros los que la iniciaran. Interiormente se sintió algo orgulloso de que hubiera podido ocuparse de todo solo, aunque los otros fueran más. Dio un nuevo trago a su refresco mientras Toshi terminaba de hablar pero se detuvo en seco cuando el tuerto lo hizo.

-Así que…- comprendió de golpe, sonriendo con picardía al descubrir que tenía algo nuevo con lo que torturar a su “amigo”.-… pijos, ¿eh? ¡Ganarles a esos no tiene mérito!

No, Zack no había pillado la sutil metedura de pata de Toshi. No era ni tan perspicaz ni tan avispado.

-¡Ey, ey! ¡No me dejes atrás, joder!- exclamó al ver que el menor se iba. Se apresuró a terminarse el refresco de un trago y se metió todas las patatas en la boca, casi atragantándose de nuevo. Salió del local tras Toshi con el ceño fruncido, como le sentara mal la comida al final y la iban a tener liada…- Coño, ya.- masculló cuando finalmente logró tragar, no sin dificultad.- ¿y a dónde quiere ir el señorito a comprar su camiseta? Porque si dependiera de mí lo que te compraría sería un bonito vestido con mucho volantitos, jejeje.

Lo decía riéndose pero en el fondo se estaba imaginando al chico con ese tipo de ropas femeninas y… Dios. Sacudió la cabeza porque iba por un mal camino. Maldito fetiche suyo. Pero todo aquello hizo que de repente se le ocurriera algo:

-Oye, luego podríamos ir a alguna tienda de chicas... pero antes de que me partas la cara puntualizaré que me refiero para comprarle algo a mi hermana. Hace tiempo que no paso por casa y... bueno...- de repente se sentía cortado, un poco avergonzado por tener aquel tipo de ideas tan "generosas".-... me gustaría llevarle algo como regalo. Pero no tengo ni zorra de lo que les gusta a las chicas...


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Las peores cosas pasan en un día planeado (Priv.)

Mensaje por Tukusama Hidetoshi el Miér Feb 29, 2012 10:43 am

Esperaba que el otro no se diera cuenta de que había metido la pata, no sabía que esperar del mayor, ya que a veces salía con cosas que realmente le jodían. Cuando escuchó que el otro habría su boca y ponía cierta tensión a sus palabras creyó que diría algo realmente molesto y de cierta forma así lo fue, aunque no tenía nada que ver con lo de su poca memoria para las cosas, sino más bien para burlarse de con los que había peleado.

-¡Ah! ¡Bastardo! -masculló por lo bajis- los muy bastardos llevaban armas blancas, seguro eso tiene que tener algún mérito. -respondió resoplando. no quería parecer un idiota y mucho menos perder contra las palabras burlescas del mayor.

Escuchar como se apresuraba en tratar de comerse lo que le quedaba en tiempo récord le hacía gracia, sobre todo por que le había costado un par de segundos de más el pasar aquella bola de comida y poder hablar recién.

-Hee Zack... ¿Tanto te ha costado pasar esa poca cantidad de comida~? -se burló del otro con una sonrisa en su rostro. Eso sólo lo había agregado para burlarse del mayor, si tenía alguna oportunidad, aunque muy tonta fuera, lo hacía.

Escuchar como el peliazul tomaba ventaja y se burlaba de su grado social no le hacía gracia para nada pero mostraba una cara indiferente ante esas palabras, claro que luego de escuchar lo del vestido hizo cambiar completamente el rostro del chico.

-¡HEY! ¡NO ME PONGAS VESTIDOS, BASTARDO! -le gritó en plena calle volviéndose a mirarlo de forma directa con su ojo mientras su ceño se encargaba de demostrar que se había cabreado, nuevamente, sin importarle si se dejaba él mismo en ridículo tras su comentario a los cuatro vientos. La expresión que hacía el otro en sus momentos de silencio hizo que se cabreará más y le diera un sencillo, pero no poco delicado zape- Deja de andar metiéndome en tus malditos fetiches...! -agregó volviendo a caminar llevándose ambas manos a los bolsillos.

No entendía como el otro tenía ese tipo de fetiches, bien, quizás era por que le parecía sexy que un hombre vistiera ese tipo de ropas pero jamás se le hubiese pasado por la mente, ni lo haría, que él vistiera esas cosas. Zack tenía varios extraños fetiches que Hidetoshi no entendía del todo, pero si así era el grandulón, no quedaba más que aceptarlo, fuera como fuera.

Cuando escuchó el comentario sobre la tienda de chicas hizo que pusiera cara de enfermo y que instantaneamente un tic apareciera en su ceja visible, estaba a punto de darse vuelta y plantarle un puñetazo cuando decidió volver a escucharle.

-Ah... -dijo de la nada poniendo cara de poker y se detenía nuevamente de golpe al escuchar sobre la hermana menor de Zack.

Rápidamente, y como si activara un interruptor, relacionó a la hermana de su amigo con lo que era que debía hacer ese día, su sobrina de cinco años de edad. Terminó por girarse al otro sonriendo, su rostro se veía algo extraño.

-¡Zack eres un puto genio! -exclamó palmeando ambos hombros del mayor felicitándolo al mismo tiempo que reía- En verdad, a veces me sorprende tu estúpida sabiduría -agregó, eso último lo decía enserio, había veces que le sorprendía con las cosas que salía- ¡Vamos a las tiendas de chicas para comprar algo interesante!

Tomó al otro arrastrándolo hacia el departarmento de chicas del centro comercial, ni siquiera se había dado el tiempo de explicarle las cosas al peliazul, sólo se dejó llevar por la emoción de haber recordado lo que iba a comprar.



"Quienes se aferran a la vida mueren,
Quienes desafian a la muerte sobreviven."


avatar
Tukusama Hidetoshi
Segundo Año - Dokusei
Segundo Año - Dokusei

MENSAJE : 203
Localización : pff... Acaso te importa...?!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Las peores cosas pasan en un día planeado (Priv.)

Mensaje por Zack Fleischer el Miér Feb 29, 2012 12:28 pm

No pudo evitarlo. No habría podido hacerlo ni queriendo: su lengua se disparó antes que su cerebro.

-¿Insinúas que tú puedes meterte más cosas que yo en la boca, Toshi? Eso me hace pensar en qué tipo de grandes cosas podrían entrar por esa boquita tuya, jejeje…

El menor tenía la culpa por ponérselo tan en bandeja. Claro que Toshi no iba a conformarse eternamente con responder a sus burlas e insultos con simples gritos: esta vez le pegó. Fue más un gesto para liberar su rabia que un golpe real, pues para Zack había sido tan doloroso como el picotazo de un mosquito (y sabía por propia experiencia que cuando Toshi quería hacer daño, lo hacía). El gesto fue tan nimio que ni si quiera dañó el orgullo del peliazul; muy al contrario: acabó partiéndose de risa por enésima vez aquella mañana. Cuando se ponía en plan estrecho realmente hacía que Zack deseara hacerlo suyo… Se estaba convirtiendo en una meta demasiado estimulante.

-Estás adorable cuando te haces el frígido~.- dijo, pero bien bajito para que Toshi no pudiera oírlo y esta vez le sacara los dientes de un puñetazo. Zack echó nuevamente a andar tras él tranquilamente, imitando su postura. Pero no pensó que su petición provocara una reacción así en el tuerto: estaba sonriendo. ¡Sonriendo! A penas había visto aquel gesto en su amigo, y mira que hacía años que se conocían.- ¿Lo soy? Q-quiero decir, ¡claro que lo soy! ¡Un genio! ¡Muahahaha!

Para una vez que le echaba un piropo no lo iba a desaprovechar, ni si quiera porque no entendiera a cuento de qué se lo había ganado. ¿Qué diablos había dicho que era tan genial? ¿Qué tan importante como para ganarse que Toshi sonriera, lo felicitara y lo arrastrara alegremente hacia las tiendas femeninas? Zack estaba totalmente perdido… Pero no quería quedar de idiota haciéndolo notar.

Se dejó arrastrar y ambos entraron en la primera tienda femenina que se cruzó en su camino, una de moda juvenil. Sólo cuando pusieron el primer pie dentro Zack se dio cuenta de lo poco o nada que pintaban allí: todos se había vuelto para mirarlos. La mayoría (mujeres) parecían asustadas. Bueno, eso era normal y comprensible. Menos mal que el peliazul no conocía la vergüenza, de otra forma aquella habría sido una situación muy incómoda.

-¿Crees que a Claire podría gustarle algo como esto?- preguntó sin estar muy convencido señalando una minifalda y algunas camisetas que mostraban más de lo que tapaban.- Mi hermana no sale mucho pero si saliera desde luego no la dejaría vestir así… Y a todo esto, ¿tú qué diablos quieres comprar aquí? No será…- Zack se llevó una mano a la cara, imitando el típico gesto de taparse la nariz cuando va a empezar a sangrar por pensar en cosas pervertidas.-… ¿realmente te pondrías algo así para mí?

Aaaaaah~… realmente disfrutaba metiéndose con aquel chico.


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Las peores cosas pasan en un día planeado (Priv.)

Mensaje por Tukusama Hidetoshi el Miér Feb 29, 2012 2:22 pm

-Kkj.... -trató de controlar sus puños al escuchar aquella respuesta, maldecía cuando el otro respondía las ofensas que les tiraba y más con ese tipo de insinuación- Ni te imaginas, maldito idiota. -respondió con ironía. No iba a quedarse callado, no era de él.

Comenzó a caminar un poco más rápido, la risa del otro era algo molesta. Pero incluso después de eso creyó oír algo del otro, aunque solo se volteó mirándolo por sobre el hombro izquierdo por si había dicho algo. Como el otro no comentó nada pensaba que había dicho su idea.

Ahora estaba más concentrado en que al fin había dado con lo que tanto le había costado pensar, y gracias al mastodonte de su amigo. Poco había tomado atención a que al contrario se le inflara el pecho por sus adulaciones, aunque no les iba a tomar mayor atención, después de todo solo las había soltado junto a esa extraña expresión en su rostro.

Ni siquiera se había percatado a cual tienda entraban sino hasta que pusieron un pie dentro. Frunció el ceño al percatarse que llamaban la atención pero no le importó en lo absoluto, allí ellas si les daban mala espina, es más, así al menos sabría que hacían un buen trabajo y tal.

Estaba viendo la ropa que se encontraba por los aparadores, cada que tomaba una prenda se deshacía rápidamente de ella, después de todo era una tienda para jóvenes y Hidetoshi buscaba algo para una niña de cinco años, pero aún no se daba por vencido de encontrar algo para su sobrinita. Cuando el mayor habló dirigió la mirada hacia el otro viendo las vestimentas que señala.

-... -se las quedó viendo un poco más, mostraba una expresión de "¿Hablas enserio...?!" en su rostro- ¿Acaso quieres que se le tiren todos los malditos pervertidos encima?! -le preguntó quitándole la ropa de las manos para tirarla en cualquier lado- Si quieres comprarle algo, que sea acorde a su edad... -chistó tomando una remera con muchos estampados florales y tal.

Un pequeño tic se le hizo al ver lo tan afeminado y extremadamente rosa que era la prenda. Iba a responder la pregunta que había dicho el otro, pero había hecho nuevamente una pausa a sus palabras, realmente esperaba lo peor.

-¡Maldito guarro!! -le dio un pisotón y luego le tiró la remera en la cara- Como si me fuera a vestir así por ti maldito idiota! Ahahaha! -la risa era agregada a un nerviosismo poco convencido sumado de un enojo- Sólo cómprale algo a tu hermana y deja de querer verme vestir esas estupideces, no le entro a ese estúpido juego! -le recalcó dándose media vuelta y fue cuando la vio.

Justo en frente suyo se encontraba alguien que no esperaba encontrarse en estos lugares, en verdad, después de una iluminación divina venían más problemas. Chasqueó la lengua y tomó al otro de la ropa para que se agachara y así ocultarse entre unas de las estanterías de ropa.

-Maldición, espero que no me haya escuchado... -murmuró sin explicarle al chico. Vio de reojo a su amigo y luego tomó cualquier prenda que tuvieran al frente, esta vez, eran unos jeans ajustados- ¿Que piensas de esto? Seguro que se lo puede poner con cualquier cosa... -mencionó asomándose de vez en cuando, no quería encontrarse con esa chica ni en un millón de años.

Ni siquiera se percataba de las malas y extrañadas miradas que hacían los que pasaban por detrás suyo, tampoco les iba a atender por el momento. Tenía al ser que más le jodía en todo Japón y además al que era su amigo de infancia.



"Quienes se aferran a la vida mueren,
Quienes desafian a la muerte sobreviven."


avatar
Tukusama Hidetoshi
Segundo Año - Dokusei
Segundo Año - Dokusei

MENSAJE : 203
Localización : pff... Acaso te importa...?!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Las peores cosas pasan en un día planeado (Priv.)

Mensaje por Zack Fleischer el Miér Feb 29, 2012 3:31 pm

Toshi se había puesto a mirar ropa por su cuenta, aunque por la cara de asco que ponía algo le decía a Zack que nada le convencía. Sinceramente él tampoco se imaginaba a su dulce Claire vistiendo algo así. ¿Por qué la última moda conllevaba ir cada vez más desnuda? ¿Y por qué no había llegado ya a la conclusión de que no encontraría ropa para una niña de 10 años en una tienda para adolescentes?

Toshi le arrancó las ropas de las manos sin miramientos y las tiró lejos mientras volvía a gritarle, algo que ya se le antojaba tan natural como la vida misma. El cielo era azul, y Toshi le gritaba. Los pájaros cantaban al amanecer, y Toshi gritaba. Zack suspendía todos sus exámenes, y Toshi le gritaba. Pues eso: como la vida misma.

-¡¿Pervertidos acosando a mi hermana?!- gritó de pronto furioso. Al parecer no había pillado el matiz de “posibilidad” en las palabras del otro. La simple idea de que cualquiera pudiera tener pensamientos impuros hacia su hermanita podría llevarlo a asesinar… o algo peor.- ¡¡A mi hermana no la toca nadie!!

Afortunadamente el camisetazo en la cara (y sobre todo el tremendo pisotón) le hizo entrar en razón. Al mirar hacia los lados se dio cuenta de que todo el mundo se había parado al escucharle gritar y un par de madres huían con sus hijas de la tienda. Esta vez no era Toshi el que daba el espectáculo con sus bruscos cambios de humor. Oh bueno… esta vez el cante lo daban los dos.

-¡Estoy en ello, joder! ¡Es que a aquí hay mucha basura!- iba gritando y refunfuñando el peliazul mientras rebuscaba entre los estantes, pero su paciencia había comenzado a agotarse y empezaba a frustrarse.- ¡¿Es que en esta puta tienda no hay ni un so-…?!

No pudo terminar la frase porque de pronto Toshi le placó y casi lo tiró al suelo de boca. Zack tuvo que planta la rodilla en el suelo para no plantar la cara, lo que no le hizo mucha gracia precisamente.

-¡Pero, ¿qué coño pasa?! ¿Qué…?- Toshi parecía más preocupado en espiar a alguien por encima de los estantes que en escucharle a él, ya ni hablemos de contestar a sus preguntas. Zack chasqueó la lengua con fastidio y se alzó un tanto para seguir la mirada de su compañero en un intento de ver qué ocurría. ¿Había entrado la poli? Pero si aún no habían robado nada…- A mí no intentes distraerme con gilipolleces, mocoso.- le espetó de mal humor; odiaba no saber qué pasaba a su alrededor.

Entonces se dio cuenta de a quién miraba Toshi: era una mujer. Zack no tenía interés alguno en ellas así que no podía decir si aquella tenía algo especial o no. Pero pensaba que Toshi era de los suyos (un homosexual declarado), y entonces, ¿qué tipo de interés podía tener en aquella chica? O, mejor dicho, ¿qué tipo de interés podía tener en que esa chica no los viera allí?

-¿De qué va esto, Toshi? ¿Quién es esa? ¡No entiendo una mierda y estoy empezando a cabrearme!


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Las peores cosas pasan en un día planeado (Priv.)

Mensaje por Tukusama Hidetoshi el Miér Feb 29, 2012 4:21 pm

Escuchaba el griterío que daba el peliazul con una cara de pocos amigos, ¿Acaso era tan estúpido que nunca había pensando en esas posibilidades? Escoger ese tipo de ropas al azar. -"Será idiota..." -pensó dando un leve suspiro, al menos ya no era el único que gritaba en el lugar.

Tal parecía que había hecho enojar al contrario, eso era un gran punto a favor de Hidetoshi, pensaba que al fin había hecho algo bueno en el día y eso era hacer perder los estribos del mayor, se notaba cuanto quería a su hermana como para cambiar tan rápidamente de carácter. Pensaba en aquello mientras que el otro volvía en sí después de los golpes que le había dado.

Ni siquiera se había dado la oportunidad de responder lo de la ropa de mayor, que era obvio en la sección que estaban, cuando de forma instantánea había tirado a su acompañante tras unas estanterías ¿La razón? Aquella chica que sus padres habían decidido que era la ideal para él estaba justo en la entrada de la tienda y por lo que se había percatado, parecía que le había oído. No quería toparse con ella en lo más mínimo, no le agradaba en lo absoluto y su estúpida personalidad era también detestable y efusivamente feliz.

-Vaya mierda de día... -murmuró para sí oculto tras la estantería volviendo la mirada al mayor- ¡Cállate, mierda..! -le susurró, no quería llamar la atención de la susodicha ni con un ahora gritón Zack, tirándolo nuevamente hacia atrás para que se ocultara y poner su mano en toda la cara del otro para que guardara silencio.

-Esa estúpida mujer, ¿Que mierda está haciendo aquí?! -comentó en voz baja volviendo la mirada hacia su compañero, ignorando que ellos mismos habían entrado a esa tienda por su propia libertad- Tenemos que salir de aquí sin llamar su atención, ¡¿Entendiste?! -recalcó la última palabra, volviendo a mirar para asegurarse que la chicha no estuviese mirando en su dirección- Bien... -comenzó a moverse entre cada estantería, esperando que el otro hiciese lo mismo, la verdad, más se preocupaba de salir de allí sin ser descubierto a cualquier otra cosa.

La chica se encontraba un poco más al centro de la tienda, tomando algunas prendas para verlas, incluso había tomado la que hace un momento Hidetoshi había encontrado la mar de horrible en cambio a la chica parecía haberle encantado.



"Quienes se aferran a la vida mueren,
Quienes desafian a la muerte sobreviven."


avatar
Tukusama Hidetoshi
Segundo Año - Dokusei
Segundo Año - Dokusei

MENSAJE : 203
Localización : pff... Acaso te importa...?!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Las peores cosas pasan en un día planeado (Priv.)

Mensaje por Zack Fleischer el Jue Mar 01, 2012 2:56 pm

Toshi había optado por pasar total y absolutamente de darle explicaciones. Y aquello sólo consiguió cabrear aún más a Zack. Iba a empezar a gritar otra vez cuando el menor le plantó toda la mano en la cara, tapándole la boca para que no hablara. ¡Lo que le faltaba, que le tratara como un niño!

-¡No, claro que no lo entendí!- quiso gritar, pero su voz salió amortiguada por la mano del otro. Zack respiró hondo varias veces para tratar de calmarse y pensar con calma. Ya que Toshi no le daba una respuesta tendría que pensar… Pero no se lo ocurría nada que explicara porqué no quería que ella los viera juntos. A no ser…- Toshi,- dijo de repente, totalmente serio.- ¿es que no quieres formalizar nuestra relación? Creí que hoy me ibas a sacar el anillo.

Vale, no había llegado a ninguna respuesta y había optado por soltar una de sus bromas “ingeniosas”. Pero no parecía que el otro fuera a hacerle mucho caso ya que había empezado a arrastrarse por ahí cual comando en pleno campo de batalla. ¿Por qué tenía que hacer el ridículo escondiéndose por ahí cuando igualmente todo el mundo se había fijado ya en ellos? ¿Acaso Toshi no se daba cuenta de que las mujeres lo observaban cada vez más asustadas por su extraña forma de actuar? Aunque claro, todas menos una, que seguía ajena a su presencia: la que le interesaba al chico.

Tantas vueltas le estaba dando Zack a todo esto que cuando fue a darse cuenta Toshi ya se había alejado. Por instinto (y porque no le quedaba otra) terminó por seguirle, diciéndose a sí mismo que el menor le tendría que dar todo tipo de explicaciones por hacerle salir de la tienda cual ladrón común. Era complicado salir en cualquier caso porque la chica estaba justo en el centro; no les quedaba otra que dar un rodeo para alcanzar la puerta de salida por uno de los costados. Moviéndose entre estantería y estantería, camuflándose con los maniquís, llegó un momento en el que la perdieron de vista…

Para cuando Zack la divisó estaba justo de espaldas a ellos y comenzaba a girarse.

Todo ocurrió muy rápido. Los iba a descubrir y lo único que se le ocurrió hacer fue agarrar a Toshi por el cuello de la camiseta y tirar de él hacia atrás para meterlo junto a él en un probador y echar la cortina. Por puro instinto lo abrazó contra sí, su espalda contra el pecho del mayor, para inmovilizarlo y taparle la boca, no fuera a ser que por la sorpresa gritara y los descubriera a ambos.

-¡Chissst! Calla o nos va a descubrir…- le susurró al oído, totalmente atento por si escuchaba alguna señal de que la muchacha los había descubierto. Pero parecía que todo iba bien… Zack suspiró y empezó a pasar el subidón de adrenalina que le había dado. Solo entonces se fijó en la postura tan cercana en la que estaban y en la forma tan estrecha en la que abrazaba a Toshi. Sintiendo su delgado cuerpo contra el suyo. Oliendo el perfume de su pelo. Notando los acelerados latidos de los corazones de ambos… Lo iba a matar.- Antes de que empieces a pegarme puntualizaré que eso que debes sentir contra tu trasero es Susan, mi navaja.

Lo iba a matar de todas formas. Pero hasta entonces podía disfrutar unos instantes más de aquella extraña e irrepetible situación.


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Las peores cosas pasan en un día planeado (Priv.)

Mensaje por Tukusama Hidetoshi el Jue Mar 01, 2012 4:29 pm

Menos mal que se le había ocurrido taparle la boca al mayor, o seguro sus griteríos ahogados se hubiesen escuchado en toda la maldita tienda y aquella chica hubiese volteado como todas las otras mujeres que los veían como si de unos asechadores se tratasen. Una vez que pensó que el otro iba a dejar de hablar retiró su mano de la boca contraria, sin verle siquiera, ahora había algo más importante de que librarse, al menos, más importante para el castaño.

-¿Ah?! ¿Acaso te prometí un anillo...? -Volvió la mirada al mayor y le preguntó arrugando la nariz, la verdad no recordaba eso y tampoco había tomado mucha atención a las palabras anteriores a esa. Luego negó con la cabeza, ni siquiera sabía por que el otro había sacado lo de un anillo en esos momentos. Le cabreaba que no tomara atención ni importancia a aquel asunto, aunque el contrario no supiera lo más mínimo lo que hacían.

Rodear y huir, rodear y huir. Se repetía esas palabras una y otra vez en su mente, odiaba hacer eso, sobre todo por que no estaba acostumbrado a huir de las cosas pero el encontrarse con ella iba a ser un fastidio sobre todo si Zack se enteraba de quien era exactamente, quizás sería tema de burla por un año o dos o incluso, conociendo como el contrario le gustaba fastidiarlo se acercaría así sin más a la chica, arrastrándolo consigo y obligándole a tener una conversación incómoda.

Iba pensando en todo eso, como pequeños flash pasándose por su mente que ni siquiera se había dado cuenta cuando la chica estuvo a punto de descubrirles tener un cara a cara en ese pasillo. Abrió su ojo de forma exagerada, juraba estar jodido cuando de una forma rápida y sin que se diera cuenta, de un momento estaba siendo tironeado de su polera y en otro se encontraba dentro de un probador.

-¡PERO QUE MIER-....!!! -ni siquiera había podido terminar la frase cuando una mano mas grande le tapaba la boca, ni moverse había servido ya que lo tenía inmovilizado, quedándose un momento en silencio recién conectando lo que había pasado recién.

Fue cuando el peliazul susurró en su oído que Hidetoshi volvió en sí notando lo latidos del contrario y los suyos dándose cuenta de como estaban dentro del probador. Observó el espacio reducido con detenimiento incluso se aseguró de que la chica ya no estuviera cerca. Suspiró pesado relajando un poco su cuerpo al pensar que todo había acabado ahí cuando recién se dio cuenta de lo cercano que se encontraban ambos. Volvió a abrir su ojo de forma exagerada al darse cuenta de la situación, incluso ahora se había dado cuenta de una molestaba punzada que sentía en su espalda baja.

-Oi tu bastardo... -murmuró arrastrando las palabras, en su voz no parecía agradarle mucho la posición en la que estaban- Mierda, quita esta estúpida cosa de mi trasero!! -mencionó no tan fuerte, recordando aún que podía estar la chica afuera, se dió media vuelta tratando de apartarse del contrario pero lo único que había conseguido era que ambos se golpearan contra los muros-

-¡¡Aagh maldición!!! ¡Que mierda de día!! -se repetía una y otra vez tratando de moverse dentro del espacio reducido para no toparse con el otro. Incluso podía sentir la respiración del mayor y eso hacía que le incomodara aún más la situación.

Al escuchar que alguien se acercaba fue él quien se tiró contra el otro esta vez él tapándole la boca al mayor, comenzó a apoyarse contra la pared, pensando que así podría pasar más desapercibido. Demonios, aquella situación si que se le incomodaba al castaño y se maldecía a cada rato, si estaba sonrojado ni caso le hacia, solo quería conseguirle el puto regalo a su sobrina y terminar aquel día.



"Quienes se aferran a la vida mueren,
Quienes desafian a la muerte sobreviven."


avatar
Tukusama Hidetoshi
Segundo Año - Dokusei
Segundo Año - Dokusei

MENSAJE : 203
Localización : pff... Acaso te importa...?!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Las peores cosas pasan en un día planeado (Priv.)

Mensaje por Zack Fleischer el Jue Mar 01, 2012 5:16 pm

Zack seguía sin saber quién era aquella mujer que tanto parecía asustar a su amigo, pero podía decir sin lugar a dudas que le debía una. Y muy grande. Tener entre sus brazos al orgulloso, malhablado, violento, antisocial, amargado y aun así sexy Tukumasa Hidetoshi no tenía precio. Aquellos meros minutos en el probador equivaldrían a días sin fin de bromas a costa del menor. Zack sentía que juntos estaban forjando uno de esos momentos que con solo recordarle harían que Toshi se enfureciera y gritara a los cuatro vientos (lo que se traducía en horas y horas de diversión para el mayor). Aquel gesto de sorpresa y desagrado en su cara, pero sobre todo sus bajos reproches por miedo a ser escuchados, valían su peso en oro.

-Oh, vamos, no está tan mal…- rio el peliazul entre dientes, aunque poco después tuvo que ahogar un quejido cuando los movimientos sin sentido del otro lo empujaron contra la pared.- Tsk, ¿quieres estarte quieto? Este tipo de sitios no están pensados para alguien de mi tamaño.- y era cierto, estaban bastante apretados y para colmo la cabecita de Zack asomaba por encima de la puerta.- Es que todos los japoneses sois una panda de enanos, jajaja.

El karma pereció entonces decidir de que era el momento de que Zack recibiera su merecido por reírse tanto del menor. No había otra forma de explicar porqué dejó de reírse cuando de repente se encontró frente a frente con el rostro de Toshi. Muy pocos centímetros lo separaban de ese enfurecido pero aún así sexy rostro. Toshi estaba demasiado cerca.

-Oye…- quiso advertirle, pero el otro se le adelantó y le tapó la boca para después pegarse todavía más a él, arrinconándolo sin escapatoria contra el espejo del probador.

Zack empezó a tener problemas para respirar con normalidad. Tragó saliva con dificultad mientras intentaba apartar de su mente toda una serie de imágenes de parejas haciéndolo en probadores, una de las pocas fantasías que aún no había cumplido. Podía sentir todo el cuerpo de Toshi contra el suyo, lo cual no ayudaba para nada porque, sinceramente, su viejo amigo siempre lo había atraído bastante sexualmente hablando. Y ya sabía de sobra que el otro no pretendía parecer sexy ni nada por el estilo pero… joder, ¿quién hubiera podido negar que la situación era estimulante? ¿Qué hombre (al menos que hombre homosexual) no se habría excitado en una situación así?

“¡Piensa en cosas desagradables! ¡Un viejo desnudo! ¡Un macho ibérico! ¡¡El profe de mates!! ¡¡Aaaargh, no funciona!!”

-T-toshi…- comenzó a decir, no sabía si más asustado que nervioso. Pero Toshi parecía totalmente ajeno a aquel enorme problema y bastante más concentrado en que no los pillaran. ¿Es que él era de piedra y no veía lo incómodo de la situación? ¿Es que no entendía que alguien como Zack, cuyo cerebro estaba dedicado en un 50% al sexo, podría malinterpretar aquella cercanía? ¡Si hasta las manos le temblaban por el esfuerzo mental de mantenerlas lejos de las caderas y el trasero del menor!- Toshi…- volvió a probar.-… e-estás demasiado cerca y… bueno… no soy de piedra, ¿sabes?

Notó un conocido cosquilleo entre sus piernas y maldijo interiormente. Si seguían así iba a tener una erección que no sólo se quedaría sin satisfacer sino que encima podría llevarlo a la tumba.


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Las peores cosas pasan en un día planeado (Priv.)

Mensaje por Tukusama Hidetoshi el Jue Mar 01, 2012 6:42 pm

Escuchar las risas burlescas del otro hacía que maldeciera más esa situación, seguro se iba aprovechar de aquel día para sacárselo en cara. Verlo estrellar contra la pared asomó un gesto burlesco en su rostro pero sus comentarios hacia su raza no le causaban nada de gracia.

-Es obvio que no están hechos para personas mutantes como tú, idiota... -le contestó dándole un codazo a posta.

Se extrañó un momento al ver al otro guardar silencio de la nada, ni había caído en la proximidad de sus rostros solo le miraba con extrañeza. Al notar la piel de mayor tener una iluminación atrayente ante los focos del probador, sacudió su cabeza y desvió la mirada en completo silencio..

-Cállate, más te vale que no hables... -le susurró sin dejar de arrastrar las palabras- Se llama Arisa. [/color]-comentó en sus momentos ignorando cada que el otro quería hablarle- Y es algo así como una pegajosa que no me deja tranquilo... -no hallaba como explicarlo de mejor manera, además de que el calor que sentía no dejaba que se concentrara.

Se llevó la otra mano a su frente moviendo un poco su flequillo. No se enteraba del porqué, pero poco a poco comenzó a sentir calor en aquel lugar, trató de relacionarlo con que eran dos sujetos dentro de un lugar tan pequeño como un probador y que por temas obvios el oxígeno se hacía menor y por eso el calor comenzaba a abundar.

Mientras más pasaban así, más incomodo se sentía, por una parte trataba de concentrarse para contarle bien las cosas al peliazul pero los "Toshi's" del otro acompañado del calor no dejaban que lo hicieran.

-¡¿Que quieres?! -exclamó tras el último llamado, colmando su paciencia. La respuesta del otro no la comprendió del todo, entrecerrando su ojo- ¿De piedra...? -repitió quitándole la mano de encima y alzando una ceja.

Justo en ese momento sintió como un bulto nuevamente en su zona baja. Sintió un escalofrío recorrer su cuerpo y una sonrisa nerviosa apareció en su rostro, junto a un pequeño tic en su ojo.

-O-oi... -murmuró sin quitar aquella expresión en su rostro- T-te dije que sacaras esa estúpida cosa de ahí... ¿N-no? -Se atrevió a mirar hacia abajo de una forma algo robótica notando bien de donde venía aquel bulto. Nuevamente el escalofrío le recorría el cuerpo mezclado de aquel calor de hace un momento, manteniéndose por unos momentos en las mejillas del castaño.

-Se-será mejor que salgamos de este lugar... -mencionó desviando recién la mirada del entrepierna del mayor.

Si había querido contarle sobre la chica a la que él huía ya era demasiado tarde, con todo esto, todo se le había hecho un lío en su cabeza y ya poco razonaba.



"Quienes se aferran a la vida mueren,
Quienes desafian a la muerte sobreviven."


avatar
Tukusama Hidetoshi
Segundo Año - Dokusei
Segundo Año - Dokusei

MENSAJE : 203
Localización : pff... Acaso te importa...?!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Las peores cosas pasan en un día planeado (Priv.)

Mensaje por Zack Fleischer el Vie Mar 02, 2012 3:39 am

Las cosas se estaban poniendo muy difíciles en aquel pequeño probador. Zack a duras penas podía pensar con claridad. Toshi estaba tan, tan cerca… ¿Cuántas veces había querido tenerlo así de pegado a él? Más de las que podría admitir en voz alta. Tantos años de rechazos por parte del pelinegro habían terminado por convertirlo en una meta para Zack. Número uno en su lista de imposibles: seducir a Tukumasa Hidetoshi y llevárselo a la cama. Y aquello era lo más cerca que estaba y probablemente estaría nunca de conseguirlo. Miró ese único ojo abierto, el cual lo fulminaba con la ira habitual (quizás con un plus por proximidad) y luego su mirada descendió hacia esos labios tensos… tan apetecibles… Inconscientemente Zack se mordió el labio inferior.

Trató de centrar su atención en lo que Toshi le estaba diciendo, no sé qué de una pelmaza llamaba a Arisa… Ah, claro, la chica de fuera, por un momento se le había olvidado… Era difícil estar centrado cuando estabas en una situación tan comprometida. “Así que tiene su acosadora particular” pensó el peliazul, agarrándose a aquel salvavidas de información externa a sus perversiones mentales “interesante, pero… ¿por qué no había oído hablar de ella antes?”. Mas aquellos pensamientos poco le duraron porque a Toshi se le estaban subiendo los colores (seguramente por el calor) y se le veía más agitado… “Oh, Dios… no mires hacia abajo… no mires hacia abajo… ¡mierda!”.

-E-es que esta vez… n-no es eso exactamente…- pero Toshi ya lo sabía, por eso le había dado un tic nervioso en el ojo. Zack vio su vida desfilar ante sus ojos en un instante y se dio cuenta de que estaba nada más que llena de peleas y sexo… Bueno, al menos eran un buen recuerdo para llevarse a la tumba. Pero Toshi no reaccionó con la violencia desatada que el peliazul esperaba y eso lo descolocó un poco. ¿Por qué seguía vivo aún?- T-te dije que no soy de piedra… aunque poco a poco ese problema se esté solucionando…

No era el momento para bromas pero estaba nervioso y le salían solas (y más estúpidas de lo habitual). Toshi tomó la determinación de salir de allí, que era lo más inteligente, pero el cuerpo de Zack reaccionó más rápido que su cerebro.

-¡No!- exclamó en voz baja y tomó al chico de la cintura con un brazo y por debajo de los hombros con otro, abrazándolo de nuevo contra sí y más estrechamente si cabía. Se dio cuenta de que debía dar una explicación inmediata que no fuera “te acabo de agarrar así porque no quiero dejar de sentirte contra mi cuerpo”.- E-es que… s-sí sales ahora… si sales ahora la tipa esa te va a descubrir…

Además, había otra cosa que Zack quería comprobar aún a riesgo de su vida. Y eso era si Toshi, por poco que fuera, mostraba la misma reacción que él al contacto entre ambos. Su mirada descendió hasta el punto en que las entrepiernas de los dos estaban en contacto.

-Interés puramente biológico…- masculló como explicación ante su descarado gesto, pero no sabía muy bien si era una excusa para Toshi o para él mismo.


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Las peores cosas pasan en un día planeado (Priv.)

Mensaje por Tukusama Hidetoshi el Vie Mar 02, 2012 7:31 am

"¡Demonios, demonios, demonios!" Se repetía una y otra vez al notar que el sexo del contrario se encontraba en tal condición, recién ahora lo había captado todo, incluyendo el porqué de ese extraño subidón en su temperatura corporal. No lo iba a dejar así nada más, o más bien si lo iba a dejar en esa condición, no estaba dentro de sus planes el acostarse con el que había sido su mejor amigo desde que eran unos críos. No podía negar que desde que conocía que era homosexual no hubiese pensado un par de veces en que ambos tuvieran relaciones, pero eran pensamientos que todo joven tenía, o al menos se terminaba por convencer cada que comenzaba a pensar en eso.

Al escuchar la estúpida broma del otro fue cuando volvió en sí desviando la mirada hacia la izquierda, que no era buena idea si se daba cuenta que había otro espejo en esa dirección y podía aún ver al otro.

-Agh... No salgas con estupideces y larguémonos. -respondió tratando de sonar lo más normal posible, disponiendo a salir del probador, para evitar cualquier tipo de incidente. Pero se detuvo a medio paso cuando escuchó la voz resonante de Zack y luego sentir sus brazos firmes rodear su cintura y brazos propios en un modo que evitara moverse- ¿Que mierda crees que haces...?! -fue lo primero que exclamó tratando de soltarse de aquel agarre, no era conveniente para él, después de todo también era un ser humano.

Estar tan cerca del otro, casi de forma asfixiante, sentir como la respiración del otro se dificultaba y gracias a eso la suya se mezclara, todo eso hacia que perdiera un poco el poco y nada de razonamiento que le quedaba, incluso su voluntad y explosividad habían descendido a lo menos un 40% y eso era mucho, además de sentir el miembro del mayor contra el suyo, ¡Joder! ¡Eso estimulaba a cualquiera! Si hasta su mismo cuerpo estaba comenzando a reaccionar ante aquella situación.

Estaba a punto de ceder cuando escuchó al otro nombrar a la chica que merodeaba cerca del lugar, si por alguna extraña razón lo pillaba en ese tipo de situación sería un enorme problema.

-Tsk, ¡Maldición..! -exclamó retomando un poco de control en su cuerpo e intentando zafarse del agarre del otro- ¡¡Nada de eso …!! –exclamó removiéndose y golpeando al otro para que le soltara, haciendo que sus cuerpos se rozaran aún más. Sintió como su propio miembro comenzaría a exigir atención en breves- “¡Mierda!” –exclamó para sí mirando mal al mayor, le echaría la culpa, toda esta mierda iba a ser pura y solamente su culpa, ya lo había decidido.- ¿Cómo mierda saldremos de está?! –murmuró para el contrario, aunque ni ganas tenía de verle la cara- Maldito sexopata. -mencionó en respuesta al agregado del otro.

SI lo pensaba con detenimiento, esta situación le parecía una donde un sujeto y su amante estuvieran a punto de ser descubiertos por la esposa del otro, aunque Hidetoshi no viera en lo más mínimo algún tipo de interés en aquella chica ni tampoco viera como un amante a Zack.



"Quienes se aferran a la vida mueren,
Quienes desafian a la muerte sobreviven."


avatar
Tukusama Hidetoshi
Segundo Año - Dokusei
Segundo Año - Dokusei

MENSAJE : 203
Localización : pff... Acaso te importa...?!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Las peores cosas pasan en un día planeado (Priv.)

Mensaje por Zack Fleischer el Vie Mar 02, 2012 9:33 am

Hacía mucho calor allí dentro, ¿verdad? Una mezcla de excitación y luz de focos incidiendo directamente sobre su cabeza a escasos centímetros (porque una vez más aquel estúpido país no estaba pensando para personas de 1.90 m). Pero sobre todo era lo primero. Zack tragó saliva una vez más sin soltar a Toshi, quien parecía nervioso y perturbado. El peliazul no acababa de entender cómo era que aún no se había puesto a gritar como un psicópata. ¿Tan importante era aquella mujer? ¿Más que mantener su integridad física? Allí había algo que no encajaba… pero tratar de descubrirlo habría supuesto un riego de sangre a su cerebro que actualmente no estaba disponible.

Sentir a Toshi agitado contra su cuerpo era muy estimulante. El chico estaba respirando aceleradamente, como él, y sus mejillas seguían brillando por el calor (y probablemente la vergüenza, aunque no fuera a admitirlo). Realmente aquella situación era muy sexy y, para colofón final, al parecer no era el único que se estaba “animando”. Toshi debió notarlo también porque redobló sus esfuerzos en deshacerse de Zack, lo cual tan solo logró que se restregaran todavía más el uno contra el otro. Aquel rozamiento le produjo un escalofrío de placer y un gemido quedo se le escapó de los labios muy a su pesar. Dios, ya no había marcha atrás: estaba totalmente cachondo.

Ya ni si quiera estaba escuchando lo que el otro le decía, su insulto le resbaló como si jamás hubiera existido. Zack había alcanzado ese punto sin retorno en el que ya no pensaba con la cabeza.

-Toshi… no tenemos porqué llegar hasta el final…- empezó a decir en su susurro que casi parecía un jadeo. Su mirada se volvió increíblemente intensa por la pasión contenida. La osadía le dominó y soltó el agarre de su diestra para introducir aquella mano entre los cuerpos de ambos, justo sobre la entrepierna de Toshi, sobre el pantalón.-… ¿no pretenderás salir ahí fuera con una erección tan obvia verdad?- debía quemar todos sus cartuchos, buscar una forma de convencerle de que aquello tenía que pasar.- S-si no haces mucho ruido no tienen por qué escucharnos… Ella no nos descubrirá, h-haremos tiempo hasta que se vaya…

No sabía si estaba funcionando pero tampoco era que tuviera mucha paciencia cuando estaba cachondo. Arriesgando su integridad física en ello se atrevió a acariciar el miembro del otro sobre el pantalón, delimitando su extensión y buscando calentarlo aún más mientras respiraba pesadamente contra su oído.

-¿D-de verdad tan malo te parecería hacer esto? Solo es un poco de alivio común… Nunca lo volveré a mencionar, te lo juro.

Por una oportunidad de estar así con el menor bien valía dar su palabra. Y para Zack su palabra era inamovible: era ley. Él era de los que pensaba que el orgullo de un hombre siempre se mantendría mientras pudiera mantener sus promesas.


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Las peores cosas pasan en un día planeado (Priv.)

Mensaje por Tukusama Hidetoshi el Sáb Mar 03, 2012 12:41 am

Estaba perdido, realmente lo estaba y todo se confirmó cuando escuchó el gemido del otro, no era uno sonoro, incluso podría haber pasado como una dificultad para respirar, pero Hidetoshi no era idiota, sabía muy bien que esa era un gemido. Tenía que liberarse de una vez o estaría acabado y terminaría por ceder y caer bajo ese estrecho escenario.

Escuchar los susurros suplicantes del otro no ayudaban para nada a tratar de calmarse, incluso la mirada del mayor tenía algo que le obligaba a ceder ante aquel suceso. Se lamió los labios. Por otra parte estaba la persona por la cual se estaban escondiendo en ese lugar ¿Y si de verdad les pillaban? ¿Y si la chica le iba con el chisme a sus padres? Joder, no era fácil estar en esa situación. Tenía que ignorarle, debía ignorar aquello.

-Nngh... -soltó un pequeño jadeo al sentir la mano contraria sobre su entrepierna. Apretó los dientes y nuevamente subió la mirada para fulminar al otro con esta. Tal parecía que no le hacia caso- C-cállate... -murmuró mordiendo su labio inferior. Zack tenía razón, no podría salir del lugar con algo tan notorio como eso, pero tampoco quería que pasara algo más allá- Joder... -repitió en voz alta, el otro ya comenzaba a hablar demasiado para su gusto- ¿Acaso crees que... -tomó algo de aire para tratar de no sonar entrecortado- soy de los que gritan en el acto...? -preguntó alzando una ceja, aun en esa condición se había tomado el tiempo de sonreír de forma irónica.

Debía de existir otro método, quizás si cada uno se autosatisfacía por su cuenta... No, eso también iba a resultar erótico y aumentaría las ganas de ambos en querer tocarse mutuamente y sería peor. Algo, algo debía pensar ¿Pero qué? No pasó mucho cuando sintió la mano invasora de hace un momento, lo cual hizo que volviera a jadear de forma inconciente. Las caricias que le propinaba hacían bien su trabajo, y la respiración forzada del contrario aumentaban los puntos.

-Ma-maldición... -mencionó sintiendo como las piernas le flaqueaban un poco ante el estímulo del otro. Chasqueó la lengua al mismo tiempo que fruncía el ceño no podía negar que las caricias de Zack era agradables, se iba a arrepentir, seguro que se iba a arrepentir.

Bajó sus manos sin pensarlo dos veces y las dirigió al pantalón del mayor, desabrochando el botón y bajando la cremallera para luego posicionar una de estas sobre el miembro contrario, sin escrúpulos (mientras más rápido acabaran con ese problemilla, mejor). Comenzó a acariciarlo en toda su extensión, dando unos leves masajes por sobre la ropa interior del contrario.

-M-más te vale... que cumplas tu maldita palabra... -fue lo único que agregó, si fuera por él no diría nada más en todo el acto.



"Quienes se aferran a la vida mueren,
Quienes desafian a la muerte sobreviven."


avatar
Tukusama Hidetoshi
Segundo Año - Dokusei
Segundo Año - Dokusei

MENSAJE : 203
Localización : pff... Acaso te importa...?!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Las peores cosas pasan en un día planeado (Priv.)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.