Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Registro del grupo
Ayer a las 5:28 am por Director Dokusei

» Registro del físico
Ayer a las 5:14 am por Director Dokusei

» Civiles — Sociedad
Ayer a las 4:46 am por Director Dokusei

» Políticos —Gobierno
Ayer a las 4:44 am por Director Dokusei

» Policía — Ley
Ayer a las 4:43 am por Director Dokusei

» Pandilleros — Bandas
Ayer a las 4:42 am por Director Dokusei

» Famosos — Idol's
Ayer a las 4:36 am por Director Dokusei

» Instituto Lotto
Ayer a las 3:52 am por Director Dokusei

» Academia Sakuranomori
Ayer a las 3:50 am por Director Dokusei


Doloroso encuentro (Privado)

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ir abajo

default Re: Doloroso encuentro (Privado)

Mensaje por Zack Fleischer el Jue Mar 29, 2012 12:23 pm

Quitarle la cinta a Tsuya había sido un error, y lo supo en cuanto escuchó sus dulces palabras. Algo muy dentro de Zack tembló, como si muriera… y volviera a nacer. No supo identificar qué era esa sensación de opresión en su pecho y tampoco tenía tiempo para analizarla. Pero ver sonreír así al muchacho, con su cara hinchada y su cuerpo expuesto, sangrante y tembloroso, era un duro golpe para él. Lo confundía e inquietaba a la vez. ¡No podía entender que le dijera esas cosas! ¡No podía comprender que quisiera permanecer a su lado aun cuando era culpa de Zack todo lo que había pasado! Tsuya era… Tsuya era simplemente incomprensible para él. Una persona no podía ser tan buena como él, no era normal… Y no sabía cómo sentirse al respecto.

Quiso hacerle entrar en razón, decirle que se dejara de amuletos y huyera de allí antes de que fuera demasiado tarde, pero no tuvo tiempo. Fujimoto comenzó a reír y le encaró. Fueron rodeados antes de que pudiera pensar en una forma de hacer correr a Tsuya, y ahora era del todo imposible. No le gustaba nada cómo miraba Ritsuka al pelirrosa, no podía estar seguro de que él y su cuchillo se fueran a estar quietos mientras él peleaba con Fujimoto.

-¿De verdad lo crees? Pues yo pienso que el que se ha equivocado aquí has sido tú: has hecho enfurecer al tipo equivocado, Fujimoto.- replicó con tono amenazador, buscando provocarle cuanto más mejor. Si quería igualar la balanza, aunque solo fuera un poco, su mejor opción era hacer al otro perder los nervios.- Voy a darte la paliza de tu vida enfrente de tus chicos. Ellos desearán unirse a mí y Ritsuka volverá a mover ese culo de puta que tiene solo para mí. No ha olvidado lo bien que me lo follaba, ¿verdad que no, Rit-chan?- aquella pregunta fue dirigida directamente hacia el susodicho, haciendo que enrojeciera de ira o tal vez de vergüenza, quién sabía…- No solo no vas a tocar a mi chico,- hizo un gesto cubriendo a Tsuya con su cuerpo mientras sonreía socarronamente.- sino que voy a dejarte tan en ridículo que nadie más va a querer dejarte su culo nunca más. Voy a enseñarte que nadie juega con las cosas de Zack Fleischer.

Otro tipejo había dado la señal de comienzo y Zack se puso inmediatamente en guardia, alzando los puños. Dejó que fuera Fujimoto, furioso por sus comentarios, quien diera el primer paso... Precipitado, incontrolado, torpe. Zack lo esquivó por centímetros y le devolvió un golpe en pleno rostro. Fujimoto retrocedió un par de pasos, sorprendido en un principio pero enfureciéndose por instantes. Se lanzó sobre el alemán como una bestia salvaje y los golpes comenzaron a llover. Aquel tipo no era una aficionado como sus hombres: Fujimoto sabía pelear. Sabía artes marciales y eso era un enorme obstáculo para el peliazul, que de no tener unas nociones básicas de kárate habría perdido nada más empezar. Escuchaba a sus hombres vitorear y aplaudir cada vez que era Zack el que encajaba un golpe, y berrear como posesos cuando era al contrario. Zack cometió varios errores al estar pendiente al mismo tiempo de que nadie se abalanzara sobre Tsuya aprovechando que estaba ocupado con Fujimoto. Al menos en principio lo dejaron tranquilo… pero eso no duraría para siempre.

Recibió un duro puñetazo en la cabeza que lo hizo perder el equilibrio y balancearse, a punto de caer al suelo. Fujimoto se detuvo a reírse de él y Zack creyó que decía algo pero un molesto pitido en sus oídos le impedía escucharlo bien. Parpadeó varias veces tratando de aclarar su mente y su visión. Fujimoto tenía una ceja partida, el labio roto y varios futuros moretones por todo el cuerpo. ¿Cuánto tiempo había pasado? ¿Por qué le costaba tanto respirar? ¿Por qué tardaba tanto en dejar todo de dar vueltas?

“Joder… Takawa coño…” pensó mientras bloqueaba el siguiente golpe de Fujimoto y le asestaba un rodillazo en la boca del estómago “…no voy a poder aguantar mucho más”.

La balanza comenzaba a desequilibrarse peligrosamente.


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 283
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Doloroso encuentro (Privado)

Mensaje por Invitado el Miér Mar 28, 2012 6:48 pm

Hubo un pequeño momento de silencio entre el pase final del dinero a Fujimoto, ya que no sólo deseaba tenerlo en su poder, sino que quería contarlo para asegurarse que Zack no le engañase. Aunque Tsuya experimento un inusitado alivio y felicidad de estar en manos del joven peliazul otra vez, no pudo evitar preocuparse por su destino. Su secuestrador tenía la ventaja numérica, y ahora ni siquiera tenían al dinero como escudo, por así decirlo. Eran dos contra la masa, y en esos momentos, realmente sintió temor. Por que ya no era sólo él el que estaba en peligro. Estaban juntos en esto.

Masculló una queja cuando la cinta adhesiva fue retirada con tal rapidez, pero no comentó al respecto, entendiendo la situación. Deseaba decir tanto en ese momento, y aun así al escuchar las palabras de Zack, se quedo mudo. Estaba... ¿Estaba hablando en serio? ¡Lo iban a matar...! Estarían furiosos si llegaba a escaparse de allí, si es que realmente lo lograba. Aun había dos personas a sus espaldas, y él estaba herido, aunque no le impidiera directamente el movimiento, sería fácil frenarle. Pero más que nada... Pensaba en Zack, en las consecuencias que eso acarrearía. Ritsuka tenía aun un cuchillo muy afilado, que había sido capaz de cortar su carne con facilidad ¿Qué no le harían si lo tenían solo, seis contra uno? ¿Iba realmente a abandonar al otro en esa situación, cuando él había venido a rescatarlo perdiendo su premio y poniendo en riesgo su integridad.

Todo su rostro lo decía, no necesitaba usar palabras para expresarlo. Podría ser un idiota por hacer eso, alguien sin una pizca de preservación personal, pero no podía vivir con la culpa. El peso de la culpabilidad que aquello acarrearía lo perseguiría siempre, más si lo peor llegaba a ocurrir para con Zack ¿Y si le golpeaban tanto que lo quebraban? ¿Y si perdía un ojo, o algo así? ¿Y si...? No quiso ni pensar en eso, pero en su mente, aquella posibilidad existía. Y por eso realmente estaba aterrado.

Por eso, en vez de negarse, le sonrió, adolorido, pero con la mayor calidez que pudo conjurar a pesar de todos los pensamientos negativos que atravesaban su mente. De todo el miedo que tenía- S-Soy tu... A-Amuleto de la suerte... T-Tengo que verte pelear, sino... N-No podré darte suerte. - E iba a decir algo más, pero Fujimoto eligió ese momento para reír con alegría. El dinero, al parecer, estaba tal cual como lo quería, completo y entero, a parte de los mil yenes que Zack había quemado.

-¡Muy bien! ¡No mentiste...! Veo que esa puta realmente te importa mucho ¿Eh? -Y hubo una obvia mirada de envidia por parte de Ritsuka, quien empuñó el cuchillo con más violencia- ¡Haz hecho la peor elección de tu vida! -Le avisó, y los secuaces se rieron con él, rodeando a Zack, Tsuya, Ritsuka y Fujimoto en un circulo. Dos adelante y dos atrás. El joven de cabellos rosados se enderezó, y miró con obvio odio a los otros dos, pero no dejo nada al respecto. Era momento de empezar. Uno de los amigotes de Fujimoto elevó su brazo, a parodia de una batalla formal.

-¡Uno! ¡Dos! ¡TRES! ¡COMIENCEN!

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

default Re: Doloroso encuentro (Privado)

Mensaje por Zack Fleischer el Lun Mar 26, 2012 12:28 pm

Zack temió haber fallado en su plan cuando Fujimoto lo insultó la primera vez. Durante unos terribles segundos creyó que no aceptaría el trato y no le devolvería a Tsuya, sacrificando el dinero (su única baza contra él en esos momentos) en el proceso. Pero la codicia de aquel tipo sería su perdición.

El peliazul habría querido suspirar aliviado al ver que Tsuya le sería entregado a través de uno de aquellos secuaces, pero no podía darse el lujo de bajar la guardia lo más mínimo. Se limpió la sangre que le estaba cayendo sobre el labio y escupió un tanto. Había sufrido varios golpes, sobre todo en el rostro (la nariz y el labio sangrando, un ojo camino de amoratarse…), pero eran más llamativos que graves. Aquello solo le había servido como calentamiento al peliazul. Ahora toda su sangre y energías habían migrado a sus músculos, activándolos en todo su potencial junto con sus reflejos. Fujimoto debía pensar que ese era su momento de superioridad, pero la balanza no estaba tan desequilibrada en realidad. El grandísimo problema seguía siendo la diferencia de número.

“Takawa date prisa…”.

En cuanto aquel tipo trajo a Tsuya junto a sí le tendió el dinero, mas no lo soltó hasta asegurarse de que tenía bien agarrado al pelirrosa por el brazo. El cambio fue limpio y rápido, y Zack en un veloz gesto escondió al menor a su espalda por si algún imbécil pretendía tratar de recuperarlo tan pronto. Fujimoto no pareció relajarse hasta que el dinero estuvo en sus manos, pero ahora ya no tenía nada que temer.

-Adelante pues, es lo que he estado esperando desde el principio, cabronazo.- le replicó, dispuesto a luchar. Mas mientras Fujimoto contaba el dinero para asegurarse de que no se la había colado, Zack se volvió rápidamente hacia Tsuya para quitarle cinta adhesiva de los labios. Le hubiese encantado poder desatarle las manos, dedicarle unas palabras de aliento o tan solo suplicarle que le perdonara por haberlo metido en todo aquello, pero tenía ese tiempo. Los pocos segundos que tenían eran para algo más importante.- En cuanto empiece la pelea corre con todas tus fuerzas fuera de aquí y aléjate todo lo posible. Takawa te encontrará. Yo les distraeré mientras.- le explicó en un susurro.

Volvió a encarar a Fujimoto, quien ya se acercaba con una sonrisa de superioridad y un crujir amenazante de nudillos. Ritsuka también se acercó para poder ver la pelea mejor, y por la forma en la que sonreía daba la impresión de que también tenía claro quien iba a ganar. Zack tan solo se fijó en que seguía teniendo el cuchillo en las manos… teñido con la sangre de Tsuya. Sus miradas se cruzaron y Zack lo fulminó con violencia. “No me iré hoy de aquí hasta que haya puesto a esa puta en su lugar” se juró a sí mismo.

Volvió a escupir sangre, ahora a los pies de Fujimoto, unos metros más allá. Dio un paso al frente y abrió y cerró los puños varias veces para calentar sus nudillos. Ya solo tenía ojos para Fujimoto.

-¿Vienes o planeas pasar toda la noche mirándome con cara de estúpido?

La cosa iba a estar muy igualada… Pero Zack no pensaba en los golpes que iba a recibir sino en la mejor forma de detenerlos a todos cuando vieran a Tsuya echar a correr. No estaba preocupado lo más mínimo por su integridad física: Tsuya era lo único importante.


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 283
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Doloroso encuentro (Privado)

Mensaje por Invitado el Dom Mar 25, 2012 7:14 pm

Fujimoto y Ritsuka rieron a viva voz al notar los gritos de Zack, sin poder realmente sentir miedo en esa situación. Tenían demasiado a su favor como para no disfrutar del sufrimiento ajeno, creídos de no poder perder la ventaja enorme que tenían. No había forma... El otro estaba sólo, y había sido tan cabeza dura e imprudente como todos habían creído. Ritsuka se lamió los labios, lleno de placer y anticipación. Así como Fujimoto tendría su turno con Tsuya, a él le tocaría su delicioso turno con Zack, y así tomaría venganza de él por dejarlo, y le demostraría que era un verdadero chico.

Pero su plan tambaleó cuando el otro hizo algo que sin duda no esperaban. Como querían tanto el dinero, jamás imaginó ninguno de los presentes que Zack estaría dispuesto a quemarlo así no más. Ritsuka casi deja caer el cuchillo y todo de la impresión. La cara de Fujimoto no estaba en mejor estado, sin duda- ¡Detente, hijo de puta! ¡Tu no das las ordenes aquí! - Pero si que se quedo callado cuando el primer billete terminó hecho cenizas sin remedio en el suelo. Se hizo un silencio tenso y pesado. Nadie esperaba eso: Ni el jefe del operativo ni los matones que habían estado golpeando a Zack ese tiempo. Tsuya tuvo que admirar de nuevo la entereza de su compañero, pero aun así, temió por él. El dinero era lo que más querían todos... Y si los amenazaba con él, era muy probable que se volviesen más violentos aun.

Y entonces, Fujimoto comenzó a reír. Se le unieron un momento después, un poco confundidos, los otros hombres, mirándolo de soslayo en obvia actitud interrogante- ¿Y qué? ¿Tanto quieres tu a este p*to? ¡Eres tu el idiota! -Le recriminó, pero le hizo una seña a uno de sus subordinados, para que se acercara. Estaba aun demasiado confiado ¿Y qué si deseaba que le entregaran al chico? No cambiaría en nada el hecho que serían seis contra uno, ya que Tsuya estaba atado y muy herido como para pelear contra alguien. Era una cuestión de dilatar lo inevitable, aunque a ellos les convenía. Era mejor quitarle el dinero de una vez a Zack, con tal de no volver a pasar por esa situación otra vez. Una vez lo tuvieran en su poder, podrían reducirlos a ambos como se les antojara.

- Esta bien, hijo de perra, te daremos a tu maldita nena -Confirmó, pasando sin ningún cuidado a Tsuya al matón que acababa de llamar, casi logrando que trastabillara y cayera- ¡Pero nada de cosas raras! Debes darnos el dinero de inmediato, o lo va a pagar en grande tu amigo. Y tiene que estar todo...- Aclaró, viendo con algo de nerviosismo como se efectuaría el pase entre los grupos. Sólo quería tener el dinero seguro para poder encargarse de Zack.

-Ni bien este hecho el cambio... Vamos a tener nuestro duelito, a ver si sigues siendo tan gallito luego de que te ponga en tu lugar -Y claro, ante tales palabras, se ganó el apoyo de sus compañeros. Creía que, luego de los intensos golpes que Zack había tenido que soportar, estaría lo suficientemente debilitado como para que fuera una victoria fácil, y con ella pudiera ganarse el respeto de su banda. Tsuya observó a Zack, tratando de hacerlo reflexionar con la forma en que negaba. No debía perder su premio, no por él. Se lo había ganado justamente y lo merecía.

Lo que ninguno de ellos sabía, claro, era que ya había pasado un muy bueno tiempo desde que todo ese encuentro había comenzado... Y el tiempo, en este caso, era sumamente importante.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

default Re: Doloroso encuentro (Privado)

Mensaje por Zack Fleischer el Jue Mar 22, 2012 3:16 am

Hubiese deseado tener tiempo para explicarle a Fujimoto lo equivocado que estaba. ¿Tsuya moviendo el culo para él, siendo su perra? No, nada de eso. Ellos a penas se conocían, ni si quiera estaba seguro de poder decir que fueran amigos. Tan solo habían compartido unos pocos momentos juntos aquella noche. Puede que Zack deseara al pelirrosa (¿cómo no hacerlo en cualquier caso?) pero el menor no sentía nada de eso por él. La culpa de todo la tenía el alemán por haberle pedido aquel beso: ese había sido el signo que había llevado a Fujimoto a pensar que estaban juntos. ¡Si tan solo no hubiese sido tan egoísta…! ¡Si no lo hubiese llevado aquella noche a verlo correr en su afán por parecer un héroe ante esos ojos dorados!

Pero nada de eso podía cambiar el ahora. No atenderían a razones, no le creerían por mucho que se explicara. Solo le quedaba luchar. Mas ni así parecía ir a poder ayudar a Tsuya. En toda su vida Zack Fleischer no se había sentido tan inútil como durante esa pelea en la que cada golpe era un castigo para el menor. Se escucharon entonces los gritos ahogados de Tsuya y la pelea se detuvo para que esos morbosos que lo enfrentaban pudieran deleitarse con el castigo que la “perra” iba a recibir.

-¡¡NO!!- gritó impotente al ver como Ritsuka, a una orden de Fujimoto, cortaba la piel del menor con un gran cuchillo. Aun en su rabia no le pasó desapercibido el regocijo con el que Ritsuka veía sufrir a Tsuya.- ¡Puta zorra envidiosa, no olvidaré que fue tu mano la que lo hirió!- le gritó furioso, mas enmudeció al ver como Fujimoto le mostraba como sangraba aquella herida.

Tsuya estaba aterrorizado. El esfuerzo que hacía por no dejar escapar sus lágrimas era sobrehumano, y Zack se habría sentido orgulloso de él de no ser por el horror que le producía ver como Fujimoto torturaba sus pezones cruelmente, humillándole frente a todos los presentes. La ira que sentía el alemán no podía ya expresarse con palabras y Fujimoto estaba muy cerca de cumplir su objetivo: hacerle perder la cabeza y convertirlo así en una presa fácil. Y probablemente lo habría conseguido si no fuera porque en el fondo Zack sabía que todo sería mucho peor si lo capturaban a él. Eso era lo único que lo mantenía a flote cuando sentía su mirada oscurecerse por el odio.

Los hombres de Fujimoto se le echaron otra vez encima, al menos los tres que aun podían ponerse en pie. Zack volvió a pelear y logró golpearlos varias veces, pero era obvio que tarde o temprano conseguirían su objetivo. Lo que Zack necesitaba ahora era tiempo, así que tendría que recurrir a su plan inicial. Retrocedió lo suficiente como para tener margen de sacar de sus bolsillos el fajo de billetes y el mechero.

-¡Alto ahí, hijos de perra!- les gritó, para luego volverse hacia Fujimoto y alzar bien sus “armas”.- Un solo movimiento por parte de cualquiera de vosotros y quemo todo el puto dinero. ¡Y no estoy de coña!- abrió el mechero, que era un zipod, y dejó que la llama hablara por él.- Esto es lo que querías desde el principio, ¿verdad Fujimoto? Estos asquerosos papeles son más importantes para ti que tu orgullo como hombre. Tú fuiste el primero en hacer trampas en la carrera y aun tienes los cojones de secuestrar a un chico inocente. Me das asco. ¡Si tan ofendido te sientes por ser un perdedor ven directamente a por mí! ¡Si de verdad crees que eres mejor que yo deja de jugar y usar a otros y da la cara tú, rata asquerosa!

Su intención era distraerlo para ganar tiempo, provocarlo para que peleara con él… pero era consciente de que todo podía salirle al revés y poner aun más en peligro a Tsuya. Pero, ¿qué más podía hacer? Sabía que lo que el otro quería era inmovilizarlo para después violar a Tsuya en su cara, ¡y no podía permitirlo!

-Y vosotros,- añadió dirigiéndose a los otros seis tipos.- sois aun peores por seguir a un cobarde como él. Vosotros recibís los golpes y él echa un polvo, ¡qué equitativo!- volvió a mirar a Fujimoto.- Suelta al chico ahora y que lo dejen llegar hasta mí. Hazlo o quemo el dinero.

Y para demostrar que no estaba de coña Zack prendió uno de ellos, tirándolo al suelo para dejarlo consumirse. Era de 1.000 yenes.

-¿Sigo?


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 283
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Doloroso encuentro (Privado)

Mensaje por Invitado el Miér Mar 21, 2012 5:53 pm

-Pero él tiene mucho que ver en esto... Es su culpa por andar moviendo el culo para idiotas como tu. Así aprenderá a no mezclarse con cualquier junta.-Por que claro, el otro creía que Tsuya era como todos los otros chicos de Zack: Niños fáciles que deseaban dinero o protección, tener un buen "papi" que les cuidase la espalda. El pobre del menor ni siquiera había tenido oportunidad de bailar, pero eso realmente no le importaba a su secuestrador. Estaba con Zack, y era demasiado bonito como para ser un amigo. Debía de ser su perra, y ya por eso era la victima perfecta para su plan de venganza.

Una sonrisa de cruel satisfacción cruzó su rostro cuando escuchó que por fin aceptaba, aunque la mirada sola del otro sirviese para hacerle reconsiderar por un instante. Sin embargo, tenía a Tsuya en su poder, y podría amenazar al otro con lastimarlo si llegaba, milagrosamente a ganarle a los otros cuatro. El plan era una trampa para esos dos, una perfecta y sin ningún error. No había formar que se quedara sin su premio, y sin disfrutar de la cara de decepción de Zack cuando escuchara como su amiguito gemía para él.

¡A por él, chicos! -Les gritó para incitarlos cuando los vio retroceder, no podían demostrar debilidad en un momento clave como ese. Zack seguía siendo un peleador formidable, y se notaba. Aun en esa situación tan desventajosa, Tsuya tuvo que reconocer la increíble habilidad que tenía, y la entereza con la que estaba haciendo todo. Sabía bien que estaba perdiendo oportunidades por no dejarse golpear, lo podía ver, y eso le destrozaba por dentro. Si hubiese algo que pudiera hacer, si tan sólo pudiera alcanzar su daga, o tener alguna extremidad libre para defenderse de Fujimoto y del otro joven.

Trato de nuevo de gritarle a Zack que se fuera de allí de inmediato, impedido en su habla por la venda en su boca. En un instante, se produjo el primer golpe contra el mayor, y uno realmente grave. Tsuya se resistió en las manos de Fujimoto, nervioso de ver la sangre correr nuevamente por el rostro del otro, pero este no le dio ninguna opción de escaparse. Con sumo placer, Fujimoto le hizo una seña a su compañero, y volvió a cortar la piel del menor, su blanco y níveo pecho. Esta vez el cuchillo fue más profundo, y una exclamación se oyó aun y con venda- Ay, ay. Pobrecillo. Tu novio idiota no te cuida bien ¿Ves lo que le haces? -Le mostró a Zack la forma en que goteaba la herida del pecho ajeno, que aunque no era mortal, no dejaba de ser dolorosa y humillante.

-Mejor te quedas conmigo, yo si puedo hacerte sentir bien... ¡Eh! ¡Mira! ¡Mira como gime para mi! -Y claro que Tsuya estaba gimiendo, pero del dolor y el miedo, no por algo siquiera cercano al placer. El bruto de Fujimoto estaba apretando sus pezones ahora, molestándolos con brutalidad que sólo conseguía quejas del menor, pero que con la venda, eran completamente incomprensibles. Era obvio lo que estaba intentando: Distraer a Zack de la pelea y así que pudieran tumbarlo de una vez. Si lo tenían controlado, por fin tendrían vía libre para violar a su compañero con todo el gusto, asegurándose que el otro no pudiese desviar la mirada de la escena- ¡¿Qué carajo esperan?! ¡Tírenlo al suelo de una maldita vez!


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

default Re: Doloroso encuentro (Privado)

Mensaje por Zack Fleischer el Miér Mar 21, 2012 11:55 am

La situación que encontró tras aquellas puertas era casi tan bizarra como se la había imaginado. Sus ojos rápidamente buscaron a Tsuya, tan solo para encontrar que lo habían atado y amordazado y alguien se había atrevido a romper su camiseta revelando su delicado torso, ahora recubierto por el carmesí de su propia sangre que brotaba de un largo tajo. A pesar de notarse por la cantidad de sangre que era una herida superficial Zack estuvo a punto de volverse loco de rabia. Había tanto miedo en los ojos de Tsuya… a saber por lo que había tenido que pasar mientras lo esperaba. Fulminó con la mirada a Fujimoto y apretó los puños con violencia para contenerse. Respiró hondo varias veces pero aun así se notaba en la forma en que temblaba su cuerpo que estaba furibundo. Tan solo la expresión de su cara habría bastado para hacer huir a la mayoría de esos tipos si no fuera por lo seguros que se sentían al ser un grupo.

Jamás en toda su jodida vida había tenido que hacer tal esfuerzo de voluntad para controlar su ira. Ante la petición de Fujimoto sacó el dinero de su bolsillo y se lo mostró. No le pasó desapercibido el gesto que hizo Tsuya, que fue como un puñetazo en plena cara. ¿Cómo podía ser que aun en esa situación se comportara tan desinteresadamente? Debía de odiarle, se merecía ser odiado… pero no había nada de eso en los hermosos ojos ambarinos.

-Aquí está, tal y como querías. Ahora suéltale… ¡Él no tiene nada que ver con esto!

Pero Fujimoto no estaba dispuesto a dejar ir su juguete tan pronto. Al ver que lo mordía tan salvajemente Zack reaccionó tratando de ir por él, pero sus secuaces le cerraron el paso.

-¡Hijo de puta, métete con alguien de tu tamaño!- gritó furioso, mas se mantuvo en su sitio tratando de conservar la poca calma que le quedaba. Tenía que pensar en algo para distraerlos… Pero Fujimoto se le había adelantado. El rostro de Zack debió mostrar su desprecio ante el “juego” que proponía.- ¡¡No…!!

Pudo controlarse justo a tiempo para añadir algo como: “puto cobarde ven aquí si tantos huevos tienes”. Recordó las palabras y consejos de Takawa: debía mantener la mente fría y, sobre todo, no podía enfadar a Fujimoto. No mientras tuviera a Tsuya en su poder. Así que por mucho que le jodiera no le quedaba otra que aceptar. Guardó de nuevo el dinero en su bolsillo cuando los cuatro tipos dieron un par de pasos al frente para enfrentarlo. Sus caras divertidas le producían una profunda sensación de asco y odio. Si la seguridad de Tsuya dependía de que saliera ileso de aquella pelea no se dejaría tocar ni un pelo.

-Muy bien, si así lo deseas me ocuparé antes de la escoria y después iré por ti. Abre bien los ojos, Fujimoto, y descubrirás porqué tu mejor opción ahora mismo es soltar al chico antes de que pierda la poca paciencia que me queda… y te mate.- un brillo asesino cruzó su mirada e hizo retroceder levemente a aquellos que lo notaron.- Venid por mí, cabrones.

Zack hizo crujir sus nudillos y adoptó una posición defensiva de boxeo, su especialidad. Pudo esquivar al primero sin mucha dificultad porque lo vio venir, tan solo se apartó de su trayectoria y lo dejó avanzar para luego darle un puñetazo entre los omóplatos y patearlo en el trasero para lanzarlo bruscamente al suelo de boca. Tuvo que moverse rápido para esquivar el puñetazo del segundo y devolvérselo en la cara, mas el tipo se recuperó rápido y contraatacó. Bloqueó un par de puñetazos con sus brazos alzados y aprovechó la apertura que se creo para hundir su puño en la boca del estómago del contrario. Cuando se dobló del dolor, presa de la asfixia momentánea, le dio un rodillazo en la cara.

Pero los otros dos se le echaron encima demasiado deprisa. Si la pelea hubiese sido uno contra uno no habría tenido tantos problemas, pero aquellos tipos no respetaban ningún tipo de ética: atacaban a la vez y por la espalda. Al esquivar a uno no pudo con el otro y recibió un puñetazo en la cara que hizo sangrar su nariz. Mas no dejó que eso le frenara y derribó a aquel chico de una patada en las corvas. Su compañero aprovechó para agarrarle los brazos a la espalda y Zack le soltó un cabezazo en la cara con todas sus fuerzas al tiempo que pateaba el pecho de aquel que se levantaba.

Lo estaba dando todo, luchando como una bestia fuera de control, pero estaba solo… No sentía el dolor de los golpes, solo podía pensar en lo que significaban para Tsuya.


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 283
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Doloroso encuentro (Privado)

Mensaje por Invitado el Miér Mar 21, 2012 11:16 am

Takawa tenía mucha razón, muchísima a decir verdad. Aunque los amigotes de Fujimoto no eran tantos, contándolo eran seis hombres contra dos, y eso si no contaban al compañero de cama del competidor, que tenía un arma blanca en su poder. Para sólo dos hombres, aunque Zack fuera impresionante en fuerza y altura, era un completo suicidio. Tenían que contar al menos con dos hombres más como para poder hacerles frente y tener al menos una posibilidad.

Sin embargo, contaban con una ventaja: La confianza que Fujimoto se tenía, y el deseo de darle un escarmiento a Zack más que nada. Como deseaba venganza por su humillación, retrasaría el momento y lo alargaría con tal de disfrutarlo al máximo, creído que el otro jamás pensaría en pedir refuerzos, con lo impulsivo que era. Cuando la puerta se abrió de un golpe, él ya estaba listo. Tomó a Tsuya del rostro para obligarlo a pegarse a él, y sonrió, malicioso.

-¿Miren quién llego? ¡El novio despechado! -Bromeó, y todos obviamente rieron con él, sin quitarle la mirada al mayor. Algunos ya estaban haciendo sonar sus nudillos, emocionados por la carnicería que allí adentro estaba a punto de suscitarse.- ¿Tragiste el dinero? Mas te vale... ¡Muestralo, o lo apuñalo aquí y ahora...!- Tsuya miró con miedo a Zack, especialmente al notarlo totalmente sólo y sin armas a la vista para defenderse. A pesar del propio temor que sentía por su integridad, negó con la cabeza, en un intento de hacerlo reconsiderar. No deseaba que por su culpa sufriera, realmente no quería ser el causante de más conflictos y problemas- ¿Cómo se siente, eh? Ahora tu eres el despechado ¡El chico obviamente vino con el lado ganador! Y mira como lo disfruta...

Y le mordió el cuello con violencia, tratando que Tsuya reaccionara. Al menor se le pinto una expresión de dolor, pero intento con todo de si sacar el ruido más pequeño e inexpresivo de todos. Fujimoto insistió, hasta sangre manchó la ropa del joven y se vio obligado a gemir adolorido. El otro se rió, disfrutando del rostro humillado frente a si- Justo así... Y tu vas a estar en primera fila para verlo. Es mas ¡Vamos a jugar a algo! -Propuso, cruel y le hizo una seña a sus compañeros. Estos cercaron el camino para el otro, para impedirle cualquier intento raro.

-Por cada vez que te golpeen, le haré algo al chico. Le quitaré una prenda, lo besaré, le haré un rasguño o lo cortaré... Lo que me venga en gana en ese momento. Después de todo, es mio ahora -Declaró, bastante confiado en que Zack no podría con cuatro hombres. A dos de ellos los mando protegerle, para asegurarse que el otro no trataría de escabullirle y arruinarle la diversión- ¿Y? ¿Aceptas o ya te rendiste a qué el culo de este es mio...?- Se oyeron varias risas crueles.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

default Re: Doloroso encuentro (Privado)

Mensaje por Zack Fleischer el Miér Mar 21, 2012 3:05 am

Finalmente llegaron al puerto. Takawa le indicó donde aparcar, a una distancia prudencial del muelle número dos para que nos los oyeran llegar. Terminó de hacer lo que estaba haciendo con el móvil y el despiste casi le hizo perder a Zack, quien se había bajado inmediatamente de la moto y ya corría hacia el almacén del muelle. Tuvo que correr tras de él con todas sus fuerzas para cortarle el paso antes de que fuera demasiado tarde.

-¡Ya basta Zack, no puedes simplemente entrar ahí dentro! No sabemos cuántos son, ni si tienen armas, ni si…

-¡No tenemos tiempo para eso, imbécil!- gritó el peliazul, fuera de sí, y lo empujó lejos de él. Pero Takawa no se rindió y volvió a interponerse.- ¡¿Es que no te das cuenta de que cada segundo que tardamos puede estar siendo un infierno para Tsuya?!

-¡Claro que me doy cuenta! ¡Yo también estoy preocupado pero si entramos sin un plan sólo conseguirás que nos den una paliza, nos roben el dinero y violen a tu chico!

Zack sabía que tenía razón, realmente lo sabía… ¡Pero era tan difícil controlar esa furia que lo corroía! No podía estarse quieto, no podía parar, porque si lo hacía tendría tiempo para pensar y darse cuenta de que todo aquello era culpa suya. Y eso lo atormentaba.

-Tsuya no tiene nada que ver con esto…- susurró, cediendo por fin, al borde del desmoronamiento.- No es como vosotros pensáis. No es mi chico ni nada de eso… de hecho estoy casi seguro de que es virgen… ¿Entiendes lo que eso significa, Takawa? ¡No podré perdonármelo si su primera vez es una violación! ¡Nunca podré perdonármelo si le pasa algo!

-Lo entiendo tío, de verdad… Por eso vamos a ser más listos que ellos. Le sacaremos de allí sano y salvo, ¿de acuerdo?

El peliazul estaba sorprendido por la entereza y la fidelidad que el otro estaba mostrando. De repente su respeto por Takawa ascendió varios niveles; aunque ahora no estuviera en sus mejores momentos no olvidaría su ayuda. Jamás. Y Takawa lo sabía, podía verlo en el brillo de sus ojos y en la sonrisa compasiva que le dedicó antes de empezar a exponerle su plan.

Takawa había dado el aviso a todos los miembros de la banda de Zack y a todo aquel que suponía sentía simpatía por él o simplemente le gustaría la idea de una buena pelea porque sí. Pero no sabían ni cuántos vendrían ni cuánto tardarían; de lo primero dependía los apoyos que tuviera Zack realmente y de lo segundo el azar. Y no tenían tiempo que perder así que tendrían que actuar aun sin saber si vendrían refuerzos o no. Zack tendría que entrar allí solo, con el dinero, y tratar de convencer a los otros de que lo cambiaran por Tsuya.

-Van a darte la paliza de tu vida y no pondrás defenderte…- le advirtió.

-No hay problema, soy resistente.

-Tendrás que distraerlos lo suficiente como para que se olviden de Tsuya y a los nuestros les dé tiempo a llegar. Estaré atento y si la cosa se pone fea llamaré a la policía.- ante la mirada que le echó Zack se puso más serio.- Si tu gente no aparece la poli será la única forma de sacar con seguridad al chico. A mí tampoco me gusta meter a la pasma en esto pero hay que ser realistas.

-Tsk… Está bien.- sacó de su bolsillo su navaja y se la escondió en la bota. Encaró el viejo almacén con determinación férrea: estaba listo para entrar en acción.- Gracias Takawa.

-Dámelas mejor cuando logremos salir vivos de ahí, ¿de acuerdo?- replicó él con una sonrisa que, aunque trataba de ser distendida, dejaba entrever su preocupación. No le gustaba que su plan pasara porque Zack se lanzara a las fieras, pero no tenían tiempo… no tenían tiempo.- Buscaré una entrada por detrás.- añadió y sacó su propia navaja.

-Si la cosa se pone realmente fea…- lo interrumpió cuando ya se iba.-… saca a Tsuya de aquí y déjame atrás. Si dudas en hacerlo te mataré.

Takawa suspiró con resignación y terminó por ceder. El chico se perdió en la oscuridad con total sigilo, fundiéndose con las sombras. Zack entraría por la puerta delantera. Palpó el mechero que llevaba en el bolsillo y el dinero en otro. Aquella era su única baza en contra de Fujimoto en esos momentos: si le hacía algo al pelirrosa prendería fuego a los diez mil yenes. Tomó aire, cerrando los ojos. Cuando los abrió ya no había marcha atrás.

Abrió las puertas con una violenta patada.

-Ya estoy aquí, hijos de perra.


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 283
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Doloroso encuentro (Privado)

Mensaje por Invitado el Mar Mar 20, 2012 5:40 pm

-¡Que no hagan estupideces! -Les volvió a gritar Fujimoto, aun a la espera del mensaje de confirmación. Sabía bien que Zack vendría por ellos, no ignoraría el trato que acababa de mandarle. El chico estaba bastante bueno, y quitando eso de lado, imaginaba que el joven de cabellos azules deseaba volver a ganarle, demostrar que podía más. Aprovecharía su arrogancia, o eso él creía que lo impulsaba, para ganarle en su propio juego. Era sólo cuestión de traerlo hasta allí y ...

-¡Mm...! -Hasta Fujimoto oyó ese jadeo, aun con la cinta adhesiva de por medio. Levantó la vista para encontrar a Tsuya con la espalda descubierta y un liquido extraño, oscuro, sobre la espalda. Era café, e irbiendo- ¡Pero serán idiotas...! ¡¿Por qué carajo le tiraron eso?! -Muchos repusieron lo excitando que les parecía el dolor, y había muchos que no dejaban de mirar al pelirrosa casi al borde de las lagrimas con deseo. El hecho que no llorara y a penas gritara los excitaba aun más, ya que era un hueso duro de roer. Fujimoto empujó al idiota y le gritó un poco más, acomodando de nuevo a Tsuya en el intento que no se notara que acababan de quemarle toda la espalda y estaba roja bajo la remera.

-Venga, idiotas, ya viene para acá -Anunció de pronto, y un clima de seriedad cayó sobre el sitio. Sin dudar ni un instante, arrastró por el suelo el cuerpo del indefenso y atado Tsuya con él, hacía atrás. Tenía una sonrisa cruel en los labios que no significaba nada bueno, y sus amigotes se reían, aunque se habían puesto de cara a la puerta, vigilando. El amante anterior de Zack estaba atrás también, a donde llego Fujimoto con el otro. Ambos tenían una mirada perturbadora, que puso a Tsuya de los pelos.

-Hola de nuevo, lindo -Canturreó el joven cómplice de Fujimoto, y sólo entonces pudo notar que tenía un cuclillo impresionante en sus manos, y lo sostenía con firmeza. El mayor de los tres puso a Tsuya de espaldas a él, y de frente al joven del cuchillo. En un instante, el otro cortó su remera de un sólo movimiento, sin inhibirse a la hora de cortar su piel. Rió, cruel, al ver como la joven victima hacía fuerza por no gritar ni llorar. Por detrás, Fujimoto se le frotó, excitado al ver su dolor y su piel delicada y bonita- Tienes una piel muy buena para ser una puta -Le susurró con la risa de su compañero como asentimiento. Tsuya realmente tenía miedo para ese entonces, ya que podía sentir el asqueroso y duro bulto del otro en sus nalgas, listo para violarlo en un instante. No iba a haber medias tintas allí, ni siquiera una mamada o algo. Quería humillar a Zack totalmente, robando a su compañero.

Si Zack no se apuraba... Las cosas iban a ponerse muy feas.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

default Re: Doloroso encuentro (Privado)

Mensaje por Zack Fleischer el Lun Mar 19, 2012 4:59 pm

El tiempo parecía haberse detenido. Zack parecía una bestia enjaulada y furiosa, caminando de un lado a otro y pateando todo lo que se metía en su camino. Hasta su querida Harley se había llevado su parte y ahora tenía un rasguño en la pintura. Pero por una vez al alemán su moto se la traía floja; es más, ella tenía parte de culpa de lo que había ocurrido. Si no fuera por aquella estúpida carrera no habrían secuestrado a Tsuya. Si no hubiese provocado a Fujimoto Tsuya estaría con él. Si no hubiera estado tan ocupado disfrutando de su puta victoria como para dejar colgado a Tsuya… ¡Nada de aquello debía de haber pasado, joder! Zack volvió a patear por quinta ver los mismos contenedores de basura y la plancha de metal terminó por ceder y hundirse en parte. Pero aquello no servía para liberarlo de la frustración y la ansiedad que lo consumían. Confiaba en Takawa como en poco hombres pero estaba muy cerca de perder la paciencia y el control: estarse simplemente quieto, a la espera, no era lo suyo.

Y entonces llegó el mensaje. Takawa y Zack lo leyeron juntos y después se miraron un instante en silencio. Lentamente, como si le costara, el primero sacó el dinero de su bolsillo y lo miró con pena, mas no opuso resistencia cuando Zack se lo arrebató con un ademán violento.

-Bien, este es el plan: tú coges a Tsuya y te largas y yo los mato a todos, ¿estamos?

-No te ofendas Zack pero tus planes son una mierda… Mejor déjame lo de pensar a mí, ¿vale? Vámanos.

Zack se subió de un salto a la moto y Takawa montó detrás, agarrándose a él. La moto rugió bajo ellos salvajemente mientras Takawa tomaba su móvil y respondía al sms.

-Diles que si le tocan un pelo a Tsuya les arrancaré las pelotas y se las haré comer.- la fiereza de su mirada dejaba bien claro que no era una simple forma de hablar.

Esto fue lo que escribió: “está bien, vamos para allá. No le hagáis nada al chico”. Takawa sabía que si ponía lo que Zack quería sólo conseguiría que el otro se lo tomara como un reto, algo que sería muy contraproducente para la seguridad de Tsuya. No le quedaba más que rezar porque para cuando llegaran no fuera demasiado tarde…

Pero Zack no rezaba. Porque él no creía en ningún dios. En lo que él creía era en esa ira que se lo comía por dentro y que debía dejar salir a como diera lugar. Pero no era el único sentimiento que le embargaba mientras recorría la ciudad a una velocidad peligrosamente ilegal: culpabilidad, inquietud, ansiedad… Miedo. Aquel hombre que aseguraba a los cuatro vientos no temerle a nada estaba acojonado en esos momentos. Y era porque sabía el peligro real que corría Tsuya porque había visto decenas de veces escenas como aquella: cuando una banda tomaba un rehén de otra. Normalmente eran alguno de los miembros más débiles y se los usaba para escarmentar a sus líderes. Y, joder, Tsuya era tan increíblemente atractivo… Zack sabía muy bien lo que él mismo habría hecho de estar en el lugar de Fujimoto.

Aceleró.

-¡Vas a matarnos!- oyó gritar a Takawa tras él, mas lo ignoró. El chico por su parte parecía hacer malabares para escribir algo con su móvil.

“Aguanta Tsuya: ya voy por ti”.


avatar
Zack Fleischer
Tercer Año - Dokusei
Tercer Año - Dokusei

MENSAJE : 283
Localización : Japón

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Doloroso encuentro (Privado)

Mensaje por Invitado el Lun Mar 19, 2012 4:24 pm

Era una pesadilla. Tenía que serlo, aunque fuese así de horrible e indeseable, todo sería más fácil de aceptar si sabía que nada de eso era real. Que estaba en su habitación del orfanato, seguro en sus cuatro paredes. Tal vez no habría visto a Zack, claro, pero sin duda no estaría en...

En no sabía donde, por que eso no era una pesadilla. Era la terrible y horrible realidad frente a sus ojos. Ahora, tirado en el suelo sucio de un lugar, Tsuya sólo podía ser invadido por el terror frío, que provocaba su estremecimiento general. ¿Cómo había pasado todo eso? ¿Cómo había sido tan débil que no había logrado impedirlo? Aunque fueran tantos en su contra, debió de ser más inteligente, más astuto. Pero... Había sido todo tan rápido, y estaba tan feliz en ese momento. Sólo tenía la sensación idiota de mariposas en el estomago al pensar en el beso con Zack, y en la conexión que tenían. Ahora sentía como que todas sus mariposas acababan de ser quemadas por el abrazador fuego del miedo.

A su alrededor, los amigotes de Fujimoto se reían de su gracia, y molestaban a Tsuya en un intento de hacerlo llorar, algo a lo que el menor se resistía a pesar de la situación. El viaje en motocicleta no había tenido nada de memorable, sólo había sido una loca y desbocada carrera para llegar al puerto, al garaje que la banda del corredor perdedor utilizaba para reunirse y realizar aquella clase de "bromas" sin intervención de la policía. Al igual que la zona de edificios industriales, estaba lo suficientemente lejos de la ciudad como para que nadie llegara pronto a ese lugar.

-¡Jefe...! ¿Podemos tocarlo ya? ¡Esta está mejor que las otras perras de Zack!-Comentó socarrón uno de los amigos de Fujimoto, ganándose el asentimiento general. El acompañante y ex amante del nombrado se enfadó, mirando con obvios celos a Tsuya. Claro estaba, prefería estar del brazo de un ganador, no de un perdedor...

-¡No, idiotas!-Les espetó el otro, atento nada más que al celular. Uno de ellos le robo una palmada en el trasero a Tsuya que, atado y amordazado en el suelo, ni siquiera fue capaz de quejarse por la venda en la boca. Tenía un golpe muy feo en el rostro, culpa de cuando se había resistido a ir con Fujimoto. Sin embargo, por temor a ocasionar la ira del lider, no hicieron más... De momento - Les dije que yo seré el primero en tomarlo, esta claro ¡No seré el segundo nunca más! -Tsuya se aterrorizó, y comenzó a moverse en el suelo en un intento de soltarse. Sin embargo, Fujimoto fue rápido en agregar algo.

-Pero antes, quiero el dinero. Tengo unas deudas... -Y volvió a vigilar el teléfono. Hacia un rato había mandado un claro mensaje a Takawa: "Trae el dinero y te devolveremos al chico. Estamos en el muelle 2". Necesitaba ese dinero, y no iba a perder la oportunidad de obtenerlo, aunque lo que le importara más fuera ganarle a Zack totalmente. Ya tenía bien planeada como sería la maniobra de escape...

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

default Re: Doloroso encuentro (Privado)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.