Octubre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031     

Calendario Calendario


Sorpresas que te da la vida [Priv.Itsuki]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

default Sorpresas que te da la vida [Priv.Itsuki]

Mensaje por Itō Kokoa el Mar Abr 30, 2013 10:10 pm

Agotador, era la palabra que describía a la perfección el día de hoy. Desde muy temprano por la mañana se levantó de la cama con el ideal de que su día sería totalmente relajado sin ninguna pisca de trabajo y esfuerzo y claro sonrisas fingidas, pero que va, solo basto una llamada desesperada de su “jefe” y sin más le dio la orden de dirigirse de inmediato a la empresa; Todo su planeado día se había ido por la basura con dicha llamada. Sin más se encaminó a la empresa con sus prendas habituales, un par de tenis algo gastados, sus fieles pantalones de tiro largo y en esta ocasión una musculosa ajustada a su figura; con la urgencia y prisa de la llamada de su jefe decidió no ponerse maquillaje, a excepción de darle un poco de color a sus labios y amarrarse el pelo con un tomate a la rápida. Salió fuera de su casa encaminándose al lugar ya antes mencionado, con sus audífonos en las orejas moviéndose a ritmo lento.

La verdad es que no le apresuraba para nada la llamada de su jefe, pues tampoco le emocionaba cambiar su día de descanso por su trabajo, que a decir verdad no le apasionaba al máximo. Era cierto que solamente por falta de recursos se había decidido a trabajar como modelo y la verdad es que se lo pensó bastante cuando le hicieron la propuesta, pero en ese momento su madre se estaba sobre exigiendo demasiado en el trabajo, para obtener algo más de dinero que las mantuviera a ambas, pero como no, si el muy infeliz de su padre decidió dejarlas en la ruina a la boca de los lobos hambrientos y del detestable mundo. Esa única razón era las que le daban fuerzas para dejar de lado todos sus ideales y convertirse en una falsa chica que sonreía y pestañeaba constantemente para las cámaras promocionando toda clase de productos y accesorios que probablemente poseían una cantidad excesiva de químicos que con el paso del tiempo en vez de embellecer el rosto nada más haría el efecto contrario.

Sacudió su cabeza, ante aquellos pensamientos que se pasaban por su cabeza de forma abrupta, logrando cobrar cierto peso en su pecho. Sacó su mp3 para cambiar la canción, quien seguramente era la culpable de producir esa clase de pensamientos, y en efecto, justamente estaba escuchando Lost ones de J.cole, negó con la cabeza esbozando una leve sonrisa de arrepentimiento, aun no comprendía porque conservaba dicha canción en su carpeta de música, y se apresuró en cambiar la canción por alguna de Chris Brown.

Al cabo de unos minutos llegó al lugar en el que desde que salió de su casa estaba enfocada en llegar, lo miro a unos cuantos metros de distancia y con un gran suspiro comenzó a tomar posesión de aquel personaje con el que le costaba empatizar y se adentró al gran edificio a toda sonrisa saludando de forma amable a todo el personal y comenzando con aquel trabajo que de la nada había surgido.


Al cabo de un par de horas la sesión fotográfica había terminado con éxito, y es que Kokoa había dado lo mejor de sí para que no tuviese que dar repeticiones a las escenas fallidas, el personal aplaudió y le dieron las gracias, ya que esta los salvó, pues la modelo que supuestamente le tomarían las fotos se las dio de caprichosa y rechazo la oferta y la revista seria publicada al día siguiente.

Finalmente salió totalmente exhausta de dicho lugar, daban exactamente las cuatro y media de la tarde ¿de verdad había gastado su preciada mañana ahí? Suspiro de forma pesada y se encamino sin rumbo por las calles de la ciudad. Mantenía sus audífonos a un volumen considerablemente alto, por lo que generalmente no prestaba nada de atención a lo que pasase a su alrededor, Grave error. Quizás sea fuerte y talentosa en las artes marciales, pero es una chica y no deja de ser vulnerable y delicada a ojos ajenos.

Sintió una leve sensación a sus espaldas, ¿sexto sentido? Quizás pero eso no evitó que un tipo que se encontraba a sus espaldas a una distancia considerablemente corta, corrompiendo su espacio personal, le tomara por la muñeca atrayéndola hacia él, en acto reflejo la chica se desató fácilmente del agarre del contrario y le dio un fuerte empujón.
-he he, vamos muñeca solo queremos divertirnos un rato…- el tipo se mordió los labios, al mismo tiempo que examinaba detenidamente el cuerpo de la chica, mirándole desde los pies hasta su desarreglado peinado. En primer lugar pensó en huir pero en cuanto retrocedió unos cuantos pasos para escapar se chocó de espaldas con otro hombre mucho más grande, quien a decir verdad parecía una mole, quien le miraba de la misma forma.

No pudo evitar sentir temor al verse rodeada de tales sujetos quienes tenían, por lo visto, muy malas intenciones contra su persona. Pero si bien ella no se dejaría que le tocasen ni un pelo sin dar la pelea de su vida. Hizo sonar los huesos de sus nudillos junto con los del cuello, les miro desafiante. – Ha, no sabía que la mierda también se divertía.- escupió a un lado mientras mantenía su mirada fija en la de los que la rodeaban. Ambos le miraron divertidos y el más bajo de ambos se apresuró en darle un fuerte empujón, el cual ni siquiera pudo dar ya que solo basto el que extendiera sus brazos para que kokoa reaccionara rápidamente con una de sus aprendidas técnicas de defensa personal logrando tomar al tipo de tal forma que solo basto un par de segundos para dejarlo pasmado en el piso. El tipo que parecía una mole miro la escena boquiabierto y al ver a su compañero plasmado en su piso se apresuró en apresar a la chica entre sus brazos levantándola del suelo dándole tiempo al otro para que se levantase. –La muñequita es karateka…- soltó irónico aquel que se levantaba del suelo arreglándose las ropas, tomando del mentón a la muchacha quien le miro con repulsión – Hapkidoin y la boca te queda.- soltó con cierto desdén para luego escupir en la cara del tipo quien se alejó de forma inmediata.


avatar
Itō Kokoa
Primer Año - Sakuranomori
Primer Año - Sakuranomori

MENSAJE : 12
Localización : underground.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Sorpresas que te da la vida [Priv.Itsuki]

Mensaje por Kurogane Itsuki el Sáb Jun 01, 2013 2:47 pm

El reloj marcaba altas horas de la mañana de un día caluroso, recién comenzaban a verse los rayos del sol salir. Para un fin de semana sería algo anormal que un despertador sonara a esas horas, pero no era para nada anormal en la casa de la familia Kurogane y es que precisamente ese despertador era del el hijo mayor, Itsuki, quien se levantaba sin falta todos los días libres al alba para su entrenamiento, porque aunque algunas personas lo vieran como alguna locura, para él era completamente normal.

Se estiró en su cama tras apagar el reloj despertador y se vistió con sólo el pantalón de su hakama, normalmente, mejor dicho, mayoritariamente sólia usarlo de esa manera a excepción de que alguien respetable estuviese en su compañía, para cuando estaba solo entrenando, le gustaba usar su uniforme a su estilo. Bajó hasta el primer piso en dirección al dojo que estaba en su hogar, con un paso calmo y perezoso, aveces era duro levantarse todos los días a esa hora, pero poco a poco comenzaba a hacerle costumbre. Ya en el dojo tomó su katana de madera con ambas manos, la sostuvo entre sus manos firmemente y cuando la elevó hacia arriba con firmeza, una pequeña por no decir gran molestia en la parte posterior derecha de su torso le recordó que no podía hacer ningún esfuerzo físico. Dejó la Katana en el piso, por no decir que poco menos la lanzo, se sentó de rodillas sobre el tatami cabreado y con un leve tic de molestia en el ojo, mirando detenidamente su dojo y suspirando resignado, lo único que se le ocurría hacer era meditar durante el resto de la mañana y hacer hora hasta la tarde para por fin hacer algo "productivo" después de comer e ir por unos pedidos que su madre le había encargado días atrás. Y es que a las 3 de la tarde poco y nada comió cuando correspondía, se había dedicado toda la mañana a picotear en el frigorífico, sacar una que otra fruta y derivados que cuando llegó la hora de comer, el hambre se le había ido, "Jodida ansiedad" se decía en su mente mientras se decía a si mismo que debía aprender a controlarla las semanas restantes de reposo o terminaría subiendo un par de kilos adicionales cuando terminase su descanso.

Al cabo de unas horas decidió salir a caminar, respirar aire fresco, pasando por alto o más bien olvidando completamente el favor que su madre le había pedido, no le importaría seguramente, su hermana podría hacer todo el trabajo después. Prefirió pasear un rato por las calles, mirando de reojo a la gente que pasaba por su lado, hubiese escuchado el canto de los pájaros si es que sus oídos no fueran obstruidos la mayor parte del tiempo por sus auriculares, que siempre mantenían el volumen un tanto alto, lo suficiente para no escuchar los cotilleos ajenos cercanos. Cerca, habían unos tres tipos jugando baloncesto callejero, recordó que antes de fracturarse solía jugar en su tiempo libre con su amigo Masaru, frunció el ceño por un segundo, la fractura le estaba quitando parte de su vida cotidiana, comenzaba a cabrearse un poco más cada vez que lo recordaba, ¿Tan largas se podían hacer seis semanas?

Caminó un largo par de horas sin rumbo fijo, a su parecer, aunque había caminado bastante no tenía ni una pizca de cansancio, aunque era comprensible después de tantos días sin hacer absolutamente nada, esta era una buena manera de gastar energía acumulada. Tenía la boca un tanto seca, así que decidió hacer una parada rápida a un puesto de bebestibles cercano a comprar un poco de agua gasificada, unos cuantos sorbos y estaba nuevamente recompuesto para seguir con su deambulación.

Con lo que llevaba de su paseo, la batería de su reproductor de música llego a su fin, se reiteró a si mismo que debio haberle cargado la batería un poco más por lo menos una media hora antes de salir. Pero es que esa pequeña cosita aparatosa pasaba la mayor parte del tiempo fuera del alcance visual de su dueño, tener un ipod era problemático, pequeña maldita cosa, Itsuki debía aprender a dejarlo a la vista para que aquella situación no volviese a pasar otra vez, ahora se sentiría algo incómodo al caminar en completo silencio, sólo le quedaba acatar la situación.

Llegó a una especie feria, el cual no tenía predestinado llegar, es más, no tenía ni la más remota idea de aquel lugar existía en su ciudad, eso lo llevo a pensar de que debía salir a hacer este tipo de caminatas más seguido. Y cómo no tenía idea de donde estaba, procuró moverse por esos lugares con suma cautela y estando todo el tiempo alerta, aunque poca gente pasaba por ese lugar, eso le dio un poco de seguridad y menos preocupación de meterse en algún lío, más que por no querer meterse en problemas, lo hacía por sus fracturas. Si tuviese que pelear ahora estaría en una considerable desventaja en lo que concierne a resistencia contra la persona que tuviese que enfrentarse ahora mismo. todo iba marchando bien, no había divisado a ningún buscapleitos o algo parecido, lo que no sabía era que aquel ambiente "tranquilo" cambiaría drásticamente en unos segundos.

Si bien, su oído le fallaba en estos instantes, ya que había sido lo bastante perezoso y no se había quitado los auriculares, su vista podía ver claramente la situación a lo lejos, dos hombres agrediendo a una chica. Frunció el ceño esta era una situación que no podía tolerar, por un momento pensó en la opción de irse y continuar con su caminata, por temor a empeorar sus costillas, pero era de tontos quedarse ahí sin hacer nada, no podía irse sabiendo que tenía la capacidad de hacer algo al respecto. Si se largaba, su orgullo y honor jamás se lo perdonarían. Y menos ganas de irse le dieron cuando al acercarse vio que la chica que estaba siendo acosada era nada más ni nada menos que la chica que había conocido recientemente, Ito Kokoa ¿Qué hacia ella metida en líos como este? se preguntó a si mismo, ahora que sabía quien era no podía escaparse, se sentiría un completo inútil si se escapaba de la escena.

Llegó hasta el lado del más pequeño de los agresores y al estar a su lado posicionó su pie derecho sobre la cadera de este, dándole un empujón con esta lo suficientemente fuerte como para lanzarlo a piso en un segundo, mirando al otro hombre de reojo con una mirada afilada- Valla, pero que tenemos aquí...- Comentó con una expresión neutra, la cual le hacía ver lo bastante intimidante, escupiendo luego cerca del rostro del tipo que había derribado - Al parecer son demasiado débiles que sólo buscan diversión con mujeres - Preguntó mirando de reojo a la chica, esbozandole una suave sonrisa - Ito-chan, espero no te moleste mi ayuda, aunque creo que la necesitas- Terminó por decir, pisoteando al hombre que había derribado, clavándole el talón en el abdomen, salir a pasear había sido una buena idea después de todo.






¿Necesitas algo?:
avatar
Kurogane Itsuki
Tercer Año - Riyu Maindo
Tercer Año - Riyu Maindo

MENSAJE : 50
Localización : ¿Enserio?

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Sorpresas que te da la vida [Priv.Itsuki]

Mensaje por Itō Kokoa el Vie Jun 14, 2013 10:48 pm

Su rostro, su cuerpo ni sus acciones demostraban temor y es que no estaba para nada atemorizada, tal vez un poco, pero solo por el hecho de que portaba con ella una cantidad de dinero que iba a necesitar y el cual había conseguido gracias a su esfuerzo en la mañana, pero   más bien sentía una furia incontrolable solo quería destruir a esos dos tipos la rodeaban, por ser unos malditos cobardes al saber que una chica no se puede defender en su totalidad, pero esta vez, se habían metido con la damisela en peligros equivocada.
 
El chico que anteriormente había lanzado con furia al piso se encontraba de frente a ella mirándola con el ceño fruncido, mientras se limpiaba los restos de saliva lanzados por la boca de la chica anteriormente, mientras que el otro la sostenía con nada de suavidad elevando sus cuerpo evitando que esta tocara el suelo. No dejaba de dar lucha y se removía entre los brazos de su enorme agresor proporcionándole una te otras fuertes patada en la piernas y pequeños codazos que se escabullían hacia su estómago. -Si dejas de moverte y quejarte, todo pasara más rápido muñeca.- El más bajo de ambos la tomo del mentón mirándole de forma seductora, aunque ella giro rápidamente su mirada con asco, aprovechando que el muy estúpido había quitado la distancia y se había acercado para proporcionarle una fuerte patada en el estómago.- Eres tan imbécil, que me desesperas. – soltó mirándole con desprecio a regañadientes, apenas podía dirigirle la palabra, no se dejaría vencer por nada del mundo, eso iba en contra de sus principios jamás en la vida podría perdonárselo. El chico recién pateado se removió un tanto en el piso quejándose por el dolor que kokoa le había proporcionado repentinamente, después de unos segundos se levantó, pero esta vez no volvió a cometer el mismo error de acercársele.- Eres nada más que una marimacho…deberíamos dejarla e ir por otra chica…- dirigió su mirada hacia la enorme mole que sostenía a kokoa, a lo que el enorme tipo quien negó tranquilamente con la cabeza – Ella está bien.- murmuró lentamente con una voz de ultratumba que podía causar escalofríos, al menos en ella.
 
En su ceja apareció un peculiar tic al oír como era el más grande quien daba las órdenes pues hasta ahora el único que había oído hablar era el más bajo, volvió a removerse con furia, solo quería zafarse de los agarres de aquella perturbante mas que le sostenía, pero solo provoco que este le agarrara con mayor presión hasta casi dejarla sin aire, dejo las patadas de lado y trato de zafarse de agarre con sus brazos pero no había caso, observaba como el más bajo de ambos le miraba expectante con los brazos cruzados, como si estuviese pensando en qué hacer con ella, le miro con repulsión y abrió su boca para decir algo pero cuando estuvo a punto de hacerlo se vio interrumpida al contemplar como este era empujado de una patada, su mirada era de total confusión al ver aquello hasta que se ilumino completamente al notar de quien venía aquel golpe, pues no era nada más ni nada menos que un chico que había conocido hace no más de un par de semanas.- K-Kurogane-kun….- dijo con un tanto de dificultad debido a que el agarre que el más grande le proporcionaba estaba cortando su respiración, por lo que volvió a removerse entre sus apretados brazos sin obtener un logro alguno – Claro…toda ayuda es…valida, aunque podía habérmela cargado yo sola…- dijo esto último soltando una sonrisa de lado mientras cerraba con uno de sus ojos pues el otro tipo había comenzado a presionar con más fuerza, hasta sus costillas parecían doler .- ¿Quién mierda se supone que eres? Vete, esto no te incumbe…- dijo a duras penas quien ya había recibido bastantes patadas, volviéndose a levantar para encarar al moreno, mientras que el más grande presenciaba el acto sin decir nada como lo había hecho durante todo el tiempo  -¡Ven a ayudarme! – grito hacia el más grande quien rápidamente asintió y soltó a la chica de improvisto con la intención de que esta cayera de llano al piso, pero no lo logro puesto que cayó de forma gacha pera luego levantarse rápidamente. Tomo una gran bocanada de aire, arreglo sus ropas y froto las partes que habían sido apretadas con fuerza.- Me las van a pagar…- murmuro acercándose a quienes le habían dado la espalda para acorralar al recién llegado.
 
Ambos tipos había dejado su atención por la chica para centrarse completamente en darle un golpiza a quien había osado entrometerse entre ellos, ambos estaban totalmente confiados de su fuerza y agilidad para enfrentarse con uno solo, pues su ventaja era que le ganaban en número, claro descartando siempre a la chica – Cometiste un error, moreno.- dijo desafiante el más bajo acercándose sin temor – ¿Por qué no te vas por dónde llegaste? – Volvió a reiterar mientras que el más grande solo observaba desde lugar esperando a algún movimiento de uno de los contrarios.-


avatar
Itō Kokoa
Primer Año - Sakuranomori
Primer Año - Sakuranomori

MENSAJE : 12
Localización : underground.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Sorpresas que te da la vida [Priv.Itsuki]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.