Diciembre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Calendario Calendario


¿Un tiempo a solas? [Colectivo]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

default ¿Un tiempo a solas? [Colectivo]

Mensaje por Kurogane Taiyo el Sáb Mar 16, 2013 5:17 pm

Había sido una semana un tanto agotadora y hasta casi tortuosa para el rubio pasar entre los estudios, asuntos familiares y varias sesiones de fotos para algunos productos nuevos que estaban a punto de ser promocionados con su rostro como representación. Sus días se concentraban solo en ir a clases por medio día para luego partir al estudio de fotografía, donde el primer día de la semana le regañaron por llegar con algunas marcas en su cuello y un golpe en su rostro, obligando a las maquilladores a esforzarse más en su trabajo y por primera vez en su carrera tener que retocar más de lo normal sus fotos para borrar aquellos detalles molestos. Luego de las fotos volvía a casa y se encerraba en el estudio de su padre para ayudarlo con algunas cosas de la familia, que como si fuera poco también le regaño los primeros días por estar involucrado en riñas innecesarias y sobre todo contra su propia familia.

Al final de sus actividades lo único que lograba hacer esa ir a rastras hasta su habitación lanzándose en su cama y caer rendido en un sueño profundo para así comenzar un nuevo día agitado a la mañana siguiente.

Cuando al fin se acababa la semana y comenzaba el tan esperado fin de semana tras ir a clases y a tomar las últimas fotos en el estudio se dispuso a dirigirse hacia al centro comercial esperando poder pasar un tiempo a solas de relajo lejos de su familia y conocidos, creyendo así poder relajarse y recuperar parte de sus energías agotadas en esta asquerosa semana.

Como venía del estudio fotográfico se veía bastante arreglado y bien vestido llegando una playera blanca con unos sutiles diseños de cuello en ‘‘v’’, unos jeans no muy ajustados de un azul oscuro, unos botines que combinaban con estos, además una chaqueta de cuero sencilla con capucha y por ultimo aun llevaba consigo su bolso del instituto con sus cuadernos y su uniforme allí dentro. Por aquella manera de vestir y por ser él llamaba la atención de las chicas del lugar, las cuales se le acercaban de vez en cuando para detenerlo y pedirle algunos autógrafos que gustoso firma sin ningún problema, para ser honesto si bien no le dejaban solo del todo le agradaba ser el centro de atención de aquella manera.

Al fin logro deshacerse de sus seguidoras y tener un tiempo tranquilo consigo mismo caminando con bastante calma y tranquilidad por el centro comercial, estirándose bastante con una sonrisa bastante alegre- ¡Al fin solo! –Exclamo antes de cruzar sus brazos tras su nuca llevando allí colgando su bolso ¿Qué haría ahora? Pensaba al ver que tenía tiempo para sí mismo, comer helado o caminar por las terrazas del lugar le parecían una buena opción o hacer cualquier otra cosa no tuviera que proporcionarle mucho movimiento y le dejara relajarse.





Más de mi~:
avatar
Kurogane Taiyo
Tercer Año - Riyu Maindo
Tercer Año - Riyu Maindo

MENSAJE : 65
Localización : Cualquier sitio es bueno...

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: ¿Un tiempo a solas? [Colectivo]

Mensaje por Kurogane Aiko el Jue Abr 04, 2013 6:19 pm

Como ese día no había tenido clases, la pelirosa decidió cambiar un poco su rutina habitual, tomó la oportunidad de levantarse un poco más tarde de lo acostumbrado y luego se preparó para salir a correr. Era muy propio de ella hacer eso todos los días ya que así se mantenía en forma, mejoraba su resistencia alargando el recorrido y por supuesto le ayudaba a re ubicarse con los alrededores. Su actividad física la mantendría ocupada mientras se perdía en la música de sus auriculares y sus pensamientos. Obviamente en su ausencia no solo las personas habían cambiado, sino que las calles de la ciudad también, muchos de los lugares por los que acostumbraba caminar ya no existían, suerte para ella que el barrio donde estaba ubicada su casa al ser tan "exclusivo" solo había recibido una que otra mejora, porque sino estaba segura de que también allí se perdería.  

Se dio tiempo para volver a casa, cuando por fin regresó se preparó para salir nuevamente dándose una relajante ducha. Al terminar escogió un atuendo adecuado para ir al centro comercial y luego de darle el cuidado correspondiente a su piel se puso una falda negra lisa, bastante sencilla que le llegaba a medio muslo, una blusa blanca y un chaleco de mangas largas color rojo. Se calzó unos zapatos también de color negro que tenían un pequeño tacón, para luego maquillarse naturalmente y aplicar un poco de perfume en su cuello. Antes de salir se despidió de su madre al tiempo que se colgaba el bolso al hombro y avisó que probablemente pasaría gran parte del día fuera.

Al llegar a su destino decidió pasar directamente a las tiendas departamentales para chicas, quería ropa nueva y tenía dinero suficiente como para comprarse un par de cosas, además así se mantenía distraída, hecho del cual se volvería adicta si sucesos como los vividos en los últimos días seguían repitiéndose en su vida, más que nada lo creía por las malas experiencias porque no todo había sido tan nefasto en esta ultima semana, se le formó una delicada sonrisa en los labios al recordar. Sus compras tomaron más tiempo del que imagino así que al terminar sintió algo de hambre en el camino, miró despreocupadamente los locales que el lugar ofrecía hasta que rememoró la ubicación que Kai le había dado para comprar esos deliciosos dulces, no demoró mucho en llegar ya que para su suerte estaba cerca, se fijo que más que ser una tienda de dulces el sitio era una especie de cafetería también. Se acercó con una sonrisa al mostrador buscando aquel delicioso postre con la "crema especial" que su primo le había dado, al dar con el se lo señaló a la persona que atendía para llevarlo, pero no sin antes seguir mirando los otros cupcakes, la chica rió por lo bajo cuando los dulces le recordaron a sus primos y hermano. Había uno de arándanos con una crema morada encima- Ese perfectamente podría ser Kai-kun -pensó divertida, luego estaba uno de brownie de chocolate con una cubierta azul y chispitas, ese definitivamente era su Onii-chan. No muy lejos de estos había un cupcake de color rosa adornado con trozos de frutilla, se sonrojó un poco al verlo, no solo porque la representase a ella, sino que por la referencia al pastel de fresa con el cual él pelimorado la había asemejado días atrás. Tosió levemente para disimular el cambio en su expresión y siguió con su reconocimiento hasta que llegó al pastelillo que además de recordarle a Taiyo hizo lo mismo con la discusión que tuvo a más de un implicado.

Si bien no podía decir que las cosas con Itsuki estaban del todo solucionadas, iban en camino de serlo, ya habían dado sus primeros pasos para lograr aquello y eso la ponía feliz, pero Tai era otra historia. Siendo sincera consigo misma ella no servía para estar enojada mucho tiempo con las personas que quería y aunque las cosas que su Itoko había dicho la molestaron enormemente  en su momento, preferiría que intentaran reconciliarse.  

Determinada con esa idea armó un pedido con los cupcakes que había visto y le tomó una fotografía con su celular al de vainilla con crema de limón, luego pidió que ese lo guardaran en una cajita individual. Una vez que eso estuvo listo pagó los dulces y se fue a sentar en una de las mesitas que el lugar ofrecía, dejó sus compras a un lado de su silla con su celular en mano pensó de que manera empezar a arreglar todo el problema. Ella estaba decidida y se esforzaría por encajar de nuevo con sus parientes, porque los quería, bueno a unos más que otros, pero la familia es la familia y siempre les habían educado para mantener los lazos unidos por muy mal que se llevasen a veces.  

"¿Hasta cuando seguirá esto? Te ofrezco una ofrenda de paz" tecleó un texto adjuntando la foto del dulce y lo envió al numero de Tai, luego elaboro un segundo mensaje junto con la fotografía que se habían tomado hace un tiempo en la casa del rubio, cuando se llevaban bien "Te ves mucho mejor cuando eres amistoso Itoko...y tus seguidoras lo notan" agregó el emoticon de una sonrisa y un corazón sin ninguna mala intención, solo demostrándole que ella se preocupaba y que estaba dispuesta a arreglar las cosas, finalmente presionó enviar.  


Última edición por Kurogane Aiko el Mar Jul 30, 2013 7:20 pm, editado 2 veces


avatar
Kurogane Aiko
Primer Año - Sakuranomori
Primer Año - Sakuranomori

MENSAJE : 53
Localización : Por ahí~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: ¿Un tiempo a solas? [Colectivo]

Mensaje por Kurogane Kai el Mar Abr 16, 2013 3:33 pm

En realidad, sus planes habían salido bastante mal el día de hoy. Cada una de las cosas que quería hacer había terminado en nada debido a distintos y curiosos acontecimientos. Llegó a creer que era algo así como el destino que le obligaba a ir cambiando y cambiando sus planes del día. Quizás en el fondo era una señal divina o simple mala suerte que en el peor de los casos se traduciría como Karma pero, según él, se había portado bien todo el tiempo. Claro que sus parámetros entre lo bueno y malo estaban más que atrofiados. Era difícil llegar a una conclusión clara sobre que maquinaba tanto cambio.

Iba ataviado con ropas sencillas y grandes ya que debido a su peculiar altura muchos conjuntos no estaban disponibles en tallas acordes a su figura. Básicamente eran unos jeans de color negro, una camiseta purpura con un estampado de calaveras y líneas extrañas y un chaleco con capucha de color negro con el kanji de “malo” escrito en la espalda. Vaya a saber porque había elegido precisamente ese kanji y no otra cosa. Eso de andarse dando vueltas por ropa no era lo suyo, y al contrario de su hermano, su interés por lucirse o ser el centro de la atención por cómo te ves no era para nada de su agrado.

De cualquier manera ya estaba ahí, llevaba un rato dando vueltas, mirando el lugar, como si algo importante se escondiese entre tanta gente o como si fuere a dar con la respuesta que explicaría que rayos había pasado con su día. Al final, solo a unos pasas de distancia, podía ver a ese rubio tan conocido que, por desgracia, no era más ni menos que su hermano mayor. ¿Un mal sitio? ¿Mala suerte? O… Todo lo contrario. Se acercó con ese paso lento y perezoso tan característico suyo. Un persona con su altura y contextura nunca parecía tener prisa, uno de sus largos pasos abarcaban fácilmente dos de una persona de estatura promedio. Le observó estirarse e incluso notaba que parecía hasta despreocupado, bueno, realmente no tenía nada mejor que hacer, usaría la excusa que el mismo rubio usaba “Tiempo de caridad familiar”.

- O-nii-chan~ - Canturreó de un momento a otro, sosteniendo de los hombros al chico rubio, deteniendo a la fuerza su andar - ¿Por qué estás aquí y no trabajando como ha sido durante toda la semana? – Encuestó sin preocupaciones, soltando sus hombros y poniéndose de pie a su lado sin expresión alguna en su rostro. Escucho el móvil del contrario, obviamente se debía a un mensaje, quizás una de sus muchas citas o tal vez Itsuki, seguramente el chico hasta le contralaba. Comenzaba a creer que su primo tenía una extraña obsesión por su hermano. Eso era extraño y hasta beneficioso.

Su mirada dio un recorrido por el lugar, pensando en donde debería continuar su andar y si obligaría o no a su hermano a ser su compañía por esta tarde.




avatar
Kurogane Kai
Primer Año - Dokusei
Primer Año - Dokusei

MENSAJE : 31
Localización : Donde quiera estar

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: ¿Un tiempo a solas? [Colectivo]

Mensaje por Kurogane Itsuki el Dom Abr 28, 2013 10:43 pm

Hoy, era un día en el que el moreno sentía una pereza absoluta, andaba con una cara algo larga y somnolienta, inclusive le había costado despegarse esa mañana de la cama para ir a su entrenamiento matutino, todo se debía a que el día anterior se había desvelado con uno de sus juegos de consola. Maldito juego, siempre hacia que se quedara hasta altas horas de la noche por no completar una fase.

Se vistió de manera casual, una playera algo desbocada y chaleco con capucha en la parte del torso y unos jeans con una zapatillas deportivas que normalmente no solía usar. Si bien no tenia ganas de salir debía hacerlo, sus zapatillas favoritas se habían gastado y eso significaba ir al centro comercial a comprar unas nuevas. Valla que tedioso era el centro comercial, sobre todo porque casi nada era llamativo en ese lugar para él y siempre veía las mismas cosas. Lo único que podía rescatar era el patio de comidas y sólo a veces ya que la mayoría de las ocasiones en que este estaba allí pasaba infestado de personas, un lío si pedían la opinión del moreno.

Tomó su infaltable reproductor de música, su celular, sus llaves y su billetera y por fin se dispuso a salir de su hogar, un tanto temprano, caminando por las calles con un paso calmo, sin prisa alguna, inclusive por un momento había olvidado el por que iba al centro comercial y es que aveces Itsuki podía ser muy distraído. Se le pasó por la cabeza entre sus andares el porque estaba haciendo aquel recorrido tedioso por sólo un par de zapatos, si podía usar cualquier otro par que tenía en casa y es que llegó a la conclusión de que ningún otro zapato se comparaba con aquel par que había comprado meses atrás y que mayoritariamente hacían juego con la mayor parte de su guardarropa. Se estaba dando su tiempo, quizás demasiado y aun debía llegar a la estación del metro, otro lugar infestado de gente al cual le molestaba ir. Pensó que era mucho mejor comprarse una bicicleta la próxima vez que fuera a ese lugar ¿Cómo era que había tanta gente en tantos lugares? Chasqueó la lengua mientras pensaba todas esas estupideces, las cuales seguramente nunca tendrían una respuesta clara.

Luego del "pequeño" trafico del metro que casi lo llevó a una especie de colapso nervioso por toda muchedumbre que había por fin llegó a las puertas del centro comercial. Comenzando a revisar en cada una de las tiendas de deportes, buscando aquel famoso par de zapatos que había perdido días atrás, aunque su búsqueda dio una pequeña pausa para comprar una de esas bebidas energéticas que tomaba la mayoría de las veces, aunque en aquel preciso momento no se le antojaba al cien por ciento, sentía que su día estaba incompleto si no la bebía y es que era una especie de costumbre tomarse por lo menos una o dos veces de esas al día. Con su lata en mano continuó con aquella implacable búsqueda, husmeando en casi todas las tiendas que estuviesen relacionadas con aquellas zapatillas o que vendieran algunas similares, por fin, luego de minutos de búsqueda su percepción dio en el blanco. Ahí estaban aquellas zapatillas en vitrina, idénticas a las que había comprado hace un tiempo - Bingo...- Se dijo a si mismo, esbozando una pequeña sonrisa de victoria, entrando a la tienda sin dudarlo dos veces para adquirirlas nuevamente a su guardarropa.

Salió de la tienda con un pequeño aire de victoria, con aquella caja de zapatos en una bolsa y menos dinero en su billetera, su objetivo estaba completo y por fin podría devolverse a casa sin ninguna queja en absoluto. Aunque claro, la visión de volver a casa se borro totalmente de su mente al divisar a lo lejos a una figura notablemente alta entre tantos japoneses de estatura menor que él. Si los demás japoneses quedaban pequeños en comparación con Itsuki, esta persona parecía un golem gigante a su lado y eso le hizo deducir que era obviamente su primo menor, Kai ¿Que hacía ese gigante por aquí? fue una de las muchas cuestionantes que se hizo a si mismo respecto al contrario y que claramente no serían respondidas por el mismo y para corroborarlas decidió seguir a este a una distancia considerablemente lejos, aunque claro, ese tipo podía verse seguramente desde el otro lado del centro comercial.

Por un momento vio a su primo detenerse y la curiosidad le hizo acercarse aún mas, estaba bastante cerca, pero lo suficientemente lejos y fuera del campo visual de él para que este no le viese tan fácilmente, gracias a ello reconoció otra figura bastante familiar y es que era su otro primo, nada menos que Taiyo y fue ahí cuando más preguntas se le vinieron a la mente ¿Sus dos primos? ¿Juntos? ¿En el centro comercial? Algo no le parecía encajar en todo esto, es más, parecía una reunión familiar a la que él no estaba invitado y es por eso que decidió hacer presencia entre ambos chicos.

- Hey...! -Elevó una de sus manos, en forma de saludo, acercándose al par a paso tranquilo, aún arrastrando la caja de zapatos en una de sus manos, que ahora comenzaba a tornarse algo molesto cargarla- Que coincidencia...¿Que hacen por aquí? -Preguntó mirando a ambos sin preocupación alguna, después de todo lo que había venido a hacer al centro comercial ya lo había cumplido y no tenía nada más que hacer durante la tarde, hacerles compañía durante un rato y fastidiarles parecía una buena opción desde su posición.






¿Necesitas algo?:
avatar
Kurogane Itsuki
Tercer Año - Riyu Maindo
Tercer Año - Riyu Maindo

MENSAJE : 50
Localización : ¿Enserio?

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: ¿Un tiempo a solas? [Colectivo]

Mensaje por Kaminari Masaru el Lun Mayo 06, 2013 2:33 pm

El centro comercial, lugar ideal para las parejas teniendo citas o esa clase de cosas, e incluso el lugar ideal para las chicas solteras que se juntan con su grupo de amigas para tener un "día de chicas" y esas cosas. Sencillamente, esa clase de chicas eran ideales para alguien como Masaru, que resultaba siempre colándose en esos pequeños grupos para salirse con la de él y conseguir algo de comida gratis o incluso una que otra cosa más. Vio de reojo como un grupo de chicas reía y comenzaban su recorrido por aquel lugar lleno de tiendas y un suspiro pesado y lleno de amargura escapó de sus labios resistiendo la manía que tenía al estar en esos lugares, después de todo estaba allí por otro asunto que para él, resultaba de vida o muerte.

El día anterior había pasado sólo durante todo el día en casa, no era una novedad ya que su tío siempre andaba en trámites y negociaciones. Pero era en aquellos días cuando la curiosidad era más grande y comenzaba a registrar todo lo habido y por haber. Fue cuando encontró la tablet nueva de su tío, era una de última generación y había salido a la venta hace menos de un mes en las grandes tiendas. Se puso a jugar con esta, registrando cada archivo, imágenes y programas que tenía instalado hasta que llegó a una aplicación sensorial que medía los grados centígrados. De ahí y su brillante idea de jugar con eso junto a su encendedor fue que de un momento a otro la pantalla del equipo se apagó y no volvió a prender, y por si fuera poco el alto de la llama había dejado una clara marca sospechosa en la parte de atrás del aparato.

Y ahí se encontraba ahora, terminando de comprar un nuevo artefacto antes de que su tío regresara del viaje. A veces se preguntaba el por qué su pariente nunca se había casado y tenido hijos, si hubiese sido de esa manera las cosas serían tan sencillas como librarse de la culpa acusando al que sería su primo menor. Por suerte para él, del depósito que le hacían todos los meses poco había gastado y le alcanzaba para comprar un nuevo aparato, pero esta vez sí quedaría en banca rota. Al menos, las próximas veces no mentiría con el "no tengo dinero".

Caminaba desanimado por entre la gente, en verdad dolía gastar tremenda cantidad de dinero y de alguna manera u otra sentía como si sus bolsillos estuviesen vacíos, aun cuando había pagado con la tarjeta de crédito. Vio de mala manera la bolsa en que llevaba la tablet como si de esa forma pudiera desquitarse al no tener ninguna advertencia de que no resistía a ese tipo de calor y luego subió la mirada deteniendo sin poder evitar sonreír de forma cómplice. A unos metros más allá pudo reconocer a dos personas que se le hacía habitual verles en el instituto y como si de un coro de salvación se tratase se acercó hacia ellos sin pudor alguno.

-¿Qué es esto? ¿Una reunión familiar~? ¡Pero que oportuno soy! -exclamó tras estar cerca colando sus brazos por el cuello del rubio y del moreno un momento antes de darse cuenta que también se encontraba el otro de los Kurogane- Hola a ti también, primo. -mencionó sonriendo algo nervioso soltando a los otros de inmediato. No sabía por qué, pero el otro tenía algo que siempre terminaba por incomodarlo, además de su estatura claro. Miró animado al grupo de tres y luego observó el lugar de reojo- Entonces ya que estamos todos, podemos ponernos en marcha ¿No lo creen? -Comentó como si de verdad hubiesen estado esperándose entre todos. Al menos había encontrado con qué distraerse para no pensar en tamaño desperdicio de dinero que había hecho.


avatar
Kaminari Masaru
Tercer Año - Riyu Maindo
Tercer Año - Riyu Maindo

MENSAJE : 12
Localización : Meh! Da igual.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: ¿Un tiempo a solas? [Colectivo]

Mensaje por Kurogane Taiyo el Miér Jul 03, 2013 4:11 pm

Un café y un trozo de pastel, esa fue su decisión final entre las distintas opciones que rondaron por su mente para ver que podría hacer en aquel lugar con tal variedad de opciones recreativas y lugares en donde comer para pasar el rato y degusta buena comida o simplemente algo rápido y grasoso. Hecho un vistazo a su entorno intentando reconocer en donde se encontraba y que tan lejos estaba la cafetería de la cual gustaba dentro del centro comercial, mientras tanto por su cabeza iban pasando las distintas variedades de pasteles que vendían en aquel lugar, haciéndose una idea futura de que pediría al llegar.
 
Por desgracia todo aquello que había pensado de pasar un tiempo a solas, comer un delicioso trozo de pastel acompañado de un caliente café, mientras se distraía de los problemas y deberes que tenía tanto en casa como en el instituto, fueron brutalmente destruidos y detenidos cuando apenas alcanzo a avanzar unos cuantos metros después de tomar su decisión. Siendo la culpable aquella persona que conocía desde que nació y con la cual compartía techo, además y por desgracia sangre. Nada más ni nadie menos que su hermano menor, kai, que a pesar de sus edades demostraban lo contrario en frente de aquellos que no les conocían pues claro con aquella diferencias de estaturas cualquiera pensaría que el peli morado seria el mayor de ellos dos.
 
Inmediatamente al momento de sentir un par de manos sobre sus hombros se tensó y se pudo a la defensiva, volteando su rostro con rapidez al ser detenido con aquel agarre para lograr observar a  aquel más alto que él con el ceño claramente frunció, denotando una expresión de molestia mezclada con desagrado al ver a su hermano en aquel lugar y más aún al ser detenido por esté, obligándole a pasar tiempo con él- Es mi día libre y pensaba pasar un tiempo a solas –Respondió tras a dar un suspiro al intentar calmar sus ánimos y su expresión volviendo está a la habitual que mostraba su rostro, arreglándose las ropas poco después de ser soltado cuando sonó su móvil.
 
Extrañado por no esperar ningún mensaje llevo su diestra a su bolsillo tomando el aparato para revisarlo y como si el universo se hubiera puesto de acuerdo para hacerle su día libre un total desagrado, su expresión molesta volvió a su rostro al leer el remitente de aquel par de mensaje el cual no se dio la molestia ni el tiempo de abrir y leer al saber que quien los había enviado era la chica con la cual hace unos días había discutido y decidido dejar de hablar por un buen tiempo. Su prima otra las personas con las cuales no deseaba toparse el día de hoy ¿Por qué tan mala suerte? Se cuestionaba al seleccionar ambos mensajes en su celular y eliminándolos sin si quiera leerlos para luego apagarlo y volverlo a guardar en su bolsillo. Tras aquello dirigió su mirada a su hermano intentando lucir relajado e intentando actuar de manera amable con esté.
 
- ¿Y tú qué hacer por aquí? ¿No deberías de estar atorándote con algún dulce en casa? –Cuestiono al sonreír de manera leve pero burlesca al emitir una pequeña risa divertida sin quitar la mirada del peli morado de momento a la espera de una respuesta por parte de esté, cuando no muy lejos de ellos logro escuchar una voz bastante familiar dirigiendo su mirada hacia el lugar de en donde provenía el saludo. Notando como se acercaba su otro primo, el moreno que al parecer andaba de comprar en aquel lugar.
 
Bajo un poco su mirada al dar otro suspiro un poco más pesado que el anterior para luego volver a levantar su rostro y sonreír de manera amplia al responder el saludo del recién llegado alzando su mano de igual forma- Hola Itsuchin –Saludo intentando mantener su tono de voz amable y aquella expresión entre relajada y despreocupada, mientras tanto por dentro de repetía una y otra vez el cuanto maldecía al universo, a Dios y a cuanta cosa pudiera dominar al destino que le estaba jugando un mal rato. Si hubiera querido pasar el día con su hermano y el moreno a su lado mejor se hubiera quedado encerrado en casa, aunque ahora podía reconsiderar que su salida fue un mal movimiento al ver a aquel par en el mismo lugar que él, si mejor se hubiera quedado en casa así ahora mismo estaría solo y relajado acostado en su cama- ¿Ah? Si… Err… Pues solo pasar el rato, eso creo –Respondió un tanto distraído al perderse en sus pensamientos y reaccionando tardíamente a las palabras de su primo.
 
Aquel momento de distracción con sus propios insultos mentales y pensamientos le había jugado en contra por un momento pues por ello había pasado por alto la llegada de otra persona más a lo que parecía ser ya una reunión familiar. Perdió un poco el equilibrio al ser repentinamente abrazado por el cuello de esta última persona que resultó ser el peli blanco con quien, justo al moreno, pasaban los días en el instituto. Por mero instinto trato de soltarse hasta que logro identificarle, sin quedarle otra que dejarse hacer y volver a forzarse a sonreír como lo había hecho con los otros dos primeros invitados inesperados solo que esta vez al oír las palabras del nuevo emitió una risa baja pero divertida, siempre tan aprovechado, pensó al negar con su rostro sin disminuir su sonrisa que esta vez podría decirse que no era fingida.
 
Al ser soltado llevo su zurda tras su cuello masajeando este poco antes de terminar su mano enredada en sus cabellos en un intento de despeinarlos y calmar sus pensamientos. Por lo visto no tenía escapatoria, su día lo tendría que compartir con aquellos tres chicos inoportunos, pensaba al intentar reaccionar aun tardío a la llegada del último- Hola Masachii ¿Qué haces por aquí tú también? –Cuestiono y saludo al recién llegado intentando pasar por alto aquellas palabras de esté que hacían referencia que todo aquello estaba planeado desde un comienzo.
 
Por suerte suya solo tendría que soportar a una persona indeseable, ya que a los otros dos ya les había hecho costumbre. Solo esperaba que aquel mensaje que poco antes había llegado a su móvil no fuera una señal de mal augurio sobre la llegada de aquella chica que no quería ver ni por casualidad en este momento. Ya era suficiente con los tres tipos que tenía que lidiar por ahora.





Más de mi~:
avatar
Kurogane Taiyo
Tercer Año - Riyu Maindo
Tercer Año - Riyu Maindo

MENSAJE : 65
Localización : Cualquier sitio es bueno...

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: ¿Un tiempo a solas? [Colectivo]

Mensaje por Kurogane Aiko el Mar Jul 30, 2013 7:47 pm

El ambiente de la cafetería era bastante ameno, así que decidió quedarse un momento más. No tenía apuro por retirarse y ya luego podría pensar que hacer, mientras la pelirosa guardaba con completa calma el móvil dentro de su bolso una de las dependientas del local se acercó a ella preguntando si deseaba algo- Em... me gustaría un frapuccino de caramelo, mediano, solo eso -pidió con una amable sonrisa, la contraria anotó rápidamente y se marchó de su lado. 
Comenzó a recorrer el lugar con la mirada otra vez, llevaba un tiempo pensando en la posibilidad de conseguir trabajo, algo extra que la mantuviera ocupada ya que a decir verdad era de ese tipo de personas que no soportaba quedarse mucho rato quieta. Era raro que a pesar de tener una rutina diaria bastante estructurada, la cual incluía ejercicios, entrenamiento y asistir al instituto,  tenía demasiado tiempo libre y se aburría, según ella el peor de los castigos era quedarse sin nada que hacer.  Soltó un suspiro por lo bajo en tanto apoyaba una de sus manos sobre la mesa, al rato de esperar comenzó a mover sus dedos sobre la superficie de madera, haciendo sonar sus yemas en un rítmico traqueteo- Incluso esperar es tedioso... -murmuró para si poniendo los ojos en blanco.  Después de un tiempo que para ella pareció eterno apareció la chica con su pedido, pidiendo disculpas por la demora, quizás la concepción del tiempo de la pelirosa no estaba tan errada y a pesar de esto sonrió para quitarle preocupación a la contraria- No, tranquila yo entiendo, pero si pudieras cobrar esto ahora te lo agradecería bastante...-como se lo imaginaba la dependienta no puso ningún problema, después de todo así era más fácil y ambas quedaban en libertad de acción. Pagó lo que correspondía por su bebida y luego aguardó a que esta le trajera su boleta, de hecho justo se estaba relajando en su asiento cuando la chica volvió con su papel y además le facilitó una bolsa para llevar más cómodamente la caja mediana y la individual con los cupcakes. Perfecto, tenía una preocupación menos, se alegró mentalmente ante esta idea y acercó a sus labios la bombilla, sorbiendo un refrescante trago de su frapuccino.
De repente su celular sonó dos veces en una alarma corta, al parecer había recibido un mensaje, pensando que quizás sería la respuesta de su Itoko sacó el móvil esperando lo peor, ya que con Taiyo nunca se sabía. Pero grata fue su sorpresa al notar el remitente en su pantalla y aunque no lo esperaba en este momento era mucho más gratificante recibir un texto de cualquier otra persona. Revisó el contenido y se le escapó una pequeña risa al leer "Oye acosadora ¿Tienes tiempo mañana?" ese sentido del humor tan particular no podía ser otro que el de Giulio, era divertido la verdad llevaban poco tiempo de conocerse, pero se habían hecho buenos amigos. Sin soltar el vaso con su bebida tecleó una respuesta rápida mientras sonreía "Depende... ¿Tiempo para que pervertido?"  Si, era definitivo. Ellos tenían una concepción del humor bastante irónica y parecida lo que no le quitaba lo cómico por supuesto, le dio otro trago al café y el móvil volvió a sonar en su mano, aunque esta vez tuvo que dejar la bebida en la mesa para cubrirse la boca con su mano, aguantándose la risa "Para abusar de ti, quiero que me lleves al acuario" instantáneamente llegó otro mensaje "Espero que no estés pensando nada extraño... " - Pedazo de baka, de seguro se dio cuenta de que eso sonaba peor leído que escrito hahaha...-volvió a reír, no de manera estrepitosa, pero si importándole poco si la gente la observaba. Cuando la pelirosa por fin pudo calmarse del inminente ataque de risa provocado por su amigo recién se dedicó a elaborar una respuesta "Claro... ¿Ahora quién acosa a quién? hehehe... Seguro, no hay problema, no quiero que luego salgas en las noticias nocturnas por extraviarte en tu intento de llegar al acuario. Nos vemos mañana"
La falta de orientación del italiano era clara, después de todo aun era nuevo en la ciudad y por mientras se acostumbrara, a ella no le molestaba hacerlas de guía, además siempre ocurría algo gracioso cuando se reunían y era agradable contar con él. 
Su atención pasó des interesadamente por las aplicaciones de su celular y una pequeña dudo volvió a surgir en su cabeza, así que hizo otro mensaje pero esta vez para su mejor amiga "Leiko-chan ¿Donde dijiste que estaba la tienda de ropa interior?" comprar ese tipo de ropa siempre era un desafío, más que nada cuando hablaban de sujetadores y como no había tenido suerte en la departamental femenina que había visitado antes de seguro el nuevo descubrimiento de la morena le sería de ayuda. Casi al instante llegó la respuesta "Uy Aiko-chan~ ¿Planeas sorprender a alguien? ¡Te pillé!" la chica tosió más que sorprendida con ese tipo de insinuación y claro completamente sonrojada. "¿¡Pero que dices!? Solo esperaba que mi mejor amiga, la cual tiene el mismo problema que yo para comprar sujetadores, comparta su nuevo descubrimiento" en menos de lo humanamente posible tecleó y envió el mensaje, en tanto la respuesta no se hizo de esperar "Hahahahaha...tranquila~ solo era un bromita, te apuesto a que estas toda roja en este momento. Bueno, bueno... queda del lado norte entre la tienda de zapatos que me gusta y la de video juegos, justo ahí" suspiró aliviada al menos el asunto había quedado zanjado "Arigato, te llamo luego Lei-chan" envió el texto y ya guardó definitivamente su teléfono. 
La chica se estiró perezosamente en su lugar y luego siguió bebiendo su café frió con caramelo, nada más delicioso para pasar el rato. Fugazmente recordó eso de conseguir trabajo, quizás un empleo de medio tiempo no sería un mal plan, pero primero tendría que pedirle un permiso notarial a su padre ya que aun no contaba con la mayoría de edad. Lo cual terminaba siendo bastante ironico que un asunto como este lo fuera a tomar con tanta responsabilidad, si algunos supieran las cosas que sabía o había hecho alguna vez de seguro se asustarían, era mejor que los secretos se quedaran como tal y lo más lejos posible de la que ahora era su realidad. La pelirosa se dio una suave palmada contra la frente, reprochándose hasta donde la había llevado la linea de sus pensamientos- Genial... ya comencé con los cuestionamientos innecesarios...-murmuró para si, después de eso reunió todas sus cosas, iba siendo momento de marcharse a otro lugar. El centro comercial era bastante grande y variado para encontrar que hacer. 
Salio tranquilamente, bebiendo en el camino lo que quedaba de su frapuccino en cortos tragos y buscando la mejor manera de llevar sus bolsas, en tanto maniobraba con las cosas en sus manos divisó no muy lejos de su paso a nada más ni nada menos que a sus familiares y al mejor amigo de su hermano ¿Acaso se habrían puesto todos de acuerdo para reunirse? esa fue la primera idea que cruzó por su mente y de ser ese era el caso, quizás lo mejor hubiera sido ni acercarse, pero como su buena suerte no estaba por la labor ya los tenía prácticamente en frente cuando corroboró la presencia de todos. Esperando que no la hubiesen notado dio apenas unos pasos en retroceso, pero un desconocido paso a llevarla sin darse cuenta siquiera, definitivamente este era uno de esos momentos en los que su falta de atención le jugaba una muy mala pasada. Solo alcanzó a arreglárselas para no botar la bolsa con los dulces y su café, la bolsa con su ropa nueva no tuvo la misma suerte así que se apresuró a recogerla. Soy una torpe, pensó en tanto se sonrojaba, adiós a su plan de escape y ya resignándose a que los otros la notasen luego de ese pequeño alboroto se levantó lo más "relajada" que pudo y les saludo- H-hola... ¿Qué tal todos? Espero no interrumpir...

 


avatar
Kurogane Aiko
Primer Año - Sakuranomori
Primer Año - Sakuranomori

MENSAJE : 53
Localización : Por ahí~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: ¿Un tiempo a solas? [Colectivo]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.