Diciembre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Calendario Calendario


Retorno (LIBRE)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

default Retorno (LIBRE)

Mensaje por Tsuchibue el Dom Abr 28, 2013 8:48 am

Un gran barco había llegado a un puerto de Japón, un buque mercante que llegaba desde las costas atlánticas de Europa. En ese momento el puerto no se diferenciaba mucho del resto del lugar, la niebla tardaba en irse, uno se tenía que fijarse en sus pies para no pisar algún gato o piedra que no debería estar ahí.
Los marineros descargaba sacos y cajas con sus propias manos. Un muchacho de delgados brazos y cara cubierta por una vieja gorra, cargaba con lo que parecía una maleta marrón de tiras de cuero negro en su hombro derecho. Al llegar ante el encargado, al final de la rampa, este apuntó el cargamento. Al instante se extrañó y se giró en busca del muchacho, quien corría por el puerto, agarrando la maleta por el asa, dejando caer la gorra y mostrando una melena castaña.
-¡Detened al polizón! ¡Detenerlo!
Vociferó apuntando con el bolígrafo.
Varios hombres persiguieron al falso muchacho, quien se colaba por las zonas más inalcanzables.
Un pintor sacudía la brocha en lo alto de una fachada, sobre una escalera. La chica subió con tesón y calma.
-Buenos días~
Le saludó al pasar junto a él con una sonrisa y lanzó la maleta al tejado de tejas, yendo ella después. La niebla del puerto prácticamente se había disipado, el sol comenzaba a calentar y los marineros a subir por las escaleras del pintor.
-¡Oh, por el amor de Dios, darme un respiro!
Contestó la muchacha entre suspiro y suspiro.
Volvió a coger la maleta y corrió por las tejas que repiqueteaban a su paso. Mientras huía, inspeccionaba las alturas. Buscaba un lugar donde esconderse. Cuando lo encontró, saltó inconscientemente del tejado, cayendo, por suerte, en un toldo que pudo aguantar el peso de ella y su equipaje. El tendero la ayudó a bajar, no sin cierta sorpresa. Ella se inclinó, disculpándose. El pobre hombre no la entendió, creyó entender un sorry, pero nada más.
Los pies de la chica se movieron cual rayo hasta el final de la calle. El tendero se rascó el cuero cabelludo y sintió algo grande volar sobre su cabeza. Uno de los marineros optó por seguir la corriente de la muchacha para alcanzarla antes con tan mala suerte que sus músculos de forzudo de gran peso le impidieron resistir al toldo y este rompió. Sus compañeros bajaron por un lugar más seguro y encontraron al marinero recogiendo el desastre que acababa de armar. Mientras, en la calle, ella suspiraba con tesón y una sonrisa. El mero hecho de haberse colado en ese barco, merecía alabanzas.
Continuó un poco más relajada hasta llegar a la casa que había visto desde lo alto, tenía toda la pinta de estar abandonada. Entró por la verja rota y cruzó por el césped sin cortar hasta llegar a la parte de atrás, donde abrió las puertas correderas y se sentó al sol. Nadie sabía si esos hombres le seguían, mejor esperar y descansar.
avatar
Tsuchibue
Tercer Año - Sakuranomori
Tercer Año - Sakuranomori

MENSAJE : 4
Localización : Sakuranomori.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.