Septiembre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 

Calendario Calendario


Visita en la turbia noche (Priv.) [+18]

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

default Visita en la turbia noche (Priv.) [+18]

Mensaje por Gilbert Weber el Dom Mar 25, 2012 1:22 pm

Aquella noche llovía a cantaros, y sin embargo, las calles, a pesar de ser casi media noche, se encontraban rebosantes de personas que iban y venían por doquier. Gilbert, cubierto por su sudadera y oculto su rostro por el gorro de esta, caminaba a pasos lentos, pesados y torpes. Sus manos, al igual que su faz, se ocultaban de miradas ajenas al estar en el bolsillo conector de la sudadera. Durante todo el camino fue con la cabeza gacha, chocándose en más de una ocasión con alguna que otra persona que tanto se disculpaba como le insultaba y le decía que mirara por donde coño iba. En ninguno de los dos casos Gilbert se inmutaba a decir nada, ni tan siquiera a mirarles. Él simplemente proseguía su camino a casa con aquel pesado paso…
Venía del Dragón Verde de echar unas partidas al poker. No le había ido nada mal, al menos al principio. Después de la cuarta partida, en la que ya había ganado el dinero suficiente como para pagar el alquiler de los dos siguientes meses de su apartamento, todo fue de culo, cuesta abajo y sin frenos. Cuando las cosas van bien uno juega y juega sin pensar, y pese a ser alguien dado para los negocios, Gilbert era la persona que con mas facilidad caía en el engaño de la buena racha. Por ello, a pesar de poder haberse asegurado un dinero, siguió jugando hasta el punto de perderlo todo y quedarse sin un puto duro aquella noche. Y no solo eso... como regalito le había propinado una paliza entre un trío de jugadores que por allí había y que, en anterior ocasión, otra noche, les había desplumado el alemán. Le devolvieron el malestar que sintieron al perder su dinero mediante patadas y puñetazos. Obviamente, el albino se defendió, pero tres contra uno, pese a no ser una desventaja numérica muy grande, el albino no se encontraba con el mayor de los ánimos para luchar siquiera tras haber perdido aquella noche su dinero.
Ese era el motivo de que ocultara su rostro, el cual presentaba varios golpes y rasguños muy recientes. De su nariz salía un hilo de sangre ya seca, así como de un de sus cejas, mientras que el pequeño tajo que había en su labio, a pesar de no sangrar, le escocia horrores cada vez que pasaba su lengua por ellos. Y si su rostro se encontraba así, su cuerpo presentaba algún que otro moretón. Por el dolor en uno de los costados, sabia que ahí tendría un regalito a color. Que mal perder tenían algunos hijos de…
Una vez llegó a su portal, sacó la llave, la introdujo tras un par de vagos intentos y entró una vez logró abrirla. Por fin, la lluvia dejaba de caer sobre él a cada momento, calándole el cuerpo y hasta los huesos.
Como no tenía ascensor, subió los cuatro pisos a pie, aferrándose a la barandilla a cada paso que daba. Tras ello, habiendo llegado finalmente a su puerta, volvió a intentar abrir a la primera la puerta, cosa que resultó en vano, y entró. Nada mas abrir la puerta, una luz iluminaba la mesilla de la esquina del salón. No supo si alegrarse o querer morirse en aquel momento por la persona que allí se encontraba, en su casa, como si nada.
-Ya he llegado, Zack… -saluda desganado, sin mucho entusiasmo, nada mas percatarse al entrar de la luz del interior, cerrando la puerta con un empujón con el pie. –Podías haberme dicho que ibas a venir, no habría venido tan tarde… -comentó teniendo aun la capucha calada y echada y sus manos en la sudadera, quitándose los zapatos tan solo con sus pies y dejándolos tirados en la entrada para luego hacer un circuito por la cocina, la cual conectaba con el salón, y empezar a echar un vistazo a su nevera, dejando un rastro de agua por donde andaba. No es que tuviera hambre, ni muchos menos, pero no le apetecía captar la atención del contrario nada más entrar a casa. El único lugar donde se había asegurado durante todo su caminata un agradable descanso. Pero se equivocaba, no había caído con la posibilidad de que aquel gigante se hubiera decidido por pasar por ahí...
Plano apartamento
Spoiler:
Se podrá añadir mas cosas, no solo habra lo que aparece en el dibujo, mas que nada lo hice para seguir un patrón en comun


Última edición por Gilbert Weber el Sáb Oct 20, 2012 3:52 pm, editado 2 veces
avatar
Gilbert Weber
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 144
Localización : Puede que me encuentres en casa de apuestas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Visita en la turbia noche (Priv.) [+18]

Mensaje por Zack Fleischer el Lun Mayo 28, 2012 12:14 pm

Hacía una noche horrible. Lo suficiente para que hasta alguien como Zack, que no perdía oportunidad de correrse una buena juerga, se le quitaran las ganas de estar dando tumbos por las calles. Como siempre se encontraba ante su dilema personal: ¿qué hacía con tal de no volver a casa? Bajo el toldo de una tienda (no llevaba paraguas y quería retrasar el empaparse lo más posible) se dedicó a sopesar sus posibilidades. No podía ir a casa de Toshi: allí ya eran muchos y seguro que Toshi le sacaba los ojos nada más verlo aparecer. Tampoco podía ir a ver a Tsuya, pues colarse cada dos por tres en su orfanato era muy problemático. La casa de Taiga era una de sus mejores opciones pero ya había pasado allí muchas noches en los últimos días… Así que así, entre descarte y descarte, Zack decidió que iría al piso de Gilbert.

Siendo totalmente objetivos el piso de Gilbert era la mejor opción desde el principio. Vivía solo y había tenido el detalle de hacerle una copia de la llave (no como Taiga, que lo obligaba a tener que entrar siempre por la ventana). Entonces, ¿por qué no había pensado en él directamente? Bueno, eso se debía sobre todo a sus “antecedentes” juntos. A pesar de que Gilbert iba muy a su rollo y parecía estar siempre fingiendo que todo le resbalaba, lo cierto era que Zack había conseguido dos veces digamos… engatusarlo… y llevárselo a la cama. Claro que la primera estaba totalmente borracho y el peliazul pondría la mano en el fuego porque no se había ni enterado. La cuestión era que no sabía muy bien como portarse con el albino…

Pero ya se le ocurriría algo sobre la marcha. Ahora la humedad le estaba calando los huesos y estaba cogiendo un frío de muerte.

Zack echó a correr bajo la lluvia hacia el hogar del otro alemán. Sin tener que recurrir a forzar puerta alguna pudo acceder a la vivienda.

-Cariño, ya estoy en casa~.- exclamó cómicamente al entrar, pero su broma (genial a su parecer) tan solo chocó con las oscuras paredes. No había nadie en casa.- Bueno… pues a ponerse cómodo.

Probablemente alguien con más educación se habría ido, pero en lugar de eso Zack simplemente se quitó los zapatos, la chaqueta y la camiseta, totalmente empapados, y los puso a secar sobre una silla. Luego fue al baño a tomar una toalla para secarse, como si realmente fuera él el dueño de la casa. Pero si Gil le había dado la llave era porque esperaba que hiciera cosas como esa, ¿no? Miró el reloj y notó que ya era de madrugada. ¿Dónde se habría metido el albino? Maldición, había estado pensando en pedirle que le cocinara algo caliente… En fin, no le quedaría otra que esperar.

Fue hasta el saloncito, comunicado con la cocina al estilo americano, y se dejó caer en el sofá sin preocuparse por mojarlo. El agua no deja mancha, pensó alegremente. Terminó por encender la tele por puro aburrimiento.

Para cuando Gilbert llegó a casa Zack trataba de suponer qué estaba ocurriendo en una película porno pixelada que había encontrado en un canal de pago.

-Vaya horas, Gil-chan.- lo sermoneó de broma con tono amistoso. Se giró en el sofá justo a tiempo para ver como el albino le daba la espalda en la cocina.- Si te hubiera dicho que venía no habría sido una sorpresa, ¿verdad? Te he echado de menos~… Hazme algo de comer, anda~…

Estaba claro que Zack tenía más cara que espalda. No solo se colaba en casa ajena sino que encima recurría a un patético chantaje emocional para conseguir que le alimentaran. Mas tuvo la impresión de que Gilbert se negaría así que se puso de pie y caminó hasta la barra americana, donde se apoyó para ver más de cerca al otro.

-Vas a pillar un resfriado como no te quites toda esa ropa mojada.- le advirtió aún sin percatarse del lamentable estado en el que se encontraba Weber dado que le daba la espalda.

Spoiler:
¡Perdón! >.< Hace un siglo que podía haber empezado a contestarte este tema. Pero mejor tarde que nunca... o eso dicen uU Una monada el croquis, por cierto, y muy informativo xDD *Zack ya ha localizado varios sitios donde cree que podría ser interesante acosar a Gil (?)*


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Visita en la turbia noche (Priv.) [+18]

Mensaje por Gilbert Weber el Vie Jun 01, 2012 12:28 pm

Calado como estaba y con el gorro de la sudadera puesto pese a estar ya a cubierto en su casa, el albino alemán miraba el interior de la nevera sin ver su contenido. No tenia hambre ni ganas, y como no sabia que diantre hacer para que el peliazul no le viera con esas penosas fachas, se quedó ahí plantado escuchando como desde el sofá le pedía que le hiciera algo para comer, lo que para unos hubieran pensado que eran unas palabras “bonitas”. Todo un romántico ese mono azul.
El albino, sabiendo que no podría quedarse todo el rato frente a la nevera, sacó un par de ingredientes de ésta, evitando dejar sus manos al descubierto ya que sus nudillos se encontraban magullados.
En mas de una ocasión se preguntaba porqué narices le había dado una copia de la llave a ese gorila salido. Vale que no le importara que viniera, vivía solo y tener visitas de vez en cuando no le molestaba. Si, incluso siendo Zack el visitante no le molestaba. Pero lo que le reventaba era que el gigante aquel no se dignara a avisarle siquiera de cuando coño pasaba. Odiaba eso porque luego pasaba por situaciones como estas, en las que prefería estar solo en casa antes que mal acompañado. Aquel peliazul no podía, ni en sueños, considerarse ni una mala compañía siquiera por su forma de ser.
Aun pese a todo pronostico, el albino se puso a prepararle un sándwich de tres pisos. Untaba mayonesa en ambas caras de los panes, después metía algo de bonito que tenía ahí ya de antes, y un par de hojas de lechuga. Si le gustaba o no se la traía floja, al igual que su advertencia respecto a su ropa. –Tsk, tu lo que quieres es que me desnude nada mas llegar, ¿verdad? –dijo, aun de espaldas mientras seguía “cocinando”, con cierta ironía pese a su tono cansado e incluso algo monótono por lo apagado que se le veía. –Pues va a ser que hoy no, Zack… No estoy de humor… -¿Cuándo parecía estarlo? No es que fuera un chico serio, pero tampoco era el típico payaso que hace las gracias para que el resto se ría. Y además… le conocía al peliazul, y mucho. No diría que lo conocía a “fondo”, no con esas palabras, pero sí.
Terminó su obra de arte arquitectónica hecha de pan, mayonesa y pocos ingredientes mas, se quedó de espaldas a su “ocupa ocasional”. “¿Ahora qué? No quiero que empiece a preguntarme nada...” –se dijo para sus adentros. Se quedó ahí sin moverse, apretando los dientes al verse obligado si o si a girarse. Sin embargo, su cabeza pensante encontró una posible vía de escape por la que poder, con pocas esperanzas, salir de esa cocina y, con una suerte imposible, dejar ahí entretenido al hambriento gigante que se había colado en su casa. –Esto ya está. Voy a cambiarme… -dijo dejando allí en la encimera de dentro de la cocina el plato con el sándwich. El albino se dispuso, mirando a un lado, ocultado su rostro con la capucha de la sudadera, a salir de la cocina e ir a su dormitorio, donde podría bloquear la puerta.
Tal vez no considerara muy listo al peliazul, pero seguro que incluso alguien con su capacidad para razonar era capaz de saber, o al menos intuir, que al alemán le pasaba algo que no quería decir. En este caso mostrar. Había que ser ciego o realmente tonto para no percatarse de ello.
El albino, con grandes zancadas se dirigió a la puerta de la cocina. Su privilegiada cabeza no le dio importancia al dejar sus lastimadas manos a la vista. Esas marcas de pelea en estas eran su perdición.


Spoiler:

Fotos; Gilbert y Aaron Weber
http://24.media.tumblr.com/tumblr_m3oqg8SMZ51qgeqf6o1_500.jpg
http://images5.fanpop.com/image/photos/25600000/Prussia-and-Germany-hetalia-prussia-25654973-800-800.jpg






-RELACIONES- FICHA -
avatar
Gilbert Weber
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 144
Localización : Puede que me encuentres en casa de apuestas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Visita en la turbia noche (Priv.) [+18]

Mensaje por Zack Fleischer el Vie Jun 01, 2012 1:55 pm

La interpretación de su sugerencia por parte de Gilbert lo dejó algo sorprendido. Por una vez su comentario no había ido con segundas, solo simple preocupación. Pero claro, viendo los precedentes era normal que el albino estuviera a la defensiva. Y Zack no se lo tomó a mal pero frunció un poco el ceño por el tono del chico. ¿Por qué se ponía así por algo tan pequeño? ¿Había hecho Zack algo malo? No creía que fuera por ir sin avisar (aunque en parte de hecho lo era) y terminó por pensar que se debía a la “tensión sexual resuelta”. Por así decirlo. Tal vez estaban peor de lo que el peliazul suponía… Pero si Gilbert tenía un problema con él tendría que decírselo a la cara.

-Pues vale, tú mismo. Aunque no te lo creas no estoy siempre pensando en lo mismo, ¿sabes?- respondió sin poder evitar sonar un poco picado, aunque trató de disimularlo lo mejor posible mientras observaba a Gil hacerle la cena.- ¿Qué me estás haciendo?

Pero el albino parecía muy ocupado para contestarle. Zack simplemente esperó a que terminara pacientemente, la cabeza apoyada sobre las manos, inclinado sobre la barra americana. El silencio solo era interrumpido por el eco del televisor, gemidos distorsionados que no ayudaron a que se relajara el ambiente. El buen humor del peliazul había decaído un poco por tan poco cordial bienvenida, pero no se rendiría: encontraría la forma de animar hasta al amargado de Gil. En cuanto terminara de cenar, claro.

-Genial.- exclamó en cuanto Gilbert le dio el visto bueno a su “obra” gastronómica.

El hambre despistó a Zack de manera bastante efectiva. Por unos instantes se olvidó hasta del tono del albino porque aquello tenía buena pinta. Y seguramente habría sido tan estúpido como Gilbert esperaba si no fuera porque, de casualidad, giró su rostro hacia la puerta para ver salir al otro y pedirle kétchup. Fue entonces cuando vio fugazmente los nudillos ensangrentados. De dos zancadas se plantó frente a la puerta y ésta quedó bloqueada por su gran anatomía. Al albino solo le quedaba retroceder hacia la cocina pero igualmente no le serviría de nada.

-Ey, ¿qué te has hecho en las ma-…?- en ese momento sus ojos azules se posaron sobre el rostro magullado y ensangrentado de Gilbert. Entonces lo entendió todo: no estaba enfadado con él, solo estaba dolorido.- ¿Quién coño te ha hecho esto? ¿En qué clase de pelea te has metido para acabar así de hecho mierda? Joder Gilbert no te pongas a hacerme la maldita cena con toda la cara sangrando.

Podía sonar a reproche egoísta del tipo “no es nada higiénico cocinar así”, pero en su cara (sobre todo en la seriedad de sus ojos) se notaba que Zack estaba sinceramente preocupado. Quizás era porque había mucha sangre pero las heridas de Gil parecían más graves de lo que en realidad eran. Y había tratado de ocultarlas… Zack creía entender el porqué, al fin y al cabo a él tampoco le gustaba mostrarse vulnerable ante otros. Pero Gilbert era “de los suyos”. Y todo lo que afectara a “los suyos” afectaba a Zack.

-¿Dónde tienes el botiquín? Tienes que curarte esos cortes.- su tono dejaba bastante claro que no admitiría réplicas.


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Visita en la turbia noche (Priv.) [+18]

Mensaje por Gilbert Weber el Vie Jun 01, 2012 4:15 pm

Cuando estuvo a un paso de cruzar el marco de la puerta, para sus adentros, comenzó a dar gracias a todas las divinidades conocidas porque hubiera engatusado aquel sándwich al contrario lo suficiente para permitirle aquella vía de escape. Por desgracia, su camino, el único lugar por el que salir sin tener que forzar su cuerpo (pues siempre podía saltar la barra americana, sin variar mucho el resultado), fue bloqueado por el corpulento cuerpo de Zack, quien primo se percató en sus manos antes de en su rostro. Rostro que al verlo, ni pudo terminar de formular su pregunta sobre sus manos.
Gilbert no miraba de frente al peliazul, sino que mantenía su rostro ligeramente desviado a un lado a pesar de devolverle la mirada de vez en cuando. No le gustaba que lo vieran débil y vulnerable, no con todo lo que cargaba sobre sus hombros pese a que nadie lo viera. El alquiler del apartamento, el hospital de su hermano, a su hermano, los estudios,… No, verse débil y que le vieran débil no le hacia bien.
-Unos imbeciles... –respondió sin muchas ganas pero notándose en su ocasional acento alemán la rabia que les tenía en esos momentos. Se apartó de encima la capucha de la sudadera de su cabeza. -Yo no hice nada – se excusó y le miró, ahora sí, de frente y a los ojos. –Me iba a ir cuando se me echaron encima… Tsk, no quería que me vieras, estúpido… -murmuró esto último, volviendo a apartar la mirada a un lado pero esta vez apretando sus labios un poco molesto (aunque en verdad lo fingía) por aquel reproche. –No tendrías que quejarte. Por una vez que te hago algo vas y me lo reprochas así... Dosel –lo llamó tonto en alemán sin dejar de disimular estar un tanto molesto por aquello dicho. En verdad, con aquel rostro, lo cansado que estaba y lo que le dolía aquello le era fácil disimularlo.
-Pues… -mira a uno y otro lado con la mirada. –Creo tener algo en el baño, en los cajones seguramente –le indica, Zack estaba decidido a atenderlo. No tenia mucho, algo de alcohol para curar, betadine, puede que alguna pomada y ha saber que mas podía haber por esos cajones. Entonces, tras decir aquello, posando una mano sobre el pecho del contrario lo empujó suavemente para hacerlo a un lado. –Quiero echarme, estoy reventado... –comentó mientras se dirigía recto hacia el sofá, en el cual se tumbó con sudadera y pantalones calados. Era alguna. Eso se secaría. Y si quedaba olor… pues bueno, ya había tenido que lavar las fundas de éste, así que no le importaría hacerlo otra vez.
-Aaaaah… -suspiró placentero por la comodidad nada mas echarse a lo largo, y entonces, al escuchar unos intermitentes gemidos que salían de la televisión, miró a esta entreabriendo un ojo. - Para que luego diga que no piensa siempre en lo mismo… -dijo en alto casi para él, pero el mando estaba en la mesilla y pasaba de moverse, y menos de estirarse, para cogerlo y apagar la tele. Volvió a cerrar el ojo al pegarle la luz de cara, teniendo una pierna fuera del sofá.


Spoiler:

Fotos; Gilbert y Aaron Weber
http://24.media.tumblr.com/tumblr_m3oqg8SMZ51qgeqf6o1_500.jpg
http://images5.fanpop.com/image/photos/25600000/Prussia-and-Germany-hetalia-prussia-25654973-800-800.jpg






-RELACIONES- FICHA -
avatar
Gilbert Weber
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 144
Localización : Puede que me encuentres en casa de apuestas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Visita en la turbia noche (Priv.) [+18]

Mensaje por Zack Fleischer el Sáb Jun 02, 2012 6:46 am

Gilbert no tuvo otra opción que rendirse. Al ver el estado de su rostro cuando el chico se quitó la capucha, Zack se enfadó aún más. Le molestaba que hubiera intentado ocultárselo, aunque no sabía muy bien porqué eso le hacía enfadar.

-¿Qué no querías que te viera? Pues no sé en qué momento pensaste que ese desastre podía pasarme ni remotamente desapercibido.- le reprochó en el mismo tono que él estaba usando. Por alguna razón había terminado por ponerse a la defensiva.- Olvídate del maldito bocadillo, ¿quieres? Deja de hacer el idiota y vete a curarte…

Pero Gil no parecía por la labor. Se dejó apartar pero frunció aún más el ceño. No le gustaba ser ignorado y parecía que el albino iba a ponerle todo su empeño a ese objetivo. Lo vio tirarse pesadamente sobre el sofá, visiblemente agotado y dolorido. Estaba visto que tendría que ser él el que se ocupara del botiquín. Ya estaba registrando en el baño en busca de cualquier cosa que sirviera para aliviar el dolor (Zack no entendía mucho de esas cosas, todo hay que decirlo: él único alcohol que él conocía era el que se le echa a los cubatas) cuando oyó a Gilbert reprocharle por el porno.

-¡Eso y lo otro son cosas totalmente distintas!- gritó mientras leía el prospecto de una pomada (que resultó ser pasta de dientes).- Digamos que el sexo ocupa un ochenta por ciento de mi cerebro. Aún me queda sitio para otras cosas.- añadió en un tono más bajo sin importarle si el albino podía oírle o no.

Finalmente salió del pequeño cuarto cargando vendas, esparadrapo, tiritas, algodón y alcohol desinfectante. Gilbert seguía allí mismo, no se había movido ni un centímetro. Ni si quiera para quitar el porno. “Vaya, sí que está mal” pensó Zack. Se sentó en la alfombra cerca del sofá, con las piernas cruzadas, y extendió las cosas a su alrededor. ¿Por dónde podía empezar? Hizo memoria para recordar qué le hacían a él cuando acababa tan golpeado. Tsuya solía aplicarle esa mierda que escocía tanto… ¡Ah, el alcohol!

-¿Te piensas quedar ahí tumbado? Eso me dificultará las cosas.- se quejó mientras empapaba algo de algodón en alcohol. Se hizo un pequeño silencio antes de que Zack cambiara de tema a algo que le interesaba más.- Ey Gilbert, ¿qué pasó exactamente? Tú no eres tan estúpido como para meterte en una pelea que sabes no puedes ganar. ¿Por qué te atacaron? ¿Te has vuelto a meter en jaleos de dinero?

Zack solo conocía parte de la situación del otro alemán. De hecho lo único que sabía de él era que no tenía más familia que Aaron, su hermano pequeño, y aquello lo sabía de pura casualidad. Los dos chicos se habían cruzado alguna vez en el hospital cuando habían tenido que hospitalizar a Claire por alguna crisis. Al parecer el pequeño Aaron estaba allí de forma indefinida... Y eso suponía mucho dinero. O al menos eso suponía el peliazul, pues nunca se había querido meter. Pero también sabía que Gilbert era especialmente bueno en lo que a trapicheos se refería. De ahí que estuviera casi seguro de que los problemas del chico venían del dinero.

-No tiene sentido que me lo sigas ocultando cuando ya te he pillado.- le advirtió, y sin previo aviso comenzó a limpiar la herida de la ceja del muchacho.


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Visita en la turbia noche (Priv.) [+18]

Mensaje por Gilbert Weber el Sáb Jun 02, 2012 3:05 pm

El descanso poco duró para el albino. Zack volvía, y por el ruido producido al dejar todo lo que traía a su alrededor, entreabrió los ojos. Se encontraba sentado en la alfombra frente a su tendido cuerpo. Dios, se estaba tan bien allí tirado como un muñeco de trapo que no movía ni el mas mínimo músculo. No seria la mejor postura, pero era mejor que seguir manteniendo su cuerpo en pie. El grandillón tomó el alcohol, y mientras parecía preparar la cura, como era de costumbre, escuchó salir de sus labios una queja. Nada raro en él.
-Sí, estoy cansado Zack. –Escuchó como no moverse le complicaría la cura. –Tsk, seguro que te las apañas… -comentó al igual que diría “no es mi problema…”, y volvió a cerrar los ojos, descansándolos de la luz que lo golpeada de pleno. Por un momento ninguno de los dos dijo nada, cada uno parecía estar a lo suyo. Zack a los preparativos y Gil… Bueno, el albino intentaba no pensar en lo ocurrido, cosa que no pudo ser al insistir tanto el otro alemán. –Naaada… -quiso dejar el tema. Sus ojos seguían cerrados, pareciendo dormido. Zack siguió insistiendo. –No me he metido en ningún sitio, ¿vale? –Acabó saltando incomodo, mirándolo a los ojos con una mirada algo rasgada. No quería hablar de ello. No quería que le sermoneara ni nada, y menos él, que siempre andaba de bronca en bronca. No… -Ando bien de pasta… –mintió, notándosele en la mirada al dudar esta.
Zack era uno en los que mas confianza tenia del instituto. Más que confianza… lo que ambos mantenían era una amistad aunque no lo pareciera. Zack sabía sobre él como el que más. Ni siquiera su propio hermano pequeño le conocía tan bien. Gilbert ante Aaron siempre mostraba su mejor lado, dejando los problemas y preocupaciones a un lado. Estas eran como una mochila invisible que solo se la quitaba para ver a su hermano. Una vez salía por las puertas del hospital, esa mochila, esa carga, volvía a sus hombros.
-No te rindes, ¿eh? –hizo un intento de sonreir de medio lado, pero se quedó en un amago al tirarle el corte del labio. –Tendré que aprender a menú-… ¡Ihsss! –aspiró siseante por el repentino escozor en el corte de su ceja. –¡Dios, como escuece! Que dolor… -rasgó con dolor sus ojos, mirando al otro tras aquellos ojos. –Aaah… -suspiró todavía quejoso. –Zack, se que no te gusta avisar, pero… joder… -bromea un tanto a regañadientes mientras el peliazul le limpiaba la herida y se la desinfectaba con el alcohol.
-Lo que pasó, Zack, no fue mas que un ajuste de cuentas… -Empezó a soltar tranquilo, sin mirarle directo. –Espera –le pidió, remarcando la indicación con un gesto de su mano. Se sentó en el sofá, doblándose hacia delante lo suficiente como para apoyar sus codos sobre sus rodillas y dejar que el contrario siguiera curándolo. –No aceptaron que ganara limpiamente su dinero a las cartas la pasada noche…, así que cuando me vieron cuando me iba se me echaron encima… Eso es todo. Era tres contra uno, y sabes como soy de bueno en el combate cuerpo a cuerpo… -ironizó, intentando volver a sonreir levemente. Sin embargo, había algo más. Necesitaba recuperar el dinero perdido, pues había logrado doblar e incluso triplicar la cantidad con la que había empezado durante el juego de esta noche, pero por desgracia, la suerte y la avaricia le pudo, yéndose de allí sin un mísero duro.
Las heridas no escocian tanto tras pasar el alcohol un par de veces por estas.


Spoiler:

Fotos; Gilbert y Aaron Weber
http://24.media.tumblr.com/tumblr_m3oqg8SMZ51qgeqf6o1_500.jpg
http://images5.fanpop.com/image/photos/25600000/Prussia-and-Germany-hetalia-prussia-25654973-800-800.jpg






-RELACIONES- FICHA -
avatar
Gilbert Weber
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 144
Localización : Puede que me encuentres en casa de apuestas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Visita en la turbia noche (Priv.) [+18]

Mensaje por Zack Fleischer el Mar Jun 05, 2012 12:04 pm

El gustó el gritito de dolor que Gilbert soltó. Estaba harto de su pasotismo y sus evasivas, pero era obvio que de “eso” no podía pasar. Zack siguió desinfectando su cara sin piedad y algo de torpeza, no porque estuviera nervioso o algo así, simplemente porque era muy poco mañoso para las cosas que requieren tal grado de habilidad. ¡Pero que se atreviera el otro a quejarse! No eran muchos los que podían decir que Zack Fleischer se había preocupado hasta tal punto por ellos.

-Ya sabes que yo soy de pasar a la acción directamente y sin preguntar.- le siguió el juego al otro, y es que había varias maneras de interpretar sus palabras. Aunque su sonrisa pícara descartaba unas cuantas.- Mejor pedir perdón que permiso, ¿verdad?

Pero no era el momento de bromear. Finalmente había conseguido que Gil cediera, y era bastante parecido a lo que se había imaginado. Se la habían jugado. Y a Zack no le jodió tanto saber que habían pegado a su colega como saber que lo habían hecho a traición. Cuando uno jugaba a las cartas, como cuando apostaba, estaba aceptando un acuerdo. De alguna manera era un pacto, una palabra de hombres… Y eso no debía romperse. Nunca. Esos tipejos no tenían honor y se merecían un buen castigo. Lo tendrían, por supuesto.

-Te pasa por meterte en ese tipo de sitios. Ahí solo va gente de la peor calaña.- iba criticando mientras terminaba de limpiar las heridas de la cara, mucho más fácil ahora que Gil ponía de su parte. Mojó un nuevo algodón.- Dime quiénes fueron, si no sabes sus nombres con su descripción está bien. Voy a ir a recuperar tu dinero ahora mismo, quizás todavía estén por allí. Necesitaré la dirección también.

En el tono del peliazul se veía que iba totalmente en serio. La decisión ya estaba tomada. Tiró los algodones ensangrentados a cualquier parte y le tendió a Gil las vendas y tiritas para que terminara él de curarse.

-¿Cuánto era? Bueno no importa, se lo pienso sacar todo como compensación.- se puso en pie y fue a recoger su ropa, ligeramente menos empapada que antes. Se le veía tan tranquilo que hacía pensar que no se tomaba en serio la pelea que planeaba tener. Aunque sí que lo hacía; él siempre se tomaba en serio cualquier pelea… pero tenía una buena motivación para aquella. Sería… divertido.- Tú puedes quedarte descansando. No creo que tarde mucho en volver de todas formas.


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Visita en la turbia noche (Priv.) [+18]

Mensaje por Gilbert Weber el Jue Jun 07, 2012 2:36 am

Gilbert no era alguien que soltara a la ligera lo que le pasaba, dejaba de pasar o si tenia algún problema. Era alguien que se lo guardaba y afrontaba como mejor supiera y pudieran las cosas. Sin embargo, no era de piedra, y tampoco alguien insociable y desconfiado. Para nada. Eso solo que… pues eso, que no le gustaba que la gente tuviera constancia de su pésima situación; sin padres, a cargo de un hermano menor, un alquiler y un hospital que pagar, que se ganaba un dinero extra con juegos ilegales y trapicheos… Prefería que la gente no supiera nada a que lo conocieran y se tomaran confianzas. Gilbert dejó que con torpeza el contrario siguiera limpiándole y desinfectándole el rostro con aquel algodón bañado en alcohol, aspirando siseante por el escozor alguna que otra vez.

-Zack, me conoces, sabes que tengo que meterme en ese tipo de sitios por Aaron –le recordó. Él a diferencia del albino no tenia que trabajar por su hermana, ni por lo que éste lo hacia. Tenía unos padres y eso era un gran factor, pues le permitía dedicar el tiempo a lo que quisiera. Él menor, por el contrario, mas de una vez había tenido que ir a contra reloj para pagar a la fecha sus deudas. Llevaba una vida de adulto que aun podía quedarle grande, pero se las apañaba.

Escuchó la crítica respecto al tipo de gente que allí iba.

-Entonces tal vez me tendría que extrañar no haberte visto antes –bromeó mirándolo a los ojos. El albino veía al peliazul como a un igual en ciertos aspectos. Se conocian de clase y del hospital, y durante las horas que estuvieron esperando juntos en los pasillos una amistad surgió entre ellos. Una amistad u algo parecido, quien sabe… El caso es que por un desliz acabó una noche con aquel tipo y por si era poco, andaba metido en su banda.

-Tsk, ¿enserio piensas que me fije? Como sino hubiera desplumado a mas de uno… -fugó suave, reprimiendo el gesto de apartar a un lado el rostro tanto por lo que preguntaba como por el escozor que quemaba su cara. El contrario lo miraba, y esa forma de hacerlo le hacia hablar al decirle con esta; “Dímelo, sé que lo sabes”. Por eso suspiró. –Solo me acuerdo de que uno estaba rapado y tenía tatuado el brazo de la muñeca al hombro. El resto eran corrientes. Gente normal… -acabó diciendo. -¿Por qué quieres saber eso? –Abrió un tanto sorprendido los ojos al escucharle que iba a ir a recuperar su dinero, así como que necesitaría la dirección del lugar. Por un momento no supo que decir, el muy jodido iba en serio, incluso le tendió las vendas y demás accesorios que necesitaría el albino para terminar de atenderse.

-¡Oeh! No te he pedido que me ayudes Zack –le dijo en alta voz para que parara de decir esas cosas. –El dinero lo perdí en el juego de esta noche… -Giró el rostro a un lado, manteniéndose sentado en el sofá apoyando sus codos en sus rodillas, dejando sus manos caer inertes en el hueco de sus piernas. -Y a menos que puedas hacer retroceder el tiempo, ahora no puedes ayudarme de ningún modo... –Tragó saliva manteniendo el ceño fruncido fuera del alcance de vista del peliazul. El cortecito de la ceja se cubrió con una capa superficial de sangre. –Así que deja de hacerte el héroe, ¿vale? –Le reprochó volviendo la vista a él. –No todo se arregla a golpes, y no porque intervengas ahora vas hacer que cambie nada… -dijo con cierta molestia refiriéndose a su vida. En su mente los rostros y recuerdos de sus padres en Alemania y de Aaron se veían con total claridad. El albino agachó la cabeza cubriéndose con las manos el rostro. Demasiado contenido dentro de aquel recipiente que iba a explotar, y que por esa razón, acabó por explotar. De sus ocultos ojos acabaron saliendo un par de lágrimas que bajaron por su mejilla.

-Tsk… No sirvo para nada, Zack… -empezó a decir sin dejar de apoyar sus codos de sus rodillas y taparse el rostro con sus manos, agachando el rostro hacia el suelo. -No sé ni porque sigues viniendo aqui...


Spoiler:

Fotos; Gilbert y Aaron Weber
http://24.media.tumblr.com/tumblr_m3oqg8SMZ51qgeqf6o1_500.jpg
http://images5.fanpop.com/image/photos/25600000/Prussia-and-Germany-hetalia-prussia-25654973-800-800.jpg






-RELACIONES- FICHA -
avatar
Gilbert Weber
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 144
Localización : Puede que me encuentres en casa de apuestas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Visita en la turbia noche (Priv.) [+18]

Mensaje por Zack Fleischer el Vie Jun 15, 2012 5:25 am

A Zack no le terminaba de hacer gracia que Gilbert tratara de tomarse todo eso como una broma. No era lo suficientemente sensible como para darse cuenta de que el albino solo quería olvidar ese suceso y pasar página. Pero no le iba a dejar. Porque Zack estaba pensando en lo que le jodería a él que le hicieran algo así. Por alguna razón no le importaba que le putearan a él (solía vengarse casi en el acto) pero sí que se lo hicieran a sus amigos. No sabía en qué momento sus compañeros habían pasado a ser sus “amigos”, tampoco cuando había empezado a sentirse responsable por ellos. ¿No era eso lo que debía hacer un buen líder?

-Calvo con tatuajes, vale.- asintió. Lo encontraría primero a él y luego este hombre amablemente le llevaría junto a los otros capullos. Con las amenazas y los golpes necesarios no sería muy difícil encontrar a alguien tan llamativo. Y en eso estaba pensando cuando Gilbert comenzó a increparle cosas estúpidas.- Ey, ey,- trató de detener su ataque verbal.- no me estoy haciendo el puto héroe. Ganaste ese dinero y te lo robaron, lo acabas de decir…- pero era como hablar contra una pared, el albino estaba extrañamente negativo y pesimista.- ¡Los golpes no lo arreglan todo pero sí esto! Les voy a dar de ostias hasta en el carné de identidad y ya verás como me lo devuelven. Deja de hacerte tú el duro, joder, ni que te fuera a cobrar por ayudarte…

Aquella conversación no iba a ningún lado y ahora Zack empezaba a enfadarse. Gilbert había escondido el rostro entre sus manos en una postura totalmente derrotada. Y entonces lo supo: Gilbert estaba a punto de caer. Jamás lo había visto tan mal, y mira que ya habían pasado momentos duros… Pero Zack podría jurar que el muchacho estaba llorando, e imaginó lo duro que todo debía ser para él como para que mostrara tanta vulnerabilidad. El albino no era ninguna nenaza: no era fuerte pero se las apañaba para sobrevivir y tirar para delante arrastrando a su hermano consigo. Sus palabras, frías y crueles contra sí mismo, eran demasiado. Autocompasión.

Zack no pudo contenerse.

-¿De qué coño vas?- le increpó mientras lo agarraba por el cuello de la empapada sudadera y lo zarandeaba, obligándole a mirarlo. Efectivamente, estaba llorando. Zack sintió la ira crecer en su interior.- ¡No te vengas abajo, joder! Si vuelves a decir algo así te juro que te doy un puñetazo, ¿me oyes?- volvió a zarandearlo.- ¿Por qué mierda no confías en mí? ¡No hace falta que lo lleves todo tú solo! ¡Pide ayuda, coño! ¡Déjame decidir a mí se me sale de los huevos ayudarte o no!- soltó al muchacho porque se dio cuenta de que se estaba calentando y terminaría por golpearlo cuando no tenía ni culpa. ¿De dónde venía toda esa ira? Quizás se debía a que siempre había visto a Gilbert como alguien duro y pensaba que no le ayudaría si no le hablaba así, de forma brusca y chocante. Con Zack no funcionaban las palabras amables ni el consuelo vacío, así que pensaba que con el albino tampoco lo harían.- Se supone que somos amigos, joder.

Esas lágrimas hacían a Weber parecer débil, vulnerable… y Zack no podía negar que ese tipo de cosas siempre le habían excitado. Si el chico fuera simplemente un poco más afeminado seguramente ya le habría saltado encima. Gil podía dar gracias de que la ira estuviera ocupando suficiente espacio en el cerebro del peliazul como para no fijarse en todo esto.

-Dime dónde diablos te robaron el dinero o me iré a averiguarlo por mi cuenta.


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Visita en la turbia noche (Priv.) [+18]

Mensaje por Gilbert Weber el Vie Jun 15, 2012 10:44 am

Gilbert se sentía realmente desgraciado en ese momento. Su vida le estaba pareciendo una puta mierda, y más aun si pensaba en ésta. Su vida no había hecho más que caer y caer mas hondo desde que su padre murió en servicio militar por algo que ni le afectaba. Siempre decía que los defendía, que si estaba en el ejército era para darles un mundo mejor. “Mentiroso…” –pensó el albino mientras lloraba, queriendo no hacerlo a pesar de no poder evitarlo. Apretaba sus dientes con fuerza para, ya no evitar, sino para controlar su propia respiración agitada. Sentía una presión en el pecho por el dolor. “No has hecho nada por nosotros, menti- …” Sus pensamientos fueron irrumpidos por un brusco movimiento que lo hizo incluso ponerse en pie.

El peliazul lo agarraba con fuerza realmente furioso. A Gilbert parecía no importarle lo mas mínimo que le chillara, dejando caer su llorosa mirada a un lado, al suelo. ¿Qué más podía pasar? Después de por todo lo que había tenido que pasar, que aquel gorila le gritara tras la golpiza de la que acababa de venir le importaba tres jodidos pimientos. Éste lo zarandeó al ver que pasaba de él, que quería desconectar de todo. Al parecer le funcionó, hasta que le amenazó con pegarle como volviera a decir algo similar sobre sí mismo. –De-déjame en paz, quieres… -dijo sin ganas, apartando la mirada nuevamente. El albino no tenia ni fuerzas para poner sus manos sobre las del contrario, y menos para apartarlas de su sudadera. Suficiente esfuerzo hacia por mantenerse en pie, aunque mas que nada, era el mayor (en gran parte) quien lo mantenía levantado.

Las palabras del peliazul sobre la confianza en él, su pesada carga personal, la ayuda…fueron dichas con brusquedad, pero era así y no de otra manera, como el pequeño alemán entendía las cosas en esos momentos. El rostro de Gilbert se contrajo un poco más al sentir como, con esa basta forma de hablarle, sus ojos le ardían y se le humedecían más aún. Se mordió el labio inferior con el objetivo de no llorar si se infligía cierto dolor que lo distrajera. El contrario le soltó. Parecía realmente encendido de ira, viéndosele como cuando le tocan las pelotas y se dirige a poner fin a todo de la única forma que sabe. A porrazo limpio.

Al decir aquello último de que eran amigos, Gilbert le miró directo a los ojos, no tardando en insistir el otro en que le dijera el nombre del lugar para intentar traer su dinero de vuelta. El menor abrió la boca, pero no salieron palabras de ellas en el primer momento. Aun se encontraba reacio a decírselo, pero por otra parte quería hacerlo, era su única posibilidad de mejorar lo que tan mal parecía haber acabado. Se quitó las lágrimas de los ojos con la manga de su sudadera, mirándolo. –El bar de “La vieja Banda”, ahí es donde voy… -le acabó confesando en un hilo de voz abatido y totalmente destrozado. Apartó la mirada pillando su frente cobre el hombro contrario. Sus lagrimas, pese a quitárselas de los ojos hace nada, volvieron a salir, comenzando a caer por sus mejillas. –Eres un cabezón… -¡Mira quien hablaba! –Pero eres un buen tío, Zack… Gr-gracias –añadió, no sin dificultad, tragándose lo poco que le quedaba de orgullo tras haberse visto tan débil frente al peliazul. Después de esto había dado a conocer la mayor parte de sus facetas al contrario; la de lujuria, borracho, serio, aburrido, divertido, cariñoso (con su hermano), gran estratega d negocios… y ahora éstas, desganado, apaleado y derrotado.

-Para que te dejen entrar responde si-simplemente; “Cuento y reparto” –le dijo antes de que se pusiera en marcha, dejándole solo en aquel piso, sin su compañía, sin aquel hombro donde apoyarse…


Spoiler:

Fotos; Gilbert y Aaron Weber
http://24.media.tumblr.com/tumblr_m3oqg8SMZ51qgeqf6o1_500.jpg
http://images5.fanpop.com/image/photos/25600000/Prussia-and-Germany-hetalia-prussia-25654973-800-800.jpg






-RELACIONES- FICHA -
avatar
Gilbert Weber
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 144
Localización : Puede que me encuentres en casa de apuestas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Visita en la turbia noche (Priv.) [+18]

Mensaje por Zack Fleischer el Vie Jun 15, 2012 12:15 pm

Le hubiese gustado que Gilbert reaccionara de una forma más violenta y menos pasiva. Habría sido más fácil para él. Pero en cambio Gil seguía mostrándose destrozado y apaleado, sin poder detener sus amargas lágrimas. Ni si quiera hizo nada para lograr que Zack lo soltara. Nunca le había visto así, nunca… Y su ira amenazaba con diluirse, cosa que él no quería que pasara porque, seamos sinceros, ¿cómo reaccionaría entonces? Si Gil hubiese sido Tsuya lo habría abrazado y besado para consolarlo y habría funcionado. Pero, ¿funcionaría eso con Gilbert? El albino no era como Tsuya, era mucho más orgulloso y Zack pensaba que haciendo algo así solo heriría aún más su orgullo. Así que la brusquedad era su única salida.

Lo vio morderse los labios para intentar controlar las lágrimas y fracasar en el intento. Durante unos segundos eternos simplemente se quedó allí parado a la espera de una respuesta. Y la obtuvo, saliéndose una vez más con la suya. Derrotado, Gilbert apoyó su frente contra el hombre del peliazul tanto para sostenerse como para ocultar sus nuevas lágrimas. Antes de darse cuenta los brazos de Zack estaba alzados y preparados para abrazarle. Pero se quedaron en el aire cuando el otro le dio las gracias y el mayor no tuvo otra que sonrojarse levísimamente. No estaba acostumbrado a que le llamaran “buen tipo”, y desde luego no era su intención que el otro le llamara así.

-No tienes porqué darlas, cabezota.- le replicó, apartando la mirada con cierta incomodidad.- Somos un equipo, ¿recuerdas? Hoy por ti, mañana por mí y esas cosas…- al final no pudo contenerse y lo abrazó torpemente, envolviendo con uno de sus brazos la cintura ajena y posando su otra mano sobre los cabellos de Gil.- Recuperaré tu dinero. Estaré de vuelta antes de que te dé tiempo a echarme de menos. Tú túmbate un rato y descansa, duerme un poco, o lo que quieras…

Aún siguió abrazándolo uno rato más después de haber terminado de hablar. Pero su ira se había esfumado y el cuerpo de Gilbert se sentía vulnerable y cálido bajo su tacto. Se dio cuenta de que si no se iba ya no lo haría, y, no sin esfuerzo mental, separó con delicadeza a Gil de sí. Vio su rostro lloroso tan solo un segundo y sintió una incómoda opresión en el pecho. Maldición. Si no se iba ya terminaría consolando al muchacho de una forma no muy ortodoxa.

Le revolvió un poco el pelo, limpió las lágrimas que le caían por una de sus mejillas y se marchó.

~0~

Debían de haber pasado como unas dos horas, quizás más. Zack no estaba seguro. Subía las escaleras hacia el piso de Gilbert de dos en dos. Estaba total y absolutamente empapado por la lluvia y tenía algún que otro moretón y corte, nada serio en realidad. Su ropa, eso sí, era un auténtico desastre. Jadeaba porque había vuelto corriendo después de la pelea, pero la sonrisa en su rostro era de lo más explicativa. Había ganado. Se había salido con la suya. Notaba el agradable peso de su cartera llena a reventar a cada paso que daba, golpeando contra su pierna.

Como cada vez que peleaba (y ganaba) rayaba la euforia. La adrenalina apenas comenzaba a diluirse en su sangre. El sordo dolor de sus músculos sobresforzados era muy agradable. Aun así sacó las llaves del piso de Gilbert y abrió la puerta silenciosamente, tratando de no ser escandaloso (tanto porque eran elevadas horas de la madrugada como porque daba por sentado que el chico estaría durmiendo). Estaba seguro de que el albino se habría tranquilizado ya y sería enormemente feliz de ver su dinero.


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Visita en la turbia noche (Priv.) [+18]

Mensaje por Gilbert Weber el Vie Jun 15, 2012 4:38 pm

En otro momento le hubiera respondido de coña que no se flipara tanto. Eso de que volvería antes de que tuviera tiempo de echarle de menos estaba de mas, pues sonaba a la típica escena de telenovela en la que el marido, joven y apuesto, el mas valiente y honrado de la novela, se va, dejando a la mujer en casa. En esta situación, él era la mujer, y de haber estado con humor suficiente, se hubiera reído de su propia respuesta incluso. Sin embargo, no lo hizo, quedándose ahí en silencio dejando correr las lágrimas mientras el otro lo abrazaba. Hacia tanto que nadie lo abrazaba de esa forma… Tal vez, lo que necesitara era a alguien que lo quisiera de verdad, alguien con quien poder compartir su carga, o al menos, apoyarse y sentirse querido y útil aparte de por su hermano. Asintió con la cabeza levemente ante sus sugerencias de descansar.
Zack olía tan bien, tan masculino… Además, era tan delicado y comprensivo a pesar de su aspecto bruto… ¡¿Pero que decía?! ¡Zack solo era su amigo! Vale, puede que se acostaran una vez (aunque en verdad resultaron ser dos), pero… ¿quién no tiene una noche loca con su “mejor amigo” cuando se está bebido?
Cuando se separaron, o mejor dicho, el peliazul se separó, antes de irse le secó las lagrimas y removió su húmedo cabello, dejándoselo aun mas revuelto de lo que estaba, dejándole solo en aquel apartamento que le pareció enorme entonces. Las distancias, con aquel cuerpo iban a ser eternas de recorrer. Y lo fueron. Gilbert, una vez el contrario cerró la puerta, yéndose sin mirar atrás, caminó hacia la cercana cocina. Abrió el cajón de las medicinas y como le costaba abrir el dichoso tapón, cuando lo logró, las pasillas cayeron por el suelo y la encimera. Lo dejó pasar. Ya las recogería. Se tragó la pastilla para el dolor muscular, que en él, se daba en todas partes. No solo con eso, dejando abierto los cajones en la búsqueda de algo de alcohol para aliviar antes el dolor, eliminándolo temporalmente de su mente, acabó haciéndose con una botella de ron que tenia guardada para algún momento especial. La abrió y fue a servirse un baso, pero nada mas llenar el culo del baso, miró la botella y dio un trago de la botella, tirando parte de aquel liquido por lo malo que estaba. Terminó por dejar la botella, medio vacía, sobre la encimera con aquel baso a casi llenar, y, al ceder al cansancio, acabó por apoyar su espalda contra la pared de la cocina. Quedándose medio dormido, con lo que le pesaba el cuerpo dolorido, se dejó caer, resbalando su espalda por la espalda. Con aquella escena que había montado, el albino parecía que se había enchufado a pastillas y que se había bebido media botella de ron. Con lo peligroso que resultaba mezclar medicamentos y alcohol… Pero es que en verdad parecía que al albino le había dado un subidon o algo al encontrarse ahí tirado, recostado contra la pared, apoyando su cabeza contra la puerta de la nevera.
No había apagado ninguna luz, cerrado o abierto ninguna puerta y menos tocar nada de su sitio. Todo estaba tal y como el peliazul lo había dejado cuando marchó; la luz del salón comedor encendida, las puertas del pasillo sin tocar, nada de ropa tirada por el suelo… todo menos la cocina esta intacto.
El albino se encontraba sobando en aquella postura un tanto incomoda, incluso podría decirse que de mendigo. Tal era el sopor que lo abatió hacia unas dos horas que, en su momento ni se deshizo de sus caladas ropas, las cuales se encontraban húmedas y pegadas al cuerpo del albino, haciendo que la humedad se le pegara al cuerpo enfriándolo.


Spoiler:

Fotos; Gilbert y Aaron Weber
http://24.media.tumblr.com/tumblr_m3oqg8SMZ51qgeqf6o1_500.jpg
http://images5.fanpop.com/image/photos/25600000/Prussia-and-Germany-hetalia-prussia-25654973-800-800.jpg






-RELACIONES- FICHA -
avatar
Gilbert Weber
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 144
Localización : Puede que me encuentres en casa de apuestas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Visita en la turbia noche (Priv.) [+18]

Mensaje por Zack Fleischer el Sáb Jun 16, 2012 10:15 am

Lo primero que llamó su atención fue que las luces estaban encendidas pero pensó que probablemente Gil estaba tan cansado que ni ganas había tenido de levantarse apagadas. Pero, contradictoriamente, Gil no estaba en el sofá, donde lo había dejado. De hecho no se le veía por ningún lado. Vio la puerta de su cuarto cerrada y supuso que se habría acostado. No era así: allí dentro no había nadie. Tampoco en el baño. ¿Dónde diablos se había metido? ¿Acaso había salido de la casa? En su periplo por el pequeño apartamento Zack lo iba mojando y manchando todo, pero igualmente el suelo ya era un desastre. Comenzó a preocuparse al no verlo tampoco al otro lado de la barra americana. Entonces su mirada se posó en el reguero de pastillas y la botella de ron…

-No puede ser.- masculló, con los ojos abiertos como platos.- No puede ser… ¡Gil! ¡Gilbert!- comenzó a llamarlo a gritos, repasando nuevamente la casa a todo correr, con el corazón en un puño. Finalmente, totalmente desesperado ya, lo encontró tirado en el suelo de la cocina, contra el frigorífico. Totalmente inmóvil.- ¿Gilbert?

Fue como si el tiempo se detuviese. Gilbert tenía los ojos cerrados y no se movía. No se movía ni un ápice. El peliazul dio por sentado que había tratado de suicidarse y, aterrorizado, comprendió que quizás había tenido éxito. La culpabilidad que le atenazó las entrañas en ese momento sería difícil de explicar. No tenía que haberle dejado solo, se decía, tenía que haberse dado cuenta de lo mal que estaba… Pero jamás hubiera imaginado que el albino pudiera estar desesperado hasta ese punto.

Se lanzó de rodillas a sus pies. Las manos le temblaban terriblemente mientras tomaba el rostro del chico para palmearlo.

-Gil… Gil, coño, abre los ojos… Gilbert…- lo llamaba con un hilo de voz.- Gilbert no me hagas esto, responde…


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Visita en la turbia noche (Priv.) [+18]

Mensaje por Gilbert Weber el Dom Jun 17, 2012 5:31 am

El tiempo que estuvo ahí tirado no soñó nada, ni siquiera sabia como diantre ni cuando se había dormido. Morfeo lo había cogido en sus brazos por sorpresa, sintiéndose la madre de bien ahí tirado a pesar de no ser la mejor posición tras haber sido golpeado como un saco de arena, pero la pastilla que se había tomado hacia milagros. Los músculos no le dolían, y la cabeza no le daba tanta guerra. Estaba dormido, si, pero aun así, se sentía mejor que cuando llegó al piso.
Unas palmaditas en su mejilla acabaron sacándole del sueño en el que tan profundamente se había hundido. Entonces, sin abrir los ojos, fue consciente de que una voz lo llamaba en un hilo de voz, acojonado. Le costó reconocer aquella voz tan familiar, pensando en primera instancia que quien lo llamaba era Aaron, pero la voz era demasiado grabe en comparación. –Mmmg… -Sus ojos se apretaron con fuerza antes de empezar a abrirse lenta y costosamente, haciendo una desorientada barrida al lugar con su borrosa mirada hasta que dio con el peliazul frente a él. – ¿Que haces con esa cara…? –le preguntó en una perezosa y cansada voz suave. –No te queda para nada bien, ya la estás cambiado… -agregó del mismo modo, haciendo un amago de esbozar una media sonrisa irónica mientras se llevaba una de sus manos hacia un costado de su cabeza, despeinándose mas si era posible. Parecía haberse recuperado de aquel bajón al que había sucumbido unas horas antes. Al verle al otro tan cerca aun con esa cara de agobio, o al menos en esa mirada de azules ojos que le recordaban a Alois, llevó ambas manos hacia los hombros del contrario. –Estoy bien, no se que mierda se te ha pasado por la cabeza para pensar que me quitaría la vida… No seas imbecil, en peores situaciones me he visto… –le dijo sin alzar la voz, suave, y reprochandole ne parte el que se le hubiera pasado eso por la cabeza. Si, parecía que se había recuperado en parte, pues en sus ojos, aunque quisiera reflejar que había asumido la situación, en el fondo seguía encontrándose aquel Gilbert destrozado. Muy en el fondo, encerrado en una cárcel de la que no escaparía otra vez frente a nadie. No señor, una vez ya había sido demasiado penoso como para repetirlo otra vez por gusto.
El albino no se quitaría la vida teniendo a su hermano aun con el. Si él desaparecía de este mundo se quedaría solo, y eso ni él lo había vivido. No quería dejar a su hermano solo en este mundo tan podidamente difícil, no sin antes verlo crecer, ser feliz y tener una vida normal; con sus amigos, sus estudios, su carrera, su novia, su mujer, su trabajo e incluso sus hijos. Si su objetivo en esta vida era que en un futuro pudieran ser una familia como lo eran antes, o al menos que uno de los dos pudiera llegar a conseguir ese objetivo.


Spoiler:

Fotos; Gilbert y Aaron Weber
http://24.media.tumblr.com/tumblr_m3oqg8SMZ51qgeqf6o1_500.jpg
http://images5.fanpop.com/image/photos/25600000/Prussia-and-Germany-hetalia-prussia-25654973-800-800.jpg






-RELACIONES- FICHA -
avatar
Gilbert Weber
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 144
Localización : Puede que me encuentres en casa de apuestas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Visita en la turbia noche (Priv.) [+18]

Mensaje por Zack Fleischer el Jue Jun 21, 2012 7:35 am

Gilbert reaccionó a los golpes en sus mejillas abriendo poco a poco los ojos. Zack se quedó como un imbécil mirándole mientras se repetía una y otra vez: “está vivo, está vivo, está vivo…”. Fue como si le quitaran un enorme peso de las espaldas; de repente podía respirar otra vez con normalidad. Podía hasta enfadarse.

-Me cago en la puta Gilbert, ¿de quién crees que es la culpa de que ponga esta cara?- se quejó con el ceño fruncido, pero había cierto alivio indisimulable en su voz. Lo tomó de las muñecas cuando él puso sus manos sobre los amplios hombros del peliazul.- No me vuelvas a hacer esto, ¿de acuerdo? ¿Cómo diablos quieres que no piense mal cuando me encuentro un montón de pastillas esparcidas por la cocina? Me has quitado cinco años de vida por lo menos, imbécil.

Pero por más que alzara el tono para quejarse y recriminarle, por más que quisiera estar enfadado con él, al final el alivio de ver que estaba bien le podía. Tiró de sus manos para acercarlo así y lo abrazó con fuerza. Fue tan solo un instante (el tiempo de darse cuenta de lo increíblemente nenaza que era ese gesto) y rápidamente lo soltó y se puso en pie. Solo entonces se dio cuenta de que sus ropas estaban empapadas y había mojado todo el suelo del piso… y de que seguía teniendo algo pesado en su bolsillo. Sacó su cartera y extrajo un considerable fajo de billetes, tendiéndoselos.

-Toma idiota, tu dinero.- le dijo con tono seco, algo torpe. Se sentía muy estúpido por una reacción tan exagerada como la que había tenido.- Puedes estar tranquilo: dudo que vuelvan a acercarse a ti nunca. Y dudo aún más que vayan a volver a jugar a las cartas en un tiempo...

Spoiler:
U: me ha salido extrañamente corto para lo que es normal en mí o.ó


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Visita en la turbia noche (Priv.) [+18]

Mensaje por Gilbert Weber el Sáb Jun 23, 2012 2:51 am

Miró al lado un tanto confuso cuando mencionó aquello de las pastillas esparcidas por la cocina. Ni se acordaba de que el tapó salio despedido junto a las pastillas. Enserio, esos paquetes no deberían estar tan jodidamente duros. Luego, gente tan histérica y nerviosa como el peliazul se imaginaba cosas raras y… Bueno, eso era lo que todo el mundo pensaría, pero el albino alemán estaba aun un poco ido, adormilado y atontado por el sopor que lo había abordado.
-Ya looo... –empezo a decir suave, siendo despertado en gran parte por aquel abrazo que el contrario le dio, acercándoselo hacia sí. Iba a disculparse por aquel malentendido que tanto había preocupado y asustado al peliazul, pero ya no. –Si bueno…, ya Zack, quita –se lo apartó de encima una vez se separó tan rápido como se le enganchó. Gilbert aun recordaba el humillante momento en el que se había derrumbada frente al grandullón, y no quería repetirlo. Aun estaba todo muy reciente como para poder olvidarlo, aunque era eso lo que parecía hacer el “menor”, hacer como si ese momento no hubiera pasado nunca. Borrón y cuenta nueva.
Poniéndose “bien” su ropa todavía hay sentado contra la nevera, vio levantarse al peliazul, quien buscaba y sacaba algo de su bolsillo. Al dárselo, Gil lo miró desde abajo y al ver su dinero de vuelta sonrió feliz y agradecido, mirando esos azules ojos contrarios en vez del dinero, el cual lo cogió al aire cuando caía a sus piernas. Mirando éste entre sus manos un instante, poniéndose en pie con torpeza y con ayuda de la nevera, escuchaba al contrario. Una taimada sonrisa apareció en su rostro. -¿Sabes…? Por un momento te había imaginado jugando, pero dudo que sepas siquiera jugar a las cartas –rió burlón. La imagen del peliazul en una mesa junto a otros chicos más bien parecidos a Gilbert en tamaño, maculo y fuerza, así como con las cartas frente a su cara, mirando sospechoso a uno y otro jugador. Si, tenía su gracia. Entonces, una vez de pie y con la vista mas clara, se fijo en que el otro chorreaba, viendo también el rastro de agua y barro sobre el suelo. –Tío… eres un guarro. ¿Me has visto con pinta de “chacha”? –le preguntó ligeramente molesto por el motivo de ensuciar el otro su casa, acercándose al contrario, dejando el dinero sobre la encimera al apoyarse en esta un momento. –Gr-gracias –acabó susurrando al dejar caer su cuerpo sobre el pecho ajeno. Gilbert era un tanto raro cuando le entraba el punto, pero un buen chico a fin de cuentas. Hundido su rostro en aquella mojada ropa del contrario se mordió el labio. Joder, aun no se le había ido del todo aquella sensiblera. –Estas empapado… y tengo frío… -comentó sin moverse de ahí, un tanto mimoso aunque lo dijera con cierta fingida molestia en su voz. Sus brazos se agarraban a la ropa del otro, por los hombros.


Spoiler:

Fotos; Gilbert y Aaron Weber
http://24.media.tumblr.com/tumblr_m3oqg8SMZ51qgeqf6o1_500.jpg
http://images5.fanpop.com/image/photos/25600000/Prussia-and-Germany-hetalia-prussia-25654973-800-800.jpg






-RELACIONES- FICHA -
avatar
Gilbert Weber
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 144
Localización : Puede que me encuentres en casa de apuestas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Visita en la turbia noche (Priv.) [+18]

Mensaje por Zack Fleischer el Jue Ago 09, 2012 3:35 am

Spoiler:
U: Lo sientooooooooooooooo ;___; Una terrible desgana me poseyó y aquí estoy, casi un mes después T_T Ojalá no sea demasiado tarde y aún leas esto y quieras continuarlo!

La sonrisa que mostró Gil en ese momento, al ver el dinero, fue la única recompensa que Zack necesitaba. Aunque aquella forma de pensar fuera muy nenaza. Pero lo cierto era que, aunque el albino estaba muy violable cuando lloraba (Zack tenía debilidad por ese tipo de cosas), estaba mucho más guapo cuando sonreía. Zack se sintió estúpidamente bien y hasta el susto de antes se le pasó. No obstante seguía teniendo una fachada que mantener, así que se hizo el ofendido por las palabras ajenas.

-De nada, ¿eh? Para que lo sepas jugar a las cartas es una pérdida de tiempo. Y mejor no te digo lo que pienso de ti vestido como una “chacha”.- la sonrisilla pervertida de rigor no tardó en aparecer, pero se diluyó rápido en su rostro.- No tengo más ropa y pensé que si entraba a tu casa desnudo lo mismo me tirabas el televisor a la cabeza. Ya deja de quejar-…- pero fue el peliazul el que dejó de quejarse cuando escuchó el murmullo de Gil y de pronto lo tuvo sobre sí. Se quedó como un idiota con las manos en alto, sin saber qué hacer con ellas. ¿Debía abrazarlo de nuevo? ¿Pero no le había dicho el albino antes que lo soltara? ¿Qué diablos…?- Pues a mí qué me cuentas, eres tú el que se está pegando a mi ropa empapada…

Gilbert se veía tan vulnerable en esos momentos que despertaba cierto deseo en el peliazul. Realmente la única forma que Zack conocía de consolar a alguien era con el sexo (las demás eran demasiado sutiles para alguien como él). Mas no quería recurrir a eso (aunque le hubiese encantado) por temor a que Gilbert pensara que se aprovechaba de él. “Maldición, pero es que me lo pone muy difícil siendo tan jodidamente tierno…”. Eso le pasaba por juntarse con tsunderes.

-Deberíamos tomar una ducha para entrar en calor, ¿no crees?- sugirió por decir algo y romper aquella incómoda situación. En realidad estaba pensando en tomar una ducha separados, uno después del otro, pero sus palabras podían ser malinterpretadas. En cualquier caso Zack necesitaba espacio para poner sus prioridades en orden (“amistad sobre sexo, amistad sobre sexo…”) y un poco de agua fría no le sentaría mal.


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Visita en la turbia noche (Priv.) [+18]

Mensaje por Gilbert Weber el Jue Ago 30, 2012 3:27 am

Gilber olía el olor de la ropa del contrario, húmeda y fría. No entendía por qué se le había echado en cima a Zack, pero le resultó reconfortante pese a su fingida molestia aquel simple gesto de acercarse a él y pegar su frente en su hombro, sosteniéndose a su ropa. El silencio entre ambos en aquel momento fue algo que también agradeció. Una de las cosas que le gustaba a aquel albino era sorprender e incluso “desarmar” al contrario dejándole sin saber que hacer o decir. En este momento no lo había hecho a propósito, pero al percatarse de ello, no pudo contener un pequeña sonrisita mientras mantenía su rostro pegado al hombro del grandullón.
Ante la propuesta de Zack, quien rompió el silencio, Gil alzó un poco los ojos para mirarlo, manteniendo una expresión entre fingida molestia y una sincera tranquilidad y paz. Al verlo tan cerca, sin darse cuenta, sus mejillas se habían tornado rojizas. No sabia que era lo que tenia aquel estupido en aquel momento, pero fuera lo que fuera, no debía de pasar nada. “Ya pasó una vez, no puede pasar de nuevo…” pensó al mirarlo sin contener aquel rubor.
En verdad habían compartido sus cuerpos en dos ocasiones, aunque el albino solo recordara la vez en la que estaba más sobrio. La primera vez estaba tan borracho que ni recordaba como había llegado a su casa, pero supuso que alguien le habría llamado un taxi o algo parecido. No se preguntó mucho respecto aquella noche de la que no recordaba nada.
-Por esta vez te doy la razón, pero no te acostumbres a que te la dé –comentó y se separó de él con lentitud, como si no quisiera hacerlo. Se apoyo con ambas manos y de cara al peliazul contra la encimera de la cocina. Un ruido bajo su pie captó su atención, por lo que miró abajo y luego a Zack. –Prepara la ducha, yo recogeré esto –se refirió al estropicio de las pastillas que estaban esparcidas por el suelo y la botella de alcohol que se había acabado derramando por el fregadero.
Gilbert en ningún momento había pensado que se ducharía con Zack. En verdad, cuando le había mandado preparar la ducha, pese a no decirlo, se refería a que la preparara para él. Daba por hecho de que aquel salvador de su dinero lo entendería, al fin de cuentas estaba en su casa y el albino era quien mandaba, y por tanto quien se ducharía antes.
-Vamos, no te quedes ahí que tengo frío –le apremió mientras empezaba a arrodillarse y a recoger pastilla por pastilla para meterlas en su botecito, al menos las que no estaban pisadas ni manchadas por el barro y agua que había traído consigo el contrario.
Ni se fijó si aquella respuesta tan despreocupada (que podía entenderse perfectamente como que iban a ducharse juntos) le había echo poner alguna cara a Zack. Gilbert procuraba no mirarlo demasiado desde que se había separado. Se sentía demasiado en deuda con Zack, y hasta lo veía de diferente manera (podría decirse su héroe) al haberlo ayudado con su dinero y haberse preocupado por él dinero aparte.
De fondo seguía escuchándose los gemidos y jadeos de placer procedentes de la tele, así como el rápido e intermitente chapoteo y el chocar de los cuerpos. Aun no había apagado la televisión y seguían echando mas series porno a esas altas horas de la noche. No estaba muy alto, y ni tan siquiera estaba a mitad de volumen, pero cuando se estaba en un considerable silencio, a la televisión le daba por dejar oír aquellos obscenos gemidos. Gilbert apagaría la tele una vez terminara de recoger las pastillas y se marcharía al baño a tomar su ducha, pensando que Zack estaría allí preparando el agua. Aun vestido mientras el se había despojado de su húmeda sudadera, dejando ver en su cuerpo algún que otro moretón grisáceo por la paliza.
Off; siento la tardanza, en serio U.U Ademas, debo decir que el nueve ya estaba fuera, pues me marche el 8 ;p


Spoiler:

Fotos; Gilbert y Aaron Weber
http://24.media.tumblr.com/tumblr_m3oqg8SMZ51qgeqf6o1_500.jpg
http://images5.fanpop.com/image/photos/25600000/Prussia-and-Germany-hetalia-prussia-25654973-800-800.jpg






-RELACIONES- FICHA -
avatar
Gilbert Weber
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 144
Localización : Puede que me encuentres en casa de apuestas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Visita en la turbia noche (Priv.) [+18]

Mensaje por Zack Fleischer el Jue Ago 30, 2012 5:20 am

Cuando Gilbert alzó la mirada y Zack vio el sonrojo de sus mejillas se le hizo un nudo en la garganta. Una parte de él quiso alejarlo de sí y la otra besarlo. “Maldita sea deja de tentarme así…” masculló para sí, mas sabía que Gil no lo hacía a posta… Desgraciadamente. Al final fue el albino quien se separó no sin antes aceptar lo de la ducha. Zack asintió, un tanto despistado y aun asimilando lo sexy que se veía ese chico avergonzado. Las únicas veces que lo había visto así antes había demasiado alcohol de por medio y sus recuerdos no eran muy claros. Pero no debía pensar en eso.

-Ya voy, ya voy. Que mandón te has puesto de golpe.- replicó con tono de fastidio, fingiendo que allí no había pasado nada.

Gil se puso a recoger el desastre que era su cocina y el peliazul se fue hacia el cuarto de baño (embarrándolo todo a su paso). Era una estancia pequeña pero tenía bañera en lugar de pie de ducha. Al ver aquello el alemán dudó. ¿Cuándo le había dicho que preparara la ducha se refería a la bañera? Porque si no era así, ¿cómo se preparaba una ducha? Se encogió de hombros y terminó por colocar el tapón y abrir los grifos hasta que consiguió que el agua saliera a una temperatura adecuada. Si prefería ducharse que vaciara la bañera y punto (Zack estaba especialmente orgulloso por esta forma de solucionar el problema). Vio por allí un bote de sales de baño y decidió echarle al agua para que salieran burbujas, así sería mucho más agradable, ¿no? El sonido del agua correr amortiguaba los que venían de la salita, pero solo hasta que la bañera estuvo llena y Zack cerró los grifos. Mientras colocaba sobre el lavabo las toallas que iban a usar le llegaron los gemidos. Trató de ignorarlos, de verdad que lo hizo, pero no funcionó muy bien: no podía evitar imaginar que era Gil quien gemía así.

-Dios… ¿Por qué no me das un descanso?- preguntó con amargura a su entrepierna, la cual empezaba a despertar un tanto. Si Gil lo veía así lo patearía seguro, así que no se le ocurrió idea mejor que meterse él primero en la bañera. Para cuando el chico apareció por el baño, medio desnudo, a Zack solo le quedaban los pantalones.- C-creía que las leyes de cortesía te obligaban a dejar al invitado ir primero…- fue lo primero que le vino a la cabeza mientras rezaba porque Gil no notara su pequeño (y cada vez menos “pequeño”) problema.

Claro que la visión del torso desnudo del albino no ayudaba para nada. Ni si quiera los moratones incipientes le restaban belleza a su piel y su torso firme, masculino. Solo entonces notó que ya no se escuchaba la tele. Pero ya daba igual: el propio Gil era un estímulo más poderoso en sí mismo. Llegados a ese punto tenía dos opciones: o echaba al chico del baño o se iba a él. Y más valía que eligiera rápido.

Spoiler:
U: Mea culpa entonces, ha sido cosa del destino xDD


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Visita en la turbia noche (Priv.) [+18]

Mensaje por Gilbert Weber el Jue Ago 30, 2012 6:37 am

Gilbert apareció en aquel baño, con la sudadera en su mano. Al ver a Zack allí, sin el agua corriendo del grifo, el albino lo escaneo de arriba abajo con una rápida mirada, viéndolo que mantenía simplemente los pantalones. Y a saber si utilizaba calzoncillos aquel salido.
En otro momento le hubiera dado igual tener a Zack en calzoncillos por la casa. Bueno, en verdad no, pero que de haberlo visto como estaba ahora en otro momento en el que él mismo estuviera mas normal, mas estable, no hubiera sentido aquel pequeño cosquilleo en su vientre. En todo caso le hubiera tirado la sudadera y ordenado que se largara que se bañaba él primero. Eso o se retiraba sin hacer nada, no sin antes soltar algún comentario (de broma) como; “Voy a empezar a cobrarte. Ya era hora de que te lavaras. Ni se te ocurra pajearte o te la corto y uso tu polla de grifo…”
-Puede…, pero tu te quedas lejos de ser mi invitado, ocupa –le dijo, sonriendo de medio lado al llamarlo aquello ultimo, dejando de fijarse en los músculos del grandullón. Y no fallaba al llamarlo así, “ocupa”. ¿Cuántas veces se había quedado a dormir, había venido a gorronear de su comida, había ido a estar simplemente en casa y más? No pagaba nada, y sin embargo se pasaba siempre que quería a la hora que quería. En fin… pero Gilbert lo consentía. No tenía visitas, y las apariciones de Zack por esa casa la llenaban. Pero sssssh.
Dicho aquello dejo caer la sudadera al suelo a la vez que comenzaba a avanzar hacia Zack, desabrochándose el pantalón y deshaciéndose de él, dejándolo tira en el suelo, cerca de la bañera. En calzoncillos, miró al contrario, no pasándole desapercibido el volumen de su entrepierna. “¿Siempre es así?” se preguntó, y al pensar esto intentó cambiar el hilo de sus pensamientos y contener el calentón que teñiría sus mejillas y comenzaría a calentar su cuerpo al recordar la anterior vez con él, lo bien que se sintió con Alois hacia unas noches y lo a gusto que se había sentido pegado a él sin necesidad de abrazo.
-Oeh, me vas a llamar rata pero… no quiero que la factura del agua suba –dijo un poco cortado, mirándolo de reojo pues su rostro miraba a otro lado ligeramente. Un suave color rojizo tenía sus mejillas. Había intentado cambiar de tema en su mente, pero solo para pasarlo a hacerlo verbalmente lo que quería. A Zack. Al menos en aquel momento. –Así que… no te queda otra que bañarte conmigo o dormir en el suelo si piensas quedarte –intentaba parecer normal, tranquilo cuando hablaba, pero su rostro le delataba, pues no era alguien que acostumbrara a invitar a hombres a bañarse con él, y menos a alguien como Zack. Mejor dicho, a Zack.
Con eso dicho, aun frente a Zack, de espaldas a él, se comenzó a deslizar sus boxers hacia abajo, sacando una pierna y luego la otra para meterse en la bañera. Su miembro empezaba a despertarse pese a los esfuerzos de Gilbert de evitarlo mientras se desnudaba, y ahora mas, pues el calor del agua, el olor de las sales y las vistas del peliazul aun allí no ayudaban. Al menos la espuma ocultaba su parte del cuerpo sumergido…
Off; no se me ocurrió mucho :S


Spoiler:

Fotos; Gilbert y Aaron Weber
http://24.media.tumblr.com/tumblr_m3oqg8SMZ51qgeqf6o1_500.jpg
http://images5.fanpop.com/image/photos/25600000/Prussia-and-Germany-hetalia-prussia-25654973-800-800.jpg






-RELACIONES- FICHA -
avatar
Gilbert Weber
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 144
Localización : Puede que me encuentres en casa de apuestas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Visita en la turbia noche (Priv.) [+18]

Mensaje por Zack Fleischer el Jue Ago 30, 2012 8:38 am

No se le había ocurrido la tercera opción, pero le parecía mucho mejor que las otras dos: bañarse juntos. Gilbert era un genio. Zack aún estaba rumiando que le hubiese llamado ocupa (incluso que no le hubiese golpeado por ir medio desnudo) cuando el albino comenzó a quitarse los pantalones. Para cuando hizo la proposición el peliazul estaba bastante concentrado en comérselo con los ojos y controlar su propio deseo, cosas que eran mutuamente excluyentes. Pero le gustaban los retos. En cualquier caso Zack no se atrevió a pedirle que le repitiera la oferta por si había escuchado mal y su fantasía se iba al garete.

-No eres un rata, es totalmente comprensible.- no, no lo era. No cuando había atracción física entre ellos. No cuando Zack Fleischer era una de las personas implicadas. Trató de recordar como hasta hace unos minutos se decía que no tocaría a Gilbert en aquel estado tan vulnerable… Pero su hilo argumental se perdió junto a los calzoncillos del albino, curvadas piernas hacia abajo. “No le digas que tiene un muy buen culo, no se lo digas…”.- Hay que ahorrar agua, es por el bien del planeta.

Esa tonta excusa le valía. A Zack le pareció ver alguna que otra marca sobre la piel del chico, demasiado pequeñas para ser golpes. Más bien parecían… ¿chupetones? “Vaya, vaya, parece que el pequeño Gilbert no solo se divierte conmigo~” pensó pícaramente, y los pocos remilgos que le quedaban se desvanecieron. Aquella magnífica visión del trasero del albino, junto con la actual dentro de la bañera con las sabias burbujas cubriendo sus vergüenzas, fueron el impulso que el pene de Zack necesitaba para alzarse ya de manera indisimulable. No se había dado cuenta de que el otro alemán tenía un problema semejante. Y bien, ¿ahora cómo se metía en la bañera sin que Gil lo notara?

Zack terminó de desabrocharse los pantalones y los bajó. Había llegado a la conclusión de que era imposible hacerlo sin que lo viera, así que afrontaría las consecuencias. Sí que llevaba ropa interior, pero ésta duró poco en su cuerpo, y cuando desapareció éste quedó totalmente expuesto por unos instantes. Alto, fuerte y bien proporcionado, Zack hubiera parecido modelo de revista de no ser por la cicatriz que le cruzaba el torso desde los pectorales hasta el vientre.

-Muévete un poco o no vamos a caber.- era algo complicado dado el tamaño del peliazul, así que para cuando estuvo dentro había mucho roce de piernas bajo el agua. Terminó por plantar los pies a los flancos del albino y reclinarse sobre el borde de la bañera.- Joder, está de puta madre… Y yo que pensaba que los baños de burbujas eran una mariconada, jajaja.

Nada dijo sobre su erección, de hecho trató de fingir que allí no pasaba nada e incluso tocar el cuerpo de Gil lo menos posible. Cuando estaba cachondo no pensaba con claridad, y si Gilbert le daba la más mínima posibilidad acabaría saltando sobre él… Cosa que no debía hacer. No esa noche.


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Visita en la turbia noche (Priv.) [+18]

Mensaje por Gilbert Weber el Jue Ago 30, 2012 11:16 am

Lo miró despojarse de su ropa, recorriendo sus ojos aquel pecho por aquella gran cicatriz. Como para no hacerlo, era algo que no podía pasar desapercibido, y menos encontrándose en aquel cuerpo tan grande, fuerte y perfecto. Tenía el rostro a la altura de su polla, pero antes de que se quitara los calzoncillos desvió la mirada hacia el agua de entre sus piernas, no viendo más que la capa de espuma flotando sobre esta. Al pedirle que se moviera, Gilbert accedió a cooperar.
Las piernas de Zack se situaron a cada uno de los lados del albino, quien ahora tenía que tener las piernas flexionadas y no cómodamente estiradas, pero ahora tenia al grandullón tras él. Siempre se perdía algo para conseguir otra cosa. Gilbert se mojó un poco el pecho y brazos, escuchando aquel comentario del contrario que le hizo mirarlo de reojo antes de ocurrírsele que se estaría mejor recostarse sobre aquel pecho firme.

-No debería sorprenderte que te equivocaras… -le picó como si nada al mirarle de reojo, aunque con aquel ligero sonrojo aun tiñendo sus mejillas. Sonrojo que atribuiría a el calorcito del agua y no a estar bañándose con su mejor amigo (pues si, era el único en quien confiaba), jefe e igual. –Lo tuyo no es pensar que se diga… -prosiguió, no tardando en recostarse hacia atrás, sobre el otro. –Déjame estar así un rato… -le pidió en voz suave y dejando su rostro un ligeramente de medio lado, cerrando los ojos con lentitud, atreviéndose a hacer eso aun sabiendo y conociendo como era Zack. La verdad es que le estaba buscándole aunque lo negara. Quería en el fondo que fuera esa persona que solo pensara en sexo, que tal como el había dicho, era su 80%.

Sus manos se encontraban sobre su propio vientre, al menos una. La otra se encontraba sobre la rodilla que sobresalía del peliazul. No había tenido un contacto tan físico como aquel con Zack desde la anterior vez que follaron. Y la primera que él recuerde. El contacto entre ambos creció desde que Gil se recostara sobre él, notando (sin decir nada) la erección del otro presa entre ambos cuerpos. Ser consciente de cómo estaba aquel gigante no es que ayudara a que su propia erección bajara, no en el punto en el que se encontraba ya.

-Zack… -dijo su nombre en baja voz, aun sin abrir los ojos. ¿Qué era esa sensación que recorría su cuerpo y que le hacia sentir tan bien? La mano que se encontraba sobre la rodilla ajena se aferro con un poquito más de fuerza, mientras que la otra comenzaba a escalar por la pierna contrario y posaba su mano sobre la otra rodilla del peliazul.


Spoiler:

Fotos; Gilbert y Aaron Weber
http://24.media.tumblr.com/tumblr_m3oqg8SMZ51qgeqf6o1_500.jpg
http://images5.fanpop.com/image/photos/25600000/Prussia-and-Germany-hetalia-prussia-25654973-800-800.jpg






-RELACIONES- FICHA -
avatar
Gilbert Weber
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 144
Localización : Puede que me encuentres en casa de apuestas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Visita en la turbia noche (Priv.) [+18]

Mensaje por Zack Fleischer el Jue Ago 30, 2012 11:51 am

-Oe, oe, empiezo a cansarme de la poca confianza que tenéis todos en mi inteligencia.- se quejó, tratando de parecer serio aunque las circunstancias se lo ponía muy difícil. Desde su posición tenía una vista maravillosa del cuello, los hombros y parte de la espalda del albino, tan cerca que habría bastado inclinarse para besar cualquiera de dichas partes y empezar a reclamar ese territorio a quien le hubiera hecho esos viejos chupetones. ¿Es que ya nadie respetaba la propiedad privada? Porque sí, de alguna forma Zack consideraba a todos los miembros de la banda como “suyos”. Incluido Gilbert y su lujuriosamente sexy nuca blanca.- Si soy el jefe deberíais respetarme un poquito m-…

La frase murió a medio porque Gil no le estaba escuchando. O más concretamente porque Gil se había recostado sobre su pecho. Analizándolo con calma aquello suponía tres cosas: uno, ahora veía con facilidad su rostro sonrojado y obviamente necesitado de atención; dos, la piel que antes estaba al alcance de sus labios ahora se presionaba contra su torso de una forma marcadamente erótica; y tres… su polla se estaba rozando de lo lindo con el trasero del albino. La suma de todo esto era una situación tan extremadamente erótica que se convertía para Zack en imposible de obviar. No, no tenía tanto autocontrol. Y Gilbert lo sabía (lo tenía, cuanto menos, que notar) así que lo estaba haciendo a posta. A ver si no como se explicaba que ahora se agarrara a sus rodillas mientras decía su nombre con ese tono tan condenadamente lascivo.

-Gilbert…- tragó saliva con dificultad, el corazón retumbándole con fuerza en el pecho, al compás del de Gil.- Si sigues así no voy a poder contenerme… ¿Estás seguro que quieres esto?

Le decía aquello porque lo consideraba un amigo. Por él había ido a recuperar el dinero, y por él trataría del hacer el esfuerzo de contenerse. Pero tenía que salir de esa bañera ya. Aún estaban a tiempo de solucionarlo todo con una paja rápida (o dos, según calculaba Zack por su nivel de excitación). Era obvio que Gil había tenido un día de perros, las heridas estaban bien visibles. Quizás luego se arrepintiera. Y solo por eso, porque no quería hacerle más daño, Zack se aguantaba las ganas crecientes de follárselo. Tenía que estar seguro de que realmente quería hacerlo y no era otro bajón emocional.

"Esto es lo malo de tener amigos, joder" se quejó amargamente. Con lo fácil que le habría sido tomar la decisión con cualquier otro...


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 285
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Visita en la turbia noche (Priv.) [+18]

Mensaje por Gilbert Weber el Vie Ago 31, 2012 9:11 am

Respiraba en pequeñas y suaves bocanadas de aire con sus labios ligeramente entreabiertos. Pese al corte en su labio y ceja, así como un golpe que le había quedado marcado en el rostro, mostraba una imagen más que tentadora. Y más ahí recostado contra el peliazul, quien estaba lejos de no haberse percatado de la peculiar belleza de Gilbert en aquel momento.

El albino, sin abrir sus ojos y sin soltarse de aquellas rodillas, escuchó las palabras de Zack. Tal vez el contrario volviera a tener razón (como con lo de la ducha –baño-) y no fuera esto más que algo que se le había antojado ahora. Puede que luego se arrepintiera, pero… ¿Acaso no se arrepintió tras follar con Zack “una” vez? ¿Acaso no lo disfrutó y le hizo olvidar sus problemas durante el tiempo que duró? Si, tal vez se arrepintiera, o puede que no, pero la diferencia de este momento a otro es que era él quien quería, y no quien se dejaba arrastrar. Ya fuera capricho, una alternativa para que aquella noche no acabara siendo una mierda o una forma de agradecer a Zack su ayuda y amistad, Gilbert estaba más que emperrado en que quería encontrarse entre esos brazos que lo protegían y que Zack le curara desde dentro.

“Nunca te quejes de tu elección, pues tu la tomaste…” recordó las palabras que su padre le decía de chico.

-No estarías aquí conmigo de no quererlo, Zack… -fue su respuesta, a la que la acompañó un pequeño movimiento de sus caderas, presionando y frotando aquel espécimen que se encontraba entre las piernas del grandullón. Alzó su rostro y comenzó a mordisquear la barbilla de Zack, así como a lamer parte de su cuello. –Estoy mas que seguro… ¿A qué tanta precaución…? –le preguntaba con una voz suave, provocadora y hasta sensual incluso para sí. Con las yemas de una de sus espumosas manos se acarició el pecho, notando sus pezones duros y empitonados. Un rastro de agua con pequeñas burbujitas comenzaron a caer por pecho, de ahí por donde la mano había cruzado, mano que había ido tras su camino, a encontrarse con la nuca del peliazul. Gilbert seguía mirándole desde un par de centímetros por debajo de los ojos contrarios, queriendo besarlo para que dejara de hablar y comenzara ha hacer con él aquella actividad que ocupaba la gran parte de su tiempo y su mente. Sus labios, pese al corte en un lateral, se encontraban entreabiertos, deseando e incitando a los de Zack.
Se sentía como una puta haciendo aquello, aunque al no cobrar, mejor estaría dicho que se sentía como una zorra. Alguien que, por la razón que sea, necesita del “cariño” de otra persona por un rato. ¡Pero oye! Le estaba gustando por el momento. No pasaría nada mientras que no se convirtiera en algo rutinario. ¿Verdad?

Off; Zack es libre de hacer lo que quiera con este desgraciado, XD


Spoiler:

Fotos; Gilbert y Aaron Weber
http://24.media.tumblr.com/tumblr_m3oqg8SMZ51qgeqf6o1_500.jpg
http://images5.fanpop.com/image/photos/25600000/Prussia-and-Germany-hetalia-prussia-25654973-800-800.jpg






-RELACIONES- FICHA -
avatar
Gilbert Weber
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 144
Localización : Puede que me encuentres en casa de apuestas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Visita en la turbia noche (Priv.) [+18]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.